Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_search() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_where() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_fields() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_request() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298
elecciones EEUU 2020 | Salud en Cuba
Warning: A non-numeric value encountered in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-content/plugins/eu-cookie-law/class-frontend.php on line 122

Calendario

May 2021
M T W T F S S
« Apr    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Recent Posts


Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_search() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_where() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_fields() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_request() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Archives

elecciones EEUU 2020

La conspiración aplaudida.

 La estabilidad de una democracia no puede depender de maniobras arbitrarias, manipuladoras y mezquinas, con el único propósito de favorecer a una facción política. Nosotros no creemos en eso. Eso no es un juego limpio.

BY THE EDITORIAL BOARD 02.07.21

Está mal conspirar en contra del curso natural de los procesos electorales en Estados Unidos. Terrible, a menos que lo haga el Partido Demócrata, en contra de Donald Trump. Entonces, es laudable, deseable. Entonces, es una conspiración aplaudida.

Por meses la campaña del expresidente Trump denunció la conjugación de fuerzas para, de manera abusiva, arrebatarle la presidencia. Hoy la revista TIME publica un extenso reportaje en el que, de alguna manera, le da la razón al expresidente y a su campaña. No se trata de fraude. Se trata de la manipulación obscena para apuntalar la campaña del contrincante de Donald Trump; en este caso, Joe Biden.

En el reportaje, la periodista Molly Ball escribe sobre «La historia secreta de la campaña en las sombras que salvó las elecciones de 2020». Hablamos, según relata Ball, de cómo «una camarilla bien financiada de personas poderosas, de diferentes sectores e ideologías, trabajó junta, entre bastidores, para influir en las percepciones, cambiar las normas y las leyes, dirigir la cobertura de los medios de comunicación y controlar el flujo de información».


«Su trabajo (el de la camarilla), tocó cada aspecto de la elección. Lograron que los estados cambiaran el sistema de votación y las leyes y ayudaron a conseguir cientos de millones de dólares en fondos públicos y privados. Se defendieron de las demandas por supresión de votantes, reclutaron ejércitos de trabajadores electorales y consiguieron que millones de personas votaran por correo por primera vez. Presionaron con éxito a las compañías de redes sociales para que adoptaran una línea más dura contra la desinformación y utilizaron estrategias basadas en datos para luchar contra las difamaciones virales. Llevaron a cabo campañas nacionales de concienciación pública que ayudaron a americanos a entender cómo se desarrollaría el recuento de votos a lo largo de días o semanas».

Lo que leemos en el reportaje de TIME es alarmante. Lo anterior es solo una pequeña síntesis de los esfuerzos. La manipulación fue amplia. La periodista perfila a Mike Podhozer, el asesor principal del presidente de la AFL-CIO, la mayor federación sindical, como el gran arquitecto de la conspiración. Pero son muchos los rostros; entre ellos, el de Mark Zuckerberg. Se concretó, a espaldas de millones de americanos, una conjura orquestada gracias a una alianza entre «activistas de izquierda y titanes empresariales».

Sin embargo, lo más aterrador de todo es que no se trata de una profunda investigación periodística. Los mismos protagonistas acudieron a TIME para, orgullosos, relatar sus testimonios. «Cada intento de interferir con el desarrollo de las elecciones fue neutralizado. Es muy importante que el país entienda que esto no ocurrió accidentalmente. El sistema no funcionó por arte de magia. La democracia no se ejecuta por sí misma», dice a la revista Ian Bassis, cofundador de Protect Democracy, un grupo no partidista que se denomina defensor del Estado de derecho. Y es, por esa razón, según escribe la periodista, que los autores quisieron relatar su historia: «No estaban amañando las elecciones, sino fortaleciéndolas. Y creen que el público debe comprender la fragilidad del sistema para garantizar que la democracia en Estados Unidos perdure».

Prepotentes, sin duda alguna. Y muy peligroso. La estabilidad de una democracia no puede depender de maniobras arbitrarias, manipuladoras y mezquinas, con el único propósito de favorecer a una facción política. Nosotros no creemos en eso. Eso no es un juego limpio.

Conspirar no es ilegal, es cierto. Tampoco lo es censurar, desaparecer al presidente de Estados Unidos de todas las plataformas de redes sociales, mentir, manipular, alterar las reglas y las normas, neutralizar la información que desfavorezca a un candidato y ocultar la corrupción de su hijo. Pero es bajo. Es inmoral y no debe ser legitimado por los americanos que confiamos en las instituciones de Estados Unidos.

Los americanos deben rechazar con energía los esfuerzos de quienes pretenden entrometerse en la labor que le corresponde a las instituciones y la Constitución. Avalar esta conspiración, revelada por TIME y perfilada como un impulso encomiable, es dejar el país en manos de las élites cuyo único propósito es resguardar sus intereses. Aunque los medios mainstream traten de mercadearlo de esa manera, no se trata de una conspiración plausible. Un grupo de poderosos ha cambiado, para provecho propio, el curso natural de los hechos.

Editorial Board

Fuente: AM ElAmerican.



Continue reading

Parametrando en los Estados Unidos.

 

Lo que estamos viendo en los EE. UU. no es más que un ajuste de cuentas, después del fraude monumental y el robo de las elecciones en un país que se precia de ser el baluarte de la democracia. Dijo un escritor cubano exiliado que “los cubanos venimos del futuro” esto solo lo entendemos nosotros. Ahora empezaron de atrás pa’ lante, censurando al presidente de los Estados Unidos, aun en funciones, siguieron sus colaborados más cercanos y no se detienen.

Los  fulleros y  valentones llegaron al poder; se siente poderosos y han comenzado a hacer lo que en Cuba conocimos como “parametrar” *. Están parametrando a los políticos, a los abogados, a los periodistas, a los intelectuales. Incluso, los pastores “Never Trump” han comenzado a  enfilar sus filosas lenguas contra los pastores que apoyaron a Trump. Los “ganadores” saben que estas elecciones fueron fraudulentas. Se perpetró el golpe de estado tercermundista en la democracia americana. Toda  la bazofia filo comunista se ha alineado con los nuevos ganadores; desde los púlpitos ya empieza la alineación. Están tomando partido, si es que solo estaban agazapados, muchos que vieron con preocupación que, drenar el pantano, es un concepto que bien podía llegar a la Iglesia. Sobre todos esos afiebrados que echan mano a la desgastada Teología de la Liberación o Teología Negra, ambas siempre a la mano, según de donde sopla el viento.

Se ha hablado de políticas de las redes sociales y prerrogativas y derechos que le asisten a la “Big Tech” como para llegar a censurar al presidente. No me vengan con entelequias, censura es censura y los que hemos vivido en una dictadura prolongada la conocemos muy bien. Comenzaron poniendo en las entradas de las redes una “coletilla” **, como aquella que inventaron los censores comunistas en Cuba en los sesenta; hasta que la consolidación de la dictadura les permitió hacerse con todos los medios.

¿Que sigue ahora?, pues otro juicio de los matachines de turno contra el presidente y su legado (bueno dicen que ni legado tiene). Andan desenfrenados, porque solo le quedan 10 días para desplegar otro recurso de odio  contra el presidente y su administración. Empeñados en confundir, medrar en el orden político, odiar y censurar, tal vez no les baste con estos pocos días que faltan hasta el día 20 del presente.  

Los demócratas han obligado a los republicanos a comprar la soga.., ahora quieren que estos se la pongan a Trump en el cuello. Después le van a pedir que lo ahorquen. ¿Qué viene después?

Eloy A Gonzalez. enero 11, 2021

*La discriminación por raza, religión, ideología y orientación sexual de los escritores y artistas cubanos, tuvo su plasmación jurídica en la ley 1267, bajo un engendro denominado “Parametración”. Un año después, en el verano de 1972, se inició el proceso, esto es: los artistas y escritores señalados como conflictivos por diferentes causas, al no reunir los parámetros de conducta exigidos por la revolución, no podían trabajar como tales. Cientos de intelectuales fueron expulsados de sus centros de trabajo o condenados al ostracismo. Nunca terminó la “parametracion”, como nunca terminó la censura, pero esto era  un mal menor comparado con la cárcel, la UMAP y los conceptos arrojadizos de “idoneidad” y “confiabilidad” que aparecieron después.

** En el 1960 aparece en Cuba la “coletilla”, forzadas añadiduras que empezaron a aparecer en los periódicos cubanos al final de informaciones o artículos que resultaban ‘molestos’ al dictador de estreno. Poco tiempo después la “coletilla” no fue necesaria. En noche, y al unísono ignominioso, turbas castristas secundadas por agentes armados ocuparon las redacciones y los talleres de las revistas y periódicos que aún eran propiedad de firmas particulares. No más “coletillas” a partir de entonces, todos los medios de prensa cubanos fueron convertidos en colas satánicas.

 

Continue reading

Bloqueado en la página web de temas cubanos, Cubaencuentro.

 Siempre fui y seguiré siendo un asiduo lector de la página web de temas cubanos: Cubaencuentro.

También colaboré en esta página con artículos, los cuales pueden tener acceso a ellos en los buscadores, si es que no lo han quitado; espero que no.

Mis colaboraciones comenzaron como un aporte al tema interesante que salía como: “Memoria de la Revolución”. Agradezco el asentimiento del editor de la pagina mencionada y su amable consideración a mis colaboraciones.

Mis colaboraciones no fueron aceptadas más cuando abordé temas relativos a la constitución en Cuba de la Asociación de Iglesias Evangélicas de Cuba (AIEC), al menos es coincidente con el tiempo de no aceptación para publicar.

No es usual que participe en foros de comentarios en la red; me empleo en escribir artículos de opinión que son publicados en periódicos y revistas y más frecuente, en páginas web de temas cubanos o en los blogs que edito. Cuando participo en algún foro es por lo ágil y siempre marcado  tono y mordaz del intercambio. Veo que a muchos no les gusta esto.

En los últimos tiempos, asumir el tema de las recientes elecciones en los EE. UU. es cuando menos arduo, sobre todo cuando usted considera o al menos abre la posibilidad, en conformidad con la libertad de expresión, para hacerse más de una pregunta sobre estas elecciones y la posible manipulación, fraude y robo en ocasión del acto electoral. Esto tampoco es aceptable en esos tiempos.

Cuando opiné, esto fue lo que ocurrió:

Esta nota que surge en la sección de comentarios del sitio web Cuba encuentro aparece cuando intenté, de manera infructuosa, de poner un comentario. La observación por si sola se explica. (Ver Foto).

 

Trataba de poner este comentario que a fin de cuentas lo incluí en Twitter:

Para los que celebran la llegada de la administración Biden:

No se vistan que aun no hay baile y si se visten se quedan vestidas y alborotadas. Si siguen alborotadas esto pica y se extiende y si se extiende…, esto no acaba hasta que no termina.., y si termina es porque burro (demócrata) prestado ya está con el lomo pelado.

Una secuencia de dichos o frases, enlazadas  con un tono irónico y desenfadado.

Pues bien, me bloquearon …, no me voy a victimizar porque no es para tanto.

 Eloy A Gonzalez.

 

Continue reading

Este es el fin de la democracia en los EE. UU..

 

Este es un testimonio de las reacciones dentro de la Corte Suprema de los EE. UU. sobre la demanda de Texas. Noten la reacción del Juez Clarence Thomas cuando afirma: "Este es el fin de la democracia..,”

Fuertes argumentos en las Salas de la Corte Suprema de los Estados Unidos sobre la demanda de Texas - CORTE INTIMIDADA

De una fuente muy dentro de la Corte Suprema de los Estados Unidos mientras discutían la demanda pendiente de Texas contra Pennsylvania et. Alabama. . ..

—Hal, como usted sabe, soy secretario de uno de los jueces de SCOTUS. Hoy no se parece a nada que hayamos visto. Los jueces están discutiendo en voz alta a puerta cerrada.

Los jueces se reunieron en una sala cerrada y sellada, como es habitual.

Por lo general, es muy tranquilo, sin embargo, hoy pudimos escuchar gritos por todo el pasillo.

Se encontraron personalmente, porque no confiaban en que las reuniones telefónicas fueran seguras.

El presidente del Tribunal Supremo Roberts estaba gritando:

¿Serás responsable de los disturbios si escuchamos este caso? "

"No me hables de Bush v. Gore, entonces no estábamos lidiando con disturbios"

"Estás olvidando cuál es tu papel aquí, Neil, y no quiero saber más de los dos jueces menores. Te diré cómo vas a votar".

El juez Clarence Thomas dice: "Este es el fin de la democracia, John".

Cuando salieron de la habitación, Roberts, Libs y Kavanugh tenían grandes sonrisas. Alito y Thomas estaban visiblemente molestos. ACB y Gorsuch no parecían inmóviles en absoluto ".

Claramente, el presidente del Tribunal Supremo Roberts está intimidado por los disturbios de ANTIFA / izquierdistas

12007156 / LB

https://halturnerradioshow.com/index.php/en/news-page/news-nation/loud-arguments-in-us-supreme-court-chambers-over-texas-lawsuit-court-intimidated



Continue reading

Los que cuentan los votos y los que eligen las despensas.

 Por: Eloy A González.

Una anécdota de las elecciones de Nicaragua en el 1984.

No importa cómo se vota ni quien vota, ni donde ni a quien. Lo importante es quien cuenta los votos. La frase se le atribuye al dictador J Stalin. Se le echa mano a esta cuando de votaciones en los países comunistas se trata; también es argumento extemporáneo  cuando se habla de votaciones en las denominadas, “repúblicas bananeras”. Esto de “repúblicas bananeras”,atribuidas a países de Latinoamérica es antojadizo; porque países miserables haciendo fraude en las elecciones, están en todos los continentes. Lo que sorprende a todos es, en ocasión de estas últimas elecciones en los EE. UU., que la cita de Stalin  tanto como el apelativo de “república bananera”; se le ha endosado a esta nación de la que formamos parte y en la cual votamos.

En los ochentas cuando trabajaba como médico en Nicaragua; por ese entonces un país que había hecho una Revolución y se aprestaba a establecer una nación democrática, conocí como y en qué circunstancias, se habían producidos unas elecciones democráticas donde se presentaron varios partidos políticos y donde el Frente Sandinista arrasó. Fue una ola rojinegra.

En una tarde de conversación, risotadas, arrogancias y lenguaje cuartelero; cuando intercambiaba con un conocido dirigente sandinista, Nicho Marenco. Este me hablaba de las elecciones generales celebradas en Nicaragua el 4 de noviembre del 1984, hacía tres años.


Las elecciones fueron convocadas para elegir al presidente y la Asamblea. Fueron las primeras elecciones después del triunfo de la Revolución Sandinista y los sandinos comunistas, como alumnos aventajados que eran del estalinismo tropical castrista, se estaban afincado en el poder. Ellos sabían lo que buscaban, porque tenían que asumir que aceptaban el multipartidismo y de paso quitarse de encima la creciente presión del gobierno de Reagan que nunca aceptó, ni antes ni después de las elecciones, que le pasaran gato por liebre.

No participaron en las elecciones la mayoría opositora de la Coordinadora Democrática alineándose con los EE. UU. que sabían que se fraguaba un fraude tipo elecciones comunistas. No obstante, participaron otros 6 partidos menores que le sirvieron el escenario a los sandinistas para legitimar las elecciones, convencer a los organismos internacionales y lograr el apoyo de la comunidad internacional; excepto los EE. UU. que no tragaron el fraude. Tampoco lo hizo La Contra, un sólido movimiento contrarrevolucionario formado por campesinos e indígenas; que a fin de cuentas decidió el futuro.

Antes de contar la anécdota de Nicho o Wicho Marenco permítanme decirle lo que me contó también sobre esas elecciones, un líder el minúsculo grupo marxista Movimiento de Acción Popular Marxista-Leninista (MAP ML); mientras apurábamos un café en la residencia de Doña Merc. Cuenta que fueron a ver  a los dirigentes sandinistas para que le ayudaran a trasportar a sus seguidores del MAP-ML  a un acto electoral. “Cuántos buses necesitan?” peguntó el funcionario del FSLN.., “¿dos…, tres?”; “¡no qué va!”, contestó el político, “con uno basta que no tenemos tantas gentes”.

Marenco se había tomado una botella de Flor de Caña y si algo aligeraba la lengua de los nicaragüenses era o es el guaro. Entonces me dice que, estaban contando los votos de la elección del 1984, y dale con que “este ponlo pues en la pila del Frente”…, una y otra vez, sin el menor decoro, hasta que se puso arrecho  y les dijo a los compañeros del Frente que contaban: “¡Me va de verga, pónganle algún voto a los otros partidos o esta elección se va al carajo!”.

Los resultados de esa elección fueron de un 66.97% de los votos para el Frente Sandinista (FSLN); lo que le dio la presidencia y 61 diputados para la Asamblea de un total de 96. La elección la decidieron los que contaron los votos.

En esta última elección en los EE. UU., contaban los votos los oficiales del Partido Demócrata; los testigos del bando republicano, debidamente acreditados, veían las boletas tan lejos que algunos usaban prismáticos. Decidieron los que contaron los votos, pero también los que manipulación los votos enviados por correos, el almacenaje de estos y la oportuna presentación cuando el conteo era desfavorable.

Los votos a cambio de las despensas.

A finales del 2007 vivía y trabajaba como médico especialista en la Ciudad de Reynosa, Tamaulipas. Adelantando gestiones para instalar una consulta médica conocí una próspera comerciante local que era dueña de dos farmacias y una especie de clínica para rentar oficias médicas. Me cedió, sin pago inicial alguno, una de estas oficinas. Cuando procuraba hacerla funcional me dijo que en las próximas dos semanas no estaba disponible porque: “estaba a tiempo completo visitando comunidades rurales para entregar despensas a cambio de conseguir votos para su partido político”.

La señora era una activista del PRI, partido político mexicano. Con esto de las despensas buscaban a cambio, el voto para las elecciones estatales del 11 de noviembre de ese año. Entendí muy bien que se dedicaba a una suerte de clientelismo político para llevar a las urnas más votos para su partido; de esta forma  se compra o se coacciona el voto. Esto no es considerado un delito electoral en México sino práctica frecuente.

Viendo la recién elección por la que hemos pasado en los EE. UU. debemos de asumir el reto de preguntarnos si ha habido o habrá en el futuro rasgos de clientelismo político cuando se coacciona al voto de grupos poblacionales vulnerables.

Los votantes no necesitan despensas. Pero si les repiten hasta el cansancio que un partido político dado les va a proporcionar más favores económicos y sociales; entonces el voto se mueve en ese sentido.

Los votantes han estado escuchando que los demócratas les darán un estado de bienestar liberal, muy por encima de lo que hemos vivido en estos últimos años de la administración Trump. Vienen programas universales públicos como el sistema de salud universal, educación gratuita (universitaria, comunitaria y vocacional), aumento del salario mínimo, inversiones en infraestructuras, vivienda propia, facilidades de créditos y un nuevo pacto verde, que nadie entiende, pero que suma votos de los ambientalistas.

También muchos esperan una legalización de los ilegales, pero que no puedes decir que son ilegales, y la desaparición de los centros de detención.

Para la gente del común, mucho de lo que oyen lo asumen como cierto. Votaron y se  unen al coro de los agradecidos que esperan que las food stamps descenderán como el maná; que el cheque del Social Security se incrementara por días y que  iremos a los hospitales y clínicas que queramos. Los parientes, estén donde estén, serán sacados de los centros de detención de inmigración, superaran los límites de las fronteras porque están serán abiertas. El muro será un lugar de peregrinación donde, la gente arrancará los pedazos que más tarde  serán vendidos en EBay. Los demás que se apresten, porque van a abrir el banderín y vienen en legión al país de las oportunidades.

¿Funcionó el clientelismo, funcionó las despensas?. No sabré  decirlo. Pero de que muchos votaron pensado en las despensas materiales o las que  idealizaron,  no cabe la más mínima duda.

Por lo pronto seguirnos esperando a ver si ganó las elecciones el candidato que puso más gente fullera a contar los votos, y empleo a muchos mendaces para ofrecer despensas que aún están por llegar.

noviembre 10, 2020

 

Continue reading