Calendario

December 2019
M T W T F S S
« Nov    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Nicaragua

El cambiante concepto de “intrusismo profesional” en la práctica médica en Cuba.



Un reciente artículo que aparece en el sitio web Cubanet, trae a consideración el tema de intrusismo profesional en la medicina. El tema se queda en un enfoque de lo anecdótico y superficial, pero tiene algunas aristas que merecen mencionase.

En efecto, estudiantes de Medicina eran enviados a limpiar en los hospitales y trabajar como auxiliares de enfermería cuando solo cursaban el primero y segundo año de la carrera (1967-1968). No hay que sorprenderse de que los estudiantes de 4to y 5to año fueron enviados a Nicaragua. En el año 1970 todos los alumnos de la Carrera de Medicina del 3er año fuimos enviados como médicos a trabajar, no solo en los campamentos cañeros, sino en postas médicas y policlínicos. Todos los médicos internos, en el 6to año de la carrera trabajan como médicos sobre todo en los servicios de emergencia y toman decisiones porque muchos de los médicos residentes y especialistas no los apoyan. Siendo médicos, muchos especialistas no aceptan trabajar en los servicios de urgencias en Cuba, precisamente porque consideran que es  intrusismo profesional, en tanto que cumpliendo misiones internacionalistas si lo hacen. ¿Que los funcionarios te pueden enviar a hacer otro trabajo y eso es intrusismo? Pues recuerdo que el otrora director del Hospital Lenin (Holguín), Jorge Zaldívar de Zayas, el tristemente célebre “tiburón sangriento’, fue enviado a la campaña anti Aedes Aegyti en Marianao en tanto que el ex vicepresidente Carlos Lage lo enviaron a lo mismo en el Policlínico de La Rampa. ¿Intrusismo profesional? Aquí les dejo el artículo:

El intrusismo profesional es el ejercicio de actividades profesionales por personas no autorizadas para ello, lo que puede constituir delito.

Por: Raúl Lázaro Fonseca Díaz.*

Además de pretender que galenos, enfermeras y técnicos limpien pisos y recojan basura, el intrusismo profesional masivo se practica en los hospitales e institutos del país.

Posiblemente cuando el gobierno cubano envió decenas de estudiantes de 4to y 5to año para que trabajaran como médicos en los años 80 a Nicaragua, se cometió el primer caso de intrusismo profesional masivo en el campo de las Ciencias Médicas en tiempos de paz. Los médicos nicaragüenses habían huido del castro sandinismo por los bajos salarios y las malas condiciones de trabajo. Se conoce al menos un estudiante cubano de medicina que ejerció como director del hospital de la cabecera departamental de Matagalpa.

Todos los integrantes de este grupo una vez terminado el 6to año de la carrera recibieron dos títulos, el que otorga la Escuela de Ciencias Médicas de Cuba y el de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) FAREM-Matagalpa, creada en 1980.

El intrusismo profesional es el ejercicio de actividades profesionales por personas no autorizadas para ello, lo que puede constituir delito.

Debido a la gran cantidad de pacientes ingresados en los hospitales cubanos por contraer Dengue, Zika o Chikungunya, los directores de los mismos obligan a todos los galenos a trabajar en las salas, aunque no sean especialistas de Medicina Interna, con el pretexto de que antes de especializarse se graduaron como Médicos Generales e Integrales (MGI), o como se les llama popularmente, Médicos de la Familia, pero no es así. Muchos especialistas, luego de terminar sus seis primeros años de estudios continuaron directamente especializados.

Yo no recuerdo casi nada, y me enfrento en las salas de ingreso a casos muy difíciles”, declaró una psiquiatra que prefirió el anonimato por miedo a represalias, y agregó: “además eso crea también un serio problema demonológico”. Alergólogos, endocrinos, nutricionistas, oftalmólogos, etc. se ven obligados a tratar casos de pacientes que necesitan ser atendidos por un especialista de otra especialidad.
La ética profesional o deontología, ciencia de la moralidad, es una rama de la ética cuyo propósito es establecer los deberes, obligaciones y éticas que tienen que asumir quienes ejercen una determinada profesión, y de ello se ocuparía, entre otras materias, el Colegio Médico de Cuba, destruido en agosto de 1959.

En estos momentos existe el Consejo Nacional de Sociedades Científicas de Salud, con objetivos bien diferentes en cuanto al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud, que no es más que un apéndice del Partido Comunista de Cuba y por tanto no vela por la ética de ninguno de sus miembros.

Estas situaciones no debieran suceder si los galenos mostraran sus contratos de trabajo individual, pero, precisamente, basado en el desconocimiento de éstos es que los directores de las instituciones de salubridad ordenan a su personal lo que les viene en gana, o mejor lo que le ordenan de “arriba”.

Yo conozco mi contrato de trabajo, pero el director del policlínico me envía al frente de las brigadas de fumigación, pues tiene el poder legal de situarnos en las tareas necesarias, incluso hasta recoger basura o limpiar piso”, asegura un médico de familia, “y sólo cuando se declara el Estado de Desastre por Epidemias los directivos pueden adoptar ese tipo de decisiones, pero esto es Cuba, el gobierno hace con nosotros lo que les viene en gana, y violan el derecho y la deontología médica”.

Se pensó que con la gran cantidad de médicos que han arribado a la Isla, provenientes de Brasil, Ecuador y Bolivia la situación mejoraría, pero no es así, pues el gobierno cubano trata de enviarlos a otros países.

* Periodista independiente. Reside en La Habana, Cuba

Fuente: Cubanet


Continue reading

Negación de prestación de auxilio como accionar de los represores Sandino comunistas en Nicaragua.


Hospitales públicos y funcionarios del Ministerio de Salud en Nicaragua prohibieron la atención de los manifestantes heridos.

En ocasión de las manifestaciones estudiantiles en Nicaragua, se ha podido conocer que muchos medico y funcionarios adscritos al MINSA y a algunos hospitales nicaragüenses se NEGARON a prestar atención medica a los manifestantes heridos, muchos de los cuales fallecieron. Los funcionarios encabezados por la Ministra de Salud Sonia Castro condujeron medidas encaminadas a bloquear la necesaria prestación de los servicios médicos de urgencias a los heridos. Esta es una información que aparece en la prensa nicaragüense. Trabaje y viví en Nicaragua en los años ochenta y me resulta difícil entender esta conducta miserable de médicos que saben por sobre todo que es su obligación prestar atención médica a las personas sin considerar su filiación política.

Los médicos que han salvado vidas en la crisis de Nicaragua

Si las crisis sacan lo mejor y peor del ser humano, eso exactamente ocurrió en el sector Salud: por un lado hospitales públicos dejando morir a heridos y por el otro, médicos, enfermeros y estudiantes de Medicina arriesgando su vida para salvarlo

Por: Julián Navarrete

El doctor Fritz Guill tiene a mano su maleta de sutura. En los últimos días ha extraído balas, charneles y curado quemaduras por explosiones. Desde el 11 de mayo, cuando en Chinandega los protestantes fueron reprimidos por la Policía, Guill tiene abiertas las puertas de su consultorio privado para sanar a los lesionados sin cobrar un solo córdoba.

El último caso que atendió fue el pasado miércoles. Se trataba de un muchacho impactado por una bala de goma a corta distancia, que según indicó el ultrasonido abdominal, no penetró hasta las vísceras. Por suerte, dice Guill, ninguno de sus pacientes fue herido de gravedad, y, aunque con alguna secuela, se encuentran recuperándose en sus hogares.

Dra Sonia Castro .
Ministra de Salud. Sicaria Mayor
Todos los heridos que atendió Guill no quisieron ir antes al hospital por temor a que las autoridades tomaran represalias. En todo el país hubo denuncias de que la Policía esperaba a los heridos para capturarlos o solicitaba sus datos personales. Por el momento, en Chinandega la tensión ha bajado, pero Guill siempre tiene su equipo médico preparado para cualquier emergencia.
Tres razones movieron a que este médico, graduado en la UNAN-León, con 22 años de experiencia, atendiera de forma gratuita: su juramento profesional, no negarle la consulta a ninguna persona y solidarizarse con la causa del pueblo.

Aunque el caso de Guill es particular, muchos otros médicos del país han seguido el mismo camino. En Managua varios hospitales privados, desde el inicio de la crisis, siguen atendiendo sin ningún costo. Los médicos se han organizado en turnos en los hospitales para sofocar la emergencia, mientras en algunas trincheras, como Monimbó, Upoli y UNAN-Managua, los estudiantes de Medicina cierran heridas en medio de las balas.

En León, en el occidente del país, los estudiantes, docentes y médicos denunciaron que la propia ministra de Salud, Sonia Castro, ordenó que no se atendiera a los heridos y avaló el ataque de las turbas y la Policía contra los universitarios. A raíz de eso ya han salido varias marchas de batas blancas en Managua y León, rechazando esta acción.

Hay quien lo ha llamado la rebelión de los médicos; otros dicen que es solidaridad con el pueblo. Sin embargo, varios especialistas de la Salud y estudiantes consultados para este reportaje aseguran que simplemente están respetando su ética profesional de salvar vidas.

Los que curaron ojos

A raíz de la represión se formó el programa Prótesis Ocular para Estudiantes, que se ha encargado de donar y colocar las prótesis a más de 10 estudiantes que han perdido sus ojos en las protestas.

Irela Iglesias, fundadora del programa, dijo que la idea surgió después de ver a Roberto Rizo, la primera víctima que perdió un ojo. “Me impactó mucho y pedí ayuda para su prótesis en redes sociales. La idea se hizo viral y me llamó mucha gente, entre ellos médicos y psicólogos, que se pusieron a la orden de ayudar”, agrega.

El doctor Juan Carlos Rivers y su equipo han atendido y realizado las cirugías para la rehabilitación de los muchachos de forma gratuita. Y el ocularista Diego Iglesia ha elaborado las prótesis oculares individualizadas también sin cobrar su trabajo.

Rebelión en León

La titular del Ministerio de Salud, Sonia Castro, expulsó el 20 de abril a los estudiantes de Medicina del Hospital Escuela Óscar Danilo Rosales Argüello (Heodra), de León, para que fueran golpeados por Policía y la Juventud Sandinista, según varios videos que circularon horas después en las redes sociales y testimonios de estudiantes y médicos consultados por LA PRENSA.

Uno de los doctores del Heodra, quien pidió anonimato, confirmó que minutos antes de que los estudiantes fueran golpeados por estos cuerpos armados, Castro ordenó a la directora del Heodra, Judith Lejarza Vargas, que permitiera el ingreso de unos 30 hombres armados con tubos para que vapulearan a los estudiantes.

La golpiza ocurrió cuando los estudiantes del Heodra hicieron un plantón pacífico en la afueras del recinto. Los estudiantes llevaban banderas, pancartas y silbatos. Del otro lado, las turbas y policías les tiraban balas, bombas lacrimógenas y los perseguían con tubos en las manos.

Ante la agresión, los estudiantes se refugiaron en el hospital mientras las autoridades permitían que ingresaran miembros de las turbas armadas. Varios médicos protegieron a sus estudiantes, metiéndolos en las salas y fue en ese momento que Sonia Castro, ministra de Salud, se enfrentó contra sus colegas y corrió a los alumnos.

“Ella (Sonia Castro) comandaba, decía ‘salgan, salgan, si no salen traigo a los antimotines’”, relató Byron Corea, uno de los estudiantes de Medicina que fueron agredidos, en una denuncia que interpuso ante el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, el pasado 3 de mayo.
Esa misma noche, afirman dos doctores del Heodra, bajaron la orden de no atender a los heridos que resultaran de las protestas. No todos los doctores estuvieron de acuerdo con la orden y es por eso que formaron varios puestos médicos para atender a los lesionados en los puntos más calientes de la represión.

“Reafirmamos con convicción médica que vamos a atender a toda la población que venga, la población leonesa debe sentirse segura, los estudiantes deben sentirse absolutamente seguros que tendrán nuestro cariño y nuestra atención total si ellos viniesen aquí”, expresó el doctor Javier Pastora, jefe del departamento de Cirugía del Heodra, en un pronunciamiento que hicieron 40 médicos el 11 de mayo.

Un día después de que los doctores leoneses alzaran la voz, el sábado 12 de mayo, una marcha de batas blancas —médica, docente y estudiantes de Medicina—, llenó las calles de Managua para apoyar a los estudiantes atrincherados en la UNAN-Managua. “Nosotros queríamos dejar claro que nuestra posición era dar atención a cualquiera, porque tenemos principios de atención”, dijo uno de los médicos del Heodra, quien asegura que se ha negado a dar datos a la Policía de los pacientes que ha atendido.

Los médicos en León aseguran estar organizados para cualquier eventualidad que se pueda registrar en los próximos días. “Estamos listos para volver a activar los puestos médicos y contamos con la ayuda de pobladores y estudiantes de Medicina”, dice el doctor.

Según las fuentes consultadas, en los días de la represión se registró una fuerte cantidad de heridos en toda la ciudad de León. “Aquí hay que dejar claro a la población que son autoridades del Minsa quienes han querido negar la atención, pero nosotros como gremio, estamos dispuestos a seguir atendiendo”, dice el médico del Heodra.

Atención a todos

La Ley 423, Ley General de Salud, en el artículo 8 numeral 15, establece que es derecho de los usuarios “recibir en cualquier establecimiento de salud público o privado, atención médica-quirúrgica de emergencia cuando la necesite mientras subsista el estado de grave riesgo para su vida o su salud. El Reglamento de la presente Ley establecerá los criterios para la calificación de la situación de emergencias y las condiciones de reembolsos económico a la unidad de salud por los servicios prestados al paciente”.

El cirujano Gabriel Guzmán asegura que el juramento que hacen como médicos no les permite negar la atención por ética. “Si llega un paciente herido, a nosotros (los médicos) no nos importa que sea policía, antimotín, que pertenezca a un partido político, no. Nosotros atendemos a los pacientes por igual a quienes lo necesitan”, agrega.

En las líneas de combate

Desde la trinchera donde se encuentra, Aníbal Alemán, de 24 años de edad, ha visto cómo han caído los cuerpos sin vida. Balazos en la cabeza, cuello, pecho. Niños que se desangran. Amigos que caen y se recuperan. Amigos que cayeron y hoy están enterrados.

Alemán no es médico. Es enfermero del Hospital Manolo Morales, pero ahora está a tiempo completo en una brigada de Monimbó, Masaya, donde nació y creció. En su grupo hay nueve estudiantes de Medicina de diferentes universidades de Managua que han estado firmes atendiendo a los heridos de la represión.

 “Yo ingresé al grupo porque me asomé y vi que estaban con un muchacho que tenía como 20 balines en la espalda. Y ellos (estudiantes de Medicina) no podían sacárselos, parece que por miedo o inexperiencia. Entonces yo les dije que podía y fue así que me dejaron ayudarles”, dice Alemán, quien logró quitarle los balines con un bisturí, gasas y anestesia local.

Las brigadas médicas se han esparcido por los puntos de mayor conflicto: en la Universidad Politécnica, León y en la UNAN-Managua. Muchos de ellos ocultan su identidad detrás de pasamontañas y pañoletas por temor a que la Policía o paramilitares tomen represalias contra ellos o sus familias.

En medio de la zozobra que se vive en cada ataque a la Upoli, los estudiantes de Medicina han sacado balas del tórax o de la cabeza. Sin exámenes de Rayos X, equipo quirúrgico, anestesiólogos y quirófanos, explica una estudiante de Medicina que ha colaborado en este bastión estudiantil.

Para muchos, como Aníbal Alemán, lo más duro de estar en los puestos médicos ha sido mirar morir a una persona con la que ha hablado minutos antes.

La ministra de Salud Sonia Castro, titular del Minsa, es una de las figuras del Gobierno más señaladas de las protestas de abril. Es acusada de ordenar que no se atendiera en los hospitales públicos a los heridos en las protestas.

Según los estudiantes de Medicina y médicos del Hospital Óscar Danilo Rosales (Heodra), de León, es responsable directa de las agresiones que sufrieron los estudiantes de este recinto por parte de la Policía y la Juventud Sandinista.

Castro es acusada de hacer ingresar a las turbas armadas dentro del hospital, y posteriormente sacar a los estudiantes para que fueran golpeados por las fuerzas represoras.

La doctora Sonia Castro fue designada como ministra de Salud desde 2010, cuando repuso al doctor Guillermo González, ahora asesor presidencial para asuntos de Salud, Educación, Gestión de riesgo y Capacitación; para enfrentamiento de desastres y calamidades, según el acuerdo presidencial 03-2015 publicado en La Gaceta número 13, del 21 de enero del 2015.

Fuentes dentro del partido la señalan como una ficha de Gustavo Porras, presidente de la Asamblea Nacional y secretario general de la Federación de Trabajadores de la Salud (Fetsalud) desde 1984.

Castro tiene amplia experiencia en Gineco-Obstetricia, muy ligada a la atención a la mujer. Antes de ser ministra trabajaba para el Hospital Metropolitano Xolotlán.

Enrique Beteta, quien era secretario general del Ministerio de Salud en 2010, dijo a LA PRENSA que Castro era “una militante sandinista, con toda la disposición y la voluntad de cumplir con los mandatos que el Gobierno y el Comandante Daniel nos ha dispuesto a cada uno de nosotros”.

Atenciones gratuitas en centros privados

Hoy por la mañana el doctor Alejandro Lagos sacó otra bala de un tórax. El muchacho a quien operó, Luis González, es el número 17 que atiende desde que en su perfil de Facebook anunció que asistiría a los heridos en las protestas de forma gratuita.

Lagos, un señor alto, delgado, de bigote, de 61 años de edad, médico cirujano con un máster en Salud Pública, tiene un registro detallado, con pruebas en fotos y videos, de todos los muchachos que ha visto hasta el momento. “Yo tengo ese registro a disposición de los organismos de derechos humanos que quieran constatar los casos que he llevado”.

Todos los casos que ha atendido este doctor son provocados por armas de fuego, cuyas complicaciones se han originado porque en los hospitales públicos han negado la atención o una vez ingresan a los pacientes han sido mal atendidos. “La mala calidad de atención no solo está entredicha, sino ha sido comprobada por los casos que tengo registrados”, dice Lagos.

El doctor ha comprobado cómo algunos de sus pacientes han sido mal suturados de heridas en el cerebro. Les han dejado balazos en la cabeza. Y hay otros casos donde las heridas se han infectado y los muchachos han estado a punto de perder un miembro o morir de una meningitis. Las fotos y videos de las intervenciones las sube a su muro de Facebook, que algunos se han vuelto virales.

“Siempre que hay una causa como esta, los médicos tenemos que apoyar”, dice Lagos.

Durante esta crisis se han dado situaciones sin precedentes: algunos hospitales privados como el Vivian Pellas, Bautista, Salud Integra y Sumédico han anunciado atención y disposición de todos sus equipos de forma gratuita para los heridos durante las protestas.

Medicos y estudiantes de Medicina marchando en Managua
El doctor Gabriel Guzmán, cirujano del Hospital Vivian Pellas y Sumédico, dice que se ha hecho una unión del gremio médico en los hospitales privados para atender a las personas heridas. “Ante esta situación, y queriendo aportar un grano de arena, hemos hablado con los hospitales para que apoyaran esta causa y se pudiera atender a todas aquellas personas que estuvieron involucradas en los enfrentamientos”, dice Guzmán.
En estos hospitales privados o semiprivados se han recibido muchísimos pacientes referidos de diferentes puntos del país. “Nosotros (los médicos) siempre hemos estado al lado de la población. Creo que ningún médico le puede negar la atención a un paciente”, agrega.

“Esta situación que estamos viviendo no se había visto en muchísimos años (la cantidad de heridos y muertos), aquí todos los gremios se han solidarizado por la causa”, agrega.

El pasado miércoles 15 de mayo, el bloguero Yasser Morazán agradeció públicamente al Hospital Vivian Pellas por seguir atendiendo de forma gratuita. “La madrugada de ayer mi primo, el joven Franklin Ponce Flores, de 32 años, recibió un impacto de bala en la cabeza mientras protestaba en la ciudad de Sébaco, Matagalpa. Denuncio, que por orientaciones políticas no lo quisieron atender en los hospitales públicos de La Trinidad, Estelí y el colmo, en el Hospital Escuela Óscar Danilo Rosales de la ciudad de León lo retuvieron por más de 9 horas sin ser atendido”, escribió.

Morazán relató que llamó al Hospital Vivian Pellas para pedir que lo atendieran y el joven fue trasladado en ambulancia al centro, donde fue estabilizado y actualmente se encuentra recuperándose.

A más de un mes desde que inició la protesta, los heridos siguen llegando a los centros privados. El doctor Alejandro Lagos también tiene en su agenda visitar hoy a tres heridos más. Lagos, quien tiene una clínica privada en su casa y solo se mantiene de la atención personal que brinda a algunos pacientes desde hace años, ha dispuesto de los pocos recursos con los que cuenta para salvar vidas.

“Si existe un herido, ahí estaremos los médicos para atenderlo”, dice Lagos, mientras se acomoda la gabacha y se dirige a visitar a un paciente.

Fuente: La Prensa.

Información relacionada: Una relación de médicos y funcionarios nicaragüenses de la Salud  que se negaron y ordenaron la NO atención de los heridos en Nicaragua aparece en una cuenta de Twitter: @Abrildiezynueve  AQUI


Continue reading

Cercano a la guerra con mi AK 47.

“Por ahí andan platicando que un día me van a matar no me asustan las culebras yo sé perder y ganar ahí traigo un cuerno de chivo para el que le quiera entrar" Pacas de a Kilo,  Los Tigres del Norte.

En aquel angosto recinto nos agrupamos los doce médicos que recién arribamos a Nicaragua; en tanto que el segundo jefe de la misión o contingente medico nos notificaba de las realidades sociopolíticas del país, mi vista se paseaba por un mapa de gran tamaño que estaba detrás. Solo presté atención cuando comenzó a hablar de las obligaciones militares que ya teníamos y que no nos dijeron antes de salir de Cuba.

Dos días después acompañé al jefe de brigada , el Doctor Torres a Serranilla, una unidad militar formada por militares cubanos y que contaba con un almacén donde estaban los pertrechos militares que usaban todo el personal cubanos establecido en el país. Cada uno contaría con un equipamiento militar completo de campaña que incluía un fusil de asalto AK-47.

El AK 47 es en su nombre el acronímico de Avtomat Kaláshnikova modelo 1947, es un fusil de asalto soviético, de calibre 7,62 mm, diseñado por Mijaíl Kaláshnikov, combatiente ruso durante la Segunda Guerra Mundial. No sé porque se agrega la M para nómbralo como el AK 47M  (una versión simplificada y más ligera del AK 47), algo que hacia el instructor militar que me enseñó a manejarlo en el campo de tiro. Como sea, se trata del arma de fuego de mayor producción en la historia, hay en uso más de 100 millones de este fusil, siendo usado por las fuerzas militares y especiales de 106 países en todo el mundo. Aproximadamente 250 mil personas mueren cada año por las balas de los AK-47. El fusil se fabrica  no solo en Rusia, sino en otros países incluyendo Cuba que cuenta con una fábrica de estos fusiles en la provincia de Camagüey.
En la historia reciente, este fusil es ampliamente utilizado por los carteles de la droga en México y se ha convertido en un icono de la sociedad mexicana, inmersa en una guerra entre los grupos narcoterroristas y el Estado. Su nombre resulta familiar, “Cuerno de Chivo”, apodo que se ha ganado en México por la forma curva de los cargadores; los cantautores se han encargado de repetir su apodo en los narcocorridos.

Aun cuando es el fusil preferido por soldados y delincuentes, en realidad no es una invención de la era soviética, se asegura que es una copia, eso sí una buena copia,  del  fusil alemán Sturmgewehr 44.

Fue así que llegando como médico a Nicaragua, en aquella reunión inicial alguien pidió que le dieran un estetoscopio  y esfigmomanómetro que no tenían y la respuesta del funcionario del contingente médico fue, “que nadie iba a la guerra sin fusil”…, es así que no había estetoscopio pero si un bien aceitado AK 47, el mío de fabricación coreana  me acompañó por más de un año.
Alineados en el cuarto de armamento, junto al resto del equipo militar, con sus 4 cargadores y 380 balas de reserva, estaba mi AK 47 listo para ser usado. El asunto es que no sabía usarlo porque no había pasado el Servicio Militar.

En el primer entrenamiento, después de dos semanas en que practiqué el arme y desarme de mi fusil y como cuidarlo; aprendí sin proponérmelo los mecanismos del fusil lo que me fue de utilidad en el campo de tiro aunque nunca había disparado.

Ese día en la línea de tiro, aun cuando no se me fue una ráfaga, el instructor se percató de que no sabía manejar el fusil y me explicó cómo usar el cargador entre algunas bromas de mis colegas. Fue así que hice los disparos establecidos en aquel primer ejercicio y la calificación, aunque no fue satisfactoria, el agente Ezequiel la hizo válida. En ejercicios posteriores no necesité de ayuda alguna…, en la calificación.

El fusil se hizo parte de mi rutina..., aun cuando solo los jueves era el día para estar con todo el equipo militar, era obligatorio el cuidado y manteniendo  y llegué a hacerlo con mucha pericia.

En una práctica militar de comparación de armamento del enemigo, nos enseñaron las minas y el armamento que usaba la Contray el ejército norteamericano…, bueno no todo el armamento. Fue así que pude tener en mis manos los fusiles de asalto M16  (EEUU) y Galil (Israel) que no podían comparare con el AK-47. Fue el instructor quien me aseguró que un AK 47 en el mercado negro en Centroamérica podía costar 30 mil dólares lo cual era exagerado; este fusil nunca excede los 4 mil dólares en su precio. Resulta paradójico pero es en África donde el precio de este fusil es más bajo, 50 euros…, y a matar.

Al final de mi paso por Nicaragua estuve en un entrenamiento militar en la Unidad de Serranillas. En una trinchera  nos ponían a disparar de 6 en 6 solo con el límite de los cargadores, aquello parecía una guerra solo que los disparos iban en un solo sentido. Como no teníamos protectores para los oídos el sonido atronador me retumbaba mucho después de terminar de disparar.
Este fue parte del escenario de una guerra irregular que nos resultó ajena, al menos para nosotros. El fusil fue parte de mi equipamiento militar  hasta días antes del regreso a Cuba. Por estos días y en ocasión de la muerte de su inventor me he recordado de aquel fusil que me acompañó por meses sin ser un soldado.

Los funerales de Mijaíl Kalashnikov 
El inventor del fusil de asalto AK 47, apodado “cuerno de chivo” fue Mijaíl Kaláshnikov; este militar ruso nunca se reprochó a sí mismo la sangre derramada como consecuencia de su invento, argumentando que él creó el AK-47 para proteger a su patria. "Duermo bien. Los políticos son los culpables de no haber llegado a un acuerdo y recurrir a la violencia", dijo en 2007. En el año 1987 vi los cadáveres de 5 jóvenes nicaragüenses muerto en un encuentro con los grupos irregulares, las madres lloraban en el pasillo y maldecían al régimen sandinista; en esa guerra el principal protagonista era el AK 47. Hasta el día de hoy el sonido cadencioso de sus disparos en breves ráfagas marca la llegada de la muerte. Detrás de cada cuerno de chivoun asesino deja su obra de muerte, dolor y desamparo. La maldad se apropia de las sociedades que dan la espalda a Dios, la cultura de la muerte se arraiga en colectividades envilecidas por el pecado.
No, el inventor del AK 47  no dormía tranquilo, aunque afirmó esto. Él decía que el fusil en si no es el que mata y tenía razón, siempre mata el que aprieta el gatillo. Pero he aquí que acercándose a la muerte, Mijaíl Kalashnikov escribió una carta al patriarca de la Iglesia ortodoxa rusa, en la que expresaba su remordimiento por las muertes causadas por su invento. "Mi dolor espiritual es insoportable. Tengo la misma pregunta sin resolver: ¿Si mi rifle se llevó la vida de las personas?, entonces puede ser que soy culpable por las muertes de las personas, aunque fueran enemigos", se preguntó Kaláshnikov. En la carta se describe como “un siervo de Dios” y señala que a los 91 años entro por primera vez a una iglesia; todo parece indicar que se convirtió al cristianismo y fue bautizado. "El Señor me mostró el camino en la tarde de mi vida... Cuando crucé el umbral de una iglesia, mi alma sintió como si hubiera estado allí antes". Fue este su testimonio de fe unos meses antes de morir.

Mijaíl Kaláshnikov, falleció el 23 de diciembre a los 94 años en un hospital de la república rusa de Udmurtia, a unos mil kilómetros al este de Moscú.

¿Remordimiento, temor de Dios, sincero arrepentimiento?, como sea que interpretemos esto;  la cercanía a Dios restaura…, aun en los últimos instantes.


10 feb. 14©

Continue reading

¿Qué objetivos persigue el entrenamiento militar de médicos cubanos destinados o en misiones internacionalistas?

Por: Eloy A González.La información aunque breve y sin incluir datos adicionales me resultó interesante, fue por eso que hoy comento esta nota que fue enviada desde Cuba por un comunicador independiente e incluida en varios páginas web de temas cub... Continue reading

Médico desertor cubano llega al sur de la Florida

Llegó a Miami el médico que escapó en Nicaragua

Pediatra cubano escapa de la misión en Nicaragua y denuncia corrupción