Calendario

June 2018
M T W T F S S
« May    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

La Habana

Situación de la Clínica Estomatológica “Felipe Soto” en Municipio capitalino de Boyeros, Cuba.

En esta Clínica Estomatológica,  se coloca en unos de los centros de salud donde se usa un solo guante para varios pacientes, no hay casi herramientas de trabajo y los trabajadores se quejan, no hay interés por parte de la dirección, los trabajadores intentan buscar una solución y por parte de la directora no permiten buscar soluciones. La falta de higiene es innumerable, los locales no tienen aire acondicionado y la basura se vierte cercana a las consultas.
Recibido por correo electrónico el VIDEO puede ser visto en You tube.
Continue reading

Situación muy crítica del Hospital Clínico Quirúrgico 10 de Octubre en la Ciudad de la Habana.

¡DALE AL QUE NO TE DIÓ!

Por  gracia Divina, me encuentro aún, entre los sobrevivientes de la epidemia de Dengue Hemorrágico que, durante los inicios de la década del 80, abrazó lamentablemente a la Mayor de las Antillas.

El ser un chico activo, en ocasiones, trae sus ventajas. Un descuido del enfermero, me dio la oportunidad de, con discreción, introducir mi índice en mí garganta, induciendo así el vómito. Para sorpresa de los médicos, el adolescente diagnosticado con mala digestión, llenó 17 pomos de sueros de hemorragia. ¡Gracias a Dios!

Experimentar lecciones de este tipo, dejan su marca propia, se desarrolla un sentimiento de nostalgia cuando, en derredor tuyo, sólo encuentras mosquiteros, salas atestadas y cuartos hacinados de personas que, contraer la enfermedad, no fue decisión por cuenta propia.


En las últimas semanas, en reiteradas ocasiones no he tenido alternativa que, revivir –entiéndase en mi memoria- aquellos días lúgubres.

Entrar por la razón que sea al Hospital Clínico Quirúrgico 10 de Octubre, más conocido por la Dependiente es, un riesgo al ciento por ciento. El Hospital de referencia está saturado de personas con Dengue. Los salones de operación cerrados debido a que en este estado de emergencia, es una locura realizar intervenciones quirúrgicas.

Trozos de palos improvisados –entiéndase cortados a machetazos- , sirven de base a los mosquiteros sin, que sean lo suficientemente seguros como para evitar que, durante la noche, se corra o caiga el mosquitero y se propague más la epidemia.


Este, aunque crítico, pudiese ser el menor de los problemas. Puedo testificar que, existen habitaciones con seis personas cuando, cuatro resultan más que suficientes, la Sala Avelino 4to –cuarto piso del edificio- es, un ejemplo de ello y esto, créame, sigue siendo una bicoca.

Tuve el desagradable privilegio de estar presente cuando repartían eso a lo que llaman almuerzo. Un carro metálico como quiera, lleno, en su parte superior de cubos, por cierto TODOSdestapados,  que sin exagerar, parecía más que recogían sancocho para cerdos.

La puerta de acceso al elevador, está decorada con una reja que, en su totalidad genera la idea de un cuadro abstracto de esos que sin decir nada, nos tropezamos en ocasiones por doquier. Los pacientes, supuestamente bajo la acción genocida de la guerra fría bacteriológica impulsada por los eternos enemigos norteños, deambulan libremente por la sala, sin tener en cuenta los riesgos de una picada.

El punto de convergencia eran las áreas de la azotea a ambos lados, allí conversan, fuman, meriendan  y distraen la vista, con el ir y venir de otros vulnerables a la plaga. Es aquí donde, en pleno cubano, patearon la lata.

En el momento de mi observación, el área de la azotea bridó una copia fiel del hermoso cielo reflejado en dos sendos charcos de agua, ¡SÍ! Escribí agua, agua estancada producto de la tupición de los respectivos conductos de drenaje. Por increíble que parezca, en medio del alto grado de contagio epidemial, la Dirección del Hospital se da el lujo de permitir semejante situación.

Los auxiliares de limpieza, brillan, por su ausencia. Los jefes de turno de servicio, las supervisoras de enfermería, las mismas enfermeras, la guardia médica, el personal de mantenimiento, en fin, la infraestructura de logística es obsoleta, no funciona, no reacciona y para colmo, el hospital no está en cuarentena y por él, deambulan cientos de personas diariamente, propensas a contagiarse.

Si acaso no he logrado cautivar su imaginación con palabras, permítame mostrarle algunas instantáneas que, de seguro provocarán una avalancha de emociones, fuertes emociones, tan fuertes que quizás sienta lástima por los ingresados allí y de hecho, agradezca a Dios por no encontrarse en la lista de invitados a este “hotel estrallado”.

Y créame que, si esto no es contrarrevolución, entonces, busquemos a Shakespeare y corrijamos algunos términos obsoletos por otros más insurrectos.
*Pastor Alejandro Hernández Cepero. 48a.  miembro de la Liga Evangélica de Cuba; se desempeñó en una misión en El Henequén, Mariel, Prov. De Artemisa, Cuba. Trabaja en la actualidad con el Mover Apostólico, Movimiento Apostólico en Cuba. Es colaborador habitual de algunos sitios web de temas cubanos.

Continue reading

Pésima calidad en la elaboración de medicamentos en Cuba.

Medicamentos mal elaborados

La Empresa Laboratorio Farmacéutico”Roberto Escudero”, produce medicamentos sin la calidad requerida.

Medicamentos mal elaborados.
Foto de la autora.
Está situada en 20 de Mayo No.540, en el capitalino municipio del Cerro, elabora por ejemplo pomadas con mala calidad y por si fuera poco los tubos al envasarlos, los dejan con vacíos.
Tal es el caso del ketoconazol, muy usado en diferentes enfermedades de la piel e incluso en las uñas. Los tubos de este medicamento se venden casi vacíos y aguados. Cuando se aprieta el tubo  lo que sale en vez de crema, es un semilíquido  blanco, cuando el usuario espera una pomada sólida.

Las quejas dentro de la población son numerosas, ya que quienes se ven obligados a utilizar este medicamento, dicen que no saben qué se están embadurnando  en realidad; si algo que les cure o bien otra cosa que no solucionara enfermedad alguna.

La Habana, 13 de mayo de 2014.


Nota: Información recibida de la Red cubana de comunicadores comunitarios, desde Cuba por correo electrónico.

Continue reading

En el hospital habanero “Miguel Enríquez” hay que pagarle a los camilleros.

Si no tengo dinero no tengo camillero

En el Hospital Clínico Quirúrgico Miguel Enríquez, en esta capital, la atención al paciente es pésima, no hay camilleros y si los que encuentras te maltratan con gestos y palabras.

Graciela Ramírez López, acompañante de una enferma, al entrar a dicho hospital tuvo que hacer la función de auxiliar, porque Ariel quien era el camillero que estaba encargado, en una parte del trayecto  abandonó a la paciente para atender a otra persona que le pagó por sus servicios. Al reclamarle Graciela, la trató ásperamente, justificándose con el hecho de que el personal estaba escaso en el hospital; pero le dio a entender -con gestos- que si no pagaba no le haría caso.
Graciela indignada y con falta de tiempo pues su pariente requería de urgencia, no le quedó más remedio que trasladar la camilla ella misma, por todos los lugares que los médicos le indicaron.

La Habana, 30 de marzo de 2014.


*Nota: Recibido por correo electrónico de la red cubana de comunicadores comunitarios. 

Continue reading

El Hospital Pediátrico “La Balear” es cualquier cosa menos un hospital de niños.

Cualquier cosa menos un hospital para niños

Por: Miladys Carnel González.*

En el hospital pediátrico La Balear, ubicado en el municipio de San Miguel del Padrón,  se brinda atención médica a niños en distintas especialidades.

La sala de cuidados intensivos e intermedios donde la vida de los pequeños se encuentra en manos de Dios y los médicos, está en pésimas condiciones. Las paredes que colindan con las camas de los pacientes se encuentran llenas de moho y hasta plantas de helechos cuelgan de ellas, la humedad es notable; las puertas y ventanas que llegan al “pantry”  donde se distribuyen los alimentos están en total destrucción.

La vista del hospital es pésima, pabellones cerrados, salideros de agua, paredes y techos agrietados a punto de colapsar. El centro hospitalario parece cualquier cosa menos un hospital para niños. Todo ello sin mencionar la atención médica.

La Habana, 25 de marzo de 2014.

Incluimos aquí un VIDEO del Hospital Pediátrico “La Balear” en San Miguel del Padrón, La Habana, Cuba. 

Continue reading

El subsistema de atención primaria en Cuba está deteriorado; el sector médico cuestionado; un recorrido por los consultorios del Médico de la Familia en La Habana.

Por Ernesto García Díaz.

El oficialista periódico Granma, en su edición del pasado 23 de diciembre, resumió la intervención del Dr. Roberto Morales Ojeda, ministro de Salud Pública de Cuba, bajo el titular “La lucha por la salud es de todos”. Acto seguido,  esbozó: “Cuba cuenta actualmente con 56 mil 600 médicos laborando en el país, sin contar los más de 21 mil que se desempeñan en el exterior, lo cual lo ubica como uno de los mejores en el mundo en cantidad de galenos por habitantes”.

El ministro no dijo la cantidad de habitantes que podían ser atendidos por un médico. Al parecer olvidó los informes emitidos por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE) en el 2012, momento en que la población residente en la Isla contaba con 11,163 934 millones de habitantes. Tampoco habló de las causas por la que decreció  en 54 mil 600 personas, con un saldo negativo del 1.5% por habitantes.

La ONE, según informes del propio Ministerio de Salud Pública (MINSAP) indicó en el 2012 la existencia de 82 mil 065, de ellos 13419 médicos de familia, 13 mil 998 estomatólogos, 2916 farmacéuticos y los restantes 51732 facultativos, cuya nomenclatura no se describe, seguramente corresponden a los servicios de especialidades, científicos, docentes, misiones, etc.

La autoridad del MINSAP, en su informe comete errores e imprecisiones sobre las cifras de médicos cubanos dentro y fuera del país. Enmarca una cantidad aproximada de 77 mil 600 galenos y deja de informar la situación laboral de 4 mil 465, según la información brindada por la ONE. El dirigente comunista no precisó en su informe la cantidad de médicos que han sido liberados o que han desertados en las misiones, ¿A caso, serán más de 4 mil médicos?
El ministro debiera aclararle esto al pueblo

El titular del sector reseñó que la atención médica  por habitante es una de las mejores del mundo. Nos imaginamos que los diputados ese día se quedaron dormidos o exhaustos de tanta mentira, pues no se publicó por los medios informativos cuestionamiento alguno. El pueblo comenta una realidad muy distinta a la informada y desconoce los argumentos que utilizó el funcionario para consignar a vuelo de pájaro tamaña mentira.

Las estadísticas de salud del régimen están distorsionadas. La atención primaria que prestan los deteriorados consultorios médicos de familia, no se sostienen con un médico por cada 137 habitantes, como hace ver el régimen, cuando lo cierto es que en la mayor parte del país un médico atiende a más de 831 habitantes.

Es una villanía la información que brindó el burócrata del MINSAP, al dividir la población existente en Cuba entre todos los médicos estén o no prestando servicios en el país, pertenezcan o no al subsistema de atención primaria y me refiero al apabullado “Programa del Médico y la Enfermera de Familia”. Y, no entramos a profundizar los servicios estomatológicos y hospitalarios cuyas cifras son alarmantes. Como la de 1 estomatólogo por cada 804 habitantes.

Queda mucha tela por cortar

Por otra parte, es poco creíble que al cierre del 2013 se hayan prestado 61 millones de consultas médicas y que de ellas 41 millones correspondan a consultas del subsistema de la atención primaria.
Si realmente se refieren a los consultorios médicos, es irritante dicha información; aún más consignar que hay una “recuperación paulatina” de ese importante subsistema de atención al señalar que crecieron en 1 millón de consultas más que en el 2012, cuando el servicio de medicina general integral ese año cerró, según la ONE, con 22 millones 433 mil 396 consultas.

¿El MINSAP llevará una estadística al margen de la oficial?  Según la ONE, en el 2012 se realizaron 81 millón 160 mil consultas médicas, bajo los formatos de las consultas externas; y consultas de cuerpo de guardia y estomatológica. Las primeras por especialidad médica, que incluye medicina general integral, medicina interna, dermatología, psiquiatría, cardiología, cirugía general oftalmológica, ortopedia y traumatología, pediatría y obstetricia.

Preguntamos: ¿Por qué los servicios primarios de salud en el 2013 dejaron de hacer 20 millones 160 mil consultas menos que en el 2012?  ¿Por qué el ministro de salud habla de crecimiento paulatino en un subsistema corroído y deteriorado?

Prueba de terreno

Lo antes dicho lo corroboramos durante dos días de terreno y en horario laboral por los municipios habaneros de Boyeros, Plaza de la Revolución, Centro Habana y Habana del Este, donde constatamos la verdadera realidad del “Programa del Médico y la Enfermera de Familia”.(Las imágenes fotográficas de los lugares visitados hablan por sí solas).

En Alta Habana, Boyeros, visitamos el consultorio de calle 10 y 7mª. Estaba cerrado y no tenía su Pancarta de Información. Poco pudimos referenciar del médico que atiende allí. Una vecina nos dijo que hacía días que no iba, seguramente por las festividades de fin de año.

En Plaza de la Revolución, nos presentamos en varios consultorios de la zona céntrica de El Vedado, fuimos al consultorio No. 3 de calle 19, entre L y K, lamentablemente, también cerrado pero al menos con la Pancarta de Información, donde consta que es atendido por la Dra. Grisell Garcell Calderas y  la enfermera Idelmis Nicholas.

Una señora que pasaba  nos dijo que no siempre está la doctora, que fuera al Edificio Focsa, por calle M y 19, que allí algunas veces y con más frecuencia está el médico y hay una farmacia. Hasta allí nos dirigimos, pero no pudimos pasar porque el custodio nos impidió su acceso, nos dijo simplemente que no estaba. Que viniéramos el próximo día a ver si trabajaba, pero más seguro el próximo año (2014).
Buscando al agraciado médico de la atención primaria, una vecina fortuita de la zona nos recomendó fuéramos al consultorio No.4 de la calle 13 entre L y M. Para nuestra sorpresa, la edificación del galeno está ubicada estrechamente en los bajos de un edificio con un pequeño pasillo donde hay tres butacas de madera y dos teléfonos de llamadas locales y nacionales. Estaba cerrado, pero con su Pancarta de Información, acreditando a las Galenas Liliana Pliego y Yozandra Ruiz; así como a la enfermera Cristina Heredia.

En Centro Habana estuvimos en dos pertenecientes al Consejo Popular “Cayo Hueso”, ubicados en la calle Vapor y Espada; y  en la calle Hospital y 27 de Noviembre. Ambos estaban cerrados, el primero sin Pancarta de Información y el segundo colmado sus alrededores de desechos sólidos putrefactos. Era el consultorio No.20, atendido por el Dr. Residente Sergio Riguera Omonte y la enfermera Licenciada Celia Izquierdo.

En este último sitio nos llamó la atención su pancarta que informaba que atienden una población de 1354  habitantes. Al menos en este consultorio no hay ocultamientos de información y constituye un referencial que contrasta con lo expuesto por el Ministro de Salud, que señalaba a Cuba dentro de los mejores del mundo en atención primaria por habitante (137 habitantes por un médico en el 2012).

También visitamos en dos oportunidades la oficina de atención a la población del municipio Centro Habana. A pesar de sus plegables explicativos. La oficina se mantuvo cerrada sin atención al ciudadano.

Nuestro recorrido concluyó en la Zona de Micro X, del habanero municipio de la Habana del Este, ruta final de los microbús o taxis ruteros,  P-11 (ómnibus doble) y autos de alquiler.  Visitamos dos consultorios, cercanos unos del otro, limitados por las calles 1era B y 1era C; ninguno estaba  en funciones ni tenían Pancartas de Información. Vecinos nos explicaron que hace semanas no van los galenos. La vecina del consultorio de calle 1era C, nos dijo lleva algún tiempo cerrado, pues la doctora está en prestación de servicio en un hospital y no se sabe si viene en el 2014.

La población, al no poder contar con el Médico  y la Enfermera de Familia de cabecera, tiene que acudir  al centro de salud (policlínico u hospital) para ser atendida por cuerpo de guardia.

En resumen, el subsistema  de atención primaria en Cuba está deteriorado; el sector médico cuestionado, los galenos buscando alternativas de misiones para paliar sus necesidades, escapar de la Isla o enfrentarse a diario al trabajo, desesperanzados por los falsos discursos y el pueblo expuesto a su mala calidad.


Fuente: Cubanet

Continue reading

En Cuba un enfermo mental que se convierte en Psiquiatra.

La nota es muy interesante. No es posible aplicarle lógica alguna. Un enfermo con problemas psiquiátricos se enclaustra 6 años en un cuarto, esto en el periodo especial, para salir a lucharla y de paso dar consejos a familiares de enfermos que como el requieren de atención psiquiátrica especializada. Por qué se volvía  loca tanta gente en Cuba y con una sospechosa lucidez  contestó  que  “el alto costo de la vida y los caminos sin salidas son la  raíz del problema; aunque se manifiesten  en  un  hombre abandonado por  una  mujer,  o porque desde  Venezuela no escriban”.

Gerardo  es un vecino de Jaimanitas que a primera vista parece una persona normal. Saluda amablemente a  todo el mundo y siempre está al tanto de los enfermos, condoliendo a sus familiares. Se volvió loco en el 93, cuando la economía cubana tocó fondo y con el periodo especial perdió a la familia.

Dice Gerardo  que cuando enloqueció, la solución  que halló fue no salir del cuarto por seis   años, suficientes  para combatir la tempestad de los nervios. Se pertrechó de materiales y construyó su Rincón Marino, laberintos de conchas de mar, caracoles, estrellas, cangrejos y erizos, a barniz, que colman las paredes de su pequeño cuarto, en la calle Tercera C.

Vista del rincón marino - Foto de Frank Correa

Ponerse a trabajar intensamente en algo que de verdad le guste es el primer consejo que da para el que se enferme de los nervios.  Lleva en la sangre el mar, porque  proviene de una familia de pescadores. Sobrevive pintando casas y chapisteando refrigeradores y cocinas.  Los  precios de sus arreglos y su mano de obra de pintor son de locos, por eso la gente lo busca.
Mantenerse ocupado  es  su mejor   consejo.  Tiene un certificado de ingreso para Mazorra, dictaminado por el médico de la familia, pero asegura  que no le hace falta ingresarse, porque está bien de los nervios: ha sabido controlarlos trabajando.

A menudo van personas a su cuarto a buscar consejos. En los veinte minutos que estuve en  su Rincón Marino,  retratando sus obras, recibió   dos visitas. La primera fue  un  ex oficial de tropas especiales acompañado del  hijo, a quien la mujer lo había abandonado  y se volvió  loco completamente.  El joven se  quedó  afuera, recostado de un poste, cabizbajo,  ensimismado.

-Mi miedo –le dijo el padre-  es que en mi familia hay antecedentes de suicidio. Mi padre y mis hermanos terminaron suicidándose,  y ahora mi hijo dice que va a hacer lo mismo. Y si se mata él, entonces tengo que matarme yo.

Gerardo aconsejó de cómo proceder, pero el hombre se fue con la misma confusión mental con que había llegado. Sujetaba  por el brazo al  hijo,   cabizbajo y con los ojos perdidos.

Uno de los pacientes de Gerardo.
Luego llegó otro hombre, vecino del callejón de Jaimanitas, a pedirle consejo, porque su hermana  había enloquecido también.  Su marido estaba de cooperante en Venezuela y hace seis meses que no le envía ni siquiera un mensaje,  y de pronto se quebrantó.  Era  una joven  “integrada” (revolucionaria)  y estaba a punto de perder el trabajo. Habían  utilizado todos los recursos, incluso la brujería, pero nada dio resultados.
-Ha salido dos veces desnuda para la calle. No  vuelve en sí. En la familia tenemos miedo de que nos la ingresen en  Mazorra; ese sí sería el fin.

Gerardo aconsejó al hombre de cómo proceder en ese caso,  pero igual se fue como el otro, sin solución real  a su  conflicto.


Le pregunté su opinión  de por qué se volvía  loca tanta gente en Cuba y con una sospechosa lucidez  contestó  que  “el alto costo de la vida y los caminos sin salidas son la  raíz del problema; aunque se manifiesten  en  un  hombre abandonado por  una  mujer,  o porque desde  Venezuela no escriban”.

Continue reading

Las condiciones de las instalaciones hospitalarias dedicadas a dar atención a la ciudadanía en La Habana son calamitosas.

Los pasos resuenan en la oscura escalera sin barandas. El empleado llega a la azotea, o lo que pudo serlo, cargado con las bandejas de comida, amontonadas unas sobre otras para dar menos viajes.

La oscuridad en aquel recinto es casi total, por lo que los tropiezos y disculpas se suceden con frecuencia entre los que suben y bajan.

Al llegar arriba, la suciedad y el estado ruinoso de las instalaciones golpean al visitante. Los enfermos yacen en unas condiciones que traen a la memoria las imágenes del Hospital Psiquiátrico de Mazorra.

Hospital Freyre de Andrade , Emergencias 
El Hospital Freyre de Andrade, más conocido por Emergencias, está ubicado en la Avenida de Carlos III entre Espada y Hospital, en el capitalino municipio de Centro Habana. Después de largos años de interminables reparaciones, las cosas no parecen estar mejor para el añejo centro hospitalario que si por fuera se ve mal -despintado, sin repellar, con los ventanales rotos-, por dentro está peor, hasta el punto de que los familiares de los pacientes allí recluidos lloran de ver tanta miseria.
Cuando al fin los recluidos son dados de alta médica, el alivio es grande, como si se hubieran salvado de uno de los círculos del infierno. La experiencia mantiene con la piel erizada a los involucrados, como en una buena película de terror de las que siempre se espera la saga.

Es cierto que el estado de casi la totalidad de las instalaciones hospitalarias dedicadas a dar atención a la ciudadanía es calamitoso, pero la situación ya se vuelve escandalosa. La desidia del gobierno es una burla al pueblo cubano, a los médicos, técnicos y enfermeras, a los enfermos y a los familiares.

Pensar tranquilamente que no hay que molestarse en armar un escándalo por la situación del Emergencias, porque así están todos los demás, es aceptar que en Cuba todo debe seguir igual: sucio, roto, feo y mal oliente. Es la imagen que las jóvenes generaciones de habaneros, médicos incluidos, se han acostumbrado a ver, y a nadie le importa.

El gobierno cubano, sin ningún escrúpulo, se apropia de más del 90% del salario de los médicos y otros trabajadores de la salud que laboran en el exterior. Son millones de dólares de ganancia que no se reflejan en el mejoramiento de las condiciones materiales de los servicios hospitalarios nacionales. Esto es una de las razones por las que el gobierno cubano es, ha sido y pretende seguir siendo un mal gobierno.


*Abogado, miembro de la Corriente Agramontista de Abogados Independientes. Edita el Blog Librexpresion

Continue reading

Hospitales cubanos convertidos en bayús.

Cierta gozadera nocturna en algunos hospitales cubanos hace recordar el famoso filme italiano La Dolce Vita, por las ansias de los placeres mundanos o como diría un cubanazo a gozar que no hay más na’.

Mario, enfermo crónico, descubrió la gozadera que se arma cuando se apagan las luces. Comienzan los movimientos sigilosos y si alguien pregunta, se escucha la consabida respuesta: “Voy al baño.

Mario explica el lujurioso movimiento a los nuevos pacientes. Les cuenta que hay trabajadoras sexuales de “1X3 (CUC, divisa) y de 1×5 (CUC), en dependencia de su juventud y curvas. Y hay que tener 2 dólares a mano por el alquiler de la cama”.
Auxiliares de limpieza, de laboratorios, de cocina, de almacén, enfermeras y enfermeros, pantristas, participan del sexo tarifado. Por supuesto, no todas. Ni todos, porque hay varones listos a trasmitir sus experiencias vitales a pacientes y acompañantes. Incluidos bisexuales y gay “que también tienen derecho y para gustos se hicieron los colores, como dice el refrán”.

Resulta que en los últimos años hay  predilección de gay varones en la Enfermería. Hasta enfermeros gay en hospitales militares donde tiempos atrás tuvieron muy restringido su acceso.

No toda relación sexual tiene precio. Edelmis Olano trabaja en un hospital capitalino. También la enfermera Tomasa (nombre ficticio). Hubo química amorosa. Coincidieron en el turno de madrugada. Edelmis quiso precisar: “Pero, ¿dónde lo hacemos? Y tampoco olvides que tengo que atender el ascensor. La respuesta: No te preocupes. Llevo años aquíy me las sétodas. Túsolo llevas tres meses de trabajo. Será en el cuarto de descanso de enfermeros. Con uno o dos dólares por una hora, asunto resuelto. Si no se puede, buscaremos otro lugar. En cuanto al ascensor, a estas horas nadie lo usa. ¡Ponlo en automático!
Se refería Tomasa a que en los hospitales grandes por lo común hay muchos recovecos y espacios negligentemente abandonados, por años a medio construir o reparar, consultorios médicos sin uso nocturno, entrepisos, sitios bajo escaleras, sótanos, azoteas, cuartos de turbinas, electricidad. Por improvisada cama pedazos de cartones y almohadas sobre el piso.

Sexo con discreción y paga –secreto a voces– no es considerado acto vergonzoso, justificado por el relajamiento de las costumbres y los bajos salarios, sobre todo, tras el derrumbe de la Unión Soviética en 1990 que puso fin a la subvención a la isla.

La vida está muy cara. Lo que hago con mi cuerpo no perjudica a nadie, al contrario doy alegría y salud. La vida es corta, hay que disfrutarla aunque sea en un hueco del hospital”, son expresiones escuchadas que sirven de amparo a los trabajadores sexuales solapados de algunos centros asistenciales. Viven intensamente con pacientes, o entre ellos, a su manera, su Dolce Vita.

Fuente: Cubanet
*Reinaldo Emilio Cosano, La Habana, mayo, 1943, licenciado en Filología en la Universidad de La Habana. Ejerció como profesor los últimos veinte años de vida laboral. Fue separado del magisterio por carecer de ''idoneidad política'', según consta en el acta de separación definitiva. Fue miembro del ComitéCubano pro Derechos Humanos, y participó en la Coalición Democrática Cubana. Escribe desde hace más de diez años para CubaNet, a través de la agencia Sindical Press, de la cual es director.

Continue reading

Sanciones del MINSAP por las "irregulares" en la atención a un paciente que ponen al descubierto las graves carencias del sistema sanitario en la Isla.

La Habana, 04 de Julio de 2013

"Año 55 de la Revolución"

En la edición del 10 de Mayo de 2013 fue publicada en la sección "Cartas a la Dirección" una carta titulada ¿Vivimos en una Isla compuesta por 15 provincias o en 15 países que conforman una isla?, donde la Dra. Grisell Rodríguez Borges, quien reside en el poblado Los Palos, municipio de Nueva Paz, provincia de Mayabeque, describe irregularidades sucedidas el pasado 5 de mayo en horario de su guardia en el policlínico —Humberto Castelló—, al tratar de trasladar al paciente Leordanis Torres Pedroso, de 19 años, luego de sufrir un accidente en bicicleta.

Para la tramitación correspondiente se nombró una comisión presidida por el Viceministro Primero del Ministerio Salud Pública e integrada por directivos del organismo.
Dentro de las acciones realizadas para el esclarecimiento de los hechos se entrevistaron a 27 compañeros entre directivos y trabajadores, se visitó el Hospital Leopoldito Martínez de San José de las Lajas, la Dirección Municipal de Salud de Nueva Paz y la vivienda del paciente Leordanis Torres Pedroso, pertenecientes a la provincia de Mayabeque.

Además se examinaron diferentes documentos entre los que se encuentran: actas de Consejos de Dirección, hojas de cargo de consultas médicas, historias clínicas, registro de llamadas, incidencias de traslado de pacientes, entre otros, lo que posibilitó arribar a las siguientes conclusiones:

· Constatamos ineficientes acciones de control por parte de la Dirección Provincial de Salud de Mayabeque, referente a la interrelación de los niveles de atención médica en el territorio.

· Se evidenciaron problemas organizativos para la coordinación de traslados de pacientes que requieren de transporte sanitario.

· Inadecuada organización de la guardia de Ortopedia de forma tal que no brinda cobertura para todos los días de la semana.

· No se ha sistematizado el análisis conjunto con la Dirección Provincial de Salud de La Habana, para evaluar el sistema de referencia y contrarreferencia de pacientes de la provincia de Mayabeque.

· Fue reconocido por la Jefa de la Guardia del Centro Coordinador de Mayabeque, que no existió negativa de atención médica en los hospitales de La Habana, que cada centro contactado refirió su situación asistencial, por lo que optó en buscar otras alternativas. En ningún caso la coordinación se realizó con el jefe de la guardia médica de la institución como correspondía.
· Este caso debió remitirse al hospital —Salvador Allende—, sin requerir autorización previa, como corresponde en el proceso de regionalización.

· El jefe de la guardia médica del Centro Coordinador de La Habana, una vez conocido el caso, no coordinó el traslado del paciente hacia una institución terminal de la capital.

· Se comprobó que el funcionario del Puesto de Dirección del Hospital Julio Trigo no reportó la incidencia, ni comunicó a la guardia superior la solicitud de Mayabeque. No hubo negativa de atención por el ortopédico de guardia, que en ese momento entraba al salón de operaciones.

· Fue indebida la llamada al hospital de Matanzas, al no corresponderle la remisión de casos a este territorio. No hay evidencias de negativa para la recepción del caso.

· La provincia de Mayabeque posee un programa de formación de especialistas que incrementará progresivamente su capacidad resolutiva. Actualmente están en formación, entre otras especialidades, 12 ortopédicos, 17 cirujanos, además de 18 anestesiólogos, y se desarrolla un proceso inversionista con el propósito de ir dotando a los hospitales del equipamiento requerido, para que cada día se tengan que referir, de este territorio, menos pacientes a las instituciones de la capital.

Por lo anteriormente expuesto se califica la queja CON RAZÓN, toda vez que se identificaron violaciones en el proceso de atención al paciente, aplicándose las siguientes medidas disciplinarias con los responsables:

1.-Director Provincial de Salud de Mayabeque. Amonestación Pública ante el Consejo de Dirección Provincial y Consejo de la Administración Provincial.

2.- Vicedirector Asistencia Médica de la Dirección Provincial de Salud de Mayabeque. Democión del cargo a uno de inferior categoría.

3.-Jefe de la Sección de Hospitales de la Dirección Provincial de Salud de Mayabeque. Amonestación Pública ante el Consejo de Dirección Provincial.

4.-Jefe de la Sección de Urgencias Médicas de la Dirección Provincial de Salud de Mayabeque. Democión del cargo a uno de inferior categoría.

5.-Jefe de la guardia del Centro Coordinador Provincial de Mayabeque. Traslado a otra plaza de menor remuneración.

6.-Responsable del Centro Coordinador de Mayabeque. Traslado a otra plaza de menor remuneración.

7.-Jefe de Grupo Básico de Trabajo del Policlínico Humberto Castelló de Nueva Paz. Amonestación Pública ante el colectivo de trabajadores.

8.-Jefe de guardia del Centro Coordinador de La Habana. Amonestación Pública ante el colectivo de trabajadores.

9.-Funcionario del puesto de dirección del hospital Julio Trigo. Separación Definitiva de la Entidad.

10.-Especialista de Cirugía General. Hospital Miguel Enríquez. Amonestación Pública ante el colectivo de trabajadores.

Debemos señalar que se han tomado un grupo de medidas organizativas que dan respuesta a los problemas identificados, a los cuales el Ministerio de Salud Pública de conjunto con la Dirección del Consejo de la Administración de Mayabeque dará seguimiento.

También se ha discutido este caso como ejemplo, en todos los municipios de la provincia de Mayabeque, en los consejos de las direcciones provinciales de salud correspondientes y en el Consejo de Dirección ampliado del Ministerio de Salud Pública, así como se orientó su discusión en el resto de las provincias del país.

Se le ofreció respuesta a la promovente, quien se mostró conforme con la misma, así como con la atención brindada a sus planteamientos.

Fraternalmente,

Dr. Roberto Morales Ojeda
 Ministro de Salud Pública

Continue reading

Hospital Hijas de Galicia y otros centros médicos cubanos que funcionaban antes del 1959.

Angie Ena Álvarez.

Muy pocos saben cómo y por qué surgió esa casa de salud y si lo saben prefieren no recordarlo. Es una historia desgarradora que documentó en un libro el historiador cubano Julio César González Pagés. Nació como una hermandad en torno a la prostitución para dar asistencia a mujeres que no tenían acceso a los hospitales y morían de sífilis en las casas de recogidas. Ese es el origen de Hijas de Galicia, el Hospital Materno Infantil Diez de Octubre, que presta servicios en la barriada de Luyanó, en La Habana.

Entrada Hospital Hijas de Galicia
Más de 60 000 gallegas arribaron a Cuba a fines del siglo XIX y en los años iniciales del siglo XX. Eran mujeres solas o con niños pequeños a su abrigo, generalmente analfabetas y, por supuesto, carentes de recursos; terminaban aquí como sirvientas o como prostitutas. Vivían una realidad que en sus cartas ocultaban a la familia lejana. No pocas de ellas se unieron y fundaron lo que sería la asociación Hijas de Galicia y el hospital de igual nombre. Eran la oveja negra de la emigración española y el Centro Gallego, con su poder y representatividad, ocultó su existencia y quiso ahogar la sociedad que surgió a la vida el 12 de junio de 1912 con el nombre de Solidaridad Pontevedresa y que cinco años después, el 18 de enero de 1917, pasó a llamarse Hijas de Galicia.
A comienzos de la década de los 90 del siglo pasado, González Pagés encontró en una oficina olvidada del Gran Teatro de La Habana toda una documentación relacionada con Hijas de Galicia. Quiso acceder a las actas originales de esa institución y luego de buscarlas en archivos cubanos y gallegos terminó encontrándolas en el mismo hospital, donde las guardaron cuidadosamente. En esos papeles está toda la historia.

A inicios de los años 90, muchas gallegas o sus descendientes, todas ya muy mayores de edad, acudían al Gran Teatro, antigua sede del Centro Gallego. Allí González Pagés aprovechó la ocasión y 120 de ellas le contaron sus vidas y las de sus familias en demoradas entrevistas. Fue así que el historiador conoció a la hija de la gallega embarazada que sirvió de modelo para la escultura que se erige a la entrada del Hospital Materno Infantil Diez de Octubre, a la que muchas pacientes veneran como a una santa.

El boicot del Centro Gallego contra Hijas de Galicia cesó en 1919, sin resultados. La institución siguió su curso. Acogía solo a mujeres y a niños de uno y otro sexo, unos 36 000 en total hasta 1956. Disponía en esa fecha, en un edificio de ocho plantas, con cinco salones quirúrgicos y diez salas de hospitalización en las que, como promedio, permanecían internados 206 pacientes/día. Laboraban allí 39 médicos. Su presupuesto, en 1957, fue de más de 968 000 pesos, cifra que incluía los gastos de la clínica y también del balneario que, para los asociados, poseía en Marianao.

Clinica Miramar- Cira Garcia
La clínica La Bondad. Estaba ubicaba en el número 1263 de la Calzada del Cerro y se le tenía como la decana de las casas de salud del país. Carecía de elevador convencional y se valían de un artefacto rudimentario para transportar a personas en estado grave, fracturados, operados y recién paridas desde el primer piso hasta el segundo y viceversa. Un cajón donde colocaban al enfermo y que era manipulado por un hombre gracias a una gruesa soga.
Porque a veces uno visita los locales donde se ubicaban algunas de esas clínicas y se pregunta cómo funcionaban en espacio tan reducido; dónde se ubicaban el quirófano y el cuerpo de guardia, cuántos pacientes podían albergar en sus salas de ingreso. No era extraño que varias de esas cliniquitas, por llamarles de alguna manera, aparecieran en los mapas de La Habana que confeccionaban y distribuían grandes empresas foráneas, como la petrolera ESSO, y que no aparecieran en la carta de  instituciones de salud de relieve. La explicación era sencilla. En esas pequeñas clínicas eran comunes los abortos, práctica no permitida, pero tolerada en Cuba, y terminantemente prohibida en otros países; las ganancias de esas instituciones dependían sobre todo de la realización de los legrados, que por lo común transcurrían sin complicaciones y no requerían de un largo internamiento, y aquellos mapas, quizá sin proponérselo, facilitaban a las interesadas la llegada al lugar. Una extranjera urgida del «remedio» sabía a dónde dirigirse tan pronto salía del aeropuerto. No pocos de esos establecimientos se vinculaban con agencias de seguros.

Algunas de esas clínicas, justo es decirlo, gozaron de gran fama. La Clínica Miramar (actual Cira García) era de las preferidas por los más ricos cuando no viajaban al exterior para atender sus dolencias. De preferencia similar gozaba el Centro Médico Quirúrgico (Instituto de Neurología), dirigido por el doctor Julio Sanguily, uno de sus principales propietarios, que estableció su consulta en 1932 en Línea y D y la trasladó luego para Línea y G antes de instalarse en el edificio de tres pisos, 50 habitaciones con baño y aire acondicionado y cinco salones de cirugía construido expresamente en D y 29, en el Vedado.

Una clínica como Antonetti (actual Instituto de Cardiología) ganó prestigio rápidamente. Su director y propietario era especialista de pulmones y profesor titular de Patología e higiene de enfermedades tuberculosas de la Escuela de Medicina de la Universidad de La Habana, y eran instructores de la casa de altos estudios sus dos hijos, médicos también de la institución. En la Víbora ganaba espacio Acción Médica, en Coco y Rabí; Pasteur, en la avenida de Santa Catalina, y Santa Isabel, en Mayía Rodríguez esquina a Freyre de Andrade, que se complacía de brindar dos importantes servicios de lujo: aire acondicionado y cama para el acompañante en habitaciones individuales con baño privado y teléfono. Otra institución, Marfán, se abrió paso en la rama de la pediatría. Como se impuso El Sagrado Corazón, actual hospital ginecobstétrico González Coro, también en el Vedado.
Capital médica de Cuba

Esa barriada era, a no dudarlo, la capital médica de Cuba. Allí se hallaban grandes hospitales como Calixto García y Mercedes, después Fajardo, y la llamada Maternidad de Línea. Pero también muchas clínicas privadas y consultorios, como los del pediatra Clemente Inclán, rector de la Universidad de La Habana, el llamado Rector Magnífico, y el de su hermano Alberto, ortopédico, ambos en 21, No. 454 entre F y E; el de Antonio Rodríguez Díaz, el llamado cirujano de las manos rápidas, en la calle H, y el de José Antonio Presno Albarrán, una de las mejores cuchillas de Cuba, en la calle 17. Puente Duany, iniciador de la cancerología en la Isla, tenía su consulta en la calle K entre 25 y 27, y José Ramón Fernández, ginecólogo y cirujano partero, pionero del parto sin dolor entre nosotros, en 23 entre K y L, aunque tenía otra, más popular, en la calle Armas, en Lawton.

Cuba tuvo siempre, sigue teniéndola, una Medicina de altísimo nivel. Son cubanos figuras de la talla de Carlos Juan Finlay y Joaquín Albarrán, cuya nacionalidad siguen disputándose Cuba, España y Francia. Un cirujano como el ya mencionado Núñez Portuondo empleó técnicas quirúrgicas antes de que se hicieran habituales en Estados Unidos, y Carlos Ramírez Corría fue reconocido en un momento como uno de los diez grandes neurocirujanos del mundo…

No nos llamemos a engaño, sin embargo. Una cosa es la Medicina y otra, bien diferente, la salud pública. En los años 40 se llegaba primero a la Luna que lograr consultarse con el ortopédico Inclán en el hospital Mercedes, y lo mismo sucedía en Emergencias con el oftalmólogo Meri. Era enorme la fama de ambos y todos querían verse atendidos por ellos. Muchos lo conseguían gracias a la recomendación de algún político o de una persona influyente. Igualmente, antes de 1959, no era nada fácil hacerse de una cama en un hospital por muy público que fuera; por no hablar del precio de los medicamentos… Tan caros eran que en fecha tan temprana como el 20 de febrero de 1959 la Revolución tomó la determinación de rebajarlos.

La carretera que bordea la costa entre las provincias de Santiago de Cuba y Granma regala al viajero uno de los paisajes más impactantes de la geografía insular; un panorama de mar y montaña. Pese a su belleza impresionante, a esa zona se asocia una de las vivencias más tristes de mí ya larga carrera como reportero. Allí, a la orilla del camino, se ven numerosas cruces. Cruces toscas, atadas sus palos con bejucos. Debajo de cada una hay una persona enterrada. Sin nombre. Porque los que confeccionaron esas cruces no tenían con qué escribirlos o acaso tampoco sabían hacerlo.

Hasta esa costa llegaba una familia con su enfermo, luego de caminar tal vez decenas de kilómetros. Y desde esa costa, con una sábana, hacían señas a cuanta goleta pasara más o menos cerca. Quizá alguna se aproximara y llevara al enfermo hasta Santiago de Cuba, donde existía la posibilidad de que lo vieran en un hospital. Si no pasaba ninguna embarcación o su patrón se negaba a acercarse, y el enfermo fallecía, lo enterraban allí mismo, bajo cruces sin nombre.

Las grandes quintas

Muchas de las clínicas que funcionaban en 1959 ya no existen como tales. Desaparecieron la Maternidad Privada del Vedado, en 23 entre A y B, y el Centro Médico de la Mujer, en 4 entre Línea y Calzada. También el Instituto Cuba, de cirugía plástica, en Línea e I, y el Instituto Nacional de Examen y Diagnóstico, en Línea y N. La clínica Cruz Azul, en 17 y J, es ahora el policlínico Rampa y el policlínico Plaza de la Revolución era la clínica Nuestra Señora de la Caridad del Cobre. Existe una dependencia de salud en lo que fue la clínica de F y 25.

De las grandes quintas regionales, la más antigua es La Benéfica (actual Miguel Enríquez, en Luyanó) del Centro Gallego. Se fundó en 1879, y al año siguiente surgió la Asociación de Dependientes del Comercio de La Habana con su casa de salud, actual hospital Diez de Octubre, en la calzada del mismo nombre. Con el tiempo se fundarían La Covadonga (Salvador Allende) del Centro Asturiano, en 1886; la Asociación Canaria, en 1906, y el Centro Castellano, en 1909. En el momento de su fundación, la Dependientes contaba con 677 socios y un capital líquido de $847,00. En 1957 su patrimonio social era de casi cinco millones y sus asociados superaban los 76,000.

  Nota del editor: Incluyo este artículo que recibo por correo electrónico aun cuando no tengo el nombre del autor. Dice la información al final que la fuente es el Blog Caos y cosas de Cuba así que también ponemos esta referencia y tomamos el nombre de la persona que publica el post.
Incluimos aquí, para completar la información, un VIDEOreciente sobre el Hospital Hijas de Galicia – Materno Infantil de 10 de Octubre.
Continue reading

El Hospital de Emergencia en La Habana en peligro de derrumbe.

Por : Magela Lisama Rojas Delgado.*          

Centro Habana, La Habana, (PD) .- Visité la institución médica estatal General Freyre de Andrade, conocida como "Emergencias", ubicada en la céntrica Avenida de Carlos Tercero, entre Hospital y Espada, Centro Habana. Al entrar sentí gran preocupación al percibir los pisos superiores y las escaleras apuntalados.

Ya no sabemos en qué sitios nuestras vidas corren más peligro, si en las calles, edificaciones antiguas o ciudadelas en mal estado. Ahora hasta en las instalaciones hospitalarias arriesgamos nuestras vidas.

Hospital de Emergencias , estado actual.
En espera de la consulta, escuché que varias personas se quejaban. Decían que el gobierno no ha tomado medidas para evitar este problema. También calificaban de irresponsable el hecho de que no se conmoviera ante la posibilidad de que a los pacientes y sus familiares, les pudiera caer un pedazo de techo encima.
¡Qué triste sería acudir a un sanatorio con una simple enfermedad y terminar hospitalizado por un siniestro! Daría pena el suceso, cuando lo principal para un paciente es la preservación de su vida.

Da vergüenza saber que el gobierno no se preocupa por solucionar este problema. En vez de cerrar el hospital y repararlo, expone la vida de miles de ciudadanos.

La preocupación, no es sólo mía. La comparten millones de cubanos que saben que nuestro país está muy lejos de ser la potencia médica que dice el oficialismo.


*Dama de Blanco, miembro del Movimiento Independiente Opción Alternativa, reside en Centro    Habana,  La Habana. Edita el Blog Reportasincensuracuba.

Continue reading

La epidemia de Cólera en Cuba llega a La Habana.

Limitada a la provincia oriental de Granma, días después de su aparición se reportaban pacientes en las provincias de Santiago de Cuba y Guantánamo. Más tarde se diagnostican reos en el sistema carcelario de la Isla afectados de Cólera  y en... Continue reading

Las ruinas en La Habana del que fuera el Hospital Pediátrico “Pedro Borras”.

Hospital en ruinas.Por Aimée Cabrera.La zona que comprende la calle G o Avenida  de los Presidentes entre las calles 27 y 29, en el Vedado, municipio capitalino de Plaza es bien céntrica por estar rodeada de varios hospitales y entidades relacio... Continue reading

Causa una grata impresión las condiciones adecuadas y el trato del personal médico en el Hospital Materno Infantil “Ángel Arturo Aballi “de la capital cubana.

Grata impresiónPor: Amarilis C. Rey.*Managua, La Habana, abril del 2012 (PD) El hospital Materno Infantil  "Ángel Arturo Aballí" ( foto abajo a la derecha) , en el municipio Arroyo Naranjo, fue mi destino hace algunos días. Quise visitar a una... Continue reading