Calendario
April 2012
M T W T F S S
« Mar   May »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Socializar la producción de la medicina en Cuba

Socializar la producci?n de la medicina en Cuba
abril 16, 2012
Por Pedro Campos

HAVANA TIMES, 16 abr — El sistema de salud p?blica ha sufrido deterioro
debido a la crisis estructural del actual modelo, reconocida, en parte
por el gobierno/partido, el cual decidi? emprender recortes de personal
y presupuesto que afectan, del mismo modo, al sector.

Faltan insumos, medicamentos y medios de diagn?sticos. Algunos van al
mercado negro. Los centros asistenciales que atienden a la poblaci?n (no
los destinados a dirigentes y extranjeros) no satisfacen todas las
necesidades de los pacientes o lo hacen con deficiencias, a pesar del
enorme sacrificio y el esfuerzo de los trabajadores del ramo.

Estos obreros asalariados del estado –aunque profesionales-, mal
pagados, mal alimentados, sin las adecuadas condiciones para realizar su
labor humanitaria, son objeto de exigencias por bur?cratas y pueblo;
pero no son bien apreciados, como se puso de manifiesto en un amplio
intercambio de correos electr?nicos en la red de Infomed, poco
divulgado por la prensa oficial.

Buena parte de los profesionales de la medicina se van en misiones
internacionalistas –que separan familias y crean problemas sociales-
procurando las ventajas materiales que oferta el estado. Se ha sentido
la falta de especialistas dentro por priorizar programas internacionales.

Muchos trabajadores de la salud, abandonan definitivamente el pa?s, como
los profesionales de otras ramas, a pesar de las restricciones
especiales para ellos, buscando su realizaci?n personal. Conozco de un
curso de 32 graduados de estomatolog?a, de los cuales solo quedan tres
en Cuba.

Al mismo tiempo, se ha ido generando una forma de retribuci?n en especie
o en dinero por el servicio m?dico prestado, generalmente no concertada
ni demandada. Los bajos salarios en el sector, hacen muy dif?cil
rechazar tal pr?ctica. Recientemente un m?dico que pidi? aumento de
salario fue suspendido y estuvo en huelga de hambre hasta que el MINSAP
le restituy? su derecho a ejercer.

Ninguna de las medidas de la "actualizaci?n," de la econom?a podr?
solventar tales problemas que tienen causas sist?micas. Solo se
resolver?an con cambios en el modo en que se produce, se genera el
servicio m?dico, actualmente en la forma estatal-asalariada-centralizada.

Lo que se puede hacer

Lo que se necesita es avanzar en un proceso de socializaci?n y
democratizaci?n, desburocratizaci?n y desestatizaci?n de la direcci?n,
administraci?n, la gesti?n y la retribuci?n en las estructuras del
subsistema-salud y en los centros asistenciales, donde confluyan los
intereses profesionales y gremiales, los intereses cient?ficos de la
salud y la medicina, los administrativos y de los colectivos laborales y
sociales.

Habr?a que contemplar otras formas de ingreso, adem?s de la actual
asignaci?n presupuestaria estatal-central-burocratizada, con estimados
que no reflejan la realidad en cada lugar, siempre cambiante. Se
destinan recursos insuficientes o sobrantes a los centros de salud. Los
raqu?ticos fondos salariales son inamovibles.

Parte primordial de la soluci?n estar?a en abrir otras posibilidades de
ingresos al presupuesto m?dico, que permita mantener la salud gratis
universalmente, y desarrollar otras opciones como el movimiento
mutualista de sindicatos y asociaciones de profesionales.

Igualmente podr?a estudiarse una pol?tica impositiva justa, dirigida a
continuar subvencionando los gastos de salud, por ejemplo a art?culos de
lujo y productos que generan enfermedades como el alcohol o el tabaco.

Con el presupuesto que incluya la recaudaci?n de tales impuestos y por
cientos espec?ficos de los ingresos que generen la atenci?n a
extranjeros en Cuba y en el extranjero, seguridad social deber?a pagar a
cada unidad sanitaria por los servicios precisos que presten a la
poblaci?n, de manera que con esos ingresos, cada entidad m?dica pueda
manejar y financiar aut?nomamente sus gastos y mejorar las entradas de
sus trabajadores seg?n los resultados de su labor. Ha trascendido que se
esta realizando un trabajo contable que pudiera servir de base.

No se trata de "vender" el servicio m?dico, sino de buscar la manera de
retribuir mejor a los trabajadores de la medicina, hacer el servicio
menos gravoso para el presupuesto estatal y m?s eficiente para todos por
igual.

Se dejar?a atr?s el desestimulante sistema de salarios fijos por
categor?as adquiridas, que no se corresponde con el aporte real. Adem?s
de las categor?as adquiridas, se pagar?an las guardias y trabajos
concretos de los profesionales en calidad y cantidad.

Ofrecer alternativas legales para generar m?s ingresos

Parte de la soluci?n estar?a en posibilitar, tambi?n, formas del
cuentapropismo en salud p?blica por los jubilados o por los activos, una
vez concluida la jornada en su centro asistencial. De manera que los
profesionales de la medicina legalmente puedan consultar, curar enfermos
y dar fisioterapia, en sus casas o a domicilio, impulsando estos
servicios y sin criminalizar la retribuci?n voluntaria de sus pacientes.

Esto mejorar?a la econom?a de nuestros trabajadores de la salud y los
liberar?a de tener que aceptar "regalos," buscarse "misiones" o
arriesgarse a "trabajar por la izquierda."

Los esquem?ticos-inmovilistas contrarios a cualquier modificaci?n al
estatalismo asalariado neoestalinista, pondr?an el grito en el cielo:
?"quieren privatizar la medicina"!: los mismos que cierran los ojos ante
tales realidades y confunden estatizar con socializar, estado y sociedad.

Privatizar la medicina ser?a entregar hospitales, laboratorios, centros
de investigaci?n, de producci?n o venta de medicamentos al capital
privado para que explote asalariadamente a cient?ficos, m?dicos,
personal-param?dico y enfermos.

Eso querr?n los partidarios de la libre concurrencia de capitales. Pero
no es eso lo que aqu? se plantea ni lo que se necesita.

De lo que se trata es de liberar este sector de la tutela y explotaci?n
a las que lo somete el estado burocr?tico y socializar su producci?n,
ponerla en manos directas de sus trabajadores, para autogestionar el
servicio, mejorar la asistencia a la poblaci?n y el bienestar de los
laborantes de la salud.

Socialismo no es solo distribuci?n

Aqu? los "revolucionarios del estado" cometen el mismo error reformista
que en el resto de los sectores: entender el socialismo como algo
relativo a la esfera de la distribuci?n, no a la de la producci?n. (1) y (2)

Los profesionales de la medicina, como los dem?s, tienen necesidades que
el estado no puede sufragar seg?n propia confesi?n y lo menos que
pudiera hacer es permitirles que desarrollen v?as aut?nomas, colectivas
o individuales, para mejorar sus condiciones de vida.

De aplicarse esas propuestas, los trabajadores se sentir?an m?s
comprometidos con el servicio, cuidar?an mas los recursos, los desv?os
disminuir?an o desaparecer?an, la disciplina se asumir?a conscientemente
y la gente podr?a tratarse con el m?dico que desee y no con el que le
"toca."

Se resolver?an infinidad de problemas primarios que hoy obligan a los
pacientes a visitar policl?nicos y hospitales, aflojando la presi?n
sobre los centros asistenciales.

Si todo esto se hiciera, dijo alguien, muchos m?dicos no ir?an a cumplir
misiones y se afectar?a una de las primeras fuentes de divisas
estatales. Es la visi?n estado-c?ntrica, enfocada al mercado exterior
explotador del trabajador, que predomina en la medicina, el turismo, la
biotecnolog?a y otros sectores h?per priorizados en las inversiones por
sus r?ditos al estado.

Filosof?a que ha frenado el desarrollo de otros segmentos de la econom?a
y de regiones enteras del pa?s hasta empobrecerlos y ha mercantilizado e
impulsando a la emigraci?n a su m?s importante fuerza productiva: los
trabajadores especializados.

Esas modificaciones voltear?an la orientaci?n de la medicina, mas
encaminada a resolver prioritariamente metas del estado burocr?tico,
como obtener m?s divisas por el trabajo internacionalista y presentar
buenas estad?sticas relativas para la imagen p?blica; que a resolver los
problemas sanitarios concretos definidos por la poblaci?n misma y los
especialistas que se sentir?an mejor remunerados y, todos, mas
involucrados en las soluciones.

-Sin esas divisas, no podr?amos tener el sistema de salud que tenemos.
Dir? el bur?crata.

-Es verdad. Tendr?amos otro, mejor, que tambi?n buscar?a divisa; pero
estar?a menos orientado al lucro del estado. ?Alguien pudiera informar
con exactitud, cu?nto dinero ha entrado a Cuba por esa v?a y c?mo y
d?nde se ha empleado? Los lineamientos 110 y 111 del VI Congreso abordan
parcialmente el tema.

Y sigo: Habr?a menos oportunidades al "robo de cerebros," muchos j?venes
profesionales no se ir?an, con mejores condiciones de vida tendr?an aqu?
sus hijos y nuestra poblaci?n no seguir?a decreciendo y envejeciendo: el
m?s grave problema estrat?gico de salud que tenemos, -si vemos la salud
en su concepci?n m?s amplia, mas all? de pastillas, inyecciones,
operaciones, ejercicios f?sicos, higiene y alimentaci?n- porque implica
la paulatina extinci?n de la poblaci?n cubana, que el estado soslaya en
esas ra?ces, por razones obvias.

El estado reduce las prestaciones sociales y, arriba, se sigue quedando
con la gran parte de los miles de millones que pagan los gobiernos y
negocios extranjeros por el trabajo de nuestros m?dicos y dem?s
profesionales, m?sicos, artistas y deportistas Si no se les brinda a
todos por igual, otras posibilidades de desarrollar sus iniciativas y
ganarse decentemente la vida, continuaran las deserciones, las
"traiciones," los desv?os de recursos, la divisi?n de las familias y
en general otros problemas sociales.

De manera que tambi?n a los trabajadores de la salud p?blica, y a todos
los dem?s profesionales, se les debe reducir los altos impuestos que se
les imponen por prestar servicios en el extranjero y permitirles
asociarse libremente para producir o ejercer por cuenta propia.

?tica y calidad

La ?tica m?dica est? en la calidad y el humanismo del servicio que se
presta, no en lo que el m?dico cobre o deje de cobrar por su trabajo. Si
en Cuba es "gratis" una operaci?n que cuesta diez mil d?lares en
EE.UU., esto se debe a la baja paga a todo el personal m?dico y a la
devaluaci?n a la que ha sido sometida la moneda nacional, precisamente
por la exigua retribuci?n a la fuerza de trabajo, que es la que agrega
valor a las mercanc?as y a los servicios.

Mientras la fuerza de trabajo sea mal retribuida, no habr? productos
abundantes y de calidad.

Y esta ley econ?mica es v?lida para los frijoles y para los servicios
m?dicos tambi?n.

Asuma el estado los cambios necesarios, consecuente e integralmente.
Acabe de resolver el problema de la doble moneda. Respete el valor de la
fuerza de trabajo (el primer derecho del trabajador, que los
"sindicatos" han olvidado). Y libere de toda traba, sin m?s inercia,
papeleo, ni burocratismo, al cuentapropismo y al cooperativismo en todas
las esferas.

El paso de jicotea en los cambios y su falta de integralidad, solo
benefician al inmovilismo y a la plena restauraci?n capitalista privada,
los extremos que se apoyan mutuamente y que hacen todo lo posible por
evitar el verdadero avance socialista en Cuba.
—–

1-, Marx. Cr?tica al Programa de Gotha, O.E, en tres Tomos, T-III,
Editorial Progreso, Mosc? 1974. "El socialismo vulgar ha aprendido de
los economistas burgueses a considerar y a tratar la distribuci?n como
algo independiente del modo de producci?n, y, por tanto, a exponer el
socialismo como una doctrina que gira principalmente en torno a la
distribuci?n."

2- Marx. El Capital. Tomo III. Cap?tulo LI, Relaciones de distribuci?n
y relaciones de producci?n. "…las relaciones de distribuci?n son
esencialmente id?nticas a estas relaciones de producci?n, el reverso de
ellas, pues ambas presentan el mismo car?cter hist?rico
transitorio…..Las llamadas relaciones de distribuci?n responden, pues, a
formas hist?ricamente determinadas y espec?ficamente sociales del
proceso de producci?n, de las que brotan, y a las relaciones que los
hombres contraen entre s? en el proceso de reproducci?n de su vida
humana. El car?cter hist?rico de estas relaciones de distribuci?n, es
el car?cter hist?rico de las relaciones de producci?n, de las que
aquellas solo expresan un aspecto."

http://www.havanatimes.org/sp/?p=62220

[source: http://saludcuba.blogspot.com/2012/04/socializar-la-produccion-de-la-medicina.html]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *