Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_search() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_where() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_fields() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_request() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298
comunismo | Salud en Cuba
Warning: A non-numeric value encountered in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-content/plugins/eu-cookie-law/class-frontend.php on line 122

Calendario

May 2021
M T W T F S S
« Apr    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Recent Posts


Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_search() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_where() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_fields() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_request() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Archives

comunismo

El Dr. Leandro Castellanos Vivancos se suma a los profesionales de la salud en Cuba que expresan sus críticas al régimen.

"Abajo el comunismo": otro médico cubano arremete contra el régimen.

"No esperen a que venga a explicarles nadie la verdad, búsquenla", añadió

Por ADNCUBA | 02 Dec 2020 - 6:28 pm

El médico cubano, Leandro Castellanos Vivancos se unió a varios de su profesión que critican fuertemente al régimen imperante en la isla.

Mediante una transmisión en vivo en sus redes sociales, dijo que "lo primero que tiene que saber usted no es a quién le cree sino a qué le cree. Porque en definitiva la dictadura cubana es experta en camuflar, editar, cambiar y desinformar a la población mediante todo el poder. Hay gente que condena al monje por el hábito dejando de escucharlo".

El mensaje anterior iba dirigido a personas que se le acercan comentándole que no apoyan a ciertos activistas por sus formas de vestir, o expresarse.

Para él, los estereotipos deben quedar atrás si queremos una sociedad mejor.

"Todos queremos un líder, pero hagan que aparezca a través de sus quejas, reclamos y verdades. Un líder no nace de la nada, aunque yo creo que ya hay muchos líderes fuera y dentro. Pero repito: no es a quién tú le creas", argumentó.

Reconoció a todas las personas que exigen cambios en el país independientemente de sus posturas y métodos, como, por ejemplo, los manifestantes frente al Ministerio de Cultura (Mincult) y el Movimiento San Isidro. "Los sectores de Cuba todos tienen que despertar poco a poco. Creo que estos muchachos del arte tienen muy buena capacidad de oratoria y son atrevidos".

El galeno también criticó la manipulación del Noticiero Estatal de Televisión y alentó a los cubanos para que se informaran por varias fuentes. "No esperen a que venga a explicarles nadie la verdad, búsquenla", añadió.

Este miércoles, el doctor lanzó un reto en sus redes sociales: publicar imágenes con la bandera cubana manifestando descontento con el régimen de la isla.

"Viva Cuba Libre! Abajo el comunismo. Reto amigos todos con su bandera", escribió mostrando su imagen envuelto en el símbolo nacional.

Desde Cuba otros médicos se han manifestado contra las autoridades, y han sido reprimidos en consecuencia. Tal es el caso de Alexander Pupo, quien por presiones tuvo que abandonar su especialidad de Neurocirugía; y Manuel Guerra.

https://www.facebook.com/100005576565461/videos/1586759164853287/


Continue reading

Cuando votaba o no en Cuba.


Cuando votaba o no en Cuba.

El próximo 24 de febrero los cubanos residentes en la isla y aquellos que trabajan en las sedes diplomáticas cubanas han sido convocados a un referendo para aprobar o no la nueva Constitución que regirá, para los tiempos venideros. Los destinos  de una Nación bajo una prolongada dictadura desde hace 60 años serán reprogramados.

No es la primera vez que se vota en Cuba por una Constitución que es imagen y semejanza de la tiranía que usurpa el poder y niega el derecho; todo esto en un país donde la justicia ha sido despreciada.

La fuerte y bien organizada oposición interna en Cuba, a pesar de las desplantes represivos del régimen, ha desarrollado y aun desarrolla actividades tendientes a movilizar a un electorado poco optimista de votantes para que se pronuncien en las urnas, ya sea con un voto negativo (#YoVotoNo) o para boicotear la asistencia a los centros de votación (#YoNoVoto). Las argumentaciones de uno y otro lado sobre el tema, hacen prosperar las intensas pasiones de unos  y no pocos desatinos políticos de otros.   

Hasta ahora he obviado pronunciarme. En primer término porque ambas convocatorias están dirigidas a los cubanos radicados en la isla que son participes y protagonistas, en tanto que, los que formamos parte del exilio político no tenemos derechos ni oportunidades para votar. Mejor así.

También resulta improcedente que, siendo parte del exilio y  subsistiendo alejado del escenario principal que es Cuba; nos asista la dedicación inoportuna de dar lecciones de civismo y compromiso político a los que viven y padecen en Cuba.
Hace algún tiempo en ocasión de las elecciones en los EEUU, escribí un artículosobre el derecho que me asiste como ciudadano de este país para votar. Aproveche la ocasión para explicar las experiencias que sobre el voto en Cuba, fui parte y opositor activo en un contexto que supera la memoria (Gonzalez, 2012). Entonces escribí lo siguiente:

Mis primeras experiencias votando en una dictadura.    

Mi primera experiencia en el voto fue por el año de 1965 en el Preuniversitario donde cursaba el grado 10°. Había que elegir al Presidente de la Asociación de estudiantes y vinieron los del grado 12° a influir sobre los mayoritarios alumnos de mi curso, para que votáramos por el candidato de su curso. Fue así que votamos contra el candidato del grado 11°, quién además era comunista. El resultado fue que el elegido fue el alumno de grado 12°; el recién estrenado Presidente, también era “ñangara”pero tapado como muchos por aquellos tiempos. Cuando finalizó el curso, fue el encargado de arrear a sus compañeros recién graduados para el Servicio Militar Obligatorio mientras él se ponía a buen resguardo. Desafortunada experiencia, muestra de lo que vendría en años sucesivos.

Después aparecieron  las elecciones a mano alzada,  bajo la tutela y control de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC). Para que no hubiera dudas de tal control, la muy conocida y otrora prestigiosa Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) se unió descaradamente con la Unión de Jóvenes Comunistas para formar una sola organización denominada: UJC-FEU. Los que no pertenecían a los  Jóvenes comunistas, que eran la mayoría, no tenían representación alguna. En realidad nunca la tuvieron, aun cuando a pedido de la mayoría de los estudiantes fueron separadas ambas organizaciones de aquel maridaje escandaloso. El divorcio se produjo para que esta organización de estudiantes pudiera presentarse sin tan desfavorables lazos ideológicos ante las organizaciones estudiantiles internacionales. El férreo control de la Juventud comunista (UJC) y del Partido Comunista (PCC) estaba allí como para recordar que las reglas del juego las establecían ellos.
El referendo para aprobar la Primera Constitución Socialista (1976).

En el año de 1976 se produjo la votación para aprobar la nueva Constitución Socialista. Los cubanos habíamos vivido desde el 1959 sin Constitución y sin derechos; ya estábamos acostumbrados a esto. Sin embargo una nueva y bien redactada Constitución Socialista estaba disponible como nuevo instrumento jurídico que completaba la estructura de dominación de la dictadura. Teníamos que aprobarla mediante el voto directo y secreto. Era una manera de legitimar la nueva democracia socialista y la genuina participación del pueblo como protagonistas de su destino. Esta era la parafernalia comunista que repetían hasta el cansancio los medios de difusión, ya apropiados y vigilados.

Fui a votar. Inmediatamente en la tarde de ese mismo día en el vecindario donde residía por aquellos tiempos; el comentario era sobre los dos votos en contra de la recién presentada Carta Magna que se habían depositado en el cercano colegio electoral. Estuve preocupado varios días. Una semana después se dio a conocer los resultados donde la mayoría del pueblo había dado el Sí a la Constitución Socialista. Fue aprobada y aún está vigente; nos  endosaron una Constitución Socialista más de una década después de que el dictador proclamará públicamente el carácter socialista de la Revolución. Es y sigue siendo el instrumento jurídico por excelencia en el dominio de todo un pueblo por una tiranía que pisotea el derecho. Apenas 92 mil personas votaron en contra de la Constitución Socialista, yo fui uno de ellos, y como es de suponer fui uno de los dos votos negativos en el colegio electoral donde sufragué. De manera que está despejada la incógnita.

Votando en Cuba en los noventas.

Involucrado en el movimiento opositor en Cuba desde el 1989, creí compatible con mis principios, que un opositor o disidente (ambas palabras generan no pocas controversias), No debía participar en ningún acto electoral. ¿Cómo hablarle al resto de la población del carácter represivo del régimen y su permanencia en el poder de forma ilegítima, si usted participa en el ejercicio electoral establecido por ese régimen? ¿Cómo puede usted hacer llamados a boicotear las elecciones del régimen, si usted siendo un disidente va a votar?

Siendo opositor nunca participé en ninguna votación en Cuba. Esto me acareó no pocos problemas: consejos de los familiares, amistades que aparecen de improviso con encomiendas; el manido argumento de “no te busques problemas” o la recomendación de “es mejor dejar la  boleta en blanco así no te señalas”. ¡Miedo y fariseísmo! A pesar de los consejos y pedidos, a pesar de los Pioneros tocando a la puerta y las visitas del encargado de las Brigadas de Respuesta Rápida, nunca participé en una votación cuando ya había definido mi perspectiva como opositor.

Recuerdo en la última votación, en los noventas, que fui a la casa sede donde radicaba tres organizaciones opositoras días después de la votación y cuando exprese que yo no había votado a pesar de las presiones, los opositores allí presentes se mostraron asombrados y mostraron dejadez en opinar sobre el asunto. ¡Ellos si habían asistido a la votación!

Una de las experiencias más amargas fue poder conocer que muchos disidentes u opositores en Cuba, participaban en los actos electorales organizados por el mismo régimen que decían combatir. Esto para mí fue y sigue siendo honradamente inaceptable. Sobre todo si usted ha hecho una opción preferencial por la oposición abierta al régimen.

En este Exilio también de agonía, veo con preocupación que la  fe puesta en la libertad se hace ilusoria y el entusiasmo por ella decae. El Exilio ha asumido el desorden de nuestras esperanzas. Todo esto no nos permite minimizar y excluir la dedicación constante y la intrepidez de muchos en Cuba, que día a día, participan en una lucha tenaz y desigual contra la tiranía que consume toda una nación.

No me dedico a recomendaciones festinadas y tardías. Si se ha convocado para una votación que decide la adopción de una Constitución que definirá en lo futuro la política totalitaria, usurpadora, violadora del derecho y engendro del mal; que ha consumido las reservas morales y espirituales de la Nación en sí; entonces, hay que asumir que es una realidad que nos provoca. Si usted lo cree correcto vaya a votar y vote por el NO. Puede que usted sea un ciudadano más preocupado por su país pero también bajo fuertes presiones en su entorno social y familiar, entonces marque NO o invalide la tarjeta de votación. Si es usted un  decidido opositor al régimen y sus derechos han sido violados de manera sistemática o es objeto de represión policial, pues No vaya a votar. Esto último es un claro mensaje al régimen que usted no es parte de su farsa electorera.

Créanme, en ambos casos usted podrá caminar  tranquilo con su conciencia... a su tiempo, van a ver que tu justicia resplandecerá como la luz y tu derecho como el mediodía.

Aceptemos las contingencias de la lucha. Ahora se trata de rechazar de una forma u otra la ley fundamental de un país como el nuestro que, viviendo bajo una dictadura, resulta un despropósito.

©2019


Continue reading

Recetas para abortar…, en la Rumania comunista de Ceaucescu

Hambre y seda (fragmento)

Herta Müller

“Trabajé en una fábrica de maquinaria pesada. En la oficina, en la mesa de al lado, escuché la siguiente conversación: «Buenos días. ¿Siguen vendiendo bordados hechos a mano? Las medidas son 29 por 2. ¿Y cuánto cuesta? De acuerdo. ¿Cuándo puedo recoger el bordado? Sí, a las diez estaré allí». Era una compañera de la oficina la que decía esto. Tenía un hijo. Tenía veintinueve años y estaba de dos meses… las medidas del bordado. Con quien hablaba era con una mujer que practicaba abortos clandestinos. Costaba cinco mil leí (el sueldo de dos meses). Mi compañera de la oficina dio suerte. El aborto no dio complicaciones. Cuando volvió a quedarse embarazada, seis meses más tarde, se practicó el aborto ella sola con el tubito de plástico de las agujas de hacer punto en redondo. Con el mismo tubito me lo hizo también a mí un año más tarde en el baño de la oficina. Me lo metió en el útero y lo llevé tres días y tres noches. El extremo que quedaba fuera iba pegado al muslo. Durante esos días tenía que llevar falda para garantizar que entraba aire en el útero. En un segundo aborto lo hice todo yo sola. Mi compañera sólo me prestó su tubito de plástico. Con la puerta de la casa cerrada con llave, me senté en el baño por encima del espejo, que había colocado en el suelo. Me metí el tubito en el útero.
Un conocido mío decía: «Cuando mi mujer se queda embarazada no es ningún problema, nos vamos a casa de mi suegra el fin de semana. Con levantar la puerta del sótano veinte veces, listo. Si es que hay que tener recursos». Yo no conocía directamente a su mujer. Me preguntaba si ella era capaz de contarlo con tanta ligereza.
Al igual que los rumores sobre el estado de salud de Ceaucescu circulaban las recetas para abortar:

introducir en el útero jabón de pastilla, molido como si fuera harina

introducir en el útero limón o zumo de limón

introducir en el útero el tubo de plástico de unas agujas de hacer punto en redondo

levantar muebles pesados tan alto, tantas veces y durante todo el tiempo que se aguante

inyectarse dosis excesivas de diversas sustancias dos veces con un intervalo de tres días

tomar una dosis excesiva de las pastillas para el estómago que entraban en el país de contrabando desde la Unión Soviética y se vendían en el mercado negro: durante veinticuatro horas, dos pastillas cada dos horas. La fiebre, los espasmos del estómago y los fuertes vómitos provocaban el aborto. Las pastillas recibían el nombre de «caramelos rusos».


Estas recetas no sólo se transmitían en voz baja. También se aplicaban. Se empezaba con la más inocua y, a medida que aumentaba la desesperación, se pasaba a las más arriesgadas. Día tras día, estos métodos abortivos provocaban la muerte a cientos de mujeres. Todavía no se sabe cuántas mujeres morirían a consecuencia de la ley del aborto rumana. Cuántas morirían solas en sus casas, cuántas en el hospital, bajo la mirada de los especialistas en interrogatorios. No se llevaba ninguna estadística. Al igual que los preservativos y la píldora, también estaban prohibidas las estadísticas. La muerte de estas mujeres se anotaba en las estadísticas oficiales bajo diagnósticos falsos. Los médicos que registraban muchos nacimientos podían contar con gratificaciones y con una carrera floreciente. "

Continue reading

¿Qué es lo que va quedando de la medicina cubana basada en la evidencia?

En el país donde del materialismo dialéctico y el ateísmo científico se estableció como ideología imperante. El país del comunismo y la lucha contra el oscurantismo, el país de la verdad científica y la medicina basada en las evidencias. El país donde los médicos se graduaban después de repetir una y mil veces…, por el comunismo, seremos como el Che.

El Dr Tomasen en su consulta privada de La Habana
El país de la militancia revolucionaria y el rechazo a las escasas prácticas de la medicina privada que aún quedaban en la Habana de  los 60-70’s; cuando criticábamos y censurábamos a los pocos médicos que daban consultas privadas, apenados, y cobrando  5 pesos los médicos generales y 20 los especialistas. Pasó lo que tenía que pasar, de la medicina basada en la evidencia se transitó a la “medicina verde” cuando el periodo especial y de ahí a la energía cuántica, la pirámide, el yoga, el Thai Chi y cuanta practica semi esotérica se presentaba. La Santería en su versión de atención médica a la población se destapó sin que se levantara ni una sola voz hablando de “oscurantismo”.

El curandero de San Martin en plena intervencion quirurgica
del abdomen.
El país que se enorgullece de su condición de potencia médica es una rara amalgama de santería, brujería, prácticas esotéricas, uso de brebajes, etc. Atrás quedó la medicina con base científica y al alcance de todos. Capitalismo salvaje, oscurantismo peligroso y exportación de servicios médicos es lo que va quedando. Ah…, vamos a la consulta de Tomasen o al curanderode Ciego de Ávila…, allá te operan.
 Aquí..., ahora se establecen consulta privadas regenteadas por una mezcla de hombre nuevo graduado por la revolución como médico,  que deviene en curandero cobrando…. ¿la práctica de la medicina socializada ya se fue a bolina?


Ahora dicen que Cuba es un país de curanderos milagrosos. ¡Lo que hay que ver!

Continue reading