Calendario

September 2016
M T W T F S S
« Aug    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Translate

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

salarios de medicos

Carta al Comité Central del Partido Comunista de Cuba en relación a las nuevas regulaciones migratorias para los médicos cubanos.

Por: Dr. Rosendo López Gonzalez.*

Cienfuegos, 7 de diciembre de 2015.

Días atrás pude leer en el diario Juventud Rebelde la Declaración del Gobierno Revolucionario relacionado con la situación de los cubanos en Costa Rica. Al iniciar la lectura nunca pensé que sería la justificación para tomar una medida tan drástica contra los profesionales de la salud.

Quien escribe es un simple anestesiólogo de la provincia de Cienfuegos, pero primero que nada un ciudadano cubano amante de la libertad en el más amplio sentido de la palabra. Por supuesto que sería hipócrita si dijera que estoy de acuerdo con los cambios que se avecinan. La historia nunca fue mi fuerte, no obstante me permito al menos recurrir a mi memoria para tocar algunos puntos como precedente.

Hasta hace aproximadamente tres años se les impedía la salida al exterior a los médicos cubanos. Teníamos que esperar una especie de liberación (me suena a comprar la libertad) que en muchas ocasiones se extendía más allá de los 5 años sin importar los años de servicio en el sector.

Un día la dirección del país decidió cambiar las cosas. Tomo lo que yo creo la decisión más importante den la historia de su gestión para con los profesionales del Ministerio de Salud Publica (MINSAP). Abrió el diapasón, se nos permitió viajar e incluso contratos individuales para trabajar en clínicas privadas en el exterior (como es normal en todos los países). Simultaneando con esto se comenzaron a dar pasos para aumentar el salario que hasta ese momento se resumía a un estipendio mensual mal pagado.

Dichos pasos fueron tan lentos que solo una tortuga de las islas Galápagos en su viaje a Cuba puede demorarse más. Al fin fue una realidad y al cabo de un año y unos meses, ¡qué alegría! Nos encontrábamos cobrando entre 60 y 66 CUC.

Caricatura de Bruno Galvao ( Internet)
Es en ese momento, y a pesar del aumento estipendial (si es que esa palabra existe), que los médicos cubanos comenzaron a viajar, realizando contratos individuales e incluso dirigirse a lugares con la intención de trabajar en servicios ni siquiera relacionados con la salud. Se respiraba otro aire en los diferentes departamentos, los profesionales de la salud estaban contentos. Viajar no era el punto más importante, sino el hecho de habernos liberado del yugo que hasta ese momento todavía llevábamos. Otras de las tantas medidas que se tomaron y que perjudicaron al sector de la salud fue el hecho de retirarle el permiso a todos aquellos médicos cubanos que cumplieron su misión en África y que les permitía adquirir un medio de transporte que además de ser de uso, con unas cuantas miles de millas recorridas y pagado lo suficiente por parte del turismo se lo vendían bien caro. Además aquellos colaboradores que gozaban de la ayuda de 50 CUC y que inicialmente era de por vida también se vio truncada por una decisión estatal. Ahora pregunto: ¿Cómo se justifica que una medida (permiso de salida) de la que no se tenía conocimiento se haya puesto en vigor y los supuestos beneficios que supuestamente el estado debe hacer gozar al personal de salud no aparezcan después de muchos meses? No somos niños a los que se les engaña con un caramelo. ¿Cómo hablar de robo de cerebro a estas alturas? Me dan pena. Entiendo que el periódico Juventud Rebelde, diario que publica el estado, tratando de darle un giro diferente para lograr dirigir la atención hacia otro punto aborde el tema de esa manera. Quizás un habitante de Marte lo crea. Pero estamos en pleno siglo XXI, para un profesional son puros argumentos sin sentido. Todos los médicos cubanos somos consciente que en los EE.UU es casi imposible ejercer como profesional. ¿Cree usted que de verdad se van engañados? Me da más pena. ¿Cómo puedo necesitar un relevo para viajar si es que la situación de los recursos médicos cubanos está dada por la gran red de exportación de mano de obra con lo cual se beneficia más el estado tanto política como económicamente que el mismo colaborador al cual solo le pagan unas migajas?

Acabemos de darnos cuenta que los únicos culpables somos nosotros de todo lo que está pasando, donde hemos sido incapaces de darle una solución a una situación que se va tornando irreversible y donde sin escrúpulo hemos utilizado al colegio médico para hacer pruebas medicamentosas para ver cuál es la medicina que surte efecto y entonces poner esa medida en práctica. ¿Somos entonces diferentes a otros sistemas que siempre hemos criticado? ¿Podemos llamarnos paradigma de la libertad como lo soñó José Martí? O ¿Es acaso eso libertad? ¿Es acaso democracia? El peso que tenemos que cargar los médicos cubanos es tan grande que solo se compara con el que tuvo que cargar Atlas al sostener el mundo.

 Dr. Rosendo López González.


* El Dr. Rosendo López González es Especialista de I Grado en Medicina General Integral  y en Anestesiología y Reanimación y se desempeña además como Profesor en el Hospital Universitario Provincial “Dr. Gustavo Aldereguia Lima” en la ciudad de Cienfuegos. Reside en el cercano municipio de Aguada de Pasajeros, en Cuba.

Continue reading

Insufficient compensation, the high cost of living, and increased demand have also influenced the health care sector in Cuba.

By Dr. Eduardo Herrera Duran.*

News media inside and outside of Cuba highlight the functioning of the Island’s health care system. They consider it exemplary, and even compare with developed countries.

Many of my medical colleagues and I have been discussing the condition of medical care in recent years. The majority of us agree that it has been deteriorating for more than 20 years. Contrary to what the Cuban state communicates.

The lack of professional, technical and service personnel in the public health centers – something that militates against good care – is evident. At the wards that receive a great number of patients, often one can find only one nurse – even in intensive care units, where the ratio should be one nurse per patient. In general, each nurse is tending to two or three very gravely ill patients at a time.

Nor can we find nurse assistants, nor cleaning staff; in the best of cases, these are not sufficient to the task. All of which causes the hygiene in the various departments to not be what it should be in a center for treating the sick.

The number of physicians has been gradually diminishing because of their recruitment for the so-called “missions,” which generate juicy revenues for the government. All of which increases the number of patients for each doctor to see, which adversely impacts the quality of care.

To all this, let us add the shortages of necessary medications, supplies and equipment that we do not have on hand when we are treating patients. This affects not only the patients and their families, but also the public health personnel who find themselves unable to provide good service.

Insufficient compensation, the high cost of living, and increased demand in the country have also influenced the health care sector, which is among the most essential for maintaining the well-being of our citizens.

Unquestionably, these factors have influenced the sector’s deterioration. Officials from the Public Health Ministry, during their scheduled visits to the health care centers, see only what they want to see, and do not reflect the reality of what is occurring in their reports to the citizenry. They say that although there are fewer health care centers, medical care has increased in quality.

Referring to what the Public Health Minister said in the most recent meeting of the National Assembly of the People’s Power, one of the physicians, with whom I conversed, Dr. Dayte, said (with humor despite the adversity we face), “Possibly, when they refer to medical attention, there is some misunderstanding, and it is really medical tension that has increased.”

*Dr. Edward E. Herrera Duran. He is a physician, specialist in surgery, living in Cuba and works at the University General “Calixto Garcia” in Havana, Cuba. He writes articles about health to Hablemos Press Agency.


Source: Hablemos Press and Translating Cuba. Translated by: Alicia Barraqué Ellison

Continue reading

La manipulación de la Salud Publica en Cuba.

La Habana, Cuba (PD) El régimen cubano acaba de anunciar un incremento salarial a 440 mil trabajadores del sector de la Salud, que duplica y más los salarios de: médicos, estomatólogos y enfermeras, aunque no se informa el nivel de los aumentos a otros técnicos, ni al personal auxiliar.

Ya Raúl Castro había expresado que no habría, en general subidas de sueldos, salvo en esta esfera, que generará ingresos externos por 8 200 millones de dólares en 2014, que es el 64% de los 12 812,5 millones del total de venta de servicios al exterior. Las restantes entradas de servicios, corresponderían al turismo y las donaciones, que entre éstas últimas incluyen las remesas. Estos ingresos permiten equilibrar la Balanza de Bienes y Servicios, que presentó un saldo favorable de 1 256 millones en 2013, a pesar del enorme déficit comercial de mercancías.

Este incremento salarial no es una generosidad del régimen, sino que trata de buscar una mayor eficiencia en el sector, agobiado por las malas condiciones de trabajo y la sobrecarga que significan los más de 50 mil trabajadores -de los cuales 25 mil son médicos- que laboran fuera del país. En este último caso, eso implica que el 32,54% de los galenos trabaja en el exterior y solo el 67,46% lo hace en Cuba, que es un nivel inferior a los 56 836 médicos que existían en 1995, cuando la colaboración con el exterior era exigua.

Eso indica que mientras el país podría disponer de 145,3 habitantes por médico, en realidad se eleva a 215,37 un nivel muy superior a los 193 que eran en 1995.
Si bien en 1988 el personal en otras naciones era muy reducido, en 2009 los médicos en el exterior ya llegaban a unos 20 mil. Eso explica la sobrecarga de trabajo, que se trata de solventar con ese incremento salarial.

El mayor nivel de salarios en el sector corresponde a los Médicos Especialistas, de II Grado o con dos especialidades que reciben actualmente 627 CUP mensuales -un equivalente a 25,08 dólares- y que obtendrán un aumento de 973 CUP (38,92 dólares), por lo que pasarían a cobrar 1 600 CUP (64,00 dólares) y con ello deberán sentirse muy satisfechos, mucho más que el resto de los trabajadores de la Salud, de más bajos ingresos.

Un comentario bastante pesimista al respecto lo hizo un tal Yosvanys en la edición del 22 de marzo del diario Granma, donde comentó: "..., habría que ver cuando llegue el momento de la unificación monetaria cómo se revierte todo esto..."Esa duda es muy válida, ya que no se ha dado ninguna información sobre la tasa de cambio que se aplicaría cuando el CUP sea la única moneda, ni tampoco sobre los precios minoristas que se establecerán.

Para tener en cuenta lo que eso significa hay que compararlo con los 8 200 millones de dólares que generan los 50 mil colaboradores de la salud en el exterior, que como promedio ingresan 164 mil dólares al año por trabajador, que significan 13 666,67 USD mensuales; de los cuales por supuesto reciben una ínfima cantidad, apropiándose el Estado de su casi totalidad.

Dado lo anterior, un Médico Especialista de II Grado recibe en Cuba, después del aumento, solo el 0,47% de lo que le correspondería como promedio a los cooperantes de cualquier calificación, fuera del país.

Al permanecer la tercera parte de los médicos en el exterior, los que ejercen dentro de la isla, tienen un exceso de trabajo equivalente.

En 2009, cuando los médicos en el extranjero eran unos 20 mil, las 17 enfermedades cuya incidencia era de declaración obligatoria correspondían a: blenorragia, brucelosis, diarreicas agudas, escarlatina, fiebre tifoidea, hepatitis viral, lepra, enfermedades producidas por meningococos, meningoencefalitis aséptica, meningoencefalitis bacteriana, paludismo, parotiditis infecciosa, respiratorias agudas, sífilis, tétanos, tuberculosis y varicela. Estos padecimientos 6 996 693 de pacientes, que representaban 93 enfermos como promedio para cada uno de los 74 880 médicos existentes; pero al hacer el cálculo con los realmente disponibles en la nación el promedio se elevaba a 127, para un índice de 1,37 que significa que los que quedaron debían atender un 37% más de enfermedades.

Un resultado similar lo arrojaban las consultas médicas en ese año, que ascendieron a 76,7 mm que para el total de médicos daba un promedio de 1 024 por cada uno; pero para los existentes en el país se elevaba a 1 398, con igual sobrecarga de trabajo del 37% para los médicos que permanecen en el país.
Para 2013, con un mayor número de cooperantes en el exterior, la situación debió haberse agravado y no es de esperar que el incremento de salarios resuelva el problema.

Continue reading

¿Cuánto ganaran los médicos y otros trabajadores de la Salud en Cuba?

Encontramos en un Blog cubano esta tabla de incremento salarial en el sector de la Salud Publica en Cuba.

A todos los chiringueros:

Una fuente hizo llegar a ¨La Chiringa de Cuba¨ una supuesta tabla de incremento salarial propuesta para el sector de Salud Pública en Cuba. Acá la dejamos a su consideración y comentarios. ¿Alguien sabe algo más sobre el tema?

Ya conozco a más de uno que brinca de alegría. Ya era hora, pues bien merecido lo tienen.

¡Enhorabuena!

Carlos Alberto Pérez ¨La Chiringa de Cuba¨


A continuación la tabla de incremento salarial para los trabajadores de la Salud en Cuba.           (esto en pesos cubanos)

Nota del Editor: Si se observa la tabla puede apreciarse que el Especialista de I Grado, que son la mayoría no aparece el dato del salario básico y el incremento. Tampoco en la tabla aparece la categoría de Medico General, lo que supone que se consideran como especialista en medicina general integral. En el caso del Estomatólogo (Dentista) si se especifica. Es decir que un médico especialista llegaría a ganar 1400 pesos cubanos que pueden compararse con el salario de 400 pesos que se pagaban hasta los años 90’s.



Continue reading

Aumento de salario inminente en Cuba para los trabajadores de la Salud.

Jimmy Roque Martínez

HAVANA TIMES – El tan anunciado aumento salarial llegará en enero próximo al bolsillo de los cubanos trabajadores de la salud, según fuentes que prefieren no divulgar sus nombres. Desde hacía un año existían comentarios de que esto sucedería.

Los criterios alrededor de este rumor han sido muy diversos. Algunos no le daban crédito, mientras otros pensaban que podría suceder, pero que solo sería un aumento simbólico. Unos pocos optimistas lo veían no solo como cierto, sino que estaban seguros que sería un aumento significativo.

Este lunes la noticia se ha propagado con más fuerza, pues se están realizando ya los movimientos de nóminas en los centros de salud del país. El aumento de salario es ya inminente, y ha sido confirmado a Havana Times por al menos dos funcionarios del sector de salud.

Una de las fuentes asegura que las modificaciones se realizarían según la escala salarial, y será un aumento del 100 por ciento del salario básico. Por supuesto, cada trabajador posee un salario básico en correspondencia con su categoría.

Cuando a inicios de enero próximo se entregue el pago a los trabajadores (correspondiente al mes de diciembre), ya vendría incluido el aumento.

La noticia ha sido muy bien recibida por los trabajadores de uno de los sectores del país, junto al de la Educación, que menos entradas tiene fuera del salario, entiéndase por esto: desvió de recursos y estímulos. En educación también se espera llegue una modificación salarial a corto plazo.

“No es mucho, pues además de la comida hay que comprar jabón y detergente, pero algo es algo” declaró una técnica de esterilización, mientras que una empleada de limpieza valoró que “es algo muy bueno y que me alegra mucho, pero ahora nos querrán exigir más”.

Por su parte, una doctora comentó que eso estaba muy bien y que también se le había aumentado el salario a los cooperantes cubanos de la salud que están en Venezuela, “vamos por buen camino”, enfatizó.

Sobre la situación en la nación suramericana se rumora que, además se agregarán otros 100 CUC mensuales a la cuenta en Cuba de los cooperantes; la llamada cuenta congelada.

De acuerdo con las cifras ofrecidas al parlamento cubano, en 2014 los Gastos Corrientes de la Actividad Presupuestada ha sido aumentado en un 2 por ciento sobre el estimado del 2013, del cual el 22 por ciento corresponderá a la Salud Pública. Es probable que ese aumento del presupuesto estatal esté relacionado con la actual reforma salarial.

No obstante, el salario seguirá estando muy lejos de satisfacer las necesidades básicas al cubano promedio, pues los precios de los productos, sobre todo los alimentos, continúan en aumento, y a una tasa de crecimiento superior que la de los salarios.

Vale recordar que la exportación de servicios médicos desde Cuba ha estado reportando grandes sumas de dinero al país, por lo cual los empleados del sector salud reclamaban desde hacía tiempo, un mejor pago por sus servicios.
Fuente: Havana Times

Continue reading

Médico cubano en condiciones precarias el y su familia, abandona la práctica médica

Uno entre mil

Por: Fernando Vázquez Guerra              

El doctor Raumer Periú García es un ejemplo de los miles de profesionales que en Cuba se han graduado de Medicina, pero por motivos económicos realiza otra profesión u oficio.

Raumer, se hizo médico general en el año 1994 y en 1997 médico general integral. Ha realizado más de 15 cursos de postgrados, entre ellos un diplomado de medicina física y rehabilitación; posee una vasta experiencia en el campo de la salud pública.  Es padre de 2 niños y alega que después de realizar su labor como médico, tenía que efectuar disímiles trabajos para poder llevar un plato de comida a la mesa, porque sus hijos no comen ni conciencia, ni humanitarismo, según sus propias palabras.
Sintió la necesidad de un aumento salarial y así lo solicitó ante el sindicato nacional, el cual quedó en darle una respuesta que nunca recibió; no obstante –plantea Raumer- a sabiendas de que iba a ser explotado, siempre estuvo dispuesto a cumplir una misión internacionalista con el objetivo de mejorar su nivel de vida.

Al negársele la posibilidad de ejercer fuera del país y con un salario que no le alcanzaba para vivir, decidió dejar de trabajar como médico. Nunca ha sido sancionada y como misión internacionalista plantea la más difícil es la que se cumple dentro de Cuba.

Este médico decepcionado vive en calle 9 No. 19 entre A y B,  Reparto Buenos Aires, en la ciudad de Camagüey, en un cuarto sin condiciones.

Camagüey, 3 de diciembre de 2013.
Continue reading

La insatisfacción de ser un profesional de la salud en Cuba.

El médico es un profesional que practica la medicina y que intenta mantener, prevenir y recuperar la salud humana mediante el estudio, diagnóstico y tratamiento de la enfermedad o lesión del paciente.

Este profesional pasa 6 años de su vida estudiando “gratuitamente” -según plantean nuestros dirigentes-, sacrificándose para en el futuro cumplir su misión de salvar vidas, resol-ver los problemas de salud de la población y además tener las condiciones económicas acorde a su nivel educacional.

Durante esos años de estudio muchos tienen que viajar desde lejos y hospedarse en una beca que les garantiza el Estado con pésimas condiciones higiénico-sanitarias y una alimentación deficiente en cantidad y calidad. Algunos pueden comprar más alimentos en kioscos ambulantes pues los padres pueden darles dinero para comer. Otros, en cambio, además de pasar hambre permanecen varias semanas sin ir a sus casas porque tampoco tienen dinero para viajar.
Después de graduarse como médicos crecen las ilusiones. Se sienten útiles a la humanidad y buscan independizarse económicamente. Entonces, cuando llega el primer mes para cobrar su salario, comienza la decepción: pues un recién graduado cobra mensualmente 450.00 pesos en moneda nacional (MN) y luego de 2 años haciendo la especialidad de médico general integral su salario asciende a 575.00 pesos, todo en moneda nacional, que cuando lo lleva al equivalente en pesos con-vertibles los salarios oscilan entre 18 y 23 pesos convertible (CUC) mensual, menos de lo que cuesta un pantalón en las tiendas recaudadoras de divisa. El sueldo sólo les cubre para comprar la canasta básica de alimentos que apenas alcanza para “mal comer” la mitad del mes, pagar la corriente eléctrica, algún jabón (el más barato) para lavar su ropa y bañarse, para adquirir los lapiceros de trabajo, pues el gobierno se los exige, pero no les facilite ninguno. Si necesita algún medicamento tiene que valorar su costo y hacer el sacrificio de quedarse sin un peso para el resto del mes, entonces puede pensar en consumir a lo sumo 5 libras de carne de cerdo algo mejor que lo que se vende por la libreta de racionamiento; por lo tanto nunca tendrá el dinero para comprarse una prenda de vestir para trabajar ni se alimentará correctamente.

Quizá esta es una de las causas por las que existe gran corrupción en la esfera médica cubana, pues tienen como prioridad su función como profesionales de la salud gratuita en Cuba, pero otros al no alcanzarles su salario, se ven obligados a atender a quienes le llevan un regalo: dígase dinero, comida o aseo personal. Entonces su sentido de humanismo queda relegado a un segundo plano y ese es otro motivo de decepción. La necesidad los obliga a ponerle un precio a su tarea de cada día y los mejores recursos garantizarlo para aquellos que les ponen el plato en la mesa.

Se debe analizar que si los médicos cubanos tuvieran un salario acorde a su noble y sacrificada profesión y pudieran con el mismo solucionar todas sus necesidades como seres humanos, entonces Cuba sí fuese una potencia médica, donde realmente los servicios serían gratuitos, cada persona quedaría satis-fecha con la atención recibida y todo médico estaría feliz de recibir como agradecimiento un cordial saludo de un paciente que resolvió todos sus problemas sin tener que dar nada a cambio


Fuente: El Cubano Libre de Hoy, 15 de agosto de 2013.Edicion quincenal  Año I No. 8

Continue reading

La queja médica.



Personal medico.
Julio César Álvarez | La Habana | 5 Abr 2013 - 8:54 am. | 
El personal de la salud recibe dos pesos (0.08 centavos de dólar) por cada hora de guardia nocturna. Muchos se sienten agraviados al compararse con militares y miembros de las fuerzas represivas.
Los reclamos de los médicos para recibir remuneración por la realización de la guardia médica no fueron aceptados por el Gobierno cuando se discutía el proyecto de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido.
Por toda respuesta, los médicos recibieron de las autoridades algo parecido a un ordeno y mando que el sindicato de la salud no se ha atrevido a cuestionar: "al ser valorados estos criterios, se ha considerado que la guardia médica es una actividad consustancial al ejercicio de la práctica médica y un principio esencial en la formación de todo profesional de la salud, por la cual no corresponde un pago adicional".
Según la Dirección del Gobierno "aún no existen las condiciones para aplicar un incremento general de salario".
Sin embargo, tras la negativa, el Gobierno decidió realizar un controvertido pago por concepto de nocturnidad a los médicos y estomatólogos, e incrementarlo al personal de enfermería y demás trabajadores del sistema.
Del lobo un pelo. Así han calificado algunos médicos la nueva disposición que autoriza el pago de dos pesos cubanos (0.08 centavos de dólar) por cada hora de guardia nocturna.
En muchos casos se trata de una frase de resignación ante el temor de recibir represalias por cuestionar públicamente una decisión gubernamental, o ante la imposibilidad del trabajador cubano de declararse en huelga para obligar al gobierno a ceder ante reclamos justos.
En otros, y aunque nadie esté dispuesto a salir a la luz pública, se considera que la decisión es una burla y una hipocresía de Gobierno, teniendo en cuenta, sobre todo, los altos salarios y pensiones de los militares. Muchos de esos salarios superan con creces a los de cualquiera del personal de la salud, sin contar las gratuidades que les asignan a todos los uniformados, en especial a los de mayor graduación.
"Que no hay dinero para aumentarnos el sueldo es una afirmación hipócrita. ¿Cómo no van a existir las condiciones para poder incrementar el sueldo a los médicos por la guardia médica, si cualquier miembro del ejército (FAR) o del Ministerio del Interior (MININT) gana más que nosotros?", se quejaba uno de los médicos a los que se le pidió opinión y quien solicitó el anonimato.
"Tú ves a cualquier pelagatos de esos de las Fuerzas Armadas, montado el día entero en los carritos chinos nuevos que les dieron. Parece que el aire acondicionado y los cristales oscuros les hacen olvidar que en Cuba lo que más hay es calor y falta de transporte público. Yo conozco colegas míos cirujanos que ni siquiera tienen un apartamentico propio. Viven agregados en las casas de sus suegras. Para ir al trabajo, usan la vieja táctica de ponerse la bata blanca en el antebrazo, y pararse en los semáforos para que alguien les dé un aventón hasta el hospital. Sin embargo, cualquier hijo de los jerarcas del Gobierno, sin mérito ni formación alguna, anda en un auto moderno pagado con el dinero de Liborio".
Dos clases de médicos
"En Cuba los médicos son muy apreciados por el pueblo. Resulta paradójico, pero es precisamente ese pueblo, que no tiene nada en su gran mayoría, el que en ocasiones se quita lo poco que tiene para llevárselo a los médicos a las consultas de los hospitales, o a los consultorios del médico de la familia. Un paciente te trae plátano, otro boniato, un refresco o un paquetico de café. Mi consulta se asemeja en ocasiones a un agromercado", dice Carlos, un médico que afirma ser revolucionario, pero que concuerda ciento por ciento con los desacuerdos de sus colegas en cuanto a que la cantidad de dinero asignado por horas de guardia es, cuando menos, una miseria.
Por otro lado, a Paulino, un oftalmólogo que cumplió misión junto a su esposa en un país donde se les permite a los médicos recibir donaciones de los pacientes, no le interesa mucho el tema del pago de las horas de guardia, al menos por el momento.
Después de cumplir más de cinco años de misión, a su mujer le dieron la oportunidad de comprarse un apartamento. A él, el Gobierno le dio permiso para comprarse un automóvil. Compró uno marca Hyundai. Esa misión les abrió dos puertas, que permanecen cerradas aún para muchos galenos: techo y transporte. En ese sentido el personal de la salud considera que existen dos castas de médicos en Cuba: los que cumplen misión (léase viajar para traer dinero), y los que no viajan.
Y siguiendo una lógica sencilla, muchos se preguntan que cómo es posible que no se le pueda remunerar a los médicos por la realización de las guardias, cuando precisamente los servicios prestados por los galenos cubanos a otros países, junto a otras exportaciones que involucran al capital humano formado en la Isla, le reportan al Gobierno la primera fuente de entrada de divisas al país.
Continue reading