Calendario

We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Daily Archives: April 4, 2017

La fundación de la Federación Médica de Cuba, organización colegial de los médicos cubanos en la primera mitad del siglo XX.

Como parte de nuestro trabajo de acercar a los médicos cubanos a las páginas casi olvidadas del acontecer de los médicos cubanos e instituciones que tuvieron un papel destacado en el desarrollo de la medicina cubana; traemos a esas páginas documentos e informaciones que significaron jalones en la historia reciente de nuestro país. Siempre pedimos a los lectores que nos hagan llegar  informaciones o documentos que puedan resultar de interés para los profesionales de la salud en Cuba o en el Exilo, a los efectos de publicarlos en este Blog. (El Editor del Blog de Medicina Cubana)

Federación Médica de Cuba. Fundada el 24 de octubre de 1925. Tenía como objetivos contribuir a la elevación del nivel cultural y científico de sus integrantes, velar por el cumplimento de la ética profesional y por la protección de sus asociados.

Durante la primera mitad del siglo XX se mostró con frecuencia la digna conducta de los médicos cubanos, que tuvo uno de sus momentos más elocuentes en la posición asumida por los integrantes de la Federación Médica de Cuba, quienes se fundieron en la lucha por hacer realidad proyectos de beneficio gremial y social.

El 24 de octubre de 1925 se reunieron en La Habana más de 2 000 médicos de varias regiones de la Isla, para dejar oficialmente constituida esa institución, creada con el propósito de elevar el nivel moral y cultural de sus integrantes, exigir el cumplimiento estricto de las reglas de ética profesional y proteger a los asociados en cualquier contingencia legal. Su primer presidente fue el doctor Juan Guiteras Gener, ilustre médico matancero y reconocido salubrista cubano, quien falleciera cinco días después de su elección.

Dr Juan Guiteras
El primer antecedente de la Federación Médica de Cuba se remonta a la fecha del 29 de octubre de 1835, cuando el Diario de La Habana publicó un artículo firmado por el doctor Manuel Valdés Miranda con el seudónimo de El Médico del Campo. El autor daba noticia de que en París se había fundado una Asociación Médica de Socorros Mutuos, cuyo ejemplo se había seguido en Madrid, y sugería que se hiciera lo mismo en Cuba. La propuesta de Valdés Miranda se fundamentaba en las aspiraciones de impedir que los médicos se desacreditaran recíprocamente, de que contaran con protección en caso de invalidez y de que sus viudas e hijos recibieran amparo.
La fundación en 1861 de la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana había comenzado a orientar las inquietudes de carácter científico, pero en el orden profesional se constataban problemas que requerían soluciones urgentes. El primer intento formal de los médicos cubanos para colegiarse tuvo lugar el 15 de julio de 1874 en Cienfuegos, fecha en que los galenos en ejercicio en aquella ciudad solicitaron al gobernador general su autorización para organizar un Colegio de Ciencias Médicas que creara un fondo de socorro para casos de necesidad de sus miembros y sus familiares, formara lazos en los cuales reinaran la armonía y el decoro, celebrara reuniones para la discusión de temas científicos y acordara medidas convenientes a los intereses profesionales. Todo parece indicar que la propuesta no fue atendida. A este intento siguieron otros en Cienfuegos, Matanzas y La Habana, ninguno de los cuales tuvo éxito.

Después de otras fracasadas tentativas de los médicos criollos por organizarse en tiempos del dominio español, el doctor Enrique Núñez de Villavicencio y Palomino propuso en 1910 la creación de un Colegio Médico Nacional, dividido en colegios provinciales y municipales. Pero la idea lesionaba los intereses de algunos centros regionales, por lo que también se malogró.

Angel Arturo Aballi
Con tales antecedentes, en 1925 el doctor Alberto Recio Forns propuso fundar la Federación Médica de Cuba, previa celebración de una asamblea en La Habana, -que reuniera el mayor número posible de galenos de todo el país-, y de un Congreso Médico de Ética y Defensa Profesional. Para garantizar el éxito de ambos actos, que debían celebrarse el 24 de octubre de 1925, se designó una comisión organizadora. Tras una intensa campaña de propaganda se logró reunir a un número considerable de médicos, que discutieron el Reglamento y los Estatutos por los cuales se regiría la agrupación, los cuales debían ser aprobados por el gobierno provincial antes de ser propuestos a la Asamblea Magna. En esa reunión se eligieron la Junta Nacional y el Comité Ejecutivo de la nueva organización. Para la Junta Nacional fue elegido presidente el doctor Juan Guiteras Gener, y para el Comité Ejecutivo, el doctor Ángel Arturo Aballí.
En el Congreso de Ética y Defensa Profesional se estudiaron y discutieron las mociones generadas en la reunión anterior. En la Asamblea Magna, celebrada después en el Teatro Payret, se proclamaron las directivas previamente electas para la Junta Nacional y el Comité Ejecutivo. El doctor Guiteras pronunció allí su último discurso.

En aquella asamblea dio sus primeros pasos la pujante y prestigiosa Federación Médica de Cuba, que brindó espacio a los esfuerzos de una pléyade de relevantes médicos de la Isla, unidos en la defensa de sus intereses profesionales, como base para su superación colectiva y garantía de una mejor y más responsable protección a la salud pública. Surgida por imperativos de la época, del medio y de los intereses, la organización desarrolló una activa campaña en beneficio de la salud del pueblo cubano en general y de los médicos en particular, pese a los ataques que recibía de parte de sus detractores y hasta de algunos gobernantes.

La organización funcionó con el nombre de Federación Médica de Cuba hasta 1944, año en el cual se dictó un Decreto Presidencial que establecía la colegiación obligatoria para todo profesional universitario. Por ello, desde 1945 cambió su nombre por el de Colegio Médico Nacional, que mantuvo hasta 1962....,
Bibliografía

1.       "Acta de constitución del Colegio Médico de Sancti Spíritus", en Tribuna Médica, 23 (359-360): 72, 1950.

2.       "Conmemoración el XXV aniversario de la fundación de la Federación Médica de Cuba", en Tribuna Médica, 23 (359-360): 27-39, 1950.

3.       Cuervo, Sebastián: “Noticia sobre agrupación médica en Sancti Spíritus", en Progreso Médico, 3 (5): 61-162, 1891.

4.       "El médico del campo. Carta de un médico del campo a otro de la ciudad", en Diario de La Habana, (300): 3, 1835.

5.       Fernández Conde, Augusto: Biografía de la Federación Médica de Cuba (1925-1944), Colegio Médico de La Habana, La Habana, 1946.

6.       García Galbraith, S.: “Nacimiento de la Federación Médica de Cuba", en Tribuna Médica, 23 (359-360): 50-53, 1950.

7.       "Historia del Colegio Médico de Cárdenas", en Tribuna Médica, 23 (359-360): 66-71, 1950.

8.       Plá, Eduardo F.: "Documentos históricos", en Vida Nueva, 7: 122-126, 1910.

9.       Quintana J.: “La organización médica en Cuba desde sus orígenes hasta la Federación Médica de Cuba", en Tribuna  Médica, 23 (359-360): 5-25, 1950.

10.    Roig de Leuchsenring, Emilio: Juan Guiteras Gener: uno de los higienistas más notables del mundo, Editorial Alfa, Habana, 1938


Fuente: EnCaribe

Continue reading

Los médicos de la Seguridad del Estado nos maltrataban constantemente

"Los médicos de la Seguridad del Estado nos maltrataban constantemente"
Anairis Miranda, liberada con una licencia extrapenal, habla con
'14ymedio' desde el hospital Vladimir Ilich Lenin de Holguín
14YMEDIO, La Habana | Abril 04, 2017

Maydolys Leyva respira aliviada por primera vez desde el pasado 7 de
marzo. Sus tres hijos han depuesto la huelga de hambre después de
recibir una licencia extrapenal. Este lunes la madre preparó para
Anairis Miranda y Fidel Batista una crema suave de vegetales, viandas y
carne con la que comenzarán a alimentarse. La otra hija, Adairis
Miranda, sigue ingresada en terapia intermedia.

Desde la cama del hospital docente Vladimir Ilich Lenin de Holguín donde
se recupera, Anairis Miranda conversó vía telefónica con 14ymedio.

Pregunta. ¿Qué los llevó a hacer la huelga de hambre?

Respuesta. Estuvimos 27 días sin probar alimentos y mantuvimos las
exigencias de libertad inmediata para nuestra familia porque nunca
aceptamos la sanción injusta de un año de privación de libertad que nos
impusieron.

Reclamamos también la libertad de los presos políticos del Movimiento
Cubano Reflexión al que pertenecemos con orgullo y cuyo líder nacional
es Librado Linares. Además exigimos la excarcelación inmediata del líder
nacional del Movimiento Cristiano Liberación, Eduardo Cardet. Como
respuesta a esas demandas obtuvimos una licencia extrapenal por motivos
de salud.

P. ¿Están todavía bajo vigilancia?

R. Ahora mismo no tenemos aquí en el hospital ningún tipo de custodia de
la Seguridad del Estado. Desde el domingo que nos entregaron los
documentos de la licencia extrapenal recogieron a sus represores y se
fueron.

P. ¿Cuales fueron los momentos más difíciles durante la huelga?

R. Tuvimos mucha represión por parte de la Seguridad del Estado. Nos
hicieron amenazas contra la vida de nuestra madre. El oficial de
enfrentamiento de la provincia de Holguín, Fredy Agüero, amenazó con
quitarle a mi hermana la custodia de sus dos hijos que estaba cuidando
mi mamá. Dijo que la meterían presa y la iban a matar en la prisión.

P. ¿Cómo se encuentra en estos momentos su hermana?

R. Adairis ahora está en terapia intermedia del clínico quirúrgico,
tiene un monitor puesto y sueros. Todos tenemos la presión muy baja. El
peso corporal está en 30 kilogramos y seguimos bajando. Mi hermano tiene
la presión muy inestable, le sube y le baja. Estamos debutando mi
hermano y yo con una cardiopatía isquémica como secuela de la huelga.
Ahora tengo algún sangramiento vaginal y diarreas. Me encuentro muy mal
todavía, al igual que mis hermanos.

P. ¿El trato de los médicos cómo ha sido desde el punto de vista humano?

R. Algunos médicos nos han tratado bien, los que no son del Ministerio
del Interior. Los médicos de la Seguridad del Estado, que nos
maltrataban constantemente, ya se retiraron. Trataron de tergiversar
todo lo referente a nuestra salud y de opacarlo todo. Ahora, desde que
se fueron, hemos notado el cambio en el trato de los médicos del
hospital y de la población que se nos ha acercado. Antes no dejaban
acercarse a nadie.

P. ¿Cuántos días estiman los médicos que deberán seguir hospitalizados?

R. Nos dicen que tenemos que seguir en el hospital aproximadamente diez
días más porque puede producirse un infarto o diferentes complicaciones,
aunque en el caso de mi hermana serían más días en dependencia de la
evolución del sistema inmunológico.

P. ¿Cómo recibieron las muestras de solidaridad?

R. Quiero dar muchas gracias de todo corazón a la opinión pública
internacional por la solidaridad y a todos los hermanos activistas tanto
de la diáspora como del país. Claro está, también a los periodistas que
reportaron lo que sucedía.

Source: "Los médicos de la Seguridad del Estado nos maltrataban
constantemente" -
http://www.14ymedio.com/entrevista/medicos-Seguridad-maltrataban-constantemente_0_2193380645.html Continue reading

Depresión, la “Epidemia Silenciosa”, también ataca a Cuba

Depresión, la "Epidemia Silenciosa", también ataca a Cuba
Abril 3, 2017
Por Pilar Montes

HAVANA TIMES — Un evento médico reciente en La Habana y determinadas
señales que capté en programas televisivos y proyectos sociales,
despertaron mi curiosidad acerca de la incidencia de la depresión en Cuba.

Según estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), esta
enfermedad afecta hoy a 322 millones de personas, 18 por ciento más que
en la década pasada.

Profundizando en la distribución de esta llamada "epidemia silenciosa"
en el planeta, la OMS dice que su relación con los rápidos cambios, las
guerras, las migraciones no está clara y se atribuye más a vicios como
el alcoholismo y el consumo de drogas.

En Latinoamérica, Brasil es el país con más casos de depresión, seguida
por Cuba, Paraguay, Chile y Uruguay.

Un nuevo informe de la OMS advierte que más de 4% de la población
mundial padece depresión, y las mujeres, los jóvenes y los adultos
mayores son los más proclives a sus efectos incapacitantes.

Es cierto que las causas más inmediatas podrán encontrarse en el alcohol
y las drogas, pero los factores de fondo están en las guerras y
conflictos regionales, la violencia incluso intrafamiliar y la
separación de las familias por motivos migratorios o económicos.

"El consumo de alcohol es nuestro problema número uno", explica el Dr.
Alejandro García, director del Centro Comunitario de Salud Mental en
Centro Habana, el municipio más poblado de Cuba, con más de 160 000
habitantes en un área de 5.44 km2.

"No son alcohólicos como tal, sino personas que consumen alcohol de
manera irresponsable, que conduce a violencia familiar, accidentes y
problemas del comportamiento".

García explicó que la respuesta a ese problema de salud se basa en una
triple estrategia, consistente en la promoción de salud y la prevención
de enfermedades, la atención clínica, así como la rehabilitación, esta
última asociada a un riguroso seguimiento.

Por su parte, Conner Gorry, autor de un artículo publicado en la revista
MEDICC, que publica artículos de científicos estadounidenses y cubanos,
afirma que las estadísticas tienen la capacidad de asombrarnos: en Cuba,
el suicidio es una de las diez primeras causas de muerte y el 25 por
ciento de las personas que acuden a las instalaciones de salud han sido
diagnosticadas con depresión.


Bar en moneda nacional. Foto: Juan Suárez
En el artículo publicado en 2013, Gorry afirma que esa situación de
salud "no difiere del cuadro de salud global, especialmente en Europa,
Estados Unidos y Canadá". Sin embargo, Cuba enfrenta desafíos
específicos debido a su contexto y desde 1995 puso su sistema de salud
mental en función de la comunidad con consultas profesionales para dar
una respuesta nacional coordinada.

Los especialistas cubanos, indica Gorry, coinciden en que uno de los
retos mayores es el rápido aumento de la población envejecida. La
esperanza de vida en Cuba está cercana a los 80 años, con la tasa bruta
de nacimientos más baja de la región y una tasa de fertilidad menor que
la requerida para el reemplazo generacional.

Se estima, dijo, basado en estadísticas oficiales, que para el año 2030,
más de un tercio de la población será mayor de 60 años; Cuba está en
camino a ser uno de los once países más envejecidos del planeta.

Precisamente el segmento poblacional de la Tercera Edad es el más
afectado por la depresión y otros problemas de salud derivados de esta.
La causa en muchos casos proviene de la separación de la familia, por
motivos migratorios, e incluso, por violencia intrafamiliar.

Guerras, conflictos y migraciones

Esta situación no es, ni por mucho, privativa de Cuba, también se hace
evidente en los países desarrollados, donde en unos la atención médica
no es universal y la riqueza del país se concentra cada vez en menos manos.

Desde joven siempre me llamó la atención que el mayor índice de
suicidios por depresión se produjera en los países más ricos y de más
alto nivel de escolaridad.

La parte más rica del planeta aporta del 70 al 80 por ciento de los 800
mil suicidios anuales en países de altos ingresos, según un reciente
informe de la OMS.

A pesar de la creciente amenaza de esta "epidemia silenciosa" en el
mundo, los sistemas sanitarios nacionales dedican ínfimos recursos a
atender este problema de salud.

Y está claro que cuando el ser humano sufre el fracaso de sus metas en
la vida, estando mental y profesionalmente apto para alcanzar sus
objetivos, sobreviene la depresión y la desesperanza.

En el elemento biológico, psicológico y social, que es el individuo,
como se conoce, las alteraciones de cualquier componente ejercen
influencia en todo y, por ende, trae como resultado la aparición de la
enfermedad.

Según datos de la OPS, hay 100 millones de nuevos casos de depresión
cada año en el mundo. Con una alta prevalencia en el adulto, se
evidencia en el 15 por ciento de hombres y 24 de las mujeres. El
porcentaje mayor está comprendido entre las edades de 18 y 45 años
(2,3-6,9), que como se conoce, es la etapa de mayor productividad del
individuo.

El hombre vive y actúa movido por el interés de satisfacer sus
necesidades, desde los más simples o elementales hasta los más complejos
de carácter espiritual, pero a la vez que interactúa con el resto de la
sociedad, surgen interrogantes de cómo vivir, cuál es el sentido de la
vida, incluso, si vale la pena vivir o no.

Uno de los autores del informe de la OPS, Dan Chisholm, advirtió en
Ginebra que la mayoría de los que la padecen no tienen acceso a tratamiento.

"El número de personas que accede a tratamientos en esos países es
extremadamente bajo, menos del 5 por ciento. El 95 por ciento de las
personas enfermas no se atienden y esto es realmente preocupante", dijo
el experto.
—–

Salud mental en Cuba: algunos datos
Hospitales psiquiátricos 17
Ingresos a los hospitales psiquiátricos por cada 100.000 habitantes 0.3
Consultas psiquiátricas 899 075
Consultas psiquiátricas por cada 100.000 habitantes 79
Psiquiatras 1 051
Residentes de psiquiatría 167
Psiquiatras infantiles 297
Residentes en Psiquiatría Infantil 72
Psicólogos de la salud graduados (2010-2011) 26
Residentes en Psicología de la Salud 49
Psicólogos graduados en el 2012 491
Psicólogos graduados desde 1959 28 745
*Centros Comunitarios de Salud Mental 101
Fuentes: Anuario Estadístico de Salud, 2012. Ministerio de Salud
Pública, Cuba;
*Dra. Carmen Borrego, directora del Programa Nacional de Salud Mental y
Abuso
de Sustancias, Minsap.

Source: Depresión, la "Epidemia Silenciosa", también ataca a Cuba -
Havana Times en español - http://www.havanatimes.org/sp/?p=122675 Continue reading

Pese a ‘beneficios’ del Estado, las cubanas siguen abortando

Pese a 'beneficios' del Estado, las cubanas siguen abortando
'La vida está muy dura', dice una embarazada
Martes, abril 4, 2017 | Vladimir Turró Páez

LA HABANA, Cuba.- Las nuevas medidas para estimular la maternidad en la
isla, puestas en marcha desde principios de febrero para contrarrestar
la baja tasa de natalidad y el incremento del envejecimiento
poblacional, no han servido de mucho para impedir que las mujeres
cubanas sigan optando por el aborto ante la perspectiva de tener un bebé.

Las nuevas prebendas asociadas a la reducción de gastos en círculos
infantiles y seminternados, así como a beneficios económicos en centros
laborales del Estado y a otros beneficios para la mujer cuentapropista,
han pasado inadvertidas en la población femenina, quizás porque no son
suficientes.

Al contrario, según una doctora especializada en el tema que no quiso
ser identificada por miedo a perder su empleo, los abortos se han
incrementado después de que el Gobierno diera a conocer los supuestos
beneficios que tendría la madre trabajadora, encaminados a extender y
proteger la maternidad.

"Antes de febrero, en este hospital sólo se realizaban unos 100 abortos
diarios. En la actualidad, la cifra asciende a 300 y pudiera seguir
aumentando cada mes (…) Muchas de las pacientes que llegan aquí y no se
les puede realizar el aborto por estar pasadas de las doce semanas, que
es la fecha límite, lloran sin consuelo ante el conocimiento de que no
les queda otra opción que tener a su hijo", explicó la doctora.

El uso de tabletas de Misoprostol, medicamento que se utiliza para
provocar el aborto, es el método más frecuente que utilizan los galenos
cubanos en la actualidad, atendiendo, según la doctora entrevistada, a
que resulta menos riesgoso que la realización de legrados.

"Que resulte menos peligroso no quiere decir que no implique supervisión
médica. Este método, por ser tan fácil de aplicar, es más factible",
explica.

"Para este tipo de aborto se utilizan ocho tabletas de Misoprostol, le
ponemos a la paciente cuatro tabletas debajo de la lengua en la mañana y
le damos cuatro más para que haga lo mismo por la tarde en su casa. Unas
horas después debe abortar, y para cerciorarnos de que no queden restos,
le realizamos un ultrasonido al día siguiente", detalla la doctora.

Por otra parte, un funcionario de Planificación Familiar, bajo condición
de anonimato, indica que la mayoría de las parejas cubanas no piensan en
procrear, basados en la difícil situación económica que enfrentan, que
se complicaría aún más al traer una nueva criatura al mundo.

"La totalidad de las mujeres que quedan embarazadas en Cuba es por puro
accidente y no porque planifiquen tener una familia. Te aseguro que el
aborto se ha convertido en un método anticonceptivo para la mayoría de
ellas, quienes prefieren poner en riesgos sus vidas que tener un hijo",
aseguró el funcionario

Magdalena García tiene 27 años. Llegó desde muy temprano a la consulta
del Hospital Materno América Arias (más conocido como Maternidad de
Línea) con la idea de realizarse un aborto. Al saber de que no podían
realizarle el aborto por estar pasada de tiempo, comenzó a tener un
ataque de llanto incontrolable.

"Yo no tengo como mantener ese hijo, lo que gano no me alcanza ni para
comer. ¿Con qué dinero voy a comprar la cuna y todo lo que se necesita
para el bebé?", se preguntó Magdalena.

El costo aproximado solamente de la cuna y el colchón para bebé
sobrepasa los 100 CUC en el mercado negro. Adquirirlos en el sector
estatal a un precio módico implicaría noches de desvelo por las largas
colas, cuando aparecen. La otra opción son las tiendas recaudadoras de
divisas, pero allí los precios son demasiado altos.

Lidia Pérez, otra de las pacientes que aguardaba en las afueras del
hospital para realizarse el aborto, indicó que su situación de vivienda
era caótica como para traer otra criatura al mundo.


Paquete con tabletas de Misoprostol, para provocar el aborto (Foto:
Vladimir Turró)

"Ya yo tengo dos hijos, uno de dos y otro de seis años, y hasta la fecha
no he recibido del Estado ningún beneficio de los que prometieron (…) Yo
vivo agregada en casa de una amiga porque mi casa se me cayó y el Estado
no me ha dado ninguna; en la actualidad mi esposo no puede trabajar
producto de un accidente que tuvo en su trabajo. Ya mandé una carta para
Seguridad Social, para que me den la posibilidad de poner al más
pequeño de mis hijos en el círculo infantil, y todavía nada. Si tengo
que parir otro niño me vuelvo loca", advierte Lidia.

Dánae, quien no quiso dar su apellido, tampoco quiere tener más hijos
pues ya cuenta con tres, de diferentes edades. Trabaja en Educación y no
ha recibido ningún beneficio de los puestos en marcha por el Estado.

"La más chiquita mía tiene un año y ocho meses y me la tengo que llevar
para el trabajo porque no me han dado el círculo (infantil), y no tengo
quien me la cuide. Yo trabajo como cocinera en una escuela primaria, y
si llega una inspección a la escuela me botan del trabajo. Si yo paro
otro niño es porque no vivo en este país", recalcó.

Otra paciente que no quiso ser identificada alega que pagó 20 CUC,
equivalentes a 500 pesos, con el fin de conseguir las ocho pastillas
para abortar.

"Tuve que pagar porque no me quedó otra opción. Ya casi estoy al límite
de no poder abortar porque tengo 11 semanas de embarazo. Prefiero pagar
que traer un niño al mundo para pasar trabajo. La vida está muy dura
para uno, dime tú para dos. ¡Tener un hijo no es cosa de juegos y hay
que tener dinero de verdad!", exclama.

Alba Guilbeaux tiene 20 años. Espera muy tranquila en las afueras del
hospital el que sería su segundo aborto desde que comenzó a tener
relaciones sexuales a los 16 años. Según ella, este proceso lo toma con
calma siempre y cuando se lo pueda sacar.

"Ni aunque el Estado me diga que me va a pagar un millón de pesos por
parir yo lo tengo, porque del dicho al hecho hay un buen trecho y ese
refrán no falla".

Source: Pese a 'beneficios' del Estado, las cubanas siguen abortando
CubanetCubanet -
https://www.cubanet.org/actualidad-destacados/pese-beneficios-del-estado-las-cubanas-siguen-abortando/ Continue reading

Explotados en el nombre de la salud

Explotados en el nombre de la salud
Internacionalismo, facturas simbólicas y otras 'perlas' del castrismo
Martes, abril 4, 2017 | Ernesto Santana Zaldívar

LA HABANA, Cuba.- Ahora que nos muestran cuánto cuestan los servicios
médicos para que no olvidemos —o nos creamos— cuán caro sale lo
gratuito, uno se pregunta si también le enseñan una factura simbólica a
quienes son atendidos por "los maravillosos seres que habitan en el
Centro de Investigaciones Médico-Quirúrgicas (CIMEQ)", como dijo la
fallecida cantante oficialista Sara González luego de ser atendida allí?

Ahora que nos enseñan cuánto supuestamente nos regalan, para que nos
enteremos bien de que en otros países no hay una Providencia tan devota
de las necesidades de sus pobrecitos súbditos, debieran mostrarnos
primero cuánto gana un obrero, un ingeniero o, precisamente, un médico,
en esos otros sufridos países.

Cuando el Gobierno habla del robo de cerebros y de deportistas, debiera
decir cuánto cuesta, por ejemplo, formar a un atleta en Cuba. O sea,
debiera informar con exactitud cuánto dinero, en un año, se le paga a
cada profesor y entrenador, cuánto cuesta el albergue y cuánto la
alimentación. ¿Y qué cantidad de dinero real le cuesta al Estado la
formación de un médico? ¿Cuánto equivale ese monto en dólares sin la
tramposa comparación de lo que cuesta en Estados Unidos?

De cualquier manera, lo único obvio es que los gastos corren por el
pueblo. Alguien dijo una vez que no existía tal cosa como un almuerzo
gratuito, porque de todos modos alguien tendría que pagar la cuenta al
final. En nuestro país no hay educación ni salud realmente gratuitas, en
el sentido literal de la palabra, porque el pueblo paga de sobra esos
servicios —y no hablemos de la calidad y otros agravantes— con el dinero
que el Estado deja de pagarle en salarios.

Y entonces viene, en el lenguaje embustero y torcido del castrismo, una
perla de la neolengua: la solidaridad internacional con los países más
necesitados. El mismo Estado que, con la mayor naturalidad del mundo,
explota salvajemente a médicos y a otros profesionales, se llena la boca
diciendo que el pueblo cubano es solidario.

No indaguemos siquiera cuándo los ciudadanos de este país, o sus
supuestos representantes en el Parlamento, han sido consultados para las
cuantiosas donaciones que, con propósitos meramente propagandísticos y
políticos, ha hecho el Gobierno a lo largo de la revolución. Ni siquiera
averigüemos si de veras los cubanos carentes de todo estarían dispuestos
a donar lo que no tienen, en recursos y servicios, a otros países que
los necesitan.

Preguntemos solo a dónde van a parar los pingües beneficios que le
reportan al Gobierno esos extensos servicios, beneficios que se calculan
mucho mayores que los que le produce incluso el turismo. O sea, ¿se nota
de algún modo la entrada de esos recursos en la calidad de vida de
nuestros ciudadanos, en el avance de la salud pública y la educación, o
al menos en un mínimo crecimiento del producto interno bruto?

Esa solidaridad internacional, como el propio turismo, son solo algunos
de los negocios más lucrativos de la élite en el poder, que los
administra generosamente a su favor, guardándose, de manera muy
fidelista y chavista, la mayoría de los ingresos en divisa y dejando
para los de abajo algunas migajas en moneda nacional y un puño de hierro
bien alimentado por si ponen mala cara.

Al final, esa solidaridad no es sino otra vuelta de tuerca de la
rigurosa explotación que sufren los ciudadanos cubanos por parte de sus
gobernantes. Lo mismo que cuando se pasa la caña varias veces por el
molino para sacarle hasta la última gota de guarapo. La solidaridad real
se ha convertido en un concepto tan vacío como el de patria o libertad.

Algo que debe ser ejercido por el gobierno en nombre del pueblo: la
solidaridad internacionalista como joya de la corona de la burocracia
socialista, nunca como atributo, deber o derecho de la sociedad civil
verdadera, que no existe, ni de los individuos, que han sido reducidos a
"pueblo", cuya voz y cuyo voto los administra el poder.

Ni siquiera la solidaridad nacional puede ser organizada por los
ciudadanos. Recuérdese qué ocurre cuando la sociedad en activo —no
gubernamental ni permitida— intenta ayudar a las víctimas de un huracán
o de cualquier otro desastre terrible, incluso si la ayuda estatal no
existe o no está funcionando con suficiencia: esas personas pueden ir
hasta presas, acusadas de colaborar con el enemigo.

Volviendo otra vez a la cacareada solidaridad internacionalista del
pueblo cubano, recordemos aquella frase pomposa y falaz de Fidel Castro:
"Ser internacionalistas es saldar nuestra propia deuda con la
humanidad". Como el castrismo nunca saldará la deuda que tiene con su
propio pueblo, para los jóvenes el internacionalismo es irse a buscar
otro país en donde vivir, siguiendo la máxima de que "un mundo mejor es
posible", pero en otra parte.

Source: Explotados en el nombre de la salud CubanetCubanet -
https://www.cubanet.org/opiniones/explotados-en-el-nombre-de-la-salud/ Continue reading

La juventud nuevitera presente en el desarrollo de Nuevitas

La juventud nuevitera presente en el desarrollo de Nuevitas.Abr, 2017.- La juventud es protagonista en cada sector del quehacer económico y social de Nuevitas. La nueva generación desempeña una labor fundamental en la Termoeléctrica Diez de Octubre de la localidad, en su empeño por la productividad y la eficiencia. Así lo constata Jorge Sánchez, secretario del Comité de Base de la dirección técnica de la central.

Continue reading