Calendario

July 2018
M T W T F S S
« Jun    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Cuba Hospitales

Las ruinas “del mejor hospital de Maternidad en Cuba”…, según palabras del sátrapa cubano.

Este articulo trata sobre el conocido  Hospital Lebredo, adjunto al Hospital General Docente “Julio Trigo López” donde radicaba el servicio de Obstetricia, Ginecología y Neonatología de este Hospital General. Allí trabajé entre 1991-1996 en el Servicio de Oncología, ya por esta fecha la destrucción era casi total. Fui testigo de cómo fue destruyéndose poco a poco esta facilidad hospitalaria que en el año 1989 había recibido un mantenimiento capital. En los años que trabaje allí, se instaló un servicio de Oncología Ginecológica que de inmediato dejo de funcionar porque los dos médicos especialistas asignados se agenciaron sus viajes a Mozambique y aquello quedo al garete. Cada tarde mientras esperaba, veía desde el Dpto. de Quimioterapia como descolgaban los colchones para robárselos. Lo primero que dejaron destruir y robar fue el anfiteatro, después todo lo demás. Lean lo que dijo en la inauguración el sátrapa:

"El mejor Hospital de Maternidad de Cuba"
Bueno, creo que tenemos una magnífica instalación hospitalaria. Se terminó hace unas semanas y ya ha comenzado a prestar servicios, salvo que la inauguración se retrasó un poco. Eso está bien, porque todavía estamos a tiempo. Estaba diciendo que es una magnífica instalación hospitalaria. Le pregunté al inversor de salud pública: ¿Cómo se compara con otros hospitales de maternidad? Me dijo: Sin duda, éste es el mejor de Cuba. Esto es lógico porque pienso que cada cosa nueva que hacemos debe ser mejor... Como con cada uno de estos hospitales, habrá algo que será enmendado; habrá cosas que serán perfeccionadas. A pesar de que son proyectos similares, no hay duda de que cada uno será mejor que el otro. Aquí, sin embargo, tenemos el mejor hospital de maternidad-infantes en el país. "

Fidel Castro Ruz, mayo 1989


LOS FANTASMAS DEL FRACASO

Por: Agustín Figueroa Galindo

Como un edificio fantasmal, salido de una película de terror, se encuentra en ruinas el antiguo Hospital “Lebredo”, este centro fue fundado en el año 1936, se bautizó –en primera instancia- como Sanatorio La Esperanza. En sus inicios prestaba servicios médicos a pacientes tuberculosos, con los años fungió como Hospital Gineco-obstétrico. Varias generaciones de habaneros vieron por primera vez la luz del sol en este hospital, esta instalación contaba con 3 pisos y después de tomar el poder el régimen, en 1959, se le realizó una ampliación, agregándole 2 pisos.

Servicio de Gineco-Obstetrica del Hospital General Docente
"Julio Trigo" 
Toda aquel que visitó este hospital años atrás y pudo constatar su arquitectura, hoy siente pena por las condiciones en que se encuentra está instalación. Jesús Lobaina es un señor de 79 años de edad, oriundo del Reparto Párraga, en el municipio Arroyo Naranjo, explicó apenado que sus hijos y nietos nacieron en este centro médico.
Asegura que cuando la instalación dejó de prestar servicios, la despreocupación y corrupción por parte de los dirigentes de salud pública fue tanta que el vandalismo se apoderó de la edificación, al punto que se robaron, puertas, ventanas, azulejos, lozas, muebles, cables eléctricos, tuberías de agua, lavamanos, tazas de baño, interruptores de corriente; afirmó, -con el humor que acompaña al cubano, hasta en sus peores momentos-, “lo dejaron pelado”.

Pasillo interior de lo que fuera Servicio de Gineco-Obstetricia .
Camine muchas veces por ese pasillo
Otra persona que se unió a la conversación, dijo que en el momento que este hospital fue clausurado, los vecinos de este Reparto enviaron cartas al Poder Popular durante mucho tiempo, para que le cedieran esta edificación con el fin de repararla con sus propios medios y construir apartamentos que mejoraran sus condiciones de vida. Pero con una justificación u otra siempre les negaron la posibilidad, lo que ha hecho que los residentes aseguren que el gobierno prefirió que se derrumbara antes de entregárselo a la población que tanta falta le hace.
La joven Rosana de la Caridad Fuente, que dijo ser madre de dos niños menores de edad, intervino para explicar que tanto ella como los demás vecinos, se encuentran aterrados, porque la ruina se ha convertido en el hábitat de insectos, roedores y lo peor son los delincuentes; incluyendo homosexuales que se prostituyen y lo utilizan como lugar para tener relaciones sexuales; drogadictos y exhibicionistas del nudismo.

Mensaje para el Presidente Busch

Asegura que los vecinos se han quejado a todas las instancias gubernamentales para que le den solución a este problema, porque el lugar es un foco de alta peligrosidad, al punto que por las noches han asaltado e intentado violar a personas que tratan de cortar camino para dirigirse a los hospitales aledaños como el Hospital “Julio Trigo” y el Hospital Pediátrico Aballí.

En mi opinión personal, aquellos que detallaron la situación existente, se quedaron cortos en su descripción, porque cuando me dirigí al edificio a tomar las fotos, fue como si estuviera en un lugar espeluznante; no obstante, llama la atención un letrero que lleva años pintados en la pared de esta ruina, que reza: “Bush cara de guante no hay agresión que Cuba no aguante”.

Si se queda analizando un poco esta pintura podría preguntarse: ¿De dónde vino la agresión que destruyó este centro hospitalario?  Al parecer el desinterés, la despreocupación de las autoridades y la corrupción institucional a todos los niveles en que se encuentra sumido nuestro país, es peor que cualquier ataque que puedan cometer los “imperialistas”.

La Habana, 31 de agosto de 2017

Nota: Las fotos del articulo son del autor del mismo, Agustín Figueroa Galindo.

*Comunicador de la Red cubana de comunicadores comunitarios. Reside en Ciudad de La Habana y sus notas se encuentran en la red. E-Mail: comuni.red.comunitaria@gmail.com

Información adicional:

How the best maternity-infant Hospital in Cuba looks now.
Continue reading

Pinar del Rio, Cuba: “en los hospitales hay más suciedad que en nuestras propias casas”.

Muy lejos de la verdad. 
Por Dagoberto Martínez.* 
Muy lejos de la verdad de lo que sucede en Pinar del Rio, estuvieron los festejos por la celebración del 26 de julio; se puede decir que este es un pueblo lleno de incertidumbres e insatisfacciones.

Ni siquiera convencieron las intervenciones del acto central por la fecha, que se consideran palabras huecas, sin sentido y colmadas de dudas para la población. Todo el mundo está cansado de ver que Pinar del Río continúa igual que las décadas del 60 o el 70, no hay avances.

Muchas son las preocupaciones que tiene la sociedad cubana, de la que formamos parte los pinareños, pero dentro de ellas está la situación de los centros hospitalarios, en particular en nuestra provincia se esperaba que recibieran una amplia reparación con motivo de esa fecha, pero no fue así.

Ejemplo de ello lo tenemos en el Hospital Clínico Quirúrgico Docente “León Cuervo Rubio”, ubicado en el casco del municipio cabecera, donde las filtraciones, pisos destruidos, baños en pésimo estado, la falta de higiene en los cubículos de las enfermeras, así como en otras áreas, la falta de agua potable, e incluso la presencia de numerosos grupos de insectos, se hacen notar.
Contó la señora Dora Medero, acompañante de un paciente hospitalizado en la Sala C, que es denigrante ver a enfermos y acompañantes a la hora del baño, tener que bañarse en la parte de los inodoros, ya que el piso de las duchas está destruido, al igual que el de la entrada de los baños.

Así también comentó la señora Caridad Acosta -la cual acompaña uno de sus hijos en ese Centro- sobre la higiene del hospital que es una de las más mala en toda la red de hospitales, se manifiesta en la escasez de agua potable para los baños y para asearse; además de las filtraciones en muchos de los techos de los pasillos. “Es lamentable, que en nuestras viviendas los inspectores epidemiológicos, nos exijan tanto, cuando en los hospitales hay más suciedad que en nuestras propias casas”.

Qué tiempo más tenemos que esperar para que la dirección del gobierno ponga carta en la Salud Pública, tan importante para nuestro pueblo, porque no incluyeron los Centros Hospitalarios en el plan de reanimación en saludo al 26 de julio, o es que los pinareños no se merecen una atención médica acorde a los esfuerzos que según el propio régimen han realizado.

Es hora de decir basta ya de  permitir que nuestras riquezas sean empleadas donde menos lo necesitamos y que nuestros esfuerzos sean en vano.

Pinar del Río, 31 de agosto de 2017 
*Comunicador de la Red cubana de comunicadores comunitarios. Reside en La Coloma Pinar del Rio. E-mail:  comuni.red.comunitaria@gmail.com

Continue reading

Remedios sin hospital, hospitales sin remedio

Por: Pedro Manuel González Reinoso .*

El título parecerá en revesina, pero no lo es. El Hospital General (1940) del municipio más poblado de la provincia (si tenemos en cuenta las grandes zonas rurales que lo rodean) renombrado “26 de Diciembre” por el luego exiliado Director y Ginecólogo Miguel Martín Farto, escritor emergente infanto-juvenil —obnubilado quizá en raptus de guataquería partidista—, siguió siendo el “Emma Cabrera” (1940) para los nostálgicos por lo expoliado.

Durando esta clausura —previsible, dado el precario estado de las cañerías—, quedó disponible al dolido conglomerado solo el cuerpo de guardia (sin servicios de laboratorio para urgencias) y una tarda flotilla de ambulancias que, llamando al #104, hasta partos asistió sobre ruedas. Es decir, una asistencia primaria para remitir a provinciales, si fuera el caso catapultable.

En ese lugar antaño prosperó la provocadora epifanía de ser sitio ideal donde alumbrar a infantes. Amén de alcanzar, cuando las emulaciones inter-colectivos constituían faro y guía para el resto del continente y del CAME nucleador —como refleja la placa ganada a la entrada—: “Hospital amigo del niño y de la madre” (del nacido, aclaro).

¿Recuerdan los carteles repitiendo aquel bodrio infinito: “Que lo sepan los nacidos y los que están por nacer: Nacimos para vencer y no para ser vencidos”?

Pues imbuidos en esa doctrina vacua que por mucho que hoy se esfuercen en borrar continúa ilesa, recuerdo haberles escuchado decir —a doctores especializados y enfermeras asistentes siempre prestos— que la introducción tras el Primer Congreso del PCC en 1975 del “avanzado invento” —bajado por directiva del Kremlin en su último programa/ditirambo para el “gran salto adelante” en la salud popular (Premiado en análogos Talleres de Racionalización por la Academia Soviet) y conocido como “fórceps” para aliviarle a la madre “trabajadora” el momento supremo del parto, jadeante de ir a pie del brazo robusto de su “fiel” compañero de luchas (incluso, la marital)—, se había radicado en la isla a través del MINSAP, por su probada fuerza para enderezar parietales imperfectos, quebrar clavículas malformadas —sin querer— y “coronar” en la mollera a una generación entera que durante la década y parte de los 80s resultó singularizada, como los muñequitos Simpson de cabeza cónica. Nueva versión pleomorfa del hombrecito guevariano, pero con más capacidad sesuda.

Hospital General Docente " 26 de Diciembre"
antes "Emma Cabrera", Remedios, VC,Cuba
A estas salas pasteurizadas, desiertas tórridamente por la actual crisis hídrica, nunca entró a parir una madre tarruda ni se hicieron abortos sin el permiso de Jaime Ortega con el “visto malo” del Vaticano, ni hubo intervención del funcionariado haciendo marañas para esconder surrupias infidelidades suyas o resolvederas ajenas. No. Tampoco se fundió un trasplante errado ni se maniobraron transfusiones de sangre por la izquierda en operaciones que resultan premisa obligatoria para intervenir. Las salas de Neonatología y Pediatría brillaron con índices de mortalidad reducida e imponderable. Todo un éxito continuado para el centro-norte del país descorazonado.
Desde la misma década 70s de estos tanteos, Caibarién (antes de la división-político-administrativa del 76), era cabecera regional en una provincia que agrupaba al actual territorio de Sancti Spíritus más el de Cienfuegos y que denominaban como “Las Villas”, e incluía a Remedios como municipio donde posteriormente todos fuimos “remedianos” por decreto naturalizador del registro civil, hasta que la gente protestó —naturalmente— tal inscripción, porque el único salón en kilómetros a la redonda estaba reconcentrado allí. Suficiente para que caibarienenses, vuelteños o camajuanenses obtuvieran un rescoldo salvador con qué atender —además— traumatismos tipo Ortopedia o Radiología.

En el antiguo Hospital de Monjas María del Carmen Zozayas (1912) colapsó el quirófano a finales de los años 60 y fuimos a dar con nuestros maltrechos huesos a ocho kilómetros de distancia, casi en las antípodas cuando el asunto representaba suma gravedad.

El detalle de poner al recinto el decembrino nombre por la fecha liberadora de la anterior tiranía —ocurrida en el 58—, no hace alusión en el sector afín sino a escalpelos, suturas, gasas y esparadrapos contentivos del desangre, porque cada año la radio y TV nacionales nos recuerdan —en voz del electo grupo Mayohuacán— que “el 26 es el día más alegre de la historia”, como si los familiares de los 55 asesinados del Moncada que aún sobreviven tuviesen motivos para festejar. O los caídos en otros 26 también.

La situación empeora no sólo por las características climatológicas del estío, insufrible bajo altas temperaturas, humedad exterior (porque dentro de piletas, grifos y cisternas no queda gota) más el abrasamiento circundante del cambio climático, sino con la dificultad en mantener flujo de ambulancias, las cuales no conforman parque suficiente en la zona que moramos. Llamar al numerito y experimentar la angustia, puede trascender en otra afección sicosomática.

Nadie explica en los medios del Estado, el estado actual del manto freático, ni si las fuentes subterráneas terminarán por recuperarse cuando avance el verano, porque lo que se dice llover a cántaros aquí no ha ocurrido, pero sí en Camajuaní y Vueltas donde ha habido inundaciones parciales.

Por tanto, si la naturaleza equilibrara tan majadero comportamiento en respuesta a la burrada humana en temas medioambientales, tal vez la isla sintiera menos los bamboleos sobre algunas áreas, y fuesen azas previsores sus habitantes ante los crasos errores cometidos. Al menos en los subsanables en infraestructura.

En cuanto a Caibarién, recientemente reinauguran por enésima vez la equiparada salita para enfermos renales, porque no había con qué brindar saludes equiparantes para un inminente 26.

*Actor, escritor y activista social. Reside en Caibarien, Villa Clara, Cuba.



Continue reading

Descender al infierno sin escalones.

Los más viejos recordamos todos los procesos por los que han pasado los horarios de trabajo, incluyendo el momento en que se tuvo “horario de conciencia” y no se marcaba tarjeta en los centros laborales, hasta que después surgió el extremo de descontar en la nómina los minutos de llegada tarde. Con posterioridad se planteó la aplicación de los horarios escalonados, lo que permitía quitar un poco la cantidad de personas que salían a la calle por diferentes motivos de una sola vez; pero igual que todo no duró lo suficiente, porque aquí nada tiene fijador.
En el salón de espera de un hospital del municipio Plaza, una señora le daba el almuerzo a su mamá y al ver que todos la miraban, comentó: ¨Nosotras salimos desde las 6 de la mañana de la Lisa en un carro que nos costó 5.00 CUC (125 pesos moneda nacional), llegamos aquí sobre las 6:30 y mira la hora que es y aún estamos esperando. Por eso yo le traigo su desayuno, almuerzo y merienda pues no sabemos a qué hora entraremos a la consulta”. Por su parte la anciana madre postrada en un sillón de ruedas enfatizó: “Cada vez que ella me trae, pierde el día de trabajo, pues como pueden ver me falta un brazo y una pierna; soy diabética y por eso tengo que asistir a consultarme con el angiólogo. Además tenemos un gasto muy alto que no podemos permitirnos pues somos pobres, solo por traerme y llevarme tenemos que gastar 10 CUC, porque los almendrones (taxis colectivos) no pasan por mi casa, aunque tampoco cargarían con el sillón de ruedas”.
     Pacientes en el salón de espera de una facilidad hospitalaria en La Habana, Cuba
Este es uno de los casos en que vendría muy bien aplicar el uso del horario escalonado para los enfermos, y así se evitaría que se acumulen en los salones de espera y además pierdan su tiempo y dejen de ser pacientes para convertirse en impacientes.
Por su parte, el médico en cuestión, me explicó al respecto: ¨El horario escalonado es muy cómodo porque no se acumulan los pacientes, pero comienza a las 8:00 de la mañana y termina a las 4:30 de la tarde; se supone que yo concluya la consulta al medio día. Cuando nos tenemos que transportar  desde nuestras casas a policlínicos lejanos, porque los médicos especialistas que trabajamos en hospitales, atendemos también a la toda la  población que pertenece a ese centro médico, para nosotros también es una tortura”.
Este mal no es solamente de la capital de todos los cubanos; es algo generalizado en todo el país y si se repartieran los turnos por horas los salones de espera no estarían en las condiciones que se ven, llenos de personas y sería también mucho más fácil el transporte y las personas accederían a los servicios sin perder tanto tiempo.
A veces, es incluso un problema de la empleada  que otorga el turno, que le dice al paciente por ejemplo: “le toca a las 11 de la mañana, pero le recomiendo que venga temprano”.
No hay ni que explicar que por esta mala organización los trabajadores pierden el día completo cuando tienen una consulta médica, lo que sin lugar a dudas es otro aspecto más que se añade a los graves problemas que hay en la economía.
Todo esto forma parte del desorden que existe en la economía y en particular en los servicios médicos y la corrupción que propicia el abandono en el cumplimiento de las funciones de los que se suponen que dirigen el país. Es el círculo vicioso en que comienza y termina todo en Cuba.
La Habana, 6 de junio de 2017
*Periodista independiente. Estudio en el Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona. Vive en la Ciudad de la Habana, Cuba.
Nota: Información recibida desde Cuba por correo electrónico
Continue reading

Un Hospital no provincial.

Un Hospital de la red de salud en Cuba que debiendo ser Provincial (esto en la Provincia de Ciego de Ávila) no es provincial en el sentido de la palabra y en su funcionamiento. Esta nota la recibimos por correo electrónico desde Cuba y la incluimos en nuestro Blog. La información dice así:

En el directorio de Instituciones de salud de la red Infomed del Ministerio de Salud Pública de Cuba, definen el  Hospital General Provincial Docente de Ciego de Ávila, Antonio Luaces Iraola, y el Hospital General Docente Provincial de Morón, ambas instituciones encargadas de bridar asistencia médica especializada, preventivo curativa a la población en todas las especialidades y todas las especialidades quirúrgicas. Sin embargo, es algo que precisamente no funciona así.

El Hospital General Provincial Docente “Antonio Luaces Iraola”  es el único hospital localizado en una cabecera provincial ( ciudad principal )  que no brinda el Servicio de Neurocirugía; los pacientes deben ser trasladados al Hospital General  “Roberto Rodríguez”  de Morón, donde se brinda el servicio para toda la provincia.

El Hospital General Dicente “Roberto Rodríguez “en  Morón, Ciego de Ávila,  fue diseñado y construido con los materiales destinados a un Hospital Provincial para esta provincia en la década de los 80; para ello la dirección política del Partido Comunista en la provincia de Ciego de Ávila determinó que se construyese en la ciudad de  Morón debido a que más del 50 % de la población de la provincia radicaba en el norte y los  municipios estaban bien comunicados con la ciudad de Morón. De esta forma la construcción del Hospital  General Provincial Docente “Antonio Luaces”  se retardó y paralizó en diversas ocasiones. Desde hace algunos años se han acometido obras de ampliación y modernización del Hospital “Antonio Luaces” , sin embargo, no brinda servicios de Neurocirugía a pesar de contar con el Centro Oftalmológico Provincial y la Unidad Pediátrica Provincial, hecho que limita su denominación de Hospital General. En la ciudad de Ciego de Ávila se localizan además, la Universidad de Ciencias Médicas José Assef Yara, el Centro Auditivo Provincial y el Laboratorio Provincial de Ortopedia.

Hospital General Provincial Docente “Antonio Luaces Iraola
La población en la provincia de Ciego de Ávila  según se estimaba en 431 048  habitantes en 2014. De ellos, 151 010 habitantes en la ciudad de Ciego de Ávila, lo que representa  un 35% del total, mientras 67 875 en la ciudad de Morón, para un 16%. El Hospital moronense atiende actualmente a pacientes de los municipios: Florencia, Chambas, Ciro Redondo, Primero de Enero, Bolivia y el propio Morón, cuya población total asciende a 194 720 habitantes, el 45 % de la población de la provincia. El Antonio Luaces atiende a pacientes de los municipios: Majagua, Venezuela, Baraguá y el municipio cabecera, cifra que asciende a 236 328 habitantes, el 55% del total. A pesar de ello, el Servicio de Neurocirugía se brinda a toda la provincia en la ciudad de Morón, a donde han tenido que mudarse especialistas formados fuera de la provincia y con residencia en la cabecera provincial – ciudad de Ciego de Ávila-  para evitar los viajes diarios entre ambas ciudades distantes algo más de 35 kilómetros.
Hospital General Docente “Roberto Rodríguez “en  Morón
La planificación actual del Ministerio de Salud Pública y la Dirección Provincial de Salud en la provincia, han concebido, unido a la mejora constructiva del Centro de Especialidades del Hospital Antonio Luaces, la introducción de una consulta de Neurología y un laboratorio de Neurofisiología. Sin embargo, no prevén la introducción de la actividad quirúrgica de esta especialidad en este Hospital. Ello limita la asistencia urgente de este centro hospitalario, ubicado en la cabecera provincial y a escasos metros de la carretera central nacional, en la que numerosos accidentes tienen lugar cada año. Por ello, es el primer centro asistencial en recibir estos accidentados, y sin poder atender traumatismos craneoencefálicos se remiten los afectados al  Hospital “Roberto Rodríguez” de Morón, distante en el norte de la provincia, lo que resulta lamentable y contradictorio para los especialistas del Hospital Provincial de la ciudad cabecera. A pesar de ello, la dirección de salud no se hace eco de estos contratiempos.
Con la llegada del Periodo Especial a Cuba, luego de la caída de la antigua Unión Soviética, se paralizó la construcción del Hospital Pediátrico. Una majestuosa estructura convertida hoy en apartamentos familiares. Es así que Ciego de Ávila es la única provincia del país que no cuenta con un Hospital Pediátrico. Los casos son asumidos por ambos hospitales en Ciego de Ávila y Morón. Una provincia además que solo destaca en pocas especialidades, la más destacada: Ortopedia y Traumatología.


El deterioro en todas la instalaciones era patente, por ello el Ministro de Salud en su última visita a las instituciones en la provincia, urgió a mejorar y priorizar el proceso inversionista en obras de la salud e informó de la dotación de nuevo equipamiento para ambos hospitales. Cabe destacar que el Servicio de Urgencias en el Hospital “Antonio Luaces” solo cuenta con un equipo de radiografía, otro de ecografía y un TAC monocorte con la única capacidad de realizar tomografías de cabeza y cuello, lo que obliga a la remisión de pacientes hasta la ciudad de Morón para la realización de tomografías. Mientras, la provincia remite también a hospitales de Camagüey, Villa Clara y La Habana a pacientes necesitados de Radioterapia, casos complejos de Neurocirugía, Pediatría, Oftalmología, Gastroenterología etc.; evidenciado la poca capacidad de los centros asistenciales de la provincia.  

Continue reading

Situación estructural e higiénica deplorable en el Hospital General Docente Intermunicipal “Mártires del 9 de abril” en Sagua la Grande, Cuba

Por: Carlos Montero.

La potencia médica se desmorona en sus instalaciones hospitalarias.

Las imágenes llegan desde Sagua La Grande, Villa Clara, Cuba. Fueron tomadas en los baños de la Sala de Cirugía del Hospital General de este municipio.

El dictador llega a inaugurar el Hospital de Sagua la Grande
El Hospital de Sagua La Grande fue inaugurado por Fidel Castro el 9 de abril de 1968.El hospital lleva el nombre de “Mártires del 9 de Abril” (Hospital General Docente Intermunicipal “Mártires del 9 de abril”)
A decir del propio Fidel: “La medicina revolucionaria requiere tal vez estar al tanto de todo lo que ocurre”, aunque las imágenes hablen por sí solas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) en sus recomendaciones para la prevención de las infecciones, regula estrictamente el estado de mantenimiento, conservación y estricta higiene en los baños de los centros hospitalarios.

Vista exterior  actual del Hospital ( Foto del autor)
Durante la histórica “Crisis de Octubre de 1962”, Sagua la Grande fue una de las regiones que se escogió para almacenar los misiles nucleares que los soviéticos intentaban emplazar apuntando a los Estados Unidos de América.
El comunicador independiente, Julio Cesar Álvarez, en su artículo: Hospitales, sálvese el que pueda; publicado en la red señala lo siguiente:

Uno de los elementos que interviene en el surgimiento de las infecciones intrahospitalarias es, entre otros, el entorno hospitalario. La higiene es el talón de Aquiles de los hospitales cubanos. No sólo la higiene que atañe al instrumental médico y al personal sanitario, sino fundamentalmente la que se asocia a los locales de las instituciones sanitarias en donde convalecen los pacientes ingresados, principalmente aquellos con heridas producto de una cirugía o accidentes, quemaduras, etc.. Con bastante frecuencia falta el agua en esos hospitales. Los familiares de los pacientes tienen que cargarla de los tanques habilitados para su recolección, en caso de que los haya.

Baños en Sala de Hospitalizacion
Así descargan los baños, o bañan o lavan a sus familiares enfermos. En no pocas ocasiones son los propios familiares quienes limpian los locales dada la falta o negligencia del personal de limpieza. Productos claves escasean, como la ropa de cama para los pacientes, los guantes para el personal sanitario, y los instrumentos de limpieza para el hospital.
A la mala higiene de los locales se une el hecho de que las infecciones relacionadas con la atención sanitaria se producen principalmente a través de las manos de los trabajadores de la salud. Ellos son quienes trasmiten los gérmenes cuando tocan a los pacientes. También inciden en las infecciones las manos de los familiares, quienes muchas veces hacen de enfermeros improvisados como alternativa a la mala atención sanitaria.

Con un cuadro higiénico tan desfavorable, como el que existe en nuestros hospitales, no sería exagerado afirmar que la infección intrahospitalaria es quizás uno de los problemas más serios de salud en los hospitales cubanos, a pesar de que el gobierno no hable de ello, y no emita cifras al respecto.


Condiciones de los baños en Sala de Hospitalizacion
Fuentes: Yusnaby.com y Cubanet. Las fotos son del autor del fotoreportaje 
Continue reading

Afectaciones en los procedimientos quirúrgicos por falta de recursos en el Hospital Provincial Docente “V I Lenin” de Holguín, Cuba.

Una cirujana del Hospital Lenin en Holguín va al mercado informal al frente del hospital a buscar material para poder operar.


Holguín, Cuba, 7 de junio del 2016.

La falta de material gastable, acentuada desde hace unas semanas, ha provocado un marcado descenso en la efectividad y prontitud de un notorio número de operaciones quirúrgicas en el Hospital Provincial Docente Vladimir Ilich Lenin, de la provincia de Holguín, y es además una muestra fehaciente de incompetencia que incluye la falta de responsabilidad de la Dirección de la institución; así como de la Dirección Municipal y Provincial del Ministerio de Salud Pública, ante el inmenso deber que tienen con el pueblo.

Uno de los materiales que está en falta y más afectaciones ha causado, es el esparadrapo, y se puede calificar como algo compleja esta ausencia, si se tiene en cuenta que estos servicios hospitalarios por cada guardia, entregaba entre 10 y 12 rollos de esparadrapo -dependiendo de su tamaño- y debido al desvío de este material por directivos y trabajadores, fue racionado a un rollo por servicio, existiendo además un fuerte control sobre este material, con un cúmulo de medidas que rozan lo ridículo.
Hospital Provincial Docente “V I Lenin”,
 Holguín, Cuba

El colmo de la desfachatez y de la inmoralidad de la Dirección del Hospital, estriba en que una cirujana del Servicio de Oncología (cuyo nombre no revelaremos para su protección) hace unas dos semanas, se dirigió a la “Candonga” ubicada justamente frente al hospital, donde compró dos rollos de esparadrapo para poder operar los casos que tenía asignado.
El problema no se circunscribe solo a este material, hay otros de mayor envergadura como son los “trocares”, que igual están ausentes, lo que genera un gran problema para los anestesiólogos, ya que uno de sus usos comunes es la inducción anestésica por las vías epidural y subaracnoidea y para facilitar la inducción de medicamentos por vía endovenosa; lo que ha propiciado, que de hasta 10 casos electivos que realizaban algunas especialidades, ahora sólo están siendo intervenidos quirúrgicamente 2 o 3 pacientes; otros se tratan en dependencia de la especialidad por mínimo acceso,  por lo que comienza a crearse la llamada lista negra de pacientes con necesidad de operación.

Un cirujano se apresta a trabajar
en el salón quirúrgico del hospital
El Hospital Lenin de la provincia Holguín, ha roto el récord en suspensiones quirúrgicas en múltiples ocasiones, en su generalidad, por falta de: guantes quirúrgicos, iodopovidona, alcohol, agua, y otros materiales gastables; a lo que habría que añadir las filtraciones dentro de los quirófanos por fisuras en sus techos e incluso la rotura de los ascensores, que trae como consecuencia que estén fuera de servicio por más de 48 horas.
Por ejemplo, el mes pasado por rotura en los mecanismos de los ascensores solo funcionaba el de la cocina, provocando así, que muchos pacientes fueron transportados a sus salas o al salón de operaciones, por las escaleras, levantado en sus camillas o en sillas de ruedas, en dependencia de sus condiciones patológicas.

Lo triste de todo este maltrato e irrespeto al pueblo holguinero, como siempre, es que nunca los medios oficialistas toman cartas en el asunto como si no pasara nada, y no existe alguien dentro de la Dirección del Hospital, el Ministerio de Salud Pública o el Gobierno en cualquiera de sus instancias que por respeto, le dé una merecida explicación al pueblo, de las tantas barrabasadas ocurridas en este hospital.

Médicos cirujanos en plena faena 
en las facilidades quirúrgicas del hospital

Al no ser por aniversarios o por dar muestras de hechos que en muchos casos no tocan la realidad, el maquillaje exterior del Hospital ha sido mejorado; se han remodelado salas, se ha pintado el hospital y han colocado muchos ventiladores en cada cubículo. Lo que si no han resuelto y queda en dudas hasta pensar tan sólo en la posibilidad de su mejoramiento, es el maltrato por carencias e irrespeto institucional, que comienza a partir de los mismos trabajadores y profesionales y termina en el siempre reprimido pueblo cubano.
Nota del Editor: Articulo recibido por correo electrónico desde Cuba de la directora de la red cubana de comunicadores independientes. Las fotos son del autor del artículo.

*Comunicador independiente de la Red cubana de comunicadores comunitarios. Reside en la ciudad de Holguín, Cuba y algunos de sus colaboraciones pueden encontrase en el Blog de la Red cubana de Comunicadores comunitarios y en su Blog personal (Lagrimas de Cuba), E-mail: yisanlisanzamora@gmail.com, comuni.red.comunitaria@gmail.com



Continue reading

Señalamientos a las condiciones del área donde se aplican los tratamientos de Quimioterapia antitumoral en el Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología en La Habana.

Una nota que aparece en la red sobre las condiciones de las facilidades existentes en el Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR) en La Habana la encontramos e incluimos en el Blog. No tenemos dato del autor de la nota y esta aparece en el sitio de temas cubanos Cuba en Vivo. En tanto que en esta intistucion estudie y trabaje durante años se de la dedicación y el trabajo meritorio de los especialistas de esta área y en esta institución. Note el lector que en la nota no se hace referencia alguna a los profesionales que allí laboran ni se hacen criticas al trabajo en hacer estos tratamientos, sino a las condiciones del área. Debo señalar que además de esta área para tratamiento ambulatorio existe  en el INOR un área de hospitalización e investigación para Quimioterapia experimental con un nivel aceptable. Por lo demás habiendo trabajado allí por 3 años desconocía que la fachada de la sección B es un relieve de la reconocida artista, Rita Longa. A continuación la nota:

Por Pepe Alejandro Rodríguez.

Oscar Lage Flores, quien reside en la Zona 15 de Alamar, La Habana, considera que los pacientes que asisten todas las semanas a recibir tratamiento de quimioterapia en el Instituto Nacional de Oncología y Radiología en Calle 29 y F en El Vedado, La Habana, Cuba no tienen las mejores condiciones en el salón de espera.

Al parecer, manifiesta, fue un área que se habilitó temporalmente y quedó para siempre. Teniendo en cuenta que quienes asisten allí padecen de cáncer y otras delicadas patologías, es lamentable que deban permanecer en ese local sin las mínimas condiciones.
No hay ventilación, señala, ni agua ni baño. Los asientos, demasiado incómodos para personas que sufrieron intervenciones quirúrgicas, y otras con lesiones en diferentes partes de su cuerpo. Eso, sin contar la gran aglomeración de personas, porque, al parecer, no se concibió que cada paciente estuviera acompañado de uno o varios familiares, por su delicada salud.

Tal atmósfera, refiere Oscar, se vuelve difícil para un enfermo que debe permanecer desde bien temprano en la mañana (antes de las 9:00 a.m.) y que puede terminar pasadas las 6:00 p.m.

Mural Ciencia y Fe (1946)  de Rita Longa 
 en el Instituto Nacional de Oncología y Radiología 
Foto Cesar O Gómez López

Alerta también sobre el área de Laboratorio que se utiliza en estos momentos que, opina, tampoco cumple las condiciones, en un lugar muy pequeño y sin climatización, y que atiende diariamente hasta 150 pacientes. Para agravar, su área de espera es compartida con la de curaciones.
Oscar solicita a la dirección del hospital, en la medida de sus posibilidades, que modifique esta situación y que la interacción con los pacientes, en cuanto a atención a sus planteamientos, no se ciña solo a los hospitalizados.

Lo que alega el Doctor Luis Curbelo Alfonso, Director del Instituto:

Al respecto, responde el doctor Luis Curbelo Alfonso, Director del Instituto, que los problemas planteados son reales y habían sido identificados. «Pero nos faltó celeridad en su solución —señala—, lo cual analizamos en un Consejo de Dirección críticamente y lo convertimos en un ejemplo de cuestiones que no pueden suceder en nuestra institución».

Informa que se ubicaron en el lobby externo del servicio de Quimioterapia Ambulatoria diez bancadas confortables de cuatro asientos cada una, las cuales, unidas a los 30 asientos del lobby interno, favorecen el flujo adecuado y la estancia de pacientes y familiares, evitando además la aglomeración de personas.

También se abrió la puerta de acceso por la calle 29, al incrementarse los agentes de seguridad en la institución. Y ubicaron tres ventiladores, que permiten disipar las altas temperaturas existentes.

«Estamos trabajando en el mejoramiento del resto de los servicios, añade, en aras de que todo paciente y familiar que acuda a recibir nuestra atención perciba un ambiente de seguridad y confianza».

Aclara que los baños para los pacientes de Quimioterapia Ambulatoria se hallan dentro de ese servicio, y en el caso de los acompañantes, están ubicados en la Unidad de Urgencias Oncológicas.


También al salón de espera del Laboratorio Clínico se le realizaron acciones de mantenimiento de la climatización, pintura, plomería, sustitución de tomacorrientes y luminarias, al tiempo que se ubicaron bancadas para complementar el confort en el área de extracciones.

Continue reading

Frecuentes desplomes del techo en la sección quirúrgica del servicio de emergencias en el Hospital Universitario “General Calixto García” en La Habana.


Por Dr. Eduardo Herrera Duran.*

Por tercera vez se desploma un techo del salón de operaciones en el cuerpo de guardia del Hospital Universitario General Calixto García.

El primero de agosto ocurrió el derrumbe mientras transcurría la guardia. Por suerte no hubo lesionados, ni por parte de los paciente, ni de los trabajadores, comentan colegas míos que se encontraban de guardia ese día.

Luego del accidente se decidió realizar las urgencias en el quirófano de la antigua sala de Poli traumatizados, que deshabilitada con la reparación capital del actual cuerpo de guardia.

Al día siguiente de haber ocurrido derrumbe, paradójicamente en espacios informativos de la TV cubana, se daba a conocer el funcionamiento del recién inaugurado Laboratorio Clínico en el mismo hospital, en el cual según la noticia, se instalaron nuevos equipos que facilitarían la mejor atención a los pacientes que acuden al él.

Servicio de Urgencia del Hospital Universitario "Calixto Garcia"
Foto Hablemos Press
Después de la reinauguración del Cuerpo de Guardia, en el año 2012. Luego de haber estado más de 10 años en espera de su terminación, en este centro asistencial, que es uno de los que más atiende pacientes en la capital, se han llevado a cabo varias reparaciones.
“Estos salones tampoco tienen las condiciones que se requieren, iluminación, climatización y la falta de agua que dificulta el trabajo”, refieren los cirujanos en las entregas de guardia.

Las acciones de reparación, a pesar de haberse extendido en el tiempo, no tienen la calidad que requieren. Las filtraciones, el mal acabado de las obras y la poca funcionalidad de las mismas, en muchas ocasiones, entorpecen el trabajo para una mejor atención al paciente.

En mi opinión, estas reparaciones son solo superficiales y no tienen en cuenta la vieja estructura del añejo hospital, la cual requiere de una mayor inversión. Además que no se corresponde con la cantidad de pacientes atendidos en el mismo, aunque en este las condiciones no son buenas, los pacientes lo prefieren ante otros con peor situación.

En las visitas constantemente realizadas por el ministro de salud al centro hospitalario, solo señalan dificultades en cuanto a la atención al paciente y en las condiciones de trabajo, que son pésimas.


*Dr. Eduardo Herrera Duran, es médico especialista en Cirugía. Reside en la ciudad de la Habana, Cuba y trabaja en el Hospital Universitario “Calixto García”. Colabora con la agencia cubana de prensa independiente, Hablemos Press, sobre temas de Salud.

Continue reading

Problemas en los servicios de ambulancias y atención del personal paramédico en Cuba.

Empeora servicio asistencial de salud.

La falta de organización, maltrato y mal trabajo caracterizan a las tripulaciones de las ambulancias y los paramédicos en todo el país lo que provoca dolor y sufrimiento a familiares; así como pérdidas de vida de algún que otro paciente, por no tener una asistencia adecuada y en su momento, algo que se ha tornado en una situación normal.

Al policlínico de Veguita, en el municipio de Yara, provincia Granma, llegó Felicia Díaz Fonseca acompañada por sus hijos Mariela y Jorge Sarmientos, su asistencia al centro de salud se debió a que presentaba fuerte dolor de cabeza, presión alta y calambre en los brazos, por lo cual la doctora de guardia decidió remitirla de urgencia al Hospital Celia Sánchez Manduley de Manzanillo.

Al solicitar el servicio de la ambulancia se tuvo que esperar desde las 8 y 30 pm hasta las 11 pm, lo que permitió aumentara la gravedad de la paciente a la que afectó una isquemia cerebral, quedándole inmóvil las piernas y el brazo izquierdo. La médico hizo varias llamadas reclamando la ambulancia, pero sin ningún resultado.

Hospital Celia Sanchez Manduley,
Manzanillo, Cuba.
Cuando arribó al hospital, Felicia fue ingresada en la sala 1A Ictus, y trataron de estabilizarla con distintos medicamentos, pero ya era demasiado tarde, porque no se constataban sus reacciones. A pesar de ello sobrevivió, y a los 6 días fue trasladada a la Sala 21, que no tenía las condiciones adecuadas para la paciente.
En el mismo día hubo que llevarla de nuevo a la sala 1A, porque sufrió una recaída. El médico de guardia explicó que cuando la trasladaron para la sala 21, no se había tenido en cuenta sus condiciones y producto de ello podría tener como consecuencias quedar con secuelas para el resto de su vida.

La mala asistencia médica que prestan muchos de los centros asistenciales cubanos a los pacientes nacionales trae aparejado situaciones como la de Felicia a la que la seguirá la incapacidad para moverse y la necesidad de depender de alguien, lo que afecta también a la familia, no solo emocionalmente, sino desde el punto de vista material, ya que alguno de sus familiares tendrá que estar constantemente con ella.

Esta es la realidad de la salud pública cubana.

Granma, 29 de marzo de 2015.


*Información recibida desde Cuba de la Red Cubana de comunicadores comunitarios. La reportera en miembro y comunicadora de esta red y reside en Cuba, su teléfono es: 54288244

Continue reading

La realidad del Hospital Regional General Docente “Iván Portuondo” en San Antonio de los Baños, Cuba.

Peligro en el hospital

En la nueva provincia de Artemisa, existen en  estos momentos cuatro centros hospitalarios,  ubicados en los municipios de: Artemisa, Guanajay, San Cristóbal y San Antonio de los Baños respectivamente. Las personas que los frecuentan se quejan de la mala higiene que hay en ellos y de lo deprimente de sus instalaciones, a pesar que los medios oficialistas se encargan de dar una imagen perfecta del sistema de salud cubano, pero más allá de su incesante pregonar, la realidad se muestra bien distinta a lo difundido.  
Hospital Regional General Docente
"Ivan Portuondo"
             El Hospital Regional general Docente “Iván Portuondo”,** ubicado en el municipio de San Antonio de los Baños, es una viva muestra de la mala situación higiénico-sanitaria. No importa la sala especializada que usted visite.
En neonatología conversamos con una joven madre nombrada Erika, que llevaba varios días ingresada en ese recinto y se quejaba de lo malo que estaba el lugar. Comentó que se pasaban días sin limpiar lo que hacía que los baños estuvieran muy sucios; la basura no la botan y dijo además que a nivel de hospital no había conciencia de que eso era una sala de recién nacidos y que los bebés estaban expuestos a contraer cualquier bacteria u otra enfermedad por las malas condiciones existentes.

Dijo Erika que no quería ni referirse a la alimentación, porque no valía la pena, pero ella considera que debería haber más preocupación, de parte de las autoridades de Salud Pública por mejorar los hospitales.

No estamos en presencia de una casual negligencia administrativa, lo narrado por esta joven madre, es algo que puede encontrarse en cualquier hospital del país, destinado a atender al pueblo cubano, porque hay que diferenciar los que son para extranjeros.

Artemisa, 5 de marzo de 2015.

*Comunicadora, reside en Cuba. Red cubana de comunicadores comunitarios. Teléfono: 54217569


Hospital Regional General Docente "Ivan Portuondo"
Servicios sanitarios
Hospital Regional General Docente "Ivan Portuondo"
Disposicon de la comida de los pacientes

Hospital Regional General Docente. Ivan Portuondo"
Salas de hospitalizacion
** Hospital Regional General Docente " Iván Portuondo" .Dirección: Calle 76 No.4511 entre 45 y 47, San Antonio de los Baños, Artemisa, Cuba .Teléfono: (5347) 382892 SIUM: (5347) 383265







Continue reading

Un médico especialista en Cuba, cambia un diagnóstico, se niega a hacer una indicación de investigación y a enviar a Peritaje Medico a un paciente; solo “porque su hijo es dirigente y tiene que cuidarlo”

Medicina política

Eduardo Fonseca Hernández, es un hombre de la tercera edad, ya tiene 60 años. Él es vecino del poblado Altos de Jo, en Campechuela, provincia Granma.

Trabajaba en la Sala de Televisión de Juasacama, pero en el año 2012, por la aplicación de un programa de reducción de plantillas, orientado por el régimen, perdió su vínculo laboral.

Eduardo Fonseca Hernandez
Debido a que padecía de un Síndrome de compresión radicular, por posible hernia discal, ya que habías sufrido un accidente al caerse de un techo, además de cardiopatía y enfisema pulmonar, lo que lo limitaba de realizar otros tipos de trabajo y a no tener posibilidades de sustento para su familia formada por su esposa y dos hijas; fue atendido por un trabajador social nombrado Rafael y le concedieron una ayuda de 158 cup. Pero al cabo de un año le fue suspendida, dado que tenía que ser evaluado por una comisión de peritaje médico.
La Dra. Ibis Mayle Ríos Leyva médico de familia del consultorio No. 14 con registro profesional 144281, lo remitió al ortopedista de Campechuela, Dr. Héctor Montoya Cabrera, quien le indicó una Resonancia magnética nuclear (RMN) y a su vez lo envió al Hospital Celia Sánchez Manduley de Manzanillo.

Allí fue consultado por el Dr. Manuel José Pérez Chávez, Especialista de segundo grado en Ortopedia y Traumatología, además de Profesor auxiliar, y con registro profesional 22922; quien refutó el diagnóstico inicial y emitió uno con la impresión diagnóstica de espondilo artrosis lumbar con estenosis raquídea, asociado a crisis de dolor. Le impuso tratamiento médico y lo remitió al fisiatra.

Hospital Universitario "Celia Sanchez Manduley"
Manzanillo, Cuba

El Dr. Pérez Chávez no le autorizó la realización de la resonancia magnética y se negó a pasarlo por el peritaje médico, expresándole “que no lo hacía por ser su hijo un alto funcionario gubernamental de la provincia y que él como padre debía de cuidarlo”.

Eduardo quedó perplejo ante semejante respuesta y le preguntó cómo paciente que tenía que ver su enfermedad  con el hijo dirigente. El médico no le respondió y no le quiso dar un turno de re consulta.

Por lo tanto ahora Eduardo Fonseca Hernández perdió su ayuda social, no tiene diagnóstico definitivo ni un tratamiento médico. Él y su familia atraviesan una precaria situación social ocasionada por la negativa del Dr. Pérez Chávez, que no quiso emitirle el certificado y pasarlo a la comisión de peritaje médico, ni concluir el estudio del paciente y justificó su postura con incongruentes alegatos políticos.

Nadie  ha sido capaz de descifrar lo que quiso decir el facultativo con respecto a su hijo, quizás el lector lo entienda, pero todo parece indicar que fue un mensaje político.

*Miembro de la Red cubana de comunicadores comunitarios. Reside en Cuba. Esta información fue recibida por correo electrónico.


Nota: El Dr. Dr. Manuel José Pérez Chávez es Jefe del Departamento de Ortopedia y Traumatología del Hospital Universitario “Celia Sánchez Manduley en Manzanillo, Cuba.

Continue reading

Confesiones de un medico cómplice en Cuba.

Confesiones de un médico cómplice

Dr Eduardo Herrera.
Por: Dr. Eduardo Herrera Durán.*

A diario, los médicos en Cuba nos convertimos en cómplices del sistema que impera en la Isla. En la mayoría de los hospitales y otras instituciones de salud, se violan las normas establecidas en cuanto a atención a los pacientes.

Callamos, a pesar de conocer las consecuencias de no contar con suficientes materiales y equipos. Nos hacemos partícipes de la gran mentira en que se ha convertido el Sistema de Salud, y lo hacemos a sabiendas de que no es correcto.

Las dificultades más comunes que enfrentamos en nuestro bregar diario son (y para enumerarlas me apoyo en mi experiencia como cirujano en el Hospital Universitario Calixto García Íñiguez), la falta de una climatización adecuada, instrumental médico, material de suturas y otros, lo cual impide que las operaciones se realicen con la calidad requerida.

Asimismo, no siempre se realizan los controles epidemiológicos necesarios, como son los cultivos de bacterias, cuyas muestras deben tomarse en salas y salones para confeccionar el mapa epidemiológico del Hospital y que el tratamiento con antibióticos sea efectivo.

Los galenos, tratamos de resolver todas estas situaciones, sin hacer reclamos serios a la administración.

Otra dificultad relevante se aprecia en la estructura constructiva de los edificios (continuamos refiriéndonos al citado Hospital), pues a pesar de las reparaciones realizadas, la calidad de las mismas resulta deficiente.

Hospital Universitario Calixto Garcia
Existen salas que cuentan con dos plantas y carecen de ascensores, obligando a pacientes y otros impedidos a subir por las escaleras. Y aunque los camilleros hacen su máximo esfuerzo, al trasladar a algunos de los afectados con sobrepeso, en muchas ocasiones afectan su propia salud y la de los dolientes.
Según referencia de otros colegas, en los hospitales donde laboran, la situación higiénica y constructiva es aún más grave. Tal es el caso del Hospital Clínico-Quirúrgico Joaquín Albarrán, (Calle 26 y Ave. Boyeros), así como el Freyre Andrade (antiguo Emergencias, Carlos III, esquina a Hospital), están recibiendo casos con síndromes febriles (Dengue, Chikungunya, Paludismo), y sus salas están abarrotadas.

Estas dificultades, y muchas otras que de enumerarlas harían demasiado extenso el presente artículo, son observadas a diario por nosotros, que al callar nos convertimos en cómplices.

El temor o la apatía nos han convertido en observadores pasivos, a pesar de la sensibilidad y los principios que reclama nuestro trabajo. Dejarse arrastrar por campañas políticas, en detrimento del ser humano, es injustificable.

*Médico especialista en Cirugía del Hospital Universitario Calixto García, radica en la Ciudad de la Habana y sus notas pueden ser leídas en distintos sitios de internet sobre temas cubanos.


Fuente: Hablemos Press

Continue reading

Situación muy crítica del Hospital Clínico Quirúrgico 10 de Octubre en la Ciudad de la Habana.

¡DALE AL QUE NO TE DIÓ!

Por  gracia Divina, me encuentro aún, entre los sobrevivientes de la epidemia de Dengue Hemorrágico que, durante los inicios de la década del 80, abrazó lamentablemente a la Mayor de las Antillas.

El ser un chico activo, en ocasiones, trae sus ventajas. Un descuido del enfermero, me dio la oportunidad de, con discreción, introducir mi índice en mí garganta, induciendo así el vómito. Para sorpresa de los médicos, el adolescente diagnosticado con mala digestión, llenó 17 pomos de sueros de hemorragia. ¡Gracias a Dios!

Experimentar lecciones de este tipo, dejan su marca propia, se desarrolla un sentimiento de nostalgia cuando, en derredor tuyo, sólo encuentras mosquiteros, salas atestadas y cuartos hacinados de personas que, contraer la enfermedad, no fue decisión por cuenta propia.


En las últimas semanas, en reiteradas ocasiones no he tenido alternativa que, revivir –entiéndase en mi memoria- aquellos días lúgubres.

Entrar por la razón que sea al Hospital Clínico Quirúrgico 10 de Octubre, más conocido por la Dependiente es, un riesgo al ciento por ciento. El Hospital de referencia está saturado de personas con Dengue. Los salones de operación cerrados debido a que en este estado de emergencia, es una locura realizar intervenciones quirúrgicas.

Trozos de palos improvisados –entiéndase cortados a machetazos- , sirven de base a los mosquiteros sin, que sean lo suficientemente seguros como para evitar que, durante la noche, se corra o caiga el mosquitero y se propague más la epidemia.


Este, aunque crítico, pudiese ser el menor de los problemas. Puedo testificar que, existen habitaciones con seis personas cuando, cuatro resultan más que suficientes, la Sala Avelino 4to –cuarto piso del edificio- es, un ejemplo de ello y esto, créame, sigue siendo una bicoca.

Tuve el desagradable privilegio de estar presente cuando repartían eso a lo que llaman almuerzo. Un carro metálico como quiera, lleno, en su parte superior de cubos, por cierto TODOSdestapados,  que sin exagerar, parecía más que recogían sancocho para cerdos.

La puerta de acceso al elevador, está decorada con una reja que, en su totalidad genera la idea de un cuadro abstracto de esos que sin decir nada, nos tropezamos en ocasiones por doquier. Los pacientes, supuestamente bajo la acción genocida de la guerra fría bacteriológica impulsada por los eternos enemigos norteños, deambulan libremente por la sala, sin tener en cuenta los riesgos de una picada.

El punto de convergencia eran las áreas de la azotea a ambos lados, allí conversan, fuman, meriendan  y distraen la vista, con el ir y venir de otros vulnerables a la plaga. Es aquí donde, en pleno cubano, patearon la lata.

En el momento de mi observación, el área de la azotea bridó una copia fiel del hermoso cielo reflejado en dos sendos charcos de agua, ¡SÍ! Escribí agua, agua estancada producto de la tupición de los respectivos conductos de drenaje. Por increíble que parezca, en medio del alto grado de contagio epidemial, la Dirección del Hospital se da el lujo de permitir semejante situación.

Los auxiliares de limpieza, brillan, por su ausencia. Los jefes de turno de servicio, las supervisoras de enfermería, las mismas enfermeras, la guardia médica, el personal de mantenimiento, en fin, la infraestructura de logística es obsoleta, no funciona, no reacciona y para colmo, el hospital no está en cuarentena y por él, deambulan cientos de personas diariamente, propensas a contagiarse.

Si acaso no he logrado cautivar su imaginación con palabras, permítame mostrarle algunas instantáneas que, de seguro provocarán una avalancha de emociones, fuertes emociones, tan fuertes que quizás sienta lástima por los ingresados allí y de hecho, agradezca a Dios por no encontrarse en la lista de invitados a este “hotel estrallado”.

Y créame que, si esto no es contrarrevolución, entonces, busquemos a Shakespeare y corrijamos algunos términos obsoletos por otros más insurrectos.
*Pastor Alejandro Hernández Cepero. 48a.  miembro de la Liga Evangélica de Cuba; se desempeñó en una misión en El Henequén, Mariel, Prov. De Artemisa, Cuba. Trabaja en la actualidad con el Mover Apostólico, Movimiento Apostólico en Cuba. Es colaborador habitual de algunos sitios web de temas cubanos.

Continue reading

Se mendigan consultas médicas en Cuba.

Se quiere hacer ver que la cantidad de médicos que han salido del país a cumplir misión internacionalista, no ha causado ningún problema en la asistencia médica a la población cubana.

Hospital Gineco Obstetrico La Fatima,
Guanabacoa, Cuba
Sin embargo, la atención asistencial primaria se hace cada vez más difícil, en particular se ha perdido una parte importante del programa del médico de la familia, junto con los consultorios que se habían construido al respecto.
Pero también en los hospitales sucede lo mismo, el pasado 8 de julio, en el centro asistencial “La Fátima”, ubicado en el municipio de Guanabacoa, explica Yeina Castillo, que su abuela tuvo que pedir que la atendiera un médico que ella conocía, porque en el Cuerpo de Guardia, sólo había una doctora para la cantidad de mujeres embarazadas que esperaban ser consultadas.

Explicó Yenia, que gracias a que mi abuela había trabajado en ese hospital, resolvió que la atendieran, pero ya lo que se hace es mendigar una consulta médica.

La Habana, 31 de julio de 2014.


*Red cubana de comunicadores comunitarios.

Continue reading