Calendario

We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Daily Archives: January 21, 2016

Ejecutan mantenimiento en bloques generadores de energía en Termoeléctrica de Nuevitas

Termoeléctrica "Diez de Octubre" Nuevitas, 21 ene.- Para garantizar la disponibilidad técnica de los tres bloques generadores de energía, la Termoeléctrica "Diez de Octubre" en esta ciudad industrial, ejecuta un programa de mantenimiento en sus unidades cinco y seis que permitirá el trabajo eficiente de la planta.

Continue reading

Hospital villaclareño estrena equipos para el tratamiento del cáncer

Hospital villaclareño estrena equipos para el tratamiento del cáncer
JOSÉ LUIS LEÓN PÉREZ | La Habana | 21 Ene 2016 - 5:05 pm.

Los servicios especializados de oncología en el Hospital Universitario
Celestino Hernández Robau, de Santa Clara, incorporan a partir de 2016
"modernos equipos para el tratamiento del cáncer", informó Ana de la
Torre, especialista de esa institución médica.

Señaló que en algunos casos se podrá brindar atención a pacientes "desde
la región central hasta Guantánamo".

El director del oncológico villaclareño, Diosvany Hernández Plasencia,
declaró a la prensa local que los equipos adquiridos "se utilizan en
(hospitales de) el primer mundo con especificidades y efectividad muy
altas".

Afirmó que este mes debe comenzar a funcionar un equipo de
braquiterapia, para aplicar radiaciones con fuente de cobalto en tumores
cancerígenos. Inicialmente se utilizará en el carcinoma de cuello
uterino y en el de vagina, entre otros asociados a patologías
ginecológicas de gran incidencia.

Hernández Plasencia puntualizó además que el hospital contará con una
cámara gamma de doble cabezal que permitirá captar la imagen de
distintas partes del cuerpo. Asimismo, está prevista la instalación,
este año, de una campana radioquímica para medicina nuclear, de una
tomografía axial computarizada (TAC) de 16 cortes para la planificación
de la radioterapia y un equipo de radioterapia de energía superficial
para tratar padecimientos malignos en la piel.

El Therabalt, uno de los equipos para el tratamiento de tumores
cancerígeno recibido en el Celestino Hernández, está valorado en unos
750.000 dólares. Su tecnología permite atender "de 90 a 100 pacientes
diarios", según los responsables del hospital.

Trabajadores de la institución asistencial que pidieron el anonimato
explicaron que también se ha incorporado "equipamiento de alta fidelidad
para el laboratorio clínico".

"Las nuevas tecnologías han costado más de dos millones de dólares",
dijeron.

Al concluir 2015, existían pacientes enfermos de cáncer en esta área
geográfica que esperaban desde hacía meses para recibir radioterapia.

"Espero que con las nuevas tecnologías mejoren los servicios y no
tengamos que hacer colas desde la madrugada para sacar un turno, y que
se pongan al día con los atrasos", dijo Milagros Fleites, paciente
diagnosticada con cáncer de mama, vecina del Reparto Escambray.

El cáncer es la principal causa de muerte entre los cubanos.

Source: Hospital villaclareño estrena equipos para el tratamiento del
cáncer | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1453392305_19647.html Continue reading

Aseguran calidad en la asistencia a infantes tuneros

pediatrico3La Unidad de Cuidados Intensivos del hospital Pediátrico "Mártires de Las Tunas" consolida sus excelentes resultados en la asistencia y el quehacer docente e investigativo.

Según informó a 26digital el pediatra Jorge Luis Riquene Hidalgo, en el recién concluido 2015 fueron asistidos más de 500 infantes en el servicio, la mayoría de ellos por enfermedades respiratorias, accidentes y diarreas.

Continue reading

Prevenir con educación

campana-mosquitoNo es posible elaborar una estrategia de ataque, si se ignora la capacidad y las características del adversario, y más aún cuando se trata del dengue, una enfermedad que puede causar daños irreversibles a la salud. El recién concluido 2015 estuvo marcado por el incremento del moquito Aedes aegypti (su principal trasmisor) en la provincia. Lídice Leyva Marrero, especialista de Primer Grado en Medicina General Integral, ofrece a 26 informaciones sobre la enfermedad.

Continue reading

Recordar a los muertos de Mazorra

Recordar a los muertos de Mazorra
La historia me la cuenta una enfermera jubilada
miércoles, enero 20, 2016 | Frank Correa

LA HABANA, Cuba.- La historia me la cuenta una enfermera jubilada que
pide no se revele su identidad, por la cercanía familiar con el suceso y
porque no quiere meterse en problemas. "El tema de los muertos en
Mazorra es escabroso", dice, "y se convirtió en tabú entre el personal
de Salud Pública. Conozco a más de un trabajador del sector que fue
amonestado por emitir información y juicio sobre la tragedia".

Su conversación sobre el Hospital Psiquiátrico de La Habana –Mazorra,
como se le conoce popularmente– viene de compartir otro testimonio:
"Ella dejaba al viejo solo, amarrado dentro del cuarto y se iba a
'jinetear' (prostituirse). El viejo se orinaba y defecaba encima y
gritaba sin parar. Lo descubrieron dos trabajadores sociales cuando
pasaron por su casa para el inventario y control de los
electrodomésticos. Ella les dijo que los gritos en el cuarto eran de su
padre que tenía un dolor, pero los muchachos insistieron en entrar y
hallaron al viejo amarrado y defecado. La sancionaron a dos años de
privación de libertad; al viejo lo enviaron para el Hospital
Psiquiátrico de Mazorra, donde le fue peor, porque allí murió de frío y
de hambre".

La enfermera, que vive cerca de mi casa, estuvo cumpliendo misión
internacionalista por dos años en África y acaba de regresar y jubilarse
por el cumplimiento de sus años de servicio. Me dice que desde su
llegada hace unos días ha chocado con una situación extraña en la calle,
donde se nota una gran escasez de alimentos, no precisamente por falta
de existencia agrícola, sino porque no se ponen de acuerdo el Estado y
los agricultores, en relación con los precios. Ha caminado todo el
pueblo buscando viandas para hacer una sopa y no la encuentra. Dice que
le han dado deseos de largarse de misión para cualquier parte, "hasta
para Uganda".

Por estos días en que el fenómeno de El Niño ha afectado con continuas y
fuertes lluvias a la capital cubana, la enfermera se pregunta cómo
estarán los viejitos de Mazorra y le pide Dios que ojala no vuelva aquel
frío, porque tal vez se mueran unos cuantos más.

"Cuando murieron los 27 enfermos de Mazorra, en enero de 2010, nos
enteramos del fallecimiento del viejito a la semana del suceso. Su hija
ya estaba en libertad y se lo dijo alguien en la calle, de casualidad;
pero ni la prisión la había reformado, solo le interesó la muerte para
reclamar la propiedad de la casa, ahora en disputa con otro familiar.
Pero a los vecinos del viejito si nos dolió mucho su fin, porque el
hombre había sido muy bueno toda la vida, muy trabajador y buen vecino.
La vida lo golpeó duro y se volvió loco como tantos en Cuba. La hija lo
amarraba y se iba a jinetear pero luego le fue peor, al caer en manos de
enfermeros y médicos indolentes y sin escrúpulos que terminaron de
matarlo. Sancionaron a algunos, sí, pero allí la complicidad era mayor.
Me pregunto cómo estarán los viejitos de Mazorra ahora con estas aguas,
porque mírame a mí, que estoy en la calle y que regresé de una misión
con dinerito ahorrado, no encuentro una malanga para hacerme una sopa.
¿Dime tú si no es para volverse loco?"

Source: Recordar a los muertos de Mazorra | Cubanet -
https://www.cubanet.org/mas-noticias/recordar-a-los-muertos-de-mazorra/ Continue reading

Crisis de salud – el vía crucis de un enfermo

Crisis de salud: el vía crucis de un enfermo
Así es la salud dentro de la tan cacareada "potencia médica"
jueves, enero 21, 2016 | Osniel Carmona Breijo

LA HABANA, Cuba.- Con bombo y platillo la plataforma informativa oficial
dio a conocer que el Hospital Julio Trigo de esta ciudad recibe una
reparación capital, en cuya primera fase se rehabilitaron las
instalaciones del ala este. No obstante, la inestabilidad en la atención
médica, la falta de instrumental y de accesorios en las salas, entre
otros defectos del servicio, continúan generando insatisfacciones en
pacientes y familiares, según el testimonio de estos.

Más de una década de deficiencias administrativas donde afloraron
problemas de higiene y alimentación, de robos, unidos a la ausencia de
especialistas en medicina o enfermería y de equipos para realizar
importantes pruebas, así como un estado constructivo con áreas de la
edificación que debieron clausurarse por riesgo de derrumbe, hicieron
ganar al hospital tal impopularidad que muchos lo llaman por el mote de
"sala ocho". En la charada, el número ocho significa "muerto".

El instituto recibe a miles de pacientes que llegan de la provincia
Mayabeque, fundamentalmente de los municipios Bejucal, San José de la
Lajas, Quivicán y Batabanó, según comunicó un enfermero del Cuerpo de
Guardia.

Desde 2014, Maritza Jerez Enríquez interna regularmente a su padre, de
69 años, para atender un tumor en el páncreas y otras complicaciones en
el sistema hepático, en el hospital Julio Trigo. El último de estos
ingresos transcurre desde diciembre pasado.

A modo de comparación, Jerez resalta que "ahora hay agua el día entero,
la higiene es bastante buena, las salas tienen televisión, ventiladores,
pero al final la deuda con la atención, con el servicio (médico), sigue
sin saldarse".

Destaca que repetidamente faltan las torundas, gasas, tijeras
esterilizadas, bisturís, bolsas para recoger los líquidos biliares,
termómetros, medicamentos como la dipirona en tableta y reactivos para
los análisis en los laboratorios. "A cada rato tienen que inventar para
terminar de curar la herida de la operación que hicieron a mi papá. Los
otros días una doctora, molesta, reclamaba al enfermero que cómo no iba
a tener gasas en la sala. Sugirió que eso pasaba porque las vendían",
espetó.

Por su parte, el hijo de Leticia Curbelo se recupera tras ser
intervenido quirúrgicamente, como consecuencia de cinco puñaladas que le
propinaron en una riña callejera.

Comenta Curbelo que los doctores se marchan de la sala temprano en la
tarde. Después los acompañantes tienen que "torearlos (buscarlos) por
todo el hospital", al igual que a los enfermeros, para que acudan al
cubículo a asistir los pacientes.

"Para casi todo te indican lo que hay que hacer y muchas veces ante la
tardanza y la indiferencia, somos los familiares quienes terminamos
curando a nuestros enfermos. A veces, hasta que no terminan de
conversar, de hacer cuentos, no pasan", comentó.

En otra arista, amplía que no se cumple con todas las cuotas de
alimentación establecidas, así como con las dietas asignadas por los
especialistas que, si los familiares de los enfermos no la reclaman, se
entrega sin la debida ración de proteína.

"En ocasiones no dan merienda, que se sabe está asignada. Otra cosa
inexplicable es que los acompañantes no recibimos alimentación de ningún
tipo. Algunos vivimos lejos y pasamos varios días aquí", expresó Curbelo.

Odisea por una ambulancia

Especialistas de Cirugía del Julio Trigo enviaron a Luis Eduardo Jerez
Núñez, padre de Maritza Jerez Enríquez, hacia el Hospital CIMEQ, uno de
los dos únicos centros del país donde se práctica la prueba y operación
de CPRE. El traslado del paciente corría a cargo del Servicio Intensivo
de Urgencias Médicas (SIUM).

Operado, cerca del mediodía, Luis Eduardo se había recuperado de la
anestesia general y aguardaba por el retorno al Julio Trigo. La doctora
que efectuó la cirugía informó a la hija que la condición de salud era
irreversible, y que solo restaba esperar, en breve tiempo, que sucediera
lo peor.

Sin embargo, la ambulancia del SIUM jamás apareció. Alrededor de las
tres de la tarde, presa de la desesperación, la hija comienza a llamar
al Julio Trigo para que enviaran el transporte. En el CIMEQ libraron
compromisos argumentando que la responsabilidad del regreso recae en la
institución médica de origen.

"Del Julio Trigo decían que lo único que podían era reportar el caso al
SIUM, quien de ahí en adelante asumía la transportación", relata Jerez.
"En el CIMEQ, el jefe del Cuerpo de Guardia, un Teniente Coronel que
todos llamaban 'nene', nos trató como perros; dijo que ellos no podían
darnos una de sus ambulancias porque eran para sus casos. Y eso que es
el mejor hospital de Cuba".

El CIMEQ es una institución médica que pertenece al mando militar. Sus
servicios están dirigidos a oficiales del Ministerio del Interior
(MININT), altos oficiales del ejército, líderes y altos funcionarios del
gobierno, además de otras personalidades del país y el extranjero. En el
centro recibió tratamiento contra el cáncer el ex presidente venezolano
Hugo Chávez.

Para mayor incomodidad, a pesar de las horas de espera, los médicos de
guardia se negaron a conseguirle una cama al enfermo, que permanecía
sentado en un sillón.

Puesto al tanto, este reportero acudió a pedir explicaciones en el
hospital Julio Trigo, donde fue atendido por una funcionaria que se
identificó como la Vice Directora "Yunia".

Según la funcionaria, el SIUM tiene dos servicios: uno para casos de
urgencia y otro que cubre la ida y regreso de los pacientes que se
trasladan a otras instituciones para recibir tratamientos específicos.

En el caso de Luis Eduardo, "la reservación se hizo el día antes y ya no
había capacidad en el servicio regular, por lo que hubo que trasladarlo
en una ambulancia de emergencias, la cual no tiene que esperarlo. En esa
circunstancia solo nos resta pedir al SIUM que mande otra ambulancia.
Tiene que esperar".

La atención que recibió Luis Eduardo se realiza mediante un turno previo
solicitado con al menos una semana de antelación. Jerez se pregunta:
¿con tanto tiempo por delante acaso no debieron prever en el Julio Trigo
el procedimiento con la ambulancia, o de quién es responsabilidad entonces?

Pasadas las ocho de la noche, un Coronel del MININT que acudió a que
atendieran a un familiar, enterado de la situación, se solidarizó y
después de varias llamadas consiguió una ambulancia del propio CIMEQ.

"Cuando vimos la ambulancia papi comenzó a llorar, creía que pasaría la
noche en el sillón", dijo Jerez.

De vuelta en el Julio Trigo, llegaba la hora de la primera cura. En la
sala no había tijeras, por lo que la enfermera mandó a Jerez al Cuerpo
de Guardia a "resolver" alguna. Allí, los enfermeros alegaron que no
podían prestar las tijeras, "que eso era asunto de la sala". Comenzaba
otra odisea, ahora por unas tijeras.

"Esto es el mismo perro, pero con diferente collar", sentenció Jerez.

Source: Crisis de salud: el vía crucis de un enfermo | Cubanet -
https://www.cubanet.org/actualidad-destacados/crisis-de-salud-el-via-crucis-de-un-enfermo/ Continue reading

Lo que se oculta sobre la medicina cubana

Lo que se oculta sobre la medicina cubana
La desconfianza en el sistema de Salud Pública ha crecido entre los cubanos
miércoles, enero 20, 2016 | Ana León

LA HABANA, Cuba.- Mucho se habla del sistema cubano de salud pública a
nivel internacional. Las diversas misiones de los galenos antillanos en
América Latina, Asia y África han generado positivos criterios por parte
de las autoridades de los países beneficiados y, tras la contribución
contra la epidemia de Ébola durante 2015, de la Organización Mundial de
la Salud. Nadie puede poner en duda la alta calificación de los médicos
cubanos, pero vale preguntarse si el prestigio ganado en el extranjero
se corresponde con la praxis de estos profesionales en suelo cubano.

El cuerpo de urgencias del hospital universitario Calixto García es un
buen ejemplo de lo que provoca el cacareado internacionalismo cubano, en
nombre del cual numerosos médicos -entre ellos los más calificados en su
especialidad- son enviados a cumplir misiones en el extranjero, mientras
en Cuba quedan los estudiantes de medicina de los cursos superiores bajo
la supervisión de especialistas que no siempre poseen la experiencia
requerida para asumir tamaña responsabilidad.

El pasado 14 de enero, mientras la capital cubana era azotada por
lluvias intermitentes, el cuerpo de urgencias del Calixto García estaba
copado de pacientes esperando ser atendidos por solo dos doctores de
guardia. Entre las personas que aguardaban en el salón había una orden
de ingreso con carácter urgente por enfermedad hepática avanzada, una
moribunda que agonizaba a la vista de todo el mundo -con las partes
pudendas prácticamente expuestas- y el anciano registrado en la foto,
que había llegado en condiciones de extrema deshidratación y un estado
de higiene deplorable.

Este paciente fue recibido como caso social y, al momento del
diagnóstico, la doctora no se atrevía a tocarlo porque en los centros
cubanos de salud los médicos no poseen guantes de látex ni protectores
bucales para examinar a los pacientes, exponiéndose a eventuales
contagios. En un hospital de enseñanza -como lo es el Calixto García- se
violan los códigos de prevención y protección -tanto del personal
clínico como de los pacientes- al extremo de que en una misma consulta
de apenas 3 por 4 metros, fueron simultáneamente atendidos una mujer
aquejada de laringitis común y un individuo remitido desde la provincia
de Pinar del Río, donde fue diagnosticado con una meningoencefalitis
bacteriana.

A pesar de la gravedad de dicha patología, los médicos pinareños habían
ingresado y dado de alta a ese hombre en apenas cinco días. Otro de los
rasgos del sistema cubano de salud: enviar los pacientes a casa apenas
muestren el mínimo síntoma de recuperación. De este modo evitan
reinfecciones en el ambiente contaminado de los hospitales, y ahorran al
gobierno cubano un dinero que posiblemente sea destinado a costear la
demagógica propaganda socialista, o los periplos intercontinentales de
los cinco héroes.

Los doctores que estaban de guardia el 14 de enero eran dos jóvenes
latinoamericanos, quienes trataban a los pacientes cubanos con una
consideración y profesionalidad que, cada vez con más frecuencia, se
echa de menos en los galenos del patio. Ambos cultivaban su aprendizaje
bajo la égida de una doctora cubana, cuyo lenguaje era más propio de una
adolescente fiestera que de un médico. En semejante contexto, es fácil
comprender por qué ha crecido la desconfianza de los cubanos en los
servicios que ofrece el hospital Calixto García.

Lo más terrible de esta manera descuidada de ejercer la medicina, es que
los cubanos no poseen el derecho de hacer una demanda por mala praxis.
La recompensa por vivir en un país donde la atención médica se brinda
"gratuitamente" consiste en soportar horas de espera, atropellos y no
pocas negligencias, como olvidar fragmentos de gasa o guantes en el
cuerpo de los pacientes tras intervenciones quirúrgicas. Sin embargo, el
trabajo que el personal de la salud no hace a conciencia ni por
principio ético, es rápidamente ejecutado cuando un familiar del
paciente ofrece dinero, regalos o meriendas.

Mientras los medios de comunicación fabrican elegías sobre el altruismo
de la medicina cubana, el personal de salud y los recursos para brindar
una atención decorosa no son suficientes. La espera para una simple
consulta de diagnóstico puede requerir de una mañana completa, y varios
policlínicos que siempre han brindado atención a la población durante 24
horas, hoy trabajan media jornada porque no hay personal médico para
cubrir los turnos de guardia. Asimismo, resulta normal que en un cuerpo
de urgencias no haya papel para realizar electrocardiogramas, que el
facultativo a cargo no disponga de recetas para prescribir medicamentos,
que el personal técnico sea casi incompetente, o que la única ambulancia
de la unidad no aparezca porque el chofer decidió utilizarla como taxi.

Es harto comprensible, entonces, que una de las principales causas de
muerte en Cuba sean los infartos. Pero también cabe preguntarse cuántos
de tales fallecimientos podrían evitarse si el sistema primario de salud
contara con los recursos necesarios, y los técnicos graduados en masa
por el sistema socialista tuvieran vocación y conciencia para acometer,
desde la ética y la compasión, el humano propósito de salvar vidas.

Source: Lo que se oculta sobre la medicina cubana | Cubanet -
https://www.cubanet.org/destacados/lo-que-se-oculta-sobre-la-medicina-cubana/ Continue reading