Calendario

November 2020
M T W T F S S
« Oct    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Archives

FSLN

Los que cuentan los votos y los que eligen las despensas.

 Por: Eloy A González.

Una anécdota de las elecciones de Nicaragua en el 1984.

No importa cómo se vota ni quien vota, ni donde ni a quien. Lo importante es quien cuenta los votos. La frase se le atribuye al dictador J Stalin. Se le echa mano a esta cuando de votaciones en los países comunistas se trata; también es argumento extemporáneo  cuando se habla de votaciones en las denominadas, “repúblicas bananeras”. Esto de “repúblicas bananeras”,atribuidas a países de Latinoamérica es antojadizo; porque países miserables haciendo fraude en las elecciones, están en todos los continentes. Lo que sorprende a todos es, en ocasión de estas últimas elecciones en los EE. UU., que la cita de Stalin  tanto como el apelativo de “república bananera”; se le ha endosado a esta nación de la que formamos parte y en la cual votamos.

En los ochentas cuando trabajaba como médico en Nicaragua; por ese entonces un país que había hecho una Revolución y se aprestaba a establecer una nación democrática, conocí como y en qué circunstancias, se habían producidos unas elecciones democráticas donde se presentaron varios partidos políticos y donde el Frente Sandinista arrasó. Fue una ola rojinegra.

En una tarde de conversación, risotadas, arrogancias y lenguaje cuartelero; cuando intercambiaba con un conocido dirigente sandinista, Nicho Marenco. Este me hablaba de las elecciones generales celebradas en Nicaragua el 4 de noviembre del 1984, hacía tres años.


Las elecciones fueron convocadas para elegir al presidente y la Asamblea. Fueron las primeras elecciones después del triunfo de la Revolución Sandinista y los sandinos comunistas, como alumnos aventajados que eran del estalinismo tropical castrista, se estaban afincado en el poder. Ellos sabían lo que buscaban, porque tenían que asumir que aceptaban el multipartidismo y de paso quitarse de encima la creciente presión del gobierno de Reagan que nunca aceptó, ni antes ni después de las elecciones, que le pasaran gato por liebre.

No participaron en las elecciones la mayoría opositora de la Coordinadora Democrática alineándose con los EE. UU. que sabían que se fraguaba un fraude tipo elecciones comunistas. No obstante, participaron otros 6 partidos menores que le sirvieron el escenario a los sandinistas para legitimar las elecciones, convencer a los organismos internacionales y lograr el apoyo de la comunidad internacional; excepto los EE. UU. que no tragaron el fraude. Tampoco lo hizo La Contra, un sólido movimiento contrarrevolucionario formado por campesinos e indígenas; que a fin de cuentas decidió el futuro.

Antes de contar la anécdota de Nicho o Wicho Marenco permítanme decirle lo que me contó también sobre esas elecciones, un líder el minúsculo grupo marxista Movimiento de Acción Popular Marxista-Leninista (MAP ML); mientras apurábamos un café en la residencia de Doña Merc. Cuenta que fueron a ver  a los dirigentes sandinistas para que le ayudaran a trasportar a sus seguidores del MAP-ML  a un acto electoral. “Cuántos buses necesitan?” peguntó el funcionario del FSLN.., “¿dos…, tres?”; “¡no qué va!”, contestó el político, “con uno basta que no tenemos tantas gentes”.

Marenco se había tomado una botella de Flor de Caña y si algo aligeraba la lengua de los nicaragüenses era o es el guaro. Entonces me dice que, estaban contando los votos de la elección del 1984, y dale con que “este ponlo pues en la pila del Frente”…, una y otra vez, sin el menor decoro, hasta que se puso arrecho  y les dijo a los compañeros del Frente que contaban: “¡Me va de verga, pónganle algún voto a los otros partidos o esta elección se va al carajo!”.

Los resultados de esa elección fueron de un 66.97% de los votos para el Frente Sandinista (FSLN); lo que le dio la presidencia y 61 diputados para la Asamblea de un total de 96. La elección la decidieron los que contaron los votos.

En esta última elección en los EE. UU., contaban los votos los oficiales del Partido Demócrata; los testigos del bando republicano, debidamente acreditados, veían las boletas tan lejos que algunos usaban prismáticos. Decidieron los que contaron los votos, pero también los que manipulación los votos enviados por correos, el almacenaje de estos y la oportuna presentación cuando el conteo era desfavorable.

Los votos a cambio de las despensas.

A finales del 2007 vivía y trabajaba como médico especialista en la Ciudad de Reynosa, Tamaulipas. Adelantando gestiones para instalar una consulta médica conocí una próspera comerciante local que era dueña de dos farmacias y una especie de clínica para rentar oficias médicas. Me cedió, sin pago inicial alguno, una de estas oficinas. Cuando procuraba hacerla funcional me dijo que en las próximas dos semanas no estaba disponible porque: “estaba a tiempo completo visitando comunidades rurales para entregar despensas a cambio de conseguir votos para su partido político”.

La señora era una activista del PRI, partido político mexicano. Con esto de las despensas buscaban a cambio, el voto para las elecciones estatales del 11 de noviembre de ese año. Entendí muy bien que se dedicaba a una suerte de clientelismo político para llevar a las urnas más votos para su partido; de esta forma  se compra o se coacciona el voto. Esto no es considerado un delito electoral en México sino práctica frecuente.

Viendo la recién elección por la que hemos pasado en los EE. UU. debemos de asumir el reto de preguntarnos si ha habido o habrá en el futuro rasgos de clientelismo político cuando se coacciona al voto de grupos poblacionales vulnerables.

Los votantes no necesitan despensas. Pero si les repiten hasta el cansancio que un partido político dado les va a proporcionar más favores económicos y sociales; entonces el voto se mueve en ese sentido.

Los votantes han estado escuchando que los demócratas les darán un estado de bienestar liberal, muy por encima de lo que hemos vivido en estos últimos años de la administración Trump. Vienen programas universales públicos como el sistema de salud universal, educación gratuita (universitaria, comunitaria y vocacional), aumento del salario mínimo, inversiones en infraestructuras, vivienda propia, facilidades de créditos y un nuevo pacto verde, que nadie entiende, pero que suma votos de los ambientalistas.

También muchos esperan una legalización de los ilegales, pero que no puedes decir que son ilegales, y la desaparición de los centros de detención.

Para la gente del común, mucho de lo que oyen lo asumen como cierto. Votaron y se  unen al coro de los agradecidos que esperan que las food stamps descenderán como el maná; que el cheque del Social Security se incrementara por días y que  iremos a los hospitales y clínicas que queramos. Los parientes, estén donde estén, serán sacados de los centros de detención de inmigración, superaran los límites de las fronteras porque están serán abiertas. El muro será un lugar de peregrinación donde, la gente arrancará los pedazos que más tarde  serán vendidos en EBay. Los demás que se apresten, porque van a abrir el banderín y vienen en legión al país de las oportunidades.

¿Funcionó el clientelismo, funcionó las despensas?. No sabré  decirlo. Pero de que muchos votaron pensado en las despensas materiales o las que  idealizaron,  no cabe la más mínima duda.

Por lo pronto seguirnos esperando a ver si ganó las elecciones el candidato que puso más gente fullera a contar los votos, y empleo a muchos mendaces para ofrecer despensas que aún están por llegar.

noviembre 10, 2020

 

Continue reading

Negación de prestación de auxilio como accionar de los represores Sandino comunistas en Nicaragua.


Hospitales públicos y funcionarios del Ministerio de Salud en Nicaragua prohibieron la atención de los manifestantes heridos.

En ocasión de las manifestaciones estudiantiles en Nicaragua, se ha podido conocer que muchos medico y funcionarios adscritos al MINSA y a algunos hospitales nicaragüenses se NEGARON a prestar atención medica a los manifestantes heridos, muchos de los cuales fallecieron. Los funcionarios encabezados por la Ministra de Salud Sonia Castro condujeron medidas encaminadas a bloquear la necesaria prestación de los servicios médicos de urgencias a los heridos. Esta es una información que aparece en la prensa nicaragüense. Trabaje y viví en Nicaragua en los años ochenta y me resulta difícil entender esta conducta miserable de médicos que saben por sobre todo que es su obligación prestar atención médica a las personas sin considerar su filiación política.

Los médicos que han salvado vidas en la crisis de Nicaragua

Si las crisis sacan lo mejor y peor del ser humano, eso exactamente ocurrió en el sector Salud: por un lado hospitales públicos dejando morir a heridos y por el otro, médicos, enfermeros y estudiantes de Medicina arriesgando su vida para salvarlo

Por: Julián Navarrete

El doctor Fritz Guill tiene a mano su maleta de sutura. En los últimos días ha extraído balas, charneles y curado quemaduras por explosiones. Desde el 11 de mayo, cuando en Chinandega los protestantes fueron reprimidos por la Policía, Guill tiene abiertas las puertas de su consultorio privado para sanar a los lesionados sin cobrar un solo córdoba.

El último caso que atendió fue el pasado miércoles. Se trataba de un muchacho impactado por una bala de goma a corta distancia, que según indicó el ultrasonido abdominal, no penetró hasta las vísceras. Por suerte, dice Guill, ninguno de sus pacientes fue herido de gravedad, y, aunque con alguna secuela, se encuentran recuperándose en sus hogares.

Dra Sonia Castro .
Ministra de Salud. Sicaria Mayor
Todos los heridos que atendió Guill no quisieron ir antes al hospital por temor a que las autoridades tomaran represalias. En todo el país hubo denuncias de que la Policía esperaba a los heridos para capturarlos o solicitaba sus datos personales. Por el momento, en Chinandega la tensión ha bajado, pero Guill siempre tiene su equipo médico preparado para cualquier emergencia.
Tres razones movieron a que este médico, graduado en la UNAN-León, con 22 años de experiencia, atendiera de forma gratuita: su juramento profesional, no negarle la consulta a ninguna persona y solidarizarse con la causa del pueblo.

Aunque el caso de Guill es particular, muchos otros médicos del país han seguido el mismo camino. En Managua varios hospitales privados, desde el inicio de la crisis, siguen atendiendo sin ningún costo. Los médicos se han organizado en turnos en los hospitales para sofocar la emergencia, mientras en algunas trincheras, como Monimbó, Upoli y UNAN-Managua, los estudiantes de Medicina cierran heridas en medio de las balas.

En León, en el occidente del país, los estudiantes, docentes y médicos denunciaron que la propia ministra de Salud, Sonia Castro, ordenó que no se atendiera a los heridos y avaló el ataque de las turbas y la Policía contra los universitarios. A raíz de eso ya han salido varias marchas de batas blancas en Managua y León, rechazando esta acción.

Hay quien lo ha llamado la rebelión de los médicos; otros dicen que es solidaridad con el pueblo. Sin embargo, varios especialistas de la Salud y estudiantes consultados para este reportaje aseguran que simplemente están respetando su ética profesional de salvar vidas.

Los que curaron ojos

A raíz de la represión se formó el programa Prótesis Ocular para Estudiantes, que se ha encargado de donar y colocar las prótesis a más de 10 estudiantes que han perdido sus ojos en las protestas.

Irela Iglesias, fundadora del programa, dijo que la idea surgió después de ver a Roberto Rizo, la primera víctima que perdió un ojo. “Me impactó mucho y pedí ayuda para su prótesis en redes sociales. La idea se hizo viral y me llamó mucha gente, entre ellos médicos y psicólogos, que se pusieron a la orden de ayudar”, agrega.

El doctor Juan Carlos Rivers y su equipo han atendido y realizado las cirugías para la rehabilitación de los muchachos de forma gratuita. Y el ocularista Diego Iglesia ha elaborado las prótesis oculares individualizadas también sin cobrar su trabajo.

Rebelión en León

La titular del Ministerio de Salud, Sonia Castro, expulsó el 20 de abril a los estudiantes de Medicina del Hospital Escuela Óscar Danilo Rosales Argüello (Heodra), de León, para que fueran golpeados por Policía y la Juventud Sandinista, según varios videos que circularon horas después en las redes sociales y testimonios de estudiantes y médicos consultados por LA PRENSA.

Uno de los doctores del Heodra, quien pidió anonimato, confirmó que minutos antes de que los estudiantes fueran golpeados por estos cuerpos armados, Castro ordenó a la directora del Heodra, Judith Lejarza Vargas, que permitiera el ingreso de unos 30 hombres armados con tubos para que vapulearan a los estudiantes.

La golpiza ocurrió cuando los estudiantes del Heodra hicieron un plantón pacífico en la afueras del recinto. Los estudiantes llevaban banderas, pancartas y silbatos. Del otro lado, las turbas y policías les tiraban balas, bombas lacrimógenas y los perseguían con tubos en las manos.

Ante la agresión, los estudiantes se refugiaron en el hospital mientras las autoridades permitían que ingresaran miembros de las turbas armadas. Varios médicos protegieron a sus estudiantes, metiéndolos en las salas y fue en ese momento que Sonia Castro, ministra de Salud, se enfrentó contra sus colegas y corrió a los alumnos.

“Ella (Sonia Castro) comandaba, decía ‘salgan, salgan, si no salen traigo a los antimotines’”, relató Byron Corea, uno de los estudiantes de Medicina que fueron agredidos, en una denuncia que interpuso ante el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, el pasado 3 de mayo.
Esa misma noche, afirman dos doctores del Heodra, bajaron la orden de no atender a los heridos que resultaran de las protestas. No todos los doctores estuvieron de acuerdo con la orden y es por eso que formaron varios puestos médicos para atender a los lesionados en los puntos más calientes de la represión.

“Reafirmamos con convicción médica que vamos a atender a toda la población que venga, la población leonesa debe sentirse segura, los estudiantes deben sentirse absolutamente seguros que tendrán nuestro cariño y nuestra atención total si ellos viniesen aquí”, expresó el doctor Javier Pastora, jefe del departamento de Cirugía del Heodra, en un pronunciamiento que hicieron 40 médicos el 11 de mayo.

Un día después de que los doctores leoneses alzaran la voz, el sábado 12 de mayo, una marcha de batas blancas —médica, docente y estudiantes de Medicina—, llenó las calles de Managua para apoyar a los estudiantes atrincherados en la UNAN-Managua. “Nosotros queríamos dejar claro que nuestra posición era dar atención a cualquiera, porque tenemos principios de atención”, dijo uno de los médicos del Heodra, quien asegura que se ha negado a dar datos a la Policía de los pacientes que ha atendido.

Los médicos en León aseguran estar organizados para cualquier eventualidad que se pueda registrar en los próximos días. “Estamos listos para volver a activar los puestos médicos y contamos con la ayuda de pobladores y estudiantes de Medicina”, dice el doctor.

Según las fuentes consultadas, en los días de la represión se registró una fuerte cantidad de heridos en toda la ciudad de León. “Aquí hay que dejar claro a la población que son autoridades del Minsa quienes han querido negar la atención, pero nosotros como gremio, estamos dispuestos a seguir atendiendo”, dice el médico del Heodra.

Atención a todos

La Ley 423, Ley General de Salud, en el artículo 8 numeral 15, establece que es derecho de los usuarios “recibir en cualquier establecimiento de salud público o privado, atención médica-quirúrgica de emergencia cuando la necesite mientras subsista el estado de grave riesgo para su vida o su salud. El Reglamento de la presente Ley establecerá los criterios para la calificación de la situación de emergencias y las condiciones de reembolsos económico a la unidad de salud por los servicios prestados al paciente”.

El cirujano Gabriel Guzmán asegura que el juramento que hacen como médicos no les permite negar la atención por ética. “Si llega un paciente herido, a nosotros (los médicos) no nos importa que sea policía, antimotín, que pertenezca a un partido político, no. Nosotros atendemos a los pacientes por igual a quienes lo necesitan”, agrega.

En las líneas de combate

Desde la trinchera donde se encuentra, Aníbal Alemán, de 24 años de edad, ha visto cómo han caído los cuerpos sin vida. Balazos en la cabeza, cuello, pecho. Niños que se desangran. Amigos que caen y se recuperan. Amigos que cayeron y hoy están enterrados.

Alemán no es médico. Es enfermero del Hospital Manolo Morales, pero ahora está a tiempo completo en una brigada de Monimbó, Masaya, donde nació y creció. En su grupo hay nueve estudiantes de Medicina de diferentes universidades de Managua que han estado firmes atendiendo a los heridos de la represión.

 “Yo ingresé al grupo porque me asomé y vi que estaban con un muchacho que tenía como 20 balines en la espalda. Y ellos (estudiantes de Medicina) no podían sacárselos, parece que por miedo o inexperiencia. Entonces yo les dije que podía y fue así que me dejaron ayudarles”, dice Alemán, quien logró quitarle los balines con un bisturí, gasas y anestesia local.

Las brigadas médicas se han esparcido por los puntos de mayor conflicto: en la Universidad Politécnica, León y en la UNAN-Managua. Muchos de ellos ocultan su identidad detrás de pasamontañas y pañoletas por temor a que la Policía o paramilitares tomen represalias contra ellos o sus familias.

En medio de la zozobra que se vive en cada ataque a la Upoli, los estudiantes de Medicina han sacado balas del tórax o de la cabeza. Sin exámenes de Rayos X, equipo quirúrgico, anestesiólogos y quirófanos, explica una estudiante de Medicina que ha colaborado en este bastión estudiantil.

Para muchos, como Aníbal Alemán, lo más duro de estar en los puestos médicos ha sido mirar morir a una persona con la que ha hablado minutos antes.

La ministra de Salud Sonia Castro, titular del Minsa, es una de las figuras del Gobierno más señaladas de las protestas de abril. Es acusada de ordenar que no se atendiera en los hospitales públicos a los heridos en las protestas.

Según los estudiantes de Medicina y médicos del Hospital Óscar Danilo Rosales (Heodra), de León, es responsable directa de las agresiones que sufrieron los estudiantes de este recinto por parte de la Policía y la Juventud Sandinista.

Castro es acusada de hacer ingresar a las turbas armadas dentro del hospital, y posteriormente sacar a los estudiantes para que fueran golpeados por las fuerzas represoras.

La doctora Sonia Castro fue designada como ministra de Salud desde 2010, cuando repuso al doctor Guillermo González, ahora asesor presidencial para asuntos de Salud, Educación, Gestión de riesgo y Capacitación; para enfrentamiento de desastres y calamidades, según el acuerdo presidencial 03-2015 publicado en La Gaceta número 13, del 21 de enero del 2015.

Fuentes dentro del partido la señalan como una ficha de Gustavo Porras, presidente de la Asamblea Nacional y secretario general de la Federación de Trabajadores de la Salud (Fetsalud) desde 1984.

Castro tiene amplia experiencia en Gineco-Obstetricia, muy ligada a la atención a la mujer. Antes de ser ministra trabajaba para el Hospital Metropolitano Xolotlán.

Enrique Beteta, quien era secretario general del Ministerio de Salud en 2010, dijo a LA PRENSA que Castro era “una militante sandinista, con toda la disposición y la voluntad de cumplir con los mandatos que el Gobierno y el Comandante Daniel nos ha dispuesto a cada uno de nosotros”.

Atenciones gratuitas en centros privados

Hoy por la mañana el doctor Alejandro Lagos sacó otra bala de un tórax. El muchacho a quien operó, Luis González, es el número 17 que atiende desde que en su perfil de Facebook anunció que asistiría a los heridos en las protestas de forma gratuita.

Lagos, un señor alto, delgado, de bigote, de 61 años de edad, médico cirujano con un máster en Salud Pública, tiene un registro detallado, con pruebas en fotos y videos, de todos los muchachos que ha visto hasta el momento. “Yo tengo ese registro a disposición de los organismos de derechos humanos que quieran constatar los casos que he llevado”.

Todos los casos que ha atendido este doctor son provocados por armas de fuego, cuyas complicaciones se han originado porque en los hospitales públicos han negado la atención o una vez ingresan a los pacientes han sido mal atendidos. “La mala calidad de atención no solo está entredicha, sino ha sido comprobada por los casos que tengo registrados”, dice Lagos.

El doctor ha comprobado cómo algunos de sus pacientes han sido mal suturados de heridas en el cerebro. Les han dejado balazos en la cabeza. Y hay otros casos donde las heridas se han infectado y los muchachos han estado a punto de perder un miembro o morir de una meningitis. Las fotos y videos de las intervenciones las sube a su muro de Facebook, que algunos se han vuelto virales.

“Siempre que hay una causa como esta, los médicos tenemos que apoyar”, dice Lagos.

Durante esta crisis se han dado situaciones sin precedentes: algunos hospitales privados como el Vivian Pellas, Bautista, Salud Integra y Sumédico han anunciado atención y disposición de todos sus equipos de forma gratuita para los heridos durante las protestas.

Medicos y estudiantes de Medicina marchando en Managua
El doctor Gabriel Guzmán, cirujano del Hospital Vivian Pellas y Sumédico, dice que se ha hecho una unión del gremio médico en los hospitales privados para atender a las personas heridas. “Ante esta situación, y queriendo aportar un grano de arena, hemos hablado con los hospitales para que apoyaran esta causa y se pudiera atender a todas aquellas personas que estuvieron involucradas en los enfrentamientos”, dice Guzmán.
En estos hospitales privados o semiprivados se han recibido muchísimos pacientes referidos de diferentes puntos del país. “Nosotros (los médicos) siempre hemos estado al lado de la población. Creo que ningún médico le puede negar la atención a un paciente”, agrega.

“Esta situación que estamos viviendo no se había visto en muchísimos años (la cantidad de heridos y muertos), aquí todos los gremios se han solidarizado por la causa”, agrega.

El pasado miércoles 15 de mayo, el bloguero Yasser Morazán agradeció públicamente al Hospital Vivian Pellas por seguir atendiendo de forma gratuita. “La madrugada de ayer mi primo, el joven Franklin Ponce Flores, de 32 años, recibió un impacto de bala en la cabeza mientras protestaba en la ciudad de Sébaco, Matagalpa. Denuncio, que por orientaciones políticas no lo quisieron atender en los hospitales públicos de La Trinidad, Estelí y el colmo, en el Hospital Escuela Óscar Danilo Rosales de la ciudad de León lo retuvieron por más de 9 horas sin ser atendido”, escribió.

Morazán relató que llamó al Hospital Vivian Pellas para pedir que lo atendieran y el joven fue trasladado en ambulancia al centro, donde fue estabilizado y actualmente se encuentra recuperándose.

A más de un mes desde que inició la protesta, los heridos siguen llegando a los centros privados. El doctor Alejandro Lagos también tiene en su agenda visitar hoy a tres heridos más. Lagos, quien tiene una clínica privada en su casa y solo se mantiene de la atención personal que brinda a algunos pacientes desde hace años, ha dispuesto de los pocos recursos con los que cuenta para salvar vidas.

“Si existe un herido, ahí estaremos los médicos para atenderlo”, dice Lagos, mientras se acomoda la gabacha y se dirige a visitar a un paciente.

Fuente: La Prensa.

Información relacionada: Una relación de médicos y funcionarios nicaragüenses de la Salud  que se negaron y ordenaron la NO atención de los heridos en Nicaragua aparece en una cuenta de Twitter: @Abrildiezynueve  AQUI


Continue reading