Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_search() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_where() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_fields() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_request() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298
Servicio Médico Rural | Salud en Cuba
Warning: A non-numeric value encountered in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-content/plugins/eu-cookie-law/class-frontend.php on line 122

Calendario

May 2021
M T W T F S S
« Apr    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Recent Posts


Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_search() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_where() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_fields() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_request() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Archives

Servicio Médico Rural

MI TRANSITO TERRENO. Primera Parte.

 

Un testimonio sobre las amargas experiencias por las que pasó un médico cubano en la primera década de la Revolución. Su autor, el doctor Jesús Bravo Espinosa nos presenta el fatídico devenir de un médico cubano que, estudia en la Escuela de Medicina y se ve sorprendido por una revolución que traía en su entramado tenebroso la violación del derecho. Las difíciles circunstancias de los médicos que fueron enviados a cumplir el Servicio Médico Rural y las azarosas condiciones de aquellos que pedían la salida del país; esto último una situación que los llevaba a experiencias limites en el trato cruel inhumano y degradante a que eran sometidos.

MI  TRANSITO  TERRENO. Primera Parte

Por: Dr. Jesús Bravo Espinosa*                                                                                                                

     Nací hace mucho tiempo en el Barrio “José Miguel Gómez”, municipio de Ciego de Ávila. Mi padre Román Bravo, era bodeguero de una sucursal de “La Comercial” del Central Stewart. Hogar humilde, rico en buenas costumbres y elevados principios; una hermana menor Bárbara, mi madre enclaustrada y sufrida por la enfermedad de mi hermano mayor Antonio; diagnosticado a los dos años de epilepsia, cuyos estatus epilépticos se sucedían con mucha frecuencia debido a la limitación terapéutica de los tiempos.

     Al terminar el 6to. Grado por consejos del maestro público, Pastor Águila, paso a la Escuela Primaria Superior de Ciego de Ávila. Allí hice el 7 y 8 grados y con el promedio de 99.91 en los exámenes para así obtener una beca para estudiar en Ceiba del Agua. Bastaron solamente 4 días para estar de regreso al terruño, porque mi sueño era estudiar Medicina y no estudios en una Politécnica. Matriculé en el Instituto de Segunda Enseñanza de Ciego de Ávila para cursar el bachillerato. Una vez finalizado me traslado a La Habana y me matriculo en la Escuela de Medicina. Me habían dado una beca del Municipio de 45 pesos mensuales, justo lo que cobraba la casa de huéspedes, por alojamiento y comida; de mi padre recibía lo necesario para cubrir el resto de mis gastos.

     En el tercer año de la carrera, la asignación mensual de la beca se esfumó y me di a la tarea de buscar una clínica donde trabajar. Ledón y Uribe (situada en Masón y San Rafael) fue esa clínica. Allí me daban alojamiento y comida amén de otros ingresos. Esta clínica se dedicaba al tratamiento de los “accidentes de trabajo”. En 5 año recibo una beca de la Escuela de Medicina con residencia en el Hospital “Calixto García” por mi expediente universitario; el beneficio venía acompañado de 85 pesos mensuales, alojamiento y comida, estos últimos jamás los utilicé ya que no eran comparable a los de la Clínica. 

     Por esos días y por embullo me presenté en el programa “Buscando Estrellas” de José Antonio Alonso y gané con la canción “Lágrimas Negras” dos semanas después en el canal 12 de TV hago una presentación en el programa de Fernando Albuerne y con la canción “Prohibido”gano el primer premio que repito también en la eliminación final. Esto hace que el Diario de la Marina ponga mi foto en “La Farándula” y me da Beca para estudiar solfeo y canto con el profesor Mariano Meléndez –tenor de la década de los veintes- y la pianista-arreglista Ángela Touza me preparó 12 números para emprender una gira junto a otros cantantes por Suramérica. Desistí del viaje en aras de la medicina, que fue siempre…… mi prioridad.

     Termino la carrera y por expediente tengo plaza de médico en el Hospital Universitario “Calixto García” mi deseo era seguir la carrera docente en el mismo Hospital, pero la dictadura tenía otros planes conmigo y me enviaron a la Medicina Rural por un año. Allá voy y heme ahora ahí en una esquina interior de un motor de línea que me lleva a mi destino rural…….Cristales (al norte de Majagua). La parte envolvente de mi figura llevaba de envoltura un trajecito negro, un tanto corto, de italiano corte con saco de redondeados bordes. A mi lado mi fiel compañero, flamante y reluciente maletín de médico que agarraba con las dos manos y que aún…..me parecían pocas. Este maletín me lo regalaron los amigos de mi pueblo después de mi graduación en homenaje “muy merecido que lo tengo” parafraseando a Miguel de Unamuno “La Generación del 98” que así le dijo al Rey Alfonso XIII en la entrega de sendos diplomas. Todos los que le antecedieron dijeron que el “honor era inmerecido”-  Unamuno replicó: “Su Majestad cada cual, con su verdad, ellos con su verdad y yo con la mía.”

     A los viajeros de aquel motor les parecía increíble que aquella figura extra planetaria, peripatética, pudiera suplantarles a sus excelsos curanderos (3 estrellas Michelin-3 estrellas Palace). Pues bien, aquel decimonónico motor de línea emitía estrambóticos ruidos; yo pensaba que eran las paralelas sobre las que se deslizaba, en lugar de líneas paralelas que por más que se prolonguen jamás se encuentran, estas se encontraban y desencontraban y aquel motor a no dudarlo, se iba a desarmar.

Pues bien, al llegar al fin a Cristales me alojaría en la casa de la dueña de los motores de línea, Adela, señora muy religiosa de aspecto virginal y maternal de exquisito trato que cohabitaba con las dos maestras rurales designadas a aquella región y justamente en frente del pequeño bohío donde tenía la oficina el “doctor”. Son las 10 de la noche, tocan a mi puerta, se desdibuja en el umbral de esta la figura de un guajiro y su yegua, me vienen a buscar, pasando quizás por delante del curandero de guardia……. su madre casi muere de incontrolables diarreas por 24 horas. Tomo dos sueros y debo subirme a la yegua flaca y demacrada detrás del señor, a horcajadas, sobre los huesos de las caderas del “Rocinante”.

    El sendero era abrupto y accidentado y por lo mismo la pobre yegua no se pudo lucir ante el extraño, con el paso fino sevillano que tanto había ensayado para la ocasión. En su andar una cadera subía la otra abajo -puro cachumbambé- al médico no le alcanzaban las manos para desesperadamente asirse a la anatomía del guajiro por donde acertara, casi todo el tiempo en el aire sin poder posar sus glúteos en la piel del jumento, loco por precipitarse al abismo que esperaba con los brazos abiertos. 45 minutos después estoy en el cuarto de la paciente, era una viejita bien entrada en años, por no mejor decir, bien salida en ellos. Yacía la casi fallecida en una colombina sin apenas moverse por las molestas contracciones musculares y calambres que se sucedían paroxísticamente. Un presto ayudante lanza una soga sobre el caballete para tratar de colgar el suero, no acierta y aquel mecate grueso se estrella contra el rostro de la infeliz agonizante, por fin con más cuidado acierta el señor, yo adivino una vena y ya está corriendo el líquido a toda velocidad. Le pongo un enema, que había en aquella época, de unos “polvos blancos astringentes” con un efecto de tapón de corcho. No podía irme hasta poner un segundo suero, que garantiza el trabajo y me dirijo a la habitación contigua, sala de recepción, con piso de tierra, encaminando mis pasos hacia el taburete pegado a la pared de yaguas. Súbitamente y en medio de la penumbra emerge una mano con un frasco de esmalte blanco y me brinda un poco de licor de mujer embarazada, malta con leche condensada. Yo que hacía rato mediaba sin éxito en cierta reyerta de mi intestino grueso con el delgado, me dije “quizás sea debilidad” pues desde que cogí el motor hasta ese instante solo agua había ingerido. Apresuré la bebida y pronto vislumbré el fondo de blanco esmalte, levanté la vista y observo por encima del jarro que varios vecinos y amigos, sentados en taburetes, me miraban bostezando y tragando en seco, disputándose en el subconsciente mi brebaje de gestante tan apetecido por ellos.

     Instalo el 2 suero, adiestro al señor del mecate de cómo retirar el suero y regreso al bohío en la misma yegua y pensando “cuan equivocados están todos con este particular medio de transporte y solo me falta….. un año”. Llego al bohío y heme allí sentado en una letrina sanitaria con las mismas diarreas de la viejita. Por fin terminó “la guapería intestinal” y me dije “verdad que no son tan feas las letrinas sanitarias”.

 Pocas semanas después descubro una incipiente epidemia de poliomielitis que reporto a Salud Pública y me envían mil vacunas inyectables.  En un jeep salí con dos guajiritos, después de enseñarlos a inyectar en mis propios deltoides (músculos del hombro), en tres días agotamos todas las vacunas en Cristales, La Reforma, Juan Criollo, Las Alicias, Arroyo Blanco, etc. Ya terminando la vacunación y subiendo una loma el jeep, que no tenía frenos ni emergencia, el motor se detiene súbitamente, los guajiros se tiraron fuera y dejaron solo al capitán del barco. Gracias a un enorme tronco se detuvo el jeep con tal estrépito que salí catapultado por sobre el parabrisas para aterrizar en el Hospital de Ciego de Ávila. Aquello que allí llegó era cualquier cosa menos médico, pantalones a raya verticales, camisa de rayón, botas que aun llevo puestas y sombrero jipijapa, amén de una cara cubierta de sangre, heridas contusas en frente y nariz, sucio y desvencijado. Me recibió el Dr. Ravelo, había que ver su simpática cara, pícaros ojos con gafas y negro mostacho, todo un poema escrutando al recién llegado para poderlo ubicar o era un australopiteco extraterrestre venido de saber Dios de qué ignota Galaxia o simplemente un carretero acabado de alzar una carreta de caña quemada del Central Stewart. ¡Cualquiera de ellos a perturbar mi paz solo ha venido!

Continuara………,

*El Dr. Jesús Bravo Espinosa es médico graduado de la Facultad de Medicina de la Universidad de la Habana. Obtuvo plaza en el Hospital General Universitario “Calixto García” que le fue negada más tarde. Se dedica a la práctica de la Medicina en Cuba durante el Servicio Médico Rural y en Ciego de Ávila, Cuba. Se radica en Miami, FL y completa sus exámenes de revalidación de su título con excelente desempeño. Ejerce la medicina por 28 años y es nombrado Médico Honorario del Mercy Hospital. Se reirá en el año 2002. Reside en Coral Gables, Miami. FL.

Continue reading

Juramentos de los médicos cubanos graduados en el curso académico 1964-1965.

Este documento resulta muy interesante, se trata de un juramento de graduados de Medicina y Estomatología del curso 1964-65. En el cual se expresa la renuncia a la práctica privada de la Medicina y la extensión del Servicio Médico Rural a 2 años.

Se expresa seguir el ejemplo del Che y servir donde sea y como sea siguiendo las ordenas del máximo líder.

 No sabemos, cuándo se produce estas definiciones de los estudiantes de Medicina, lo que si es cierto es que por esta fecha ya se había efectuado la histórica reunión del Che Guevara con los graduados (¿curso académico?) en el Cine Teatro Riviera, esto en La Habana. Los datos de esta reunión, quienes asistieron y lo que se trató están encerrados en un misterio, nadie habla de ello y no hay referencias en la red. Recuerdo una instructora de Anatomía en el ICBPC “Victoria de Girón” quien allí trabajaba y todo parece indicar que estuvo en esa reunión…, solo me dijo: “se le pidió al Che como condición para ir a trabajar a donde fuera necesario dos cosas….., las llaves de la casa y las llaves del carro”; no acepto. (Nota del Editor)

Aquí les dejo el juramento…, muchos eventos han ocurrido desde entonces.


JURAMENTO DE LOS MÉDICOS GRADUADOS

EN LA FACULTAD DE MEDICINA DE LA UNIVERSIDAD DE LA HABANA EN EL CURSO ACADÉMICO 1964-1965*

JURAMOS:

Primero: Reiterar la renuncia al ejercicio privado de nuestras profesiones y la extensión a dos años, o más, si fuera necesario, del Servicio Médico Rural como medida tendiente a la correcta planificación de los servicios médicos y estomatológicos del pueblo.

Segundo: Retribuir al pueblo con nuestro esfuerzo, sacrificio y mejor trabajo, la oportunidad que nos brindó de formarnos como profesionales de esta Patria Socialista.

Tercero: Impulsar al máximo la medicina y la estomatología preventiva en nuestro país, y hacer efectiva con nuestra actitud la nueva filosofía proletaria de las ciencias médicas cuyo fin es el bienestar del hombre.

Cuarto: Mantener vigente en nosotros el espíritu de superación científica y política para alcanzar la calificación técnica necesaria y formarnos como comunistas, como único camino de ser cada día más útiles a nuestra sociedad socialista.

Quinto: En cumplimiento de los altos principios del internacionalismo proletario y siguiendo el ejemplo del comandante Ernesto Guevara, estamos dispuestos a brindar nuestra ayuda científica o de cualquier orden a los pueblos que luchan por su liberación nacional y por su independencia económica, política y social.

Sexto: Defender con nuestra vida esta heroica Revolución Socialista y Comunista.

JURAMOS: ante nuestro pueblo y nuestro máximo líder Fidel Castro, donde sea, como sea y para lo que sea comandante en Jefe ordene.

PATRIA O MUERTE

VENCEREMOS

* El juramento se llevó a cabo en el Pico Turquino. Sierra Maestra, antigua provincia de Oriente el 14 de noviembre de 1965. Copia sin referencia bibliográfica en Archivos de la Oficina del Historiador del Ministerio de Salud Pública.


Cuadernos de Historia de la Salud Pública. Dr. Raimundo de Castro y Bachiller. Caduceos y Juramentos Médicos. 87. Ciudad de La Habana, Cuba.2000.Publicación de la Oficina del Historiador del MINSAP. Pág. 105-106. En línea. Consultado 3/20/2015. Disponible en: http://www.bvs.sld.cu/revistas/his/cua_87/cua87.pdf

Foto: El Comandante Ernesto Guevara en visita al Colegio Médico Nacional entre enero a mayo de 1960. De izquierda a derecha doctores Serafín Ruiz de Zarate, Ministro de Salud Pública, Ernesto Guevara, Oscar Fernández Mel, Presidente del Colegio Médico Nacional y Osvaldo Dorticós Torrado, Presidente de la República de Cuba. En primer plano a la izquierda el doctor Omar Fernández Cañizares, Capitán del Ejército Rebelde.

Continue reading