Calendario

December 2018
M T W T F S S
« Nov    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Cuba medicina

Los consultorios del Médico de la Familia en Cuba es otro proyecto del sistema nacional de salud malogrado.

Consultorios médicos de la familia, otro proyecto “revolucionario” malogrado.

Por: Jorge Bello Domínguez.*

Más de treinta años han transcurrido desde que el fallecido ex dictador cubano Fidel Castro emprendiera su populista y ambicioso plan de construcción de consultorios médicos para la familia cubana en todos los rincones de la geografía; empresa que materializaría apenas un quinquenio después valiéndose de la ayuda de los “benefactores” aliados soviéticos; solo que a pocas décadas de iniciado la obra social que supondría un beneficio para el pueblo, esta se destruye aceleradamente y perdiendo en la mayoría de los casos el objetivo social para que fue creada.

De esta manera sucede en un territorio de la provincia Artemisa, en Güira de Melena, municipio al sur del joven territorio, la construcción de los consultorios médicos para el beneficio de la familia comenzó a mediados de los años ochenta del pasado siglo, con un cronograma de planificación para la edificación de alrededor de cuarenta de estas edificaciones, dispersas por diversas arterias del casco urbano y las zonas rurales del municipio.

Consultorio del Medico de la familia
en funcionamiento.
Estos dispensarios médicos fueron diseñados para una construcción -en su mayoría- con estructura de dos pisos, donde la planta baja serviría para dar atención medica primaria a los habitantes de la zona; en sus inicios fueron dotados de una amplia gama de instrumental clínico importado de la extinta URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) además de equipos de refrigeración, esterilización y mobiliario que supondría confort en el trabajo del personal médico designado para esta empresa.
La planta superior del inmueble en cada consultorio, sería el lugar de residencia del médico acreditado que estaría presto para dar atención a los pacientes, bajo su cuidado, a cualquier hora del día.  ¡Así fue en un comienzo!

En nuestros días -y con el paso de los años- estos “consultorios médicos para la familia” perdieron en la mayoría de los casos su objeto social, como sucede en muchos de los proyectos masivos llevados a cabo por el régimen cubano; las promesas de mejorar la calidad de vida del pueblo fluctuaban según fuera girando los caprichos delirantes del fallecido “coma-andante” y sus relaciones políticas con los demás países.

El colapso de la obra social de salud se inicia a principios de los noventa, cuando la insostenibilidad del proyecto se hizo evidente y más palpable con la caída estrepitosa del campo socialista y con ello el corte radical del “suero” financiero que la dictadura cubana recibía.

Consultorio Medico de la familia
convertido en vivienda
Los servicios comenzaran a deteriorarse estructuralmente, con ello llegaría la escasez de material y personal médico para suplir la función. Ya para fines de la década de los noventa, la crisis desatada con este proyecto social se agudiza, la nueva alianza entre el militar golpista venezolano devenido presidente: Hugo Chávez y Fidel Castro dio la estocada final a esta empresa. La implementación de las mal llamadas “misiones y colaboraciones medicas” dejaron sin personal especializado el sistema de salud cubano y por ende los “consultorios” quedaron sin doctores para atender a la desprotegida población cubana, algo que aún perdura y toca bien de cerca al cubano de a pie.
En la actualidad; en esta demarcación de la geografía artemiseña, el 70 % de estas mini- clínicas están sin funcionar, en la mayoría de los casos debido al déficit de doctores –a pesar de contar según el régimen con la tasa más alta de médicos per cápita por habitantes en el planeta.

Los consultorios que una vez se crearon para beneficio de la población, pasaron a ser inmuebles canjeados a doctores -que cumplieron “misiones” en el extranjero- por el dinero acumulado durante el período de servicio en países aliados; y los pocos que aún continúan en funcionamiento, se encuentran sin medios, ni recursos para tal empeño y solo cuentan con la presencia del personal especializado (médico y enfermera) que carentes de lo más mínimo necesario, se limitan -en un breve espacio de tiempo a la semana- a atender a personas en lo fundamental de la tercera edad que tienen que realizar largas filas (colas) para que un doctor que no es el que habita el dispensario pueda atenderlos en consulta, obligando sin opción al resto de la población a dirigirse al policlínico municipal ante una urgencia.

No obstante, hace apenas unos días, la dictadura ha anunciado el envío de 500 médicos adicionales a Venezuela.

En fin, este es otro de los proyectos “revolucionarios que solamente el régimen magnifica en su habitual propaganda mediática, a pesar de que fue el propio Fidel Castro quien firmó el certificado de defunción de los consultorios médicos varios años antes de morir, algo que a todas luces jamás aceptarán reconocer.

* Periodista independiente de la Red cubana de comunicadores comunitarios. Reside en Güira de Melena, Artemisa, Cuba.  
Continue reading

La emigración médica en los primeros años de la Revolución.

En la mañana  del primero de enero del año 1959 nos llegó la revolución. El regocijo colectivo alcanzó a todo un pueblo. El juglar alborozado dijo que las sombras habían dado paso a la luz, los héroes triunfantes eran semejantes a palomas armadas y bravas; las hieles se convirtieron en miel, la ortiga en clavel y ya la Patria toda no sería más un cuartel..., así nos dijeron y nos cantaron. La sociedad de asombro quedó exhausta y prontamente expuesta. Nos llegó una revolución tan revolucionaria que nos endilgo una tiranía y un socialismo cuartelero. Así estamos aún lapidados y agónicos.

De esa sociedad de cubanos entregados a un devenir incierto e intensamente politizado eran parte unos 6261 médicos , agrupados en una organización gremial bien establecida, de dedicación honrada y excelencia cívica. Muchos de ellos dados a la práctica y la enseñanza de la Medicina en una Universidad considerada entre las mejores.

Se repite hasta el cansancio que la primera víctima de una guerra es la verdad, durante el periodo insurreccional ya la verdad había sido atormentada, con lo que venía después…, el asalto al poder. Definitivamente la verdad fue la primera víctima de la dictadura.

Para ello se re escribe la historia, se cambia esta si es necesario y se inventan informaciones que seduzcan  a una sociedad  entusiasmada por el triunfo y proclive a la mentira. De inmediato se dio la noticia – fraude de los 20 mil muertos causados por el régimen de Batista[1]. Verdadera aberración informativa lo fue aquella noticia del padre que le daba los cráneos a su hijo para que jugara, con foto incluida, que trataba de mostrar todo lo cruel que fueron los perdedores[2]. Una de las informaciones que más influyó en la conciencia colectiva, fue la noticia de que en los primeros años de la revolución Cuba fue despojada, por el imperialismo, de la mitad de sus médicos. Es así que la naciente revolución y su recién estrenado sistema de salud se topaba con un problema de emigración médica de tal envergadura que ponía en peligro la salud del pueblo. “Nos dejaron con 3000 médicos”  dijeron y aun dicen sin reparos.
En este artículo tratare esta información, sus implicaciones y las razones que han tenido y aún tienen los médicos cubanos para decidir emigrar del país que estableció desde enero de 1959 la dictadura del proletariado; sus razones, frustraciones y temores.

Es el  artículos de los doctores Araujo Bernal y Rodríguez Cavaldá (1968)[3] en primer término y el otro artículo del doctor Rojas Ochoa (2015)[4]; el primero contaminado por la ideológica y el segundo más reciente y revelador; es que disponemos de datos precisos sobre los médicos cubanos que emigraron en los primeros años de la Revolución. Los autores se remiten a datos del Colegio Médico entre los años 1953-1965.
Entre los años 1953-1956 emigraban de Cuba un promedio anual de 34 médicos. En los años 1957 y 1958 estuvo cerrada la Escuela de Medicina y al reiniciarse las actividades de esta, en el año que nos liberaron, solo emigraron 42 médicos. A partir del 1960 aumenta la emigración médica, siendo el año de 1961 cuando emigran el mayor número de médicos (778). A partir del 1962 desciende el número de médicos que emigran porque la recién estrenada dictadura socialista echo el cierre, así de sencillo.

Al déficit de médicos que emigraban se sumaban las graduaciones de nuevos médicos  que venían ocurriendo y los médicos que llegaron a Cuba provenientes de otros países, latinoamericanos o de Europa del Este. De acuerdo al doctor Rojas Ochoa, nunca hubo una pérdida de la mitad de los médicos cubanos, ni se originó un éxodo masivo ni asistimos a un colapso del sistema de salud. Vean los datos y pueden sacar sus propias conclusiones.
Ahora bien, ¿que  ocasionó una emigración súbita de médicos cubanos en el 1961 (778) cuando en los años de los cincuenta solo emigraban, en promedio, unos 34 médicos cada año? La respuesta es sencilla: había llegado la revolución, socialista, ésta, y los aprendices de comunistas empezaron a hacer de las suyas.

Con la llegada de los libertadores, se crea de inmediato el Partido Médico de la Revolución, especie de Brigada de Respuesta Rápida conformada por médicos procastristas que tenían como primer objetivo controlar y acabar con el Colegio Médico Nacional de Cuba. Es así que los médicos cubanos ven de inmediato que su organización gremial comenzaba a ser acosada por los médicos revolucionarios y el gobierno. Se trató de eliminar la Inamovilidad Médica que era un logro del gremio ante las arremetidas del gobierno de Batista para quitar y poner funcionarios médicos a su antojo. Se aplicó la coacción militar previa a las elecciones del Colegio Médico de La Habana. Se produjo un verdadero asalto a la organización médica cuando los retorcidos miembros del Partido Médico de la Revolución con el apoyo del gobierno lograron el control total en la Asamblea Médica Nacional en diciembre de 1959. Necesitaron solo un año para dar cuenta del Colegio Médico Nacional.[5]

En este mismo año de la liberación comenzaron las depuraciones de los profesores de Medicina de la Universidad de la Habana. Entre los depurados, jubilados y renunciantes; el claustro había perdido 74 profesores que representaban el 47% del claustro que había reiniciado sus labores en enero de 1959. En una segunda limpieza académica entre los depurados  y los renunciantes, fueron 80 profesores que dejaron la Facultad de Medicina. Cuando se aplica la Reforma Universitaria en el año 1962 quedaban en la Facultad de Medicina, entre profesores antiguos y contratados, 23 profesores en las diferentes cátedras. [6]
Bajo el control de los forajidos de bata blanca se acordó impedir la salida a los médicos sin previo permiso del Comité Ejecutivo del Colegio Médico Nacional, designaron a dedo el director del Seguro Médico y se robaron el  edificio del Colegio Médico Nacional donde ha estado el Ministerio de Salud Pública (MINSAP). Trataron sin conseguirlo de obligar que los médicos  apoyaran  y firmaran  la “Declaración de La Habana”. Se obligó a los médicos a incorporase al Sindicato de Trabajadores de la Salud, dejando a un lado el Colegio Médico Nacional que más tarde sería disuelto. Todas las sedes locales del Colegio Médico Nacional fueron “donados” a la Revolución. Dieron cuenta de la Ley de colegiación médica, establecieron la obligatoriedad del servicio médico social, la modificación del juramento hipocrático y la abolición de la práctica de la medicina privada. El 1º de mayo de 1966 se decide la disolución del Colegio Médico Nacional.[7]

La revolución se estableció como una dictadura totalitaria y de vocación criminal, todos los derechos fundamentales han sido vulnerados. Desde  enero de 1959 vivimos  bajo una satrapía en un país donde nadie quiere vivir.
Considerando todo lo anterior podemos entender por que los médicos cubanos comenzaron a emigrar a partir del año 1960, éxodo tan prolongado que no se ha detenido en más de medio siglo.

Pero explicaciones como esta no las proporciona del doctor  Araujo Bernal. Este retorcido personaje, que en el año 1940 participaba en el “Tren de la Victoria” durante la campaña presidencial de Batista, y que en 1958 sirvió de corre ve y dile de la fracción comunista del Colegio Médico Nacional cuando progresaban las gestiones del denominado Conjunto Cívico de Instituciones Cubanas; en los años sesenta, metido de lleno en la estructura administrativa-ideológica de la revolución señalaba las características y motivaciones de los médicos cubanos que emigraban en número tal que supuso una preocupación para la dirigencia de la revolución.

Entre los factores que considera  para explicar la emigración médica en los años sesenta están : la procedencia y pertenencia de clase, la concepción capitalista de la Medicina, el papel del médico en la sociedad, la referencia a la práctica médica de excelencia en los EEUU y las consideraciones de que este país tiene, para todos, el modo de vida americano[8]. Olvidan los justificadores de la dictadura que las gentes vive y trabaja en libertad y que la tiranía, el desprecio al derecho y la dedicación cautiva de la práctica médica no le interesa a ningún profesional de la salud ni en Cuba ni en ningún otro país. Por eso se iban en los sesenta y por eso se van en el presente.

¿Qué médico quería la revolución socialista y su líder máximo?, el fidelísimo retoño martiano; aquel que siendo un titán de la hazaña, en el enero incierto de 1959, regaba  orquídeas y flores de montaña. No aceptaban a los que traicionaban a su patria que poco  podían hacer para el desarrollo de la medicina, enmarcada en la humana concepción socialista; querían a hombres médicos genuinamente revolucionarios y leales a la medicina y a su patria. [9]

Que los médicos  cubanos se van, desertan, presentan la salida, esperan por el permiso, sufren la espera de la firma del ministro…, de todo hacen; es una realidad que persiste en el tiempo. Solo desde el Brasil, 1 439 médicos cubanos emigraron a Estados Unidos a través de la Cuban Medical Professional Parole (CMPP) en el año 2016, antes del cierre de este programa; varados en Colombia porque no pudieron beneficiarse con este programa, cerca de 300 médicos cubanos esperan. Todo indica que más de medio siglo después de establecerse la dictadura en Cuba estos médicos cubanos no se ajustan a la condiciones de revolucionarios genuinos y leales a la patria socialista.

¿Por qué se van los profesionales médicos cubanos?; por la misma razón por lo que se van en oleadas sucesivas los cubanos, en salidas ilegales que no cesan y en deserciones que no acaban. En un país donde se implantó  un control total por una tiranía comunista, donde el derecho ha sido despreciado y la honradez se ha alejado, donde la miseria se hace ostensible y no hay oportunidad alguna para la dedicación libre; donde la virtud tropieza y hay un desdén a la civilidad y el decoro; no queda otra..., hay que irse.

Cuando termine esta pesadilla, exiliado como somos, regresaremos; que no quepa la menor duda. ¿En qué condiciones vamos a regresar? Ya veremos….,

2017©



                                                                                



  










[1] Lago, A. M. (2002, Octubre 30). El fraude de los 20.000 muertos de Batista. Retrieved August 7, 2017, from http://arch.cubaencuentro.com/sociedad/2002/10/10/10203.html

[2] González, E. A. (2008, Octubre 11). “El Padre le daba los cráneos de sus víctimas para que jugara”. Retrieved August 7, 2017, from https://medicinacubana.blogspot.com/2008/10/el-padre-le-daba-los-crneos-de-sus.html?m=1

[3] Araujo Bernal, L. and Rodríguez Gavalda, R. (1985). Emigración Médica. In: L. Araujo Bernal and J. Llorens Figueroa, ed., La lucha por la salud en Cuba, 1st ed. México: Siglo XXI, pp.232 -255.

[4] Rojas Ochoa, Francisco. (2015). El número de médicos en Cuba 1959-1968. Revista Cubana de Salud Pública, 41(1) Recuperado en 07 de agosto de 2017, de http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-34662015000100013&lng=es&tlng=es.

[5] Amado Ledo, E. (1974). El Colegio Médico Nacional de Cuba y la Revolución Castro Comunista (1ra. ed.). Caracas, Venezuela: Dr Hildo Folgar.

[6] González, E. A. (2017, June 19). El cambiante claustro de profesores de la Escuela de Medicina de la Universidad de la Habana en los primeros años de la Revolución. Retrieved August 7, 2017, from http://medicinacubana.blogspot.com/2017/06/el-cambiante-claustro-de-profesores-de.html

[7] Amado-Ledo E, Óp. Cit., pág. 32-69

[8] Araujo Bernal, L. and Rodríguez Gavaldá, R. Óp. Cit.,pág. 254

[9] Idem pag. 254

Continue reading

Remedios sin hospital, hospitales sin remedio

Por: Pedro Manuel González Reinoso .*

El título parecerá en revesina, pero no lo es. El Hospital General (1940) del municipio más poblado de la provincia (si tenemos en cuenta las grandes zonas rurales que lo rodean) renombrado “26 de Diciembre” por el luego exiliado Director y Ginecólogo Miguel Martín Farto, escritor emergente infanto-juvenil —obnubilado quizá en raptus de guataquería partidista—, siguió siendo el “Emma Cabrera” (1940) para los nostálgicos por lo expoliado.

Durando esta clausura —previsible, dado el precario estado de las cañerías—, quedó disponible al dolido conglomerado solo el cuerpo de guardia (sin servicios de laboratorio para urgencias) y una tarda flotilla de ambulancias que, llamando al #104, hasta partos asistió sobre ruedas. Es decir, una asistencia primaria para remitir a provinciales, si fuera el caso catapultable.

En ese lugar antaño prosperó la provocadora epifanía de ser sitio ideal donde alumbrar a infantes. Amén de alcanzar, cuando las emulaciones inter-colectivos constituían faro y guía para el resto del continente y del CAME nucleador —como refleja la placa ganada a la entrada—: “Hospital amigo del niño y de la madre” (del nacido, aclaro).

¿Recuerdan los carteles repitiendo aquel bodrio infinito: “Que lo sepan los nacidos y los que están por nacer: Nacimos para vencer y no para ser vencidos”?

Pues imbuidos en esa doctrina vacua que por mucho que hoy se esfuercen en borrar continúa ilesa, recuerdo haberles escuchado decir —a doctores especializados y enfermeras asistentes siempre prestos— que la introducción tras el Primer Congreso del PCC en 1975 del “avanzado invento” —bajado por directiva del Kremlin en su último programa/ditirambo para el “gran salto adelante” en la salud popular (Premiado en análogos Talleres de Racionalización por la Academia Soviet) y conocido como “fórceps” para aliviarle a la madre “trabajadora” el momento supremo del parto, jadeante de ir a pie del brazo robusto de su “fiel” compañero de luchas (incluso, la marital)—, se había radicado en la isla a través del MINSAP, por su probada fuerza para enderezar parietales imperfectos, quebrar clavículas malformadas —sin querer— y “coronar” en la mollera a una generación entera que durante la década y parte de los 80s resultó singularizada, como los muñequitos Simpson de cabeza cónica. Nueva versión pleomorfa del hombrecito guevariano, pero con más capacidad sesuda.

Hospital General Docente " 26 de Diciembre"
antes "Emma Cabrera", Remedios, VC,Cuba
A estas salas pasteurizadas, desiertas tórridamente por la actual crisis hídrica, nunca entró a parir una madre tarruda ni se hicieron abortos sin el permiso de Jaime Ortega con el “visto malo” del Vaticano, ni hubo intervención del funcionariado haciendo marañas para esconder surrupias infidelidades suyas o resolvederas ajenas. No. Tampoco se fundió un trasplante errado ni se maniobraron transfusiones de sangre por la izquierda en operaciones que resultan premisa obligatoria para intervenir. Las salas de Neonatología y Pediatría brillaron con índices de mortalidad reducida e imponderable. Todo un éxito continuado para el centro-norte del país descorazonado.
Desde la misma década 70s de estos tanteos, Caibarién (antes de la división-político-administrativa del 76), era cabecera regional en una provincia que agrupaba al actual territorio de Sancti Spíritus más el de Cienfuegos y que denominaban como “Las Villas”, e incluía a Remedios como municipio donde posteriormente todos fuimos “remedianos” por decreto naturalizador del registro civil, hasta que la gente protestó —naturalmente— tal inscripción, porque el único salón en kilómetros a la redonda estaba reconcentrado allí. Suficiente para que caibarienenses, vuelteños o camajuanenses obtuvieran un rescoldo salvador con qué atender —además— traumatismos tipo Ortopedia o Radiología.

En el antiguo Hospital de Monjas María del Carmen Zozayas (1912) colapsó el quirófano a finales de los años 60 y fuimos a dar con nuestros maltrechos huesos a ocho kilómetros de distancia, casi en las antípodas cuando el asunto representaba suma gravedad.

El detalle de poner al recinto el decembrino nombre por la fecha liberadora de la anterior tiranía —ocurrida en el 58—, no hace alusión en el sector afín sino a escalpelos, suturas, gasas y esparadrapos contentivos del desangre, porque cada año la radio y TV nacionales nos recuerdan —en voz del electo grupo Mayohuacán— que “el 26 es el día más alegre de la historia”, como si los familiares de los 55 asesinados del Moncada que aún sobreviven tuviesen motivos para festejar. O los caídos en otros 26 también.

La situación empeora no sólo por las características climatológicas del estío, insufrible bajo altas temperaturas, humedad exterior (porque dentro de piletas, grifos y cisternas no queda gota) más el abrasamiento circundante del cambio climático, sino con la dificultad en mantener flujo de ambulancias, las cuales no conforman parque suficiente en la zona que moramos. Llamar al numerito y experimentar la angustia, puede trascender en otra afección sicosomática.

Nadie explica en los medios del Estado, el estado actual del manto freático, ni si las fuentes subterráneas terminarán por recuperarse cuando avance el verano, porque lo que se dice llover a cántaros aquí no ha ocurrido, pero sí en Camajuaní y Vueltas donde ha habido inundaciones parciales.

Por tanto, si la naturaleza equilibrara tan majadero comportamiento en respuesta a la burrada humana en temas medioambientales, tal vez la isla sintiera menos los bamboleos sobre algunas áreas, y fuesen azas previsores sus habitantes ante los crasos errores cometidos. Al menos en los subsanables en infraestructura.

En cuanto a Caibarién, recientemente reinauguran por enésima vez la equiparada salita para enfermos renales, porque no había con qué brindar saludes equiparantes para un inminente 26.

*Actor, escritor y activista social. Reside en Caibarien, Villa Clara, Cuba.



Continue reading

Cuba: Constitución y triunfo del Partido Médico de la Revolución.

Buscando información sobre las depuraciones de los profesores de la escuela de Medicina de la Universidad de la Habana en los años iniciales de la revolución he encontrado este artículo que, desde una óptica pro castrista anuncia lo que fue la constitución y triunfo del Partido Medico de la Revolución. Coincide esto con la lectura aun… del libro “El Colegio Médico Nacional de Cuba y la Revolución Castro-comunista” con abundante datos sobre  los primeros años de la revolución. Esperamos que aquellas personas que tengan alguna información sobre este tema nos la hagan llegar a la dirección electrónica; en tanto que incluimos aquí este artículo que es una aproximación al tema:

50 años después de la constitución y triunfo del partido médico de la revolución.

Por: Dr. Rodolfo I. Jova  Casañas.*

En la gloriosa Sierra Maestra se luchó no sólo por la emancipación de los pobres, por los desempleados, por los campesinos, por los obreros, sino por todos los cubanos y para llevar a cada hogar la estabilidad, política económica y social tan mancillada por la tiranía batistiana.

Nuestros médicos también jugaron un roll determinante en la lucha armada, se creó la Sanidad Militar en las montañas, siendo su jefe el Comandante Julio Martínez Páez, también se encontraban hermanados en esta tarea los doctores José Ramón Machado Ventura, José Ramón Balaguer Cabrera, Oscar Fernández Mell, Piti Fajardo, Ernesto Guevara de la Serna, Faustino Pérez, Adolfo Rodríguez de la Vega, René Vallejo, Castellón y otros que bajaron de la Sierra con grados de comandante o capitán, no por ser profesionales, sino ganados en el combate contra las fuerzas enemigas.

Médicos del hospital que integraron el Ejército Rebelde. Sentados de izquierda a derecha: Oscar Fernández Mell (cuarto), José Ramón Machado (sexto). De pie, de izquierda a derecha: José Ramón Balaguer (quinto), Adolfo Fernández de la Vega (octavo), Rómulo Soler Vaillant (15to), Gilberto González Pérez (16to).
 Revista Bohemia, 1962
Todos ellos comenzaron su trabajo médico en distintas esferas y un día decidieron junto a otros colegas, sentar las bases políticas y formar un Partido para enfrentarse a la clase médica imperante en el Colegio Médico Nacional donde hacía muchos años agrupaba a una mayoría de médicos con ricas consultas, dueños de clínicas privadas ejecutivos de centros mutualistas pero también, médicos muy ilustres, científicos y personas honestas y revolucionarias que lucharon en la clandestinidad.

Recordamos a los Profesores: Roberto Guerra Valdés, Gustavo Aldereguía Lima, José Ángel Bustamante Olearis, Oscar García Fernández, Federico Sotolongo Guerra, Jaime Alemañy Martell, Mario Escalona Reguera, Rubén Rodríguez Gavaldá y el recién fallecido José López Sánchez y tantos otros, que fueron nuestros profesores y amigos.

El Partido Acción Inmediata tenía su líder, el Dr. Augusto Fernández Conde vocero del grupo de médicos burgueses y contrarrevolucionarios que pretendían continuar con su hegemonismo en el gobierno del Colegio Médico Nacional, sin reconocer que había llegado una Revolución verdadera donde el poder sería del pueblo y para el pueblo.

Es el 18 de Agosto de 1959, en que un nutrido grupo de galenos jóvenes revolucionarios junto a unos pocos profesores y médicos que habían renunciado a sus consultas se incorporaron al quehacer revolucionario, ocupando las plazas de aquellos que abandonaron el país; se reúnen para constituir en el anfiteatro del Hospital Universitario Calixto García el “Partido Médico de la Revolución”. Se eligió su Comité Gestor e integraron el mismo Oscar Fernández Mell, José Ramón Machado Ventura, José Ramón Balaguer Cabrera, Oscar García Fernández, Rubén Rodríguez Gavaldá, Jorge Aldereguía Valdés-Brito, Heliodoro Martínez Junco, Creach Creach, Daniel Alonso Menéndez, Robertico Pereda, Jaime Alemañy Martorell, Genaro Suárez Suarez, Mario Escalona Reguera, Yodú Preves, Vidal Yebra, Roberto Guerra, Helenio Ferrer, C. Inglés, Abelardo Bush, Ricardo Portilla, Mariano Valverde, Pablo Resik Habib, Agustín Lage Salceiro, Manuel Álvarez Alonso, Conde Otero, Jacinto Montalvo y muchos otros que hoy recordamos y que no están ya junto a nosotros .

Cuento esto, porque aunque muy joven (17 años ) comienzo a trabajar como oficinista en el Partido Médico de la Revolución, haciendo las inscripciones de los nuevos miembros que cada día se incorporaban al mismo llevando la documentación, la contabilidad y aprendiendo “cosas nuevas”, sí, cosas nuevas pues oír a estos profesionales hablar del mutualismo integrado, elaborar nuevos estatutos, y reestructurar las Comisión de Moral y Ética, del Colegio Médico Nacional; se imaginarán que sería para ese muchacho todo eso que oía. Se hicieron documentos rectores, reuniones y asambleas por municipios y provincias. En cada municipio donde existía una filial del Colegio Médico Nacional ahí estábamos mostrando los objetivos, las proyecciones y el Programa del Partido Médico de la Revolución y que no eran otros que los contenidos expuestos por nuestro Comandante Fidel Castro en la Historia me Absolverá y que hoy es una realidad en nuestro Sistema Nacional de Salud.

Es así como el 19 de Diciembre de 1959 en los salones del Hotel “Casa Granda” en Santiago de Cuba se efectuaron las elecciones colegiales y fue elegido el Comandante Dr. Oscar Fernández Mell como Presidente del Colegio Médico Nacional, Dr. Leopoldo Araujo Bernal como Vice Presidente, Jorge Aldereguía Valdez-Brito como Secretario.

Fui testigo ese día de un enfrentamiento político donde vi brillar al Dr. Gustavo Aldereguía Lima a Julio Martínez Páez a Machadito y a tantos otros los cuales dejaron en mí, ideas y principios imborrables y los cuales me han servido para conducir mi vida a través de estos 50 años, después de la constitución y triunfo del “Partido Médico de la Revolución”.

Resumen: En la gloriosa Sierra Maestra no sólo se luchó por la emancipación de los pobres, por los desempleados, por los campesinos, por los obreros, sino por todos los cubanos y para llevar a cada hogar la estabilidad, política económica y social tan mancillada por la tiranía batistiana...

*Especialista de II Grado en Administración de Salud. Profesor Auxiliar y Vice Director Docente e Investigación. Hospital Ortopédico “Fructuoso Rodríguez”.

Fuente: Ilustrados



Continue reading

Con Audrey Hepburn en el Central Dos Ríos.

Había terminado el curso correspondiente al tercer año de la carrera de Medicina. Esto en el Hospital Universitario Calixto García, en la Sala Clínicas Altos. Fue y sigue siendo un año del cual no se han apartado mis recuerdos.

En el curso entre los años 1969-1970, la Revolución llegaba a su décimo aniversario y este tiempo que ocupa mi memoria fue para aquella sociedad, en permanente conmoción y asombro,  el año del Esfuerzo Decisivo(1969) y el Año de los Diez Millones (1970). La Zafra de los 10 millones marcó aquel tiempo, pero no fue solo eso. La sociedad en su conjunto, la dirigencia de la Revolución, todos, fueron convocados a un empeño que consolidaría el proyecto revolucionario y nos sacaría de las nuevas miserias y privaciones que ya nos había dado el ensayo aquel de socialismo real, con sus ventajas según mostraba y sus carencias.

La Revolución aquella ajena y parte del tejido social de una nación comprometida y gobernada por una dictadura que  ya se consolidaba, requería de eventos que la legitimaran y la presentaran como una sociedad exitosa y en nada fallida; es por eso que se hizo un esfuerzo decisivo y la nación toda se propuso como meta hacer una Zafra donde se produjeran 10 millones de toneladas de azúcar; fue la Zafra de los Diez Millones.

Fue así que a principios de mayo del 1970 los estudiantes de medicina en La Habana fuimos movilizados para esa última etapa decisiva de la zafra hacia las provincias del oriente; tal vez ya muchos altos dirigentes sabían que aquella excelsa y gloriosa meta acabaría en un rotundo fracaso. Nosotros también éramos parte de aquel entusiasmo condicionado y aprehendido, queríamos nuestra parte de gloria. Fue así que temprano en la mañana abordamos aquellos ómnibus vetustos, que nos recordaba el plan de becas, para emprender un largo viaje que nos llevaría a Palma Soriano en el extremo oriental de la isla.

Atrás quedaba una ciudad casi marchita; las constantes movilizaciones a la agricultura y el llamado a la Zafra  fue la  estocada más  cruenta que hacia la revolución a la capital, que años antes aun mostraba un especial encanto. También quedaban atrás las experiencias personales de un año intenso de prácticas clínicas, la fe en medio de un entramado antirreligioso , la novedosa experiencia del compromiso social del cristiano en un evento inusual y creativo y por último la sorpresa y el enojo de un círculo político en el aula de Clínica Bajos, que marco mi paso por la Universidad.

Jornada de encanto, alegría y bromas fue aquel viaje donde en la mitad del camino di cuenta de un abultado folleto sobre enfermedades comunes y manejos de estas; que sería sin dudas lo que iba a encontrar cuando me desempeñara como médico designado y enfermero ocasional. Este sería nuestro trabajo, en aquella histórica zafra, entre las decena de miles de cortadores de caña que ya estaban, hacia muchos meses, en los cañaverales.

Audrey Hepburn
El Palma Soriano bajamos de los ómnibus cansados de un viaje prolongado y agotador sin perder el ánimo y dispuestos a incorporados a las labores que nos designaran en aquella  zafra. Los funcionarios locales  y nuestros dirigentes estudiantiles se movían entre los estudiantes de Medicina y algunos ya se subían en algunos vehículos para ser llevados a sus destinos.
No sé de donde salió aquel sujeto de andar rápido y hablar igual de rápido que se me presentó como administrador del policlínico del Central Dos Ríos y me dijo, preguntando,  si ya estaba listo para salir. Entonces mi destino era el Central Dos Ríos, un central azucarero  en el municipio de Palma Soriano a escasos kilómetros de esta ciudad hacia el oeste  y teniendo de por medio el Rio Cauto.

En una cercana boca calle tenia estacionado un jeep descapotable donde pusimos mi equipaje detrás y justo en el momento que tome asiento al lado del conductor, apareció de la nada, con pasos agiles y resueltos una joven de delicada belleza, con una delgadez distintiva; estaba vestida con ropas de miliciana, pantalón verde sin los grandes bolsillos laterales, ligeramente ajustado a su cuerpo grácil y hermoso y una camisa blusa de tono azul, calzaba una botas rusticas. De un salto subió al asiento posterior en tanto que el administrador me decía como con desgano…...”ella va con nosotros”. El camino era corto en tanto que miraba de soslayo aquella belleza miliciana que por un momento me recordó una foto de  aquella actriz británica, que entusiasmada con un viaje a Cuba, apareció vestida de miliciana en un evento en la ciudad de Londres; Vanesa, si Vanessa Redgravees su nombre.

Pero más que nada yo no paraba de preguntarle al administrador del policlínico de Dos Ríos como iba la zafra, cuál era el entusiasmo por esta y sobre todo si sabía cuál sería nuestro trabajo en el policlínico; dando por seguro que ambos ya estábamos ubicados allí. Con fastidio contestaba a mis preguntas, pero lo que no quedaba claro era dónde  íbamos a trabajar; entonces me preguntaba por qué nos llevaban al policlínico de esta localidad tan cercada. Le dije, “no se ella si  tiene tanta hambre como yo..., que apenas comí en el camino y ya está cayendo la tarde”. El asintió y me dijo que antes de llegar al Policlínico iríamos a un comedor obrero muy cerca. Llegamos al lugar y en poco tiempo estábamos sentados delante de una mesa de cemento propia de los comedores obreros dando cuenta de una escasa pero bien preparada bandeja proletaria. En aquel momento no tuve tiempo de reparar en aquella belleza que me sorprendió como una agradable aparición en aquella calle de Palma Soriano y que suponía una estudiante más de medicina, llegada como yo desde La Habana.

Audrey Hepburn
Llegamos al Policlínico, como era usual, una casa de las confiscadas, espaciosa y de madera, haciendo esquina y bien adaptada para los propósitos de una facilidad de salud. El sujeto abrió la puerta y pronto estuvimos en un patio central donde de nuevo pude mirar, esta vez con detenimiento aquella joven bonita como pocas que caminaba delante de mí con soltura y elegancia. Sin duda  tenía un especial candor y delicadeza que superaba sus rustica vestimenta; mostraba  una belleza de la que muy pocas pueden presumir, de esas que con muy poco están simplemente espectacular.
El administrador nos dejó en la puerta de lo que sería la habitación que ocuparíamos, al fondo había un baño pequeño que era el único que en aquella hora de la tarde aparecía iluminado. Entramos y dejamos los equipajes, el de ella más escaso que el mío, algo que me sorprendió.  En tanto que con una voz dulce y apagada por el cansancio, aquella encantada inocencia me dice lo cansada que estaba y que quería tomar un baño. Tenía una atrapante mirada enmarcada por unas cejas bien oscuras, angulares e intensas y un rostro de esos tan hermosos que suelen molestar; el pelo negro corto muy corto y un cerquillo a mitad de frente que hacía más sencillo su precioso rostro.

No , no podía ser…, sí que lo era; tenía delante de mí como una aparición la figura icónica y única de Audrey Hepburnen aquella habitación…, velado escenario de una tarde que ya llegaba en aquel distante poblado de Dos Ríos.

La turbación me llevo a tomar, en amable gesto, un cubo que allí estaba en tanto que le decía que iría por agua para que pudiera bañarse y así lo hice. Ya en el patio interior donde había una toma de agua me encuentro con el administrador que esta vez, en tono más en serio que en broma, comenzó una sarta de comentarios lascivos sobre ella, Audrey, sin escapar detalles lo que me molesto. Ella aguardaba en la habitación.

…, y de qué forma. Cuando entro a la habitación Audrey estaba de pie al lado de la litera completamente desnuda, su mano izquierda descansaba en el borde de la  litera con ligereza y su brazo derecho descendía asiendo sin proponérselo una prenda de ropa. Extrañado mire aquella preciosidad dada en desnudez, sin que el instante y la incómoda perspectiva que se me ofrecía encontrara alguna reacción a una realidad que superaba el asombro. No se cuanta intencionalidad había en mostrase así y si aquello desafiaba mi ingenuidad. Se dice que la desnudez refiere por un lado a la pureza física, moral y espiritual. Se asocia al estado original, primigenio y puro del ser humano; refleja un retorno a lo primordial. Lo real es que ella estaba allí, desnuda, superando su inocencia si es que la había; pero a fin de cuentas siempre hay la ternura y exquisitez  en un cuerpo de mujer.

Hice un  breve gesto de aprobación sin palabras para salir de inmediato de aquella habitación. Caminé sin sentido en el patio una y otra vez para regresar a la habitación donde ella ahora estaba descansando en la cama y cubierta con una sábana que mal resguardaba su desnudez. Fui al baño me desvestí y me lance de un tirón el agua, para vestirme con rapidez y buscar, como lo hice, un lugar donde dormir en una de las consultas que permanecía abierta.

Dormí sin que pensamiento alguno me asaltará en la noche, llegando a una mañana algo tardía donde encontré al administrador en el patio, nos vamos, me dijo en tanto que fui a recoger mi equipaje a la habitación donde Audrey ya no estaba. Había en la habitación  una sensación de extrañeza y ese raro estremecimiento que se siente como algo que está presente, como detenido en el tiempo e impalpable, en un lugar donde no están solo objetos inanimados. Nada se me dijo, desapareció como había llegado, como una encantadora aparición.

Ya en el jeep, le pregunte al administrador-chofer, a donde íbamos…. “Pa’ el Central Oriente”, me dijo. Por aquel camino de agreste terraplén no se habló ni una palabra. Atrás quedaba aquella tarde de mayo del año 1970 cuando encontré a Audrey Hepburn en el Central Dos Ríos…., le vi desnuda.


2016© 

Continue reading

Colegio Médico de Cuba. La Habana (La noticia del día-1939)

Este es un video que encontramos del Colegio Medico de Cuba, que se origina de una
noticia del año 1939; no aparece otros datos y no tiene audio original. Tal vez
algunos lectores de este Blog puedan reconocer algunas de las personas que allí
aparecen.

Continue reading

Estadísticas actualizadas sobre Sífilis, brotes notificados y enfermedades de declaración obligatorias en Cuba.

Fuente: BolIPK Vol 25 No. 20. (23/05/2015). Disponible en: http://files.sld.cu/ipk/files/2015/05/bol20-15.pdf Continue reading

Juramentos de los médicos cubanos graduados en el curso académico 1964-1965.

Este documento resulta muy interesante, se trata de un juramento de graduados de Medicina y Estomatología del curso 1964-65. En el cual se expresa la renuncia a la práctica privada de la Medicina y la extensión del Servicio Médico Rural a 2 años.

Se expresa seguir el ejemplo del Che y servir donde sea y como sea siguiendo las ordenas del máximo líder.

 No sabemos, cuándo se produce estas definiciones de los estudiantes de Medicina, lo que si es cierto es que por esta fecha ya se había efectuado la histórica reunión del Che Guevara con los graduados (¿curso académico?) en el Cine Teatro Riviera, esto en La Habana. Los datos de esta reunión, quienes asistieron y lo que se trató están encerrados en un misterio, nadie habla de ello y no hay referencias en la red. Recuerdo una instructora de Anatomía en el ICBPC “Victoria de Girón” quien allí trabajaba y todo parece indicar que estuvo en esa reunión…, solo me dijo: “se le pidió al Che como condición para ir a trabajar a donde fuera necesario dos cosas….., las llaves de la casa y las llaves del carro”; no acepto. (Nota del Editor)

Aquí les dejo el juramento…, muchos eventos han ocurrido desde entonces.


JURAMENTO DE LOS MÉDICOS GRADUADOS

EN LA FACULTAD DE MEDICINA DE LA UNIVERSIDAD DE LA HABANA EN EL CURSO ACADÉMICO 1964-1965*

JURAMOS:

Primero: Reiterar la renuncia al ejercicio privado de nuestras profesiones y la extensión a dos años, o más, si fuera necesario, del Servicio Médico Rural como medida tendiente a la correcta planificación de los servicios médicos y estomatológicos del pueblo.

Segundo: Retribuir al pueblo con nuestro esfuerzo, sacrificio y mejor trabajo, la oportunidad que nos brindó de formarnos como profesionales de esta Patria Socialista.

Tercero: Impulsar al máximo la medicina y la estomatología preventiva en nuestro país, y hacer efectiva con nuestra actitud la nueva filosofía proletaria de las ciencias médicas cuyo fin es el bienestar del hombre.

Cuarto: Mantener vigente en nosotros el espíritu de superación científica y política para alcanzar la calificación técnica necesaria y formarnos como comunistas, como único camino de ser cada día más útiles a nuestra sociedad socialista.

Quinto: En cumplimiento de los altos principios del internacionalismo proletario y siguiendo el ejemplo del comandante Ernesto Guevara, estamos dispuestos a brindar nuestra ayuda científica o de cualquier orden a los pueblos que luchan por su liberación nacional y por su independencia económica, política y social.

Sexto: Defender con nuestra vida esta heroica Revolución Socialista y Comunista.

JURAMOS: ante nuestro pueblo y nuestro máximo líder Fidel Castro, donde sea, como sea y para lo que sea comandante en Jefe ordene.

PATRIA O MUERTE

VENCEREMOS

* El juramento se llevó a cabo en el Pico Turquino. Sierra Maestra, antigua provincia de Oriente el 14 de noviembre de 1965. Copia sin referencia bibliográfica en Archivos de la Oficina del Historiador del Ministerio de Salud Pública.


Cuadernos de Historia de la Salud Pública. Dr. Raimundo de Castro y Bachiller. Caduceos y Juramentos Médicos. 87. Ciudad de La Habana, Cuba.2000.Publicación de la Oficina del Historiador del MINSAP. Pág. 105-106. En línea. Consultado 3/20/2015. Disponible en: http://www.bvs.sld.cu/revistas/his/cua_87/cua87.pdf

Foto: El Comandante Ernesto Guevara en visita al Colegio Médico Nacional entre enero a mayo de 1960. De izquierda a derecha doctores Serafín Ruiz de Zarate, Ministro de Salud Pública, Ernesto Guevara, Oscar Fernández Mel, Presidente del Colegio Médico Nacional y Osvaldo Dorticós Torrado, Presidente de la República de Cuba. En primer plano a la izquierda el doctor Omar Fernández Cañizares, Capitán del Ejército Rebelde.

Continue reading

Juramente de Honor del Colegio Médico Nacional, Cuba.

Juramento de Honor del Colegio Médico Nacional (1958)*

El Juramento de Honor del Colegio Médico Nacional está contenido en el Artículo viii de los Estatutos, según las modificaciones aprobadas por la xlii Asamblea Médica Nacional, de diciembre 21-22 de 1957, y publicación en la Gaceta Oficial de la República de fecha 27 de febrero de 1958.
(De los Estatutos del Colegio Médico Nacional)

Artículo vii- El médico que desee colegiarse, dirigirá una solicitud al efecto al Comité Ejecutivo, acompañando los documentos que éste exija para acreditar que reúne los requisitos necesarios para ser colegiado.

Artículo viii- El Juramento de Honor que deberán prestar los que deseen colegiarse, conforme al artículo anterior, será del tenor siguiente:

Juramento de Honor

Al colegiarme en el Colegio Médico Nacional elevo mi pensamiento hacia Dios y tomándolo por testigo solemnemente:

Declaro

Que la carrera de Medicina es noble profesión por que la Justicia, la Abnegación, el Valor, la Honestidad, la Discreción, la Dignidad y la Ciencia, son las virtudes que constituyen los deberes para todo Médico digno de ese nombre, y son también su honor, su fuerza y satisfacción de su conciencia.

Por cuanto: El Colegio Médico Nacional tiene como finalidad el mantenimiento y defensa del decoro profesional, cuidando de que las virtudes médicas no sean mal interpretadas por propios y extraños, alterando intereses morales o materiales que si no se sostiene no puede concebirse el "HONORA MEDICUM" del Ecclesiasticus.

Por tanto: Juro por mi honor cumplir los Estatutos, los Códigos de Moral y Ética del Trabajo y demás Reglamentos y disposiciones del Colegio Médico Nacional de Cuba; acatar sus laudos y fallos y apartarme del trato profesional de todos aquellos que, ejerciendo la Medicina en Cuba hubieren prestado juramento a este Colegio Médico Nacional, lo hubieren quebrantado, mientras dure la sanción que se les imponga.

Válgame la estimación y el respeto de todos los compañeros del Colegio Médico Nacional de Cuba el cumplimiento de este juramento tal como está escrito; y si perjuro, sea lo contrario.
*Colegio Médico Nacional. Juramento de Honor. Código de Moral y Etica. Reglas de Etiqueta Profesional. IM SA. La Habana, 1958. Pp.5-8. Consultado 3/12/2015.Disponible:  http://bvs.sld.cu/revistas/his/cua_87/cua1387.htm#x

Continue reading

Los médicos cubanos están en cualquier lugar menos en Cuba.

¿Dónde están los médicos cubanos?

La respuesta a la pregunta “¿Dónde están los médicos cubanos?”, es bien sencilla y conocida por todos: “En cualquier lugar menos en Cuba”.

Consultorio # 33. La Cachimba. Guira de Melena.
 Foto de la autora de la nota
En la localidad de “La Cachimba”, en el municipio artemiseño de Güira de Melena,  está ubicado el  Consultorio del Médico de la Familia marcado con el número 33, sito en la calle 5 #34 en la Carretera de Cajío, que se pasa la mayor parte del tiempo cerrado.
La población que debe atender esta Posta Médica está compuesta por más de tres mil personas, entro las cuales se encuentran niños enfermos y ancianos, que han dependido por años de este necesitado servicio y que ahora carecen de él.

No se cuenta con la presencia de un médico, solo en ocasiones está presente una enfermera, que no tiene ni un equipo para medir la presión arterial (esfigmomanómetro y estetoscopio), por lo que es la que tiene que mostrar el rostro de la ineficiencia a los pacientes y recibir todo tipo de quejas de los que en un momento determinado por el resquebrajamiento de su salud, necesitan de la atención médica.

Todo el esfuerzo social que se invirtió en la creación de estos consultorios, se ha revertido y lo que en un momento fue una ayuda para las comunidades, ahora se ha convertido en una verdadera tragedia.

Artemisa, 2 de enero de 2015.


*Miembro de la Red cubana de comunicadores comunitarios. Información enviada desde Cuba.

Continue reading

Cuba, potencia mediática: diplomas de “sietemesinos” son falsos.

Diplomas de sietemesinos son falsos.

Los "graduados" en Medicina de las "Escuelas de Medicina de Cuba" saben muy bien que sin libros, sin laboratorios, sin microscopios y sin cadáveres no se puede estudiar Medicina.

Todos los falsos alardes de "potencia médica mundial" que se atribuye el gobierno tiránico de Cuba no han sido más que mentiras y supercherías como fueron los tratamientos con Letril[1], con anamú, con interferón, con placenta fetal, los falsos tratamientos del Parkinson, de la Retinitis pigmentosa y cientos de "inventos" que resultaron en muerte entre otras las vacunas para niños.

En Costa Rica se demostró que los niveles de los “sietemesinos cubanos” estaban por debajo del nivel de las enfermeras.

En Estados Unidos habían en 1992 más de 1500 “sietemesinos” que no pasaban los exámenes del Foreign ni de los Boards, ni siquiera los exámenes de physician's assistants.
En el pasado en la Escuela de Medicina de la Habana, que era la única que existía entraban anualmente más de 1,250 bachilleres y se graduaban alrededor de 450 tras siete años de estudio serio.

En ese edificio Aballi tenían en el cuarto piso las salas de disección con muchas docenas de mesas metálicas con sumidero y lavabos para estudiar anatomía.  En el sótano estaba una gran piscina llena de formol para conservar los cadáveres que subían al cuarto piso para disección por los alumnos.  Estos tenían que pasar cuatro asignaturas de Anatomía: Anatomía I, Anatomía II, Anatomía Topográfica y Anatomía Patológica en distintos años.

    ¿Que "escuela de medicina" actual llena esa necesidad?  ¿Dónde están los microscopios  que cada alumno podía utilizar para estudiar Histología y Patología Medica?

    Tras el despido en 1959 de los célebres profesores que tenía la Escuela de Medicina entonces que se negaron a firmar los asquerosos "estatutos" revolucionarios,  no había profesores capacitados,  los cuales han sido sustituidos por videos.  Los alumnos no tienen libros propios de referencia.

     El asesino Castro dijo que el podía hacer médicos en dos años de estudio sin necesidad de bachillerato.  En 1960 otorgaron con un curso de tres meses los títulos de médicos a enfermeros de entonces.

     Actualmente dedican más tiempo a enseñar marxismo que medicina y utilizan (como antiguamente hacían los esclavistas) a alquilar a sus esclavos a otros esclavistas o naciones, que no conocen la realidad de la gran farsa medica de Cuba.

      Todo aquel que gastó su tiempo  en tomar tales falsas profesiones sabiendo que ganarían solamente $17 al mes y que tendrían que servir; está sufriendo ahora en E.U. y en el resto del mundo su error al creer en el sistema sanguinario de los tiranos Castro.

      Así que no nos extrañan las actuales noticias de que sorprendieron a un "sietemesino cubano" haciendo propaganda comunista en Brasil  ni que en Malasia se han negado a reconocer los títulos médicos de Cuba.

      Allá que sufran aquellos que depositaron su fe en las mentiras cubanas.   Tendrán que gastar mucho tiempo y dinero en igualar los conocimientos de los médicos del mundo.

      Lo que demoraran mucho en poseer es la cultura básica, de la cual carecen y que los identifica al hablar con ridícula prosopopeya y "palabritas" en cliché  para ocultar su ignorancia científica.

Nota del Editor: Hasta aquí esta opinión que he recibido por correo electrónico y comparto con ustedes. En efecto el término ‘sietemesinos” se  usa en termino peyorativo para referirse como algo que no es completo, que es un niño(a) que nace a los siete meses sin completar el embarazo a término, también se refiere a una persona poco agraciada. El des calificativo lo escuché en más de una ocasión en los 60’s y se refería a los médicos graduados ya en la Revolución que se argumentaba que apenas cursaban unos meses o pocos años de la carrera. Años después este término fue sustituido por el diminutivo “mediquito”.

Profesores: Ángel Vieta Barahona (centro),
 Carlos de la Torre Huerta y Guillermo Portela Muller,
 junto a varios alumnos.

No considero real los argumentos de que médicos cubanos se graduaron, o se gradúan, con apenas unos meses o dos o tres años de estudios. Recordemos que al triunfo de la Revolución (1959) la Universidad y por ende la Facultad de Medicina había permanecido cerrada desde 1956; cuando reinicia los cursos regulares muchos estudiantes ya matriculados en Medicina retomaron su carrera. No hay referencia alguna de enfermeros que hayan recibido el título de médicos en 3 meses. Si es bueno aclarar que se creó un Pre Universitario para preparar a los que habrían de ingresar en la carrera de Medicina, se le llamó Pre médica y se redujo el tiempo del Pre Universitario de 3 a 2 años.
Durante la primera mitad del siglo XX la carrera de Medicina vario en su duración entre 5 – 7 años. En 1928 se agrega un séptimo año a la carrera de Medicina, con la inclusión de un curso de Premédica, pero 2 años después, el gobierno del general Gerardo Machado clausuraba la Universidad de La Habana, la que se mantiene inactiva hasta la caída de la dictadura el 12 de agosto de 1933. Comienza entonces una etapa de crisis en los estudios universitarios en general y en particular de los de Medicina. Se ponen en práctica 2 planes de estudios (1934 y 1937), de 5 años de duración, más que de transición, de compromiso con las exigencias del estudiantado, perjudicado por un nuevo cierre de la Universidad entre 1935 y 1937….

En 1942, siendo el doctor Ángel Vieta Barahona, en esos momentos decano de la Facultad de Medicina, se establece el  llamado Plan Vieta. Serian 7 años de estudio de Medicina. Con la Revolución el plan de estudios de 1942, es vigente en enero de 1959; sufre algunos cambios en las asignaturas, que se agrupan en planes de liquidación de 6 años de duración para los alumnos de cada curso, que habían sufrido el cese de las actividades de la universidad desde 1956. El plan de estudios médicos (1942) estaría vigente solamente en el curso de 1961-1962, pues ya en 1963, se pone en vigor un plan de estudios emergente, de 5 cursos de duración, incluido el año de práctica o internado. El plan de referencia conocido como Plan Baeza, por ser entonces director de la Escuela de Medicina el Dr. Pedro M. Baeza Vega, sólo alcanza 3 cursos hasta 1966. Cuando en 1968 ingresé a la Escuela de Medicina de la Universidad de La Habana la carrera estaba bien establecida para 6 años. Los programas de estudio, los recursos, el aprendizaje y la dedicación del educando eso es harina de otro costal.

Tanta abundancia de descalificaciones, omisiones y argumentos sesgados en nada aportan al conocimiento y análisis de enseñanza médica en Cuba a través de los años.




[1] The Rise and Fall of Laetrile .Benjamin Wilson, M.D.(http://www.quackwatch.org/01QuackeryRelatedTopics/Cancer/laetrile.html)

Continue reading

¿Qué es lo que va quedando de la medicina cubana basada en la evidencia?

En el país donde del materialismo dialéctico y el ateísmo científico se estableció como ideología imperante. El país del comunismo y la lucha contra el oscurantismo, el país de la verdad científica y la medicina basada en las evidencias. El país donde los médicos se graduaban después de repetir una y mil veces…, por el comunismo, seremos como el Che.

El Dr Tomasen en su consulta privada de La Habana
El país de la militancia revolucionaria y el rechazo a las escasas prácticas de la medicina privada que aún quedaban en la Habana de  los 60-70’s; cuando criticábamos y censurábamos a los pocos médicos que daban consultas privadas, apenados, y cobrando  5 pesos los médicos generales y 20 los especialistas. Pasó lo que tenía que pasar, de la medicina basada en la evidencia se transitó a la “medicina verde” cuando el periodo especial y de ahí a la energía cuántica, la pirámide, el yoga, el Thai Chi y cuanta practica semi esotérica se presentaba. La Santería en su versión de atención médica a la población se destapó sin que se levantara ni una sola voz hablando de “oscurantismo”.

El curandero de San Martin en plena intervencion quirurgica
del abdomen.
El país que se enorgullece de su condición de potencia médica es una rara amalgama de santería, brujería, prácticas esotéricas, uso de brebajes, etc. Atrás quedó la medicina con base científica y al alcance de todos. Capitalismo salvaje, oscurantismo peligroso y exportación de servicios médicos es lo que va quedando. Ah…, vamos a la consulta de Tomasen o al curanderode Ciego de Ávila…, allá te operan.
 Aquí..., ahora se establecen consulta privadas regenteadas por una mezcla de hombre nuevo graduado por la revolución como médico,  que deviene en curandero cobrando…. ¿la práctica de la medicina socializada ya se fue a bolina?


Ahora dicen que Cuba es un país de curanderos milagrosos. ¡Lo que hay que ver!

Continue reading

Se mendigan consultas médicas en Cuba.

Se quiere hacer ver que la cantidad de médicos que han salido del país a cumplir misión internacionalista, no ha causado ningún problema en la asistencia médica a la población cubana.

Hospital Gineco Obstetrico La Fatima,
Guanabacoa, Cuba
Sin embargo, la atención asistencial primaria se hace cada vez más difícil, en particular se ha perdido una parte importante del programa del médico de la familia, junto con los consultorios que se habían construido al respecto.
Pero también en los hospitales sucede lo mismo, el pasado 8 de julio, en el centro asistencial “La Fátima”, ubicado en el municipio de Guanabacoa, explica Yeina Castillo, que su abuela tuvo que pedir que la atendiera un médico que ella conocía, porque en el Cuerpo de Guardia, sólo había una doctora para la cantidad de mujeres embarazadas que esperaban ser consultadas.

Explicó Yenia, que gracias a que mi abuela había trabajado en ese hospital, resolvió que la atendieran, pero ya lo que se hace es mendigar una consulta médica.

La Habana, 31 de julio de 2014.


*Red cubana de comunicadores comunitarios.

Continue reading

Cuba: modelo en medicina, educación y deporte.

He recibido en el servicio de alertas, este reportaje sobre la medicina y la educación medica en Cuba. Fue publicado en un sitio web radicado en Sonora, México; se trata de “El reportero de la comunidad”. No he encontrado la línea editorial de esta publicación digital ni datos de sección donde aparece, como sea es interesante leer esta información que incluimos en dos partes y no añadimos comentario alguno…, por el momento. (El Editor del Blog)

Por: Dr. Carlos Rodríguez Candila.

¡Vaya honor y distinción que  don Antonio Elizarrarás Corona me hace! Muchas gracias de antemano.

Y para el caso, lo que voy a exponer tiene muchos elementos que fundamento a raíz del régimen de Fidel Castro como lo que muy en lo particular ha sido un éxito y modelo para Latinoamérica en materia de salud y educación.

Sin mayor fundamento más que el histórico, el mestizaje cubano tiene bases donde el patrón genético de la raza negra juega un papel preponderante en su morfología (musculatura) que no sólo se observa en cubanos sino también en otros países donde raza negra y blanca se mezclaron y el resultado puede distinguirse esa estructura anatómica atlética que solo requiere de alimentación básica y no enfermarse en etapas de desarrollo.
Esto puede ser lo que hizo grandes figuras tanto en béisbol como en el box antes del régimen de Fidel Castro y algunos factores  llamados innatos- que no genético- como sucede en otros países.

Estado actual de un consultorio del Medico de la Familia
semi abandonado. 
En octubre de 1988 y aquí voy a lo que en terreno médico puedo opinar con cierto conocimiento. Fui a Cuba por parte de la Secretaría de Salud de México donde desempeñé labores en materia de enseñanza de posgrado y cuyo cargo desempeñé seis años como Jefe de esa área, principalmente en la formación de médicos especialistas en todas sus disciplinas.
La razón por la que  fui enviado fue  para  ver de qué manera el modelo de formación de Médicos  Familiares,  todo un éxito en Cuba, se podía adaptar al que tenemos en México sin mayores logros por muchas razones.

En primer lugar distinguí que, a diferencia de nosotros, la Medicina Familiar en Cuba se basa en la formación de un equipo de salud tanto en lo rural como en lo suburbano y no sé si funciona hasta la fecha, aunque supongo que sí, conformado primero por el médico familiar, el o la enfermera, un odontólogo (estomatólogo) un trabajador social, un psicólogo y un nutriólogo.

¿Que ha permitido tal logro? pues sencillamente que tiene un modelo de educación que el régimen de Fidel orientó en primera instancia a partir de la instrucción escolar como punto de partida  para erradicar el peor mal de cualquier sociedad y que sencillamente se llama analfabetismo y por consecuencia mayor conciencia del cuidado de la mejor fortuna que se aspira en la vida que es la salud al máximo de su logro.

Servico de Gineco-obstetricia del Hospital donde
trabajaba el editor del Blog.
Hasta donde supe y  pude darme cuenta,  tanto por visitas a provincias como Matanzas, Cienfuegos, Pinar del Río y la misma Habana, visitando centros de atención, instalaciones, universidades,  más el acceso a la información, estadística, planes y programas de enseñanza, proyectos de investigación médica, hago énfasis en esto pues  es frecuente que algunos médicos compañeros en ocasiones que van a congresos no conocen y critican con ligereza que el modelo de salud de Cuba es más mito que real.
Considero que eso y más detalles que quizá sean de orden político-administrativo mejor conducido que en otros países, no incluso se han acentuado y cada vez es mayor. En Cuba supo contenerse y mejorar con mucho menos.

Quizá un indicador en materia de salud y desarrollo son las olimpiadas donde también nos dan una gran muestra del resultado de ese binomio Salud-Educación.

Económicamente son pobres según el parámetro que nosotros los demás latinoamericanos consideramos riqueza, pero ellos ya el hambre como tal no la padecen pues tienen garantía de alimento seguro diario.

Un litro de leche hasta los 7 años de edad.
La libreta sigue para regular la escases y el hambre 
No sé si persista la asignación de obligada de niños  hasta los 17 años de edad de recibir su dotación de leche entre la canasta alimentaria, "La Libreta", como así la llama el pueblo que perciben con diversos granos, pastas etc. de alimentos básicos cada semana según número de elementos por familia y por edades.
Para finalizar considero que la Reunión organizada por la OMS en la población Rusa llamada Alma Ata en 1971 donde acudieron casi la totalidad de las naciones  de nuestro planeta y se convocó con el título de SALUD PARA TODOS EN EL AÑO DOS MILfijó 7 programas prioritarios para alcanzarla y Cuba la logró primero porque ya la había iniciado y segundo, aplicó más del 16% de su PIB para sostenerla.

Hoy varios países contratan médicos cubanos o existen centros de extensión médica como en México (CIREN) donde acuden enfermos a tratamientos sin tener que viajar a Cuba, como ejemplo tiene la vacuna del cáncer pulmonar, curan el vitíligo y otros padecimientos como la Retinitis óptica que no sabemos manejar.

Incluso tengo entendido que ya empresas fabricantes de medicamentos como Glaxo-SKF están ya en Cuba aprovechando sobre todo en materia de medicamentos herbarios y extractos de sustancias que producen insectos u otras especies, como el alacrán azul, que sirven como base genérica para elaborar medicamentos.

No es la panacea como decimos, pero a modo de respuesta de lo que pude darme cuenta por espacio de dos semanas y días fue la experiencia que pude vivir y  que con todo gusto agradeciendo la gentileza y distinción que me hace el maestro Antonio Elizarrarás Corona  para opinar y con gusto comparto.

Mi conclusión final fue que en tanto tengamos un mosaico de formas de asistencia a la salud, por citar desde la llamada medicina privada, la derechohabiencia  como es el IMSS, ISSSTE, Secretaría de Salud con su ya Seguro popular y sistemas parecidos al ISSSTE pero estatales ejemplos como ISEMYN en Estado de México e ISSTESON en Sonora y así en cada estado de las 31 entidades, ese modelo cubano no puede aplicarse. Ah, y agréguese, desempleo, desnutrición, analfabetismo etc., quizá me equivoco y discúlpeme.

*Fuente: la fuente de este artículo es El Reportero de la Comunidad, pero es en la sección Al Bat. Jesús Alberto Rubio .Hermosillo, Sonora, 14 de Junio de 2014 donde aparece. También se encuentra este artículo en  MexicaliSport
Nota: Las fotos son tomadas del archivo de Medicina Cubana Blog y de la red.

Continue reading

El Blog de Medicina Cubana saluda la salida en la red del diario digital 14Ymedio.

Hoy aparece en la red el anunciado diario digital que edita la conocida bloguera cubana, Yoani Sánchez. Nos alegra esta iniciativa como nos alegra cualquier gesto o iniciativa que rompa el bloqueo a la información de la dictadura Castro comunista.

En esta primera entrega aparece un material sobre la salud en Cuba que incluimos a continuación aunque consideramos que es una información que ya apareció en la red.

Sobre las argumentaciones y críticas a la aparición de este medio de información, señalamos que a escasas horas de su aparición el sitio fue hackeado y bloqueado en Cuba.
A continuación la información sobre salud en Cuba.

Con más de ocho mil millones de dólares al año, la exportación de personal sanitario es la primera fuente de ingresos para la isla.  No es el turismo ni el azúcar, ni ninguna otra materia prima. En Cuba, la medicina es moneda de cambio para conseguir materias primas, sobre todo petróleo venezolano. Es también la principal bandera de la Revolución y del Gobierno, empeñado en borrar de la Historia que ya antes de 1959 el sistema sanitario gozaba de unos índices de calidad muy superiores a los del resto del continente.


Suman más de 50.000 nuestros colaboradores en 66 países, pero ello no afecta la cobertura médica del pueblo", aseguraba Roberto Morales Ojeda, ministro de Salud Pública, el pasado mes de marzo. Negaba así las informaciones aparecidas en varios medios independientes que cuestionaban los programas de exportación de profesionales de la salud en perjuicio de los cubanos. Según el portal martinoticias.com, un facultativo que, antes atendía a 120 familias, tiene ahora el doble. Cubanet.org relata el caso del Hospital Infantil La Balear, en cuya sala de terapia intensiva (donde se hallan los enfermos más graves) solo había una doctora.

“Aunque Cuba es uno de los países con mayor cantidad de médicos per cápita, alrededor de 76 mil en total, un significativo porciento de consultas y servicios médicos no funcionan por falta de personal, como resultado de la exportación masiva de profesionales y recursos médicos, enviados para las llamadas misiones internacionalistas.” Con este párrafo arranca un informe del médico exiliado Darsi Ferrer, publicado el pasado año bajo el título “La salud en Cuba: Mitos y realidades”.

El texto se anticipaba al escándalo que está provocando, en los últimos meses la presencia cubana en el programa Mais Medicos, promovido por la presidenta Dilma Rousseff, para importar un total de 15.000 médicos extranjeros a Brasil, de los que 4.000 proceden de la Isla. Los problemas han sido casi constantes desde la llegada del primer grupo, formado por 400 facultativos, acusados de comportarse como “esclavos” por sus colegas. Los médicos extranjeros que participan en el programa cobran un salario aproximado de 4300 dólares, pero los cubanos, reciben apenas 1000 dólares, ya que el Gobierno de la Isla se queda con la diferencia.

A raíz de las deserciones en las filas de los médicos cubanos, que denunciaron el trato desigual, Brasilia tuvo que renegociar con La Habana para aumentarles el salario hasta los 1.125 dólares. A pesar de todo, son miles los médicos que se embarcan en “misiones internacionales” por la mejora salarial que representa respecto a permanecer en Cuba.

Los enormes subsidios de la época soviética permitieron el fuerte desarrollo del sector sanitario cubano, desde los equipos tecnológicos a la formación de sus profesionales. Se lograron entonces algunos avances históricos –como la erradicación de la poliomielitis o la reducción de muertes por tuberculosis- como señala Darsi Ferrer. El Gobierno cubano comienza a exportar médicos en 1970, con las llamadas “misiones internacionales”. Guerras, terremotos, epidemias… la Isla se convirtió en proveedor de galenos a cambio de materias primas escasas y divisas. Un proceso acelerado en los últimos años con la masiva exportación a Venezuela y ahora a Brasil.

Aun con todos los galenos que tenemos en el exterior, seguimos contando con una de las tasas más altas de médicos por habitantes en el mundo” asegura el ministro de Salud Pública. Pero los cubanos de a pie siguen preguntándose por qué cada día su sanidad está más deteriorada y en sus consultorios de barrio faltan los médicos que el Gobierno comercializa en el mercado internacional.

Fuente: 14Ymedio

Continue reading