Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_search() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_where() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_fields() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_request() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298
cuba inmigracion | Salud en Cuba
Warning: A non-numeric value encountered in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-content/plugins/eu-cookie-law/class-frontend.php on line 122

Calendario

May 2021
M T W T F S S
« Apr    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Recent Posts


Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_search() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_where() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_fields() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_request() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Archives

cuba inmigracion

MI TRANSITO TERRENO. Segunda Parte.

 Por: Dr. Jesús Bravo Espinosa.                                                                                                                

Después de la vacunación, cartas de Salud Pública proponiéndome la dirección del Hospital de Camagüey que rechacé- después del Hospital de Ciego de Ávila, que también rechacé argumentando Yo  adolecía del ingrediente necesario para dirigir algo, que no fuesen mis propios pasos-.     

     Llega el ataque a Playa Girón, un jeep del ejército se detiene en mi bohío, Dr. Bravo Ud. ha sido designado médico de un batallón de apoyo en Girón, con el grado de teniente. ¡Caray qué honor que me hacen! Me hizo recordar los últimos días de la dinastía Romanov, año 1917. Rusia en plena revolución, el Zar Nicolás II abdica a favor de su hermano Michael II – Caray qué favor me hace mi hermano- los bolcheviques asesinaron al zar y a su familia para después encargarse del desafortunado Michael II.

Pedí dos horas para despedirme de mi familia, “doctor de aquí a Girón, lo sentimos mucho” me responde el militar que hace de jefe. Al llegar me recibió el capitán Genio, asesino de la Sierra Maestra y ayudante de Raúl Castro, guajiro alto, delgado, de ojos azules, penetrantes y por supuesto analfabeto. Me muestra la metralleta y el uniforme de teniente que debo usar, “lo siento capitán, el bisturí y el estetoscopio o la metralleta y  prefiero los primeros”. El capitán algo molesto me dice “A Ud. también le van a disparar” -me dijo- “A no dudarlo capitán y además prefiero mi ropaje de médico rural”. Fueron 45 días indescriptibles de un médico en un batallón cuyo capitán y soldados lo consideraban apático a la Revolución ¡no podían rotularme de otro modo!

     Al día 45 a las  2 de la mañana me va a buscar al batallón un jeep del G-2 (DSE) y sin mediar palabra durante todo el viaje, me llevan a la comandancia provincial. El capitán Genio había informado a sus superiores los episodios que me tipificaban como desafecto a la Revolución.  En presencia del comandante, éste se banqueteo halagándome con todo tipo de improperios, vilipendiándome y vituperándome, vociferando que me iba a fusilar. Yo estuve calmo todo el tiempo, confiando bajaría el voltaje de afrentas, hasta que no pude más y más alto le grité, lanzando el jipijapa al suelo –que me fusilara-.

En eso surgió la voz salvadora del jefe de Medicina Rural que había sido invitado por el comandante y yo lo conocía del Hospital “Calixto García”, por supuesto, tan comunista como el comandante mismo. “No le haga caso comandante por favor este médico tiene un excelente expediente en la medicina rural y yo le garantizo a Ud. que no es contrarrevolucionario”. “Entonces retíralo de mi presencia” y de nuevo me devolvieron al Batallón.     

   Termino la medicina rural y fui a La Habana a recuperar la plaza en el Hospital “Calixto García”, pero ya la había perdido en manos de médicos revolucionarios. Entre 1963 y 1966 comienzo a ejercer en Ciego de Ávila; fueron tres de los años  más felices de toda mi historia. Mi consulta siempre llena en las tardes; por las mañanas en el Policlínico, pagando las guardias del hospital al Dr. Aragón.      

     Conozco a una jovencita de 17 años, estudiante del Instituto, tez rosada, inocente, dulce y tierna como jamás conocí, ¡era tierna y pura como el Ave María! Visito su casa tratando a su padre de un infarto del miocardio. Día a día en la puerta de su casa me despedía, imbuidos de esa dulce y extraña sensación que nadie jamás ha podido definir. Visité su casa como novio por primera y única vez en mi vida. Más nunca visité casa alguna en calidad de novio. La única novia, sin mimos ni pasión, solo era amor.

Por mi culpa, por mi grandísima culpa, por mi mea máxima culpa, como un relámpago en cielo claro y estrellado, se interrumpió el amor por poco usarlo, solo mi inmadurez de aquellos tiempos pudiera explicarlo. Fue aquel noviazgo fugaz como susurro sin luz y sin aliento. A muchos les habrá sucedido cosa igual, pero yo llevé en el pecado, en el mío propio……sempiterna penitencia.

     Ha pasado un tiempo prudencial, casi dos años, es domingo en la tarde y voy a la matinée del Iriondo, me detengo un rato en la taquilla, “no señorita yo no soy un médico espiritista”. Ya me lo habían preguntado varias veces. Entro, luces apagadas, recorro el pasillo en total oscuridad, con mi mano izquierda tanteo y logro encontrar un asiento libre y me siento. Acto seguido murmullo y cuchicheo de las chicas de alante y detrás. Ya puedo atisbar a mi alrededor las chicas volteaban la cabeza, pero ¡Dios mío! me he sentado al lado de A……, este asiento seguro es de su novio que aún no ha llegado o habrá salido tal vez de momento a algún lado. La adrenalina, noradrenalina, ácido vanillyl mandélico y 33 derivados corticales más se vertieron en mi circulación, sudoración profusa, casi me da un síncope, me levanto a duras penas y arrastrando mis pies, salgo por donde mismo entré, no me detuve hasta Honorato Castillo 110 Norte, nuestra casa. En esa época era yo emperador de la timidez a escala mundial.        

     Pido permiso de salida, la jerarquía del Partido y Salud Pública se quieren reunir conmigo: el jefe del partido, el Dr. Navarrete, el Dr. Castellanos, la Dra. Forn, etc. Me piden reflexione (de ahí vienen las reflexiones de Fidel), y reconsidere no abandonar el país, que yo era un médico producto de la Revolución, así me dijo el jefe del Partido. Señor, yo estudié durante la dictadura de Batista (debí decir la petit dictadura) con múltiples becas, la Revolución me quitó la plaza en el Hospital “Calixto García”, ganada por expediente y actualmente les trabajo gratis. “Doctor la Revolución es muy rica para que Ud. le trabaje de gratis”. Pues sepa que soy más rico que la Revolución, les veo 20 turnos en el Policlínico todos los días y, mi salario se lo entrego entero al Dr. Aragón por las guardias del Hospital ya que debo acompañar a mi madre por las noches por mi hermano enfermo.

Al otro día inicie mi castigo en Guayacanes y después 6 años en Baraguá, arropado por sus amables coterráneos.    

     Ahora estoy en el cuerpo de guardia del Hospital de Baraguá, son las 2 de la tarde, entra el capitán Botello con su grupo de acólitos, había sido rozado en la cara por una hoja de caña. Salud Pública nos había enviado un memorándum días antes –todos los pacientes que necesiten suero antitetánico después de las 12 M deberán regresar al día siguiente de 8 a 12 M. La enfermera lo cura y le dijo que volviera al día siguiente por el suero antitetánico. No lo hice porque el señor representaba la antítesis de lo que ideológicamente pensaba de la A a la Z, era por el memorándum aplicable a todos los ciudadanos de a pie en el Central Baraguá y por extensiva a su propia persona. Dos horas después el Dr. Navarrete (director municipal de Salud Pública) aparece en el Hospital reprochando a la directora la actuación mía negligente con el capitán Botello. Después de salir el Dr. Navarrete, la directora me cuenta el motivo de su visita. Acto seguido le dije que cuidara mi guardia que iba en mi carro por el Dr. Navarrete. Salgo a toda velocidad y lo paso en la Carretera Central y tuvo que detenerse, lo saqué del auto por el cuello ante los ojos atónitos de él mismo y de sus acompañantes, dos de ellos, amigos míos, me conminaron que lo soltara con la misma tonadita de siempre- que me podía costar la salida- lo que allí expresé a gritos solo lo saben ellos y ……la Carretera Central.

     El 9 de enero de 1971 a las 4:00 am, los pacientes esperando fuera del Hospital para turnos; 6 años de castigo, 1 año de medicina rural, 45 días en un batallón sin interludio entre tanta desesperanza y abismal espera. Concibo la idea de volverme loco, no de hacerme el loco, que para volverse loco solo es menester pretenderlos, del resto se encarga el sistema solar hormonal. Piñazos, golpes de todo tipo a las paredes divisionales se suceden acompañados de gritos y exclamaciones. El administrador del Hospital: “Bravo contrólate que te puede costar la salida” La salida, siempre la salida, para un castigado la salida implicaba sumisión, servilismo, miedo inusitado, claudicación del estereotipo que tipifica tu personalidad, incondicionalismo, conversión total y absoluta en una masa amorfa, en fin, la no persona.  Los pacientes afuera comenzaron a corear y gritaban en mi defensa, me apoyaban se sentían identificados con mi decisión de no trabajar para el tirano ni un día más.

Una hora después llega el G-2 (DSE) de Ciego de Ávila con Osbel Rodríguez, yo trataba a su familia en Ciego de Ávila, “Bravo arregla todas tus cosas que te vas mañana para Varadero, tu salida llegó hace dos años, pero estuvo retenida por Salud Pública”.

     El 11 de enero caminaba por las calles de Miami, pero recuerden: no siempre volverse loco da idénticos resultados….. (Los electroshocks).

Hago el curso de la Escuela de Medicina para el examen “Foreign”, dos  veces me llevan al podio a felicitarme por haber alcanzado el 1er. Lugar. Saco el Board de La Florida y el Board Nacional de Medicina Familiar, el mismo año. Dos veces se me ofreció en el Hospital Mercy el puesto de Chairman del Departamento de Medicina Familiar, pero nunca acepté. Trabajé 28 años en mi oficina y en el Mercy Hospital (donde actualmente soy Médico Honorario) y me retiré en el año 2002.

Final.

Foto: Portada del Libro:  Peripecias de un médico rural en la Cuba de los Castro y mucho más.

Continue reading

Son violados los derechos de neurocirujana cubana que buscar emigrar legalmente a los EEUU.

Por Dr. Eduardo Herrera.

La doctora Melba Anelis Ávila Estévez, neurocirujana del Hospital Pediátrico Docente Juan Manuel Márquez, denunció a las máximas autoridades de la salud cubanas por las violaciones de los derechos humanos que han cometido con los médicos y en particular con su persona.

Ávila Estévez refiere sentirse “presa en mi propio país”, pues sus derechos han sido violados, al no permitírsele la salida definitiva de este. Ella pretende reunirse con su familia, que vive en los EE.UU., mas no le permiten la salida.

Graduada de Doctora en Medicina en el año 1993 y Especialista en Neurocirugía desde 2004, lleva trabajando en el Hospital Pediátrico casi doce años, luego de terminar la especialidad, sin haber presentado nunca un problema laboral.

Dra. Melba Anelis Ávila Estévez
Según la ley vigente, los médicos especialistas deben tener un permiso para poder salir del país, incluso si lo hacen durante sus vacaciones. La doctora pidió su liberación en el año 2011, siendo liberada en 2013 y, por demoras en los trámites migratorios, le plantearon la posibilidad de incorporarse como apoyo al servicio de neurocirugía de su centro laboral.  
Con el compromiso de que le permitirían marcharse cuando estuvieran listos los trámites burocráticos, se incorporó nuevamente. A finales de 2015, le plantearon que debía presentar una vez más la solicitud de salida, porque habían surgido nuevas regulaciones migratorias para los médicos.

Al presentar la petición, en el mes de diciembre del pasado año, esta le fue denegada, y hasta el momento no ha tenido una respuesta positiva. Por tanto, tomó la decisión de denunciar a las autoridades responsables de tal atropello.

En Cuba, constantemente se emiten leyes que violan los artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La ley que le prohíbe a los galenos especialistas salir del país, es discriminatoria, violándose el artículo 7: Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley.

Todos tienen derecho a igual protección contra la discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación.

También es violado el artículo 13, en su inciso 2, que plantea: Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país.


Continue reading

Detenido en Cuba el Dr. Santiago E Márquez Frías, médico y periodista independiente.

Hemos recibido una información  por correo electrónico de la directora de la Red cubana de comunicadores independientes, Marta Beatriz Roque Cabello que nos da a conocer que hace pocas horas fue arrestado el Dr. Santiago Emilio Márquez Frías, quien reside en Manzanillo, Provincia Granma en Cuba y es médico y periodista independiente. Colabora con la Red cubana de comunicadores comunitarios y con el Observatorio cubano de derechos humanos.

Dr Santiago E Marquez Frias
Dice la nota de la conocida activista y comunicadora, que la detención se produjo después de realizar un registro en su casa, tomando como pretexto un viaje que hizo el Dr. Márquez Frías a los Estados Unidos. Antes había sido citado  a las oficinas de Departamento de Inmigración y Extranjería del MININT por segunda vez. En la primera ocasión, cuando acudió a las oficinas dos oficiales de la Seguridad del Estado estuvieron presentes para hablar con él e intimidarlo  razón por la cual no fue en esa ocasión.
En el registro que procedieron a hacer junto a su detención le fue retirado de su domicilio una Laptop, un teléfono celular y 4 discos (CD). Durante el arresto y registro participo el Instructor Capitán Bárbaro Guerra Rivero que pertenece a la Unidad Provincial de Investigaciones criminales y operaciones.


El Dr. Santiago Emilio Márquez Frías es médico de profesión y se desempeña como periodista independiente. Pertenece a la Red cubana de comunicadores comunitarios  y colabora con el Observatorio cubano de derechos humanos, reside en Manzanillo, Cuba y su teléfono es: 023574953.

Continue reading

Realidades de los médicos cubanos al emigrar: Obtención y legalización de documentos académicos.


La ley y la trampa

LA HABANA, Cuba, marzo 2013,  www.cubanet.org -Tras la entrada en vigor, el pasado 14 de enero, del Decreto- Ley No. 302, los profesionales de la salud cubanos ya pueden viajar, al menos en teoría. Sin embargo, para poder ejercer la profesión de médico en otras partes del mundo se necesita, lógicamente, la legalización del título para su posterior homologación. Pero el costo de dicha legalización en las Consultorías Jurídicas del MINREX es de 1200 dólares, y el salario mensual promedio de un médico en Cuba es de 573 pesos cubanos, equivalentes a unos 25 dólares.

Tomás Rodríguez, un médico con 43 años de edad, ha sido invitado por una amiga a residir y trabajar en un país extranjero. Tomás no tiene en Cuba una vivienda propia, después de 18 años de ejercicio de su profesión. Una de las expectativas que tiene con el viaje es que algún día, si decide regresar, pueda comprarse una casa.

“Estoy en el límite de la desesperación. Mi amiga va a hacerse cargo de los gastos de mi viaje y, en principio, de darme alojamiento. Pero se supone que el título que avala mi profesión lo debo aportar yo”, expresa Tomás.
El dinero requerido tiene el carácter de “Impuesto”. La solicitud de la “Certificación de Notas” tiene el valor de 250 c.u.c., y la legalización, 200 c.u.c. La solicitud del “Programa de Estudios” cuesta 350 c.u.c., y la legalización, otros 200 c.u.c. El título de Médico General solo precisa abonar la suma de 200 c.u.c, puesto que el documento es aportado por el interesado y únicamente se paga la legalización, que en todos los casos cuesta lo mismo. Esto sucede igual con los restantes títulos de las diferentes especialidades cursadas.

Si Tomas llegara a legalizar el título de Médico General, prefiere renunciar a las otras dos especialidades que posee: “Esta oportunidad no va a durar eternamente. Por suerte, los títulos te los entregan al graduarte. Si solicito la “Certificación de Notas” con otro objetivo, me las dan con un pie de página que aclara que sólo pueden ser utilizadas en territorio nacional”, precisa.

Y agrega: “Al menos ahora somos libres (en teoría) para entrar y salir del país. Suponiendo que pudiera guardar el salario (24 c.u.c) sin tocar ni los 40 centavos de la guagua, tendría que pasarme ahorrando casi seis años de sueldo. Nadie puede convencerme ahora de que mis estudios fueron gratuitos. De hecho, creo haber pagado en estos 18 años de servicio la carrera de más de un médico.”

Acostumbrados a que las leyes promulgadas en Cuba, por y desde el Estado, no representen en primera instancia los intereses de los ciudadanos, la mayoría de la gente no se escandaliza con el precio a pagar para la legalización de los títulos que avalan las diferentes profesiones. Simplemente, las personas procuran conseguir el dinero y luego irse, como siempre, sin protestar.

Todas las migraciones humanas tienen el denominador común de luchar por la vida. Tomás concluye: “No tengo 20 años. No puedo irme y renunciar a mi profesión.

 ¿De qué voy a vivir, si el objetivo es salir a trabajar? Nos han reconocido nuestro derecho a viajar, pero solo parcialmente; sigue habiendo muchas trabas e impedimentos como éste”.

Continue reading