Calendario

July 2020
M T W T F S S
« Jun    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Archives

Sistema salud Cuba

Dr. Luis Curbelo Alfonso, represor de cuello blanco actual director del Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR).


Represor de cuello blanco quien, abusando de sus funciones como director de un centro científico, reprime por razones ideológicas a especialistas prestigiosos de su institución, solo por obedecer a la paranoia ideológica de las autoridades de la Seguridad del Estado que mandan y deciden sobre la vida y destino de la comunidad científica en dicho Instituto.”

Dr Luis Curbelo 
En los estados totalitarios como el cubano la elite gobernante ejerce no solo el poder político sino también el económico, social y cultural. Los represores de cuello blanco cubanos persiguen y discriminan por razones ideológicas a ciudadanos que laboran en medios académicos, científicos, culturales, medios de comunicación y otros. Esta categoría incluye personas que –con el beneplácito y orientación de la policía política- ocupan cargos de rectores, decanos, directores de instituciones científicas, culturales o medios de comunicación y tienen poder para  excluir y aplastar talentos, acosar ciudadanos e incluso negar acceso a estudios superiores bajo el lema de que “las universidades son para los revolucionarios”.

“El sistema de salud cubano ha sufrido graves afectaciones por la política de bloqueo contra Cuba, derivadas de las dificultades para adquirir medicamentos, reactivos, instrumental, piezas de repuesto para equipos médicos y otros insumos necesarios para el funcionamiento del sector, todo lo cual tiene que obtenerse en mercados alejados y, en muchas ocasiones, con el uso de intermediarios, lo que impone el incremento de los precios de estos insumos”, señaló el doctor Luis Curbelo Alfonso, director del Instituto de Oncología y Radiobiología. En ocasión de la  Audiencia Pública en el hospital Docente Clínico Quirúrgico “Comandante Manuel Fajardo” de La Habana. Marzo 2018

El doctor Luis Curbelo Alfonso se desempeñó en cargos de la administración de salud en la Dirección Provincial de Salud de Ciudad de la Habana antes de asumir las funciones como  director del Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología

Dr. Luis Curbelo Alfonso

Director INOR | dinor@infomed.sld.cu

No tenemos otros datos adicionales sobre el doctor Curbelo Alfonso.

Información adicional puede enviarse a las organizaciones:

·         Cuba Represor ID

·         Represores cubanos


Continue reading

El cambiante claustro de profesores de la Escuela de Medicina de la Universidad de la Habana en los primeros años de la Revolución.

Por: Dr. Eloy A González.*

Después de publicado en la red el artículo sobre las depuraciones de los profesores de Medicina de la Universidad de La Habana al triunfo de la así llamada revolución; dejé anotado al final lo siguiente: Nunca sabremos cuántos profesores universitarios fueron objetos de estas prácticas que negaban el derecho y discriminaron de manera aviesa a tantos[1]. Fue entonces que  comencé a buscar información sobre lo que se consideró el éxodo de médicos en los primeros años de los 60’s y la adecuación de los planes de estudio de la Carrera de Medicina, lo que se conoció como el “plan Baeza”, entre otros aspectos.

Es así que me encuentro una información sobre los programas de la Carrera de Medicina  y la relación de las cátedras y profesores que componían el  claustro de la Escuela de Medicina de la Universidad de La Habana[2]. Todo esto en  las cambiantes circunstancias de los primeros años de la Revolución, teniendo en cuenta que la Universidad permaneció cerrada durante los años 1957 y 1958. Cuando se reiniciaron los cursos regulares, el claustro de profesores fue objeto de las prácticas infortunadas de los juicios públicos, las depuraciones, las separaciones definitivas, las jubilaciones forzadas y las renuncias. De todo esto quiero tratar en este artículo.

En un documentado libro sobre el sistema de salud en Cuba[3] , encuentro lo que es la opinión de uno de los más conspicuos paniaguados del régimen recién estrenado, tomando partido tan pronto como se produjo el  triunfo revolucionario, esto dice: “Este triunfo significo históricamente la terminación para siempre de cuatro siglos y medio de dominio colonial y neocolonial, de opresión de las masas trabajadoras……, La victoria revolucionaria altero en sus fundamentos la correlación entre las clases sociales del país”. Aquí viene lo mejor: “Al calor de la lucha de clases se produce un éxodo masivo de médicos estimulados por la política agresiva del gobierno de los Estados Unidos. En los primeros años de la revolución abandonan el país cerca de 3 000 médicos. La Escuela de medicina quedaba con solo 13 profesores”[4]. De los argumentos sobre el éxodo médico, será tema de otro análisis. Lo que concierne a este artículo es definir las contradicciones que se produjeron en los primeros años de la revolución; cuando la dirección revolucionaria dio cuenta de tantos profesionales que participaban en la docencia y eran depurados, o eran funcionarios de las instituciones de salud del régimen anterior y habían sido cesanteados. Pero sobre todo muchos, viendo lo que se avecinaba, tomaron las de Villadiego.

Los  mismos razonamientos que emplean Arujo Bernal y Rodríguez Gavaldá para explicar el supuesto éxodo masivo de médicos al triunfo de la revolución, revelan las verdaderas opiniones que de los médicos cubanos se hacían los nuevos detentadores del poder en Cuba; que se hicieron de un gobierno y establecieron muy pronto una dictadura. Esto autores le dan la excelencia y credibilidad a una clasificación que someten y adecuan a lo que consideran subgrupos de profesionales médicos que emigraron o eran posibles emigrantes[5]. En realidad la clasificación  puede muy bien adecuarse a lo que los nuevos ideólogos pensaban de los médicos y como los veían como potenciales enemigos a combatir y dar cuenta de ellos; sujetos además a las depuraciones, jubilaciones forzadas y renuncias que se engendraron entre los profesores de la Escuela de Medicina de la Universidad de La Habana. Aquí la clasificación:

Grupo A: Médicos comprometidos en las actividades delictivas, políticas o no, de la dictadura de Batista.

Grupo B: Médicos que sea por el ejercicio profesional, herencia, matrimonios u otro factor, poseían un capital apreciable invertido en industrias, bienes raíces, a  quienes las leyes revolucionarias afectaron como inversionistas y propietarios.

Grupo C: Médicos que en el desarrollo profesional habían logrado un estatus por el que lograban grandes  ingresos anuales.

Grupo D: Médicos que por su especial y alta calificación o por la relativa escases de sus especialidades en Cuba, o por ocupar cargos de responsabilidad e importancia, fueron tentados y subyugados con el ofrecimiento de grandes ventajas de todo orden en caso de emigrar.

Grupo E: Entendemos que este grupo es el más numeroso y está constituido por médicos que, fijados por su formación, pertenecientes a la pequeña burguesía, sentían la revolución como algo amenazante para ellos y sus familiares. 

Siendo categorizados y clasificados, la revolución, que se afincaba en una ideológica comunista ya había establecido un derrotero que implicaba la sumisión a esta clase que formaba parte de la pequeña burguesía nacional; para la cual no había más alternativas que la de formar parte del proceso revolucionario  o emigrar. A todo esto se suma las falsedades en las acusaciones, la premura en aplicar una reforma universitaria que pusiera a la Universidad como institución, de rodillas ante el poder, y finalmente consolidar un régimen de tal suerte que aun esta inculcado en la sociedad y la conciencia nacional.

Profesor Dr. Ramón Grau San Martin y Profesor Dr. Manuel Costales Latatú,
 dos de los primeros 12 profesores depurados de la Escuela  de Medicina 1959 

Los profesores fueron víctimas de este ruin accionar que pretendía,- y así lo lograron-, consolidar un sistema de educación médica y de salud proclive a los intereses ideológicos del régimen, que traía las ideas del socialismo tropical que nos endilgaron. Esto les llevó poco tiempo.
La Universidad estuvo cerrada desde noviembre de 1956 hasta enero de 1959, por lo que en 1957 y 1958 no hubo graduaciones de médicos. Sí contamos con la relación de profesores que integraban el claustro en el año 1956, lo que sirve como referencia para poder comparar con el cambiante claustro de profesores que quedó de manera definitiva y al servicio de la revolución cuando se establece la Reforma Universitaria el 10 de enero de 1962. Pero veamos algunas particularidades de este variable proceso.

En el año 1956 la Escuela de Medicina de la Universidad de La Habana contaba  con un claustro de 161 profesores titulares, auxiliares y agregados. Cuando se reinician las actividades docenes 4 profesores habían fallecido por lo que el claustro era de 157 profesores distribuidos en las diferentes cátedras. Fue entonces, al comienzo del año 1959, que se procedió a las depuraciones, la primera. En esta se tomaron en cuenta la colaboración con la dictadura batistiana y la participación como candidatos en las elecciones generales de 1954 y 1958; fueron expulsados 12 profesores. Es decir que fueron depuestos por participar en elecciones generales, no sabemos si como candidatos. La libre decisión de participar en unos comicios fue causa suficiente para ser proscritos del claustro, no sin antes ser calificados de “batistianos”. Los primeros profesores depurados, 12 en total, fueron los doctores:  Ramón Grau San Martín, Manuel Costales Latatú, Hugo Hernández Blanco, Enrique Saladrigas Zayas, Alfredo Nogueiras Herrera, Manuel Ampudia González, Félix Hurtado Galtés, Luis Ortega Verdes, Juan J. Castillo Arango, José Iglesias de la Torre, Delio García Romeu y Octavio Iglesias Pérez.

A esto se sumó la reacción de un grupo destacado de profesores que, en desacuerdo con el giro que tomaban los acontecimientos en la Facultad de Medicina, el 2 de febrero de 1959 seis de ellos, considerados de gran prestigio científico y que no habían sido acusados, presentaron las renuncias irrevocables a sus cátedras. Este hecho se conoce como: "la renuncia de los puros”. Es decir que se les consideró  como “puros”en tanto se establecía  un neto distingo con los anteriores depurados que fueron supuestos “colaboracionistas”. Los profesores renunciantes-puros fueron los doctores: Ricardo Núñez Portuondo, Gustavo Cuervo Rubio, Pedro M. Castillo Martínez, José Bisbé Alberni, Vicente Pardo Castelló y Roberto Varela-Zequeira Rodríguez.

Un grupo numeroso de profesores, 44 en total,  se acogieron a la jubilación por la edad ante  el temor de lo que veían venir, un nuevo proceso de depuraciones; donde serían sometidos a juicios públicos y sujetos a contravenciones de incumplimientos e incapacidad que bien podían no ser ciertos. Algo así como..., “me voy antes que me depuren”. También una Ley del año 1960 (Ley No. 859), -que establecía la jubilación obligatoria-, le fue aplicada a 12 profesores de la Facultad de Medicina. Esto significa que, entre los depurados, jubilados y renunciantes; el claustro había perdido 74 profesores que representaban el 47% del claustro que había reiniciado sus labores en enero de 1959.

Profesor Dr. Ricardo Núñez Portuondo y Profesor Dr. Gustavo Cuervo Rubio,
 dos de los profesores “puros” que renunciaron en solidaridad con los depurados.

Entre el año 1959 y1960 con la intención de cubrir las plazas de estos profesores, fueron contratados 28 médicos que habían desempeñado o desempeñaban las plazas formadoras de la carrera docente: adscriptos, instructores y asociados. Solo que esto vino a complicarse, porque en una reunión del claustro de la Facultad de Medicina el 29 de julio de 1960 la mayoría de los profesores presentes, no aceptaron la nueva forma de cogobierno entre profesores y alumnos, ni la disolución del Consejo Universitario para ser sustituido por una Junta Superior de Gobierno, ni la sustitución de los Decanatos por Juntas de Gobierno en las Facultades. Entonces los nuevos mandamases  los declararon en “rebeldía contrarrevolucionaria” y fueron depurados 46 profesores. Un grupo de profesores que no habían estado presentes en la reunión mencionada, en solidaridad con los expulsados, renunciaron a sus cátedras; estos fueron 34 en total. Entre los depurados en esta segunda limpieza académica y los renunciantes, fueron 80 profesores que dejaron la Facultad de Medicina. Cuando se aplica la Reforma Universitaria en el año 1962 quedaban en la Facultad de Medicina, entre profesores antiguos y contratados, 23 profesores en las diferentes cátedras.
Resulta sorprendente que las autoridades revolucionarias que habían hecho suyas las proyecciones del programa del Moncada y que buscaban crear un sistema de salud que alcanzara a mucho después de un reordenamiento de las políticas de salud y de novedosos programas de educación médica; ahora se dedicaban a la lucha ideología. Estos  nuevos líderes y funcionarios de ocasión no  vacilaron en despreciar la justicia, cuestionaron la rectitud de muchos y dejaron a un lado la  honradez ciudadana. Se emplearan a fondo en controlar a la Universidad en tanto que institución y en esta la Escuela de Medicina. Fue así que arremetieron, inhabilitaron, mintieron y agraviaron el decoro de muchos, para expulsar a tantos profesores con una bien ganada reputación como médicos y educadores; lo que en realidad ponía en peligro sus propios planes dirigidos a los más desfavorecidos.

Pero estos nuevos autoritarios, ávidos de poder, le echaron mano a la represión y la exclusión social. Terminaron fusilando, llenando las cárceles de presos, promoviendo el éxodo y alimentando el odio entre los cubanos. Con lógica razón muchos se preguntaron: ¿cómo proscribir a tantos profesores que podían formar las nuevas generaciones de médicos que reclamaba la revolución para sus planes de salud? Años después de las depuraciones  y jubilaciones forzadas le  preguntaron al doctor Roberto Guerra Valdés, sobre la aplicación de estas jubilaciones obligatorias y contestó que “esos profesores constituían un obstáculo a la aplicación de la reforma” universitaria que se buscaba imponer. Es decir, eran los que no entraban ni iban a entrar por el aro ideológico, por lo tanto había que eliminarlos.

La Revolución había llegado; su ideología sin lugar a dudas de corte socialista pretendía, sin cortapisas, establecer una sociedad que trasformara la estructura económica y social del país. Que esta se adecuara a un programa impuesto, donde se instaurara la dictadura del proletariado, que era decir la dictadura Castro comunista. En poco tiempo se estableció y se apuntaló al punto de que lleva más de medio siglo de autoritarismo. Para lograr esto había que asaltar el poder, desmantelar lo que quedaba del estado de derecho y conculcar las libertades que recién se habían rescatado.

Por aquellos días en la Universidad de La Habana enterraron de manera simbólica un medio periodístico de la época. En son de fúnebre pachanga, señalaba un conocido  periodista[6]. Esto dijo en aquella ocasión el comunicador: Ustedes nos plantean la disyuntiva que hay que estar con o contra la Revolución. Pero habrá que preguntarles con cuál Revolución. Si con la Revolución Cubana que depuso a un tirano y planteó de inmediato la liquidación del peculado, la reparación de viejas injusticias y la afirmación de nuestras esencias patrias, o la Revolución de los excesos, de las mentiras, del odio, de los asaltos……”, y sí, se produjo un asalto; la nación toda fue ocupada y las conciencia colectiva  adormecida; la sinceridad tropezó en la plaza pública  y la honradez  nunca más pudo presentarse.

6.9.2017©

*Médico Especialista de I Grado en Oncología. Profesor Instructor de Farmacología de la Universidad de la Habana.  Asesor Nacional del Colegio Médico Independiente de Cuba. Columnista del Diario Digital Independiente cubano, NoticubaIntenacional y del Periódico Panorama de Fort Worth, Texas. Contribuye con artículos de opinión sobre Cuba en distintos sitios Web con temas de Salud y DDHH entre otros. Consultor para Gerson Lehrman Group. Ha trabajado como Oncólogo para la Secretaria de Salud del Estado de Tamaulipas, México. Edita el Blog de Medicina Cubana. E mail:cubanmedicine@yahoo.com

  



[1] González, E. A. (2007, April 18). Las depuraciones de profesores en la Facultad de Medicina de la Universidad de la Habana en el Año de la Liberación. Retrieved April 30, 2017, from http://www.cubaencuentro.com/opinion/articulos/las-depuraciones-de-profesores-de-la-escuela-de-medicina-329146

[2] Planes de estudios de la carrera de medicina de 1959 a 1966 y cambios en el profesorado. (n.d.). Retrieved May 18, 2017, from http://bvs.sld.cu/revistas/his/his_107/his06107.htm . No aparece el nombre del autor, tampoco la fecha de publicación; se trata de Cuadernos de Historia de la Salud Pública No. 107

[3] Llorens, J. (1985). La lucha por la salud en Cuba (Primera Edición ed.) (L. Araujo, Ed.). México: Siglo XXI editores. Los editores aparecen como coordinadores.

[4] Araujo L, Llorens J., Óp. Cit., p. 20

[5] Araujo, L., & Rodríguez, R. (1985). Emigración Médica. En La lucha por la salud en Cuba (Primera Edición ed., pp. 232-257). Mexico: Siglo XXI Editores. Pag. 246-247

[6] Medrano, E. (1960, May 14). Los Enterradores. Prensa Libre. El 16 de mayo de 1960, Prensa Libre fue invadido y confiscado.

Continue reading

Cuba: médicos esclavos y país sin médicos.

Médicos esclavos y país sin médicos

Dos de los rubros más importantes para la sobrevivencia económica del castrismo son las remesas familiares y la exportación de personal médico. Los médicos cubanos en el exterior trabajan y viven en régimen de semiesclavitud: solo pueden disponer de una mínima parte de sus sueldos, tienen restringida la libertad de movimientos y están obligados a involucrarse en campañas políticas con las poblaciones locales, con las que ni siquiera se les permite interactuar de manera privada. Son rehenes del Gobierno, enrolados en estos programas con el único fin de obtener unas mínimas ganancias que les permitan subsistir tras su regreso a Cuba.

La exportación de médicos le sirve también al régimen para ganar reconocimiento internacional. Tal reconocimiento, opaca la violación de los derechos laborales y humanos de los trabajadores de la salud. Hasta el momento, muchos de ellos habían encontrado una salida a esta situación en la emigración hacia EEUU desde terceros países, lo cual les permitía rehacer sus vidas y conseguir las retribuciones a las que todo profesional aspira.

Al clausurar el programa de parole para los médicos cubanos, Obama cancela para todos ellos esta posibilidad. La declaración presidencial aduce que favorecer la emigración de médicos hacia EEUU afectaría a la población en Cuba (By providing preferential treatment to Cuban medical personnel, the medical parole program […] risks harming the Cuban people). Un razonamiento así desconoce el modo de operar del régimen de Raúl Castro, pues no porque los médicos cubanos encuentren cerrada la vía de la emigración hacia EEUU volverán a atender pacientes en la Isla.

El pronóstico económico deja a las autoridades cubanas tan pocas opciones que tendrán que recurrir de manera cada vez más creciente a la exportación de personal de la salud. Tras la eliminación de la política de "pies secos/ pies mojados", a medida que disminuya el monto total de las remesas familiares, las cifras de la exportación de médicos podrían hacerse aún mayores.

En la actualidad, debido a los programas gubernamentales de exportación de especialistas, es ostensible cuánto ha disminuido el número de médicos por habitante en Cuba. En los centros hospitalarios muchas especialidades quedan mal cubiertas, y esta situación no hará más que empeorar, no importa lo que haya dictaminado Barack Obama. A pesar de sus buenos propósitos, Obama no va a conseguir mejorar la situación de los pacientes cubanos, pero sí empeorará la de muchos médicos.

Por todo ello, tienen razón los congresistas cubanoamericanos Marco Rubio y Carlos Curbelo cuando le piden a Donald Trump que restablezca el programa que favorecía a los profesionales de la salud cubanos.

Fuente: Diario de Cuba                                                               

Video de médicos cubanos varados en Colombia.

Continue reading

Regresan los médicos cubanos que enfrentaron la epidemia del Ébola en África, explotación y manipulaciones.

Médicos cubanos que se enfrentaron al Ébola no cumplen sus expectativas

Por Dr. Eduardo Herrera.*

Luego del regreso de los médicos que asistieron a combatir la epidemia de Ébola en Liberia, Sierra Leona y Guinea Ecuatorial, a estos colaboradores no se les han cumplido sus expectativas.

Quienes fueron despedidos con bombos y platillos no fueron recibidos de igual manera, al menos, no ha sido reflejado así por la prensa. Luego de la cuarentena, se han reunido con sus familias y han tenido algún reconocimiento de las localidades en que viven ¿pero?

En conversación con dos de mis colegas recién llegados, quienes por temor a represalias no dan sus nombres, me cuentan de su trabajo arduo en la misión y el temor que tuvieron de poder enfermar allí y perder su vida durante su estancia.

El primero de ellos quien estuvo en Guinea Conakry, nos cuenta, que antes de salir para la “misión” no se habló del salario que les pagarían pero si tenía la idea de que fuera bastante alto. A pesar de su disposición de dar su ayuda solidaria, puso en riesgo su vida. El participar allí según él, le garantizaría mejorar su nivel de vida y el de su familia.

Regresan los medicos cubanos que enfrentaron la
epidemia de Ebola en Africa.
Estando allá, notó lo que ganaban los trabajadores de servicio del hotel en que se hospedaba, 100 dólares diarios. Aunque lo más impactante para él fueron los médicos colaboradores de otros países, quienes solo en seis semanas ganaron 90 mil dólares americanos. Comparado con lo que recibieron aquí, un poco más de 23 mil CUC (unos 20 mil dólares americanos) en 8 meses, una diferencia muy grande.
El otro colaborador, que estuvo en Sierra Leona, refiere que ha estado en otras misiones. En países como Venezuela y Bolivia pero nunca había participado en una contienda tan peligrosa, aunque al principio de comprometerse, no pensó en el peligro que correría su vida.

Este expresó, “cómo es que los médicos son utilizados en Cuba por su condición humanista para hacer campañas a favor del gobierno y este reciba ganancias políticas y económicas a la vez”.

Estando afuera pudo ver en diferentes medios de prensa, como influyó la labor humanitaria de los médicos cubanos que marcharon a combatir el Ébola y en las opiniones a favor del Gobierno cubano.

Reconoce cuanto son explotados y manipulados los médicos en nuestro país.

Luego de pasar la cuarentena, los han citado para estimularlos y darle una estancia de una semana en un hotel de Varadero, zona turística donde ningún trabajador cubano con su salario íntegro de un año puede visitar.

Mientras tanto ambos esperan poder tener una casa y un auto, algo normal para cualquiera de sus colegas en el mundo, sin que tengan que arriesgar su vida por ello.


*El Dr. Eduardo E. Herrera Duran. Es Médico especialista en Cirugía, reside en Cuba y trabaja en el Hospital General Docente “Calixto García” en La Habana, Cuba. Colabora de manera regular con el  Centro de Información Hablemos Press.

Continue reading

Servicio Médico Social adicional para médicos cubanos.

En los  últimos tiempos los temas relativos a los médicos cubanos  y las condiciones de trabajo de estos tanto en Cuba, como cuando sirven en el exterior en las llamadas misiones internacionalistas, se mencionan una y otra vez en los medios. Conviene ver estas informaciones sin mayor entusiasmo y analizando en qué contexto se dan y como se puede argumentar al respeto.

Por estos días aparece una y otra vez una nota sobre un contrato de trabajo que se le está presentando a los médicos cubanos, hasta ahora en La Habana, y sin que podamos saber si se ha hecho en el interior del país.  La informacióndice así:

Médicos de La Habana comenzaron a firmar un contrato por tiempo indeterminado mediante el cual pueden ser obligados a trabajar hasta cinco meses fuera de su puesto para paliar la falta de asistencia a los pacientes dentro de la isla y garantizar la atención durante contingencias.

Según el documento, "el trabajador (de la salud) podrá ser trasladado de puesto de trabajo, sin afectación salarial, para garantizar la sostenibilidad, vitalidad y accesibilidad a los servicios de salud, así como para evitar el daño que pueda producir a los pacientes la falta de asistencia médica y garantizar la atención ante contingencias. Por estas condicionantes, el traslado fuera de la entidad puede ser de hasta 120 días naturales en el año".[1]

Contrato de trabajo por tiempo indeterminado.
 Pág. 1. Haga Clic sobre la imagen para ampliar.

El asunto que nos ocupa no es nada nuevo. Siempre que el gobierno cubano por medio del Ministerio de Salud Pública ha visto que hay problemas en la “sostenibilidad’ de los servicios de salud, ha  creado los mecanismos administrativos para trasladar de manera permanente o temporal a los médicos donde sean estos más necesarios. Esto está ligado a la obligatoriedad o no del Servicio Social que todo graduado debe cumplir al término de su carrera de Medicina o Estomatología.
Con el establecimiento de un nuevo sistema económico –social en Cuba en el año 1959. El gobierno revolucionario implementa de inmediato  medidas tendientes a controlar todo el sistema de salud que estaba establecido en Cuba. Se crea un Ministerio de Salud Pública, que no era nada nuevo en el primer país que había creado esta rama de la organización de un estado moderno., solo que antes se denominaba como Ministerio de Salubridad. En agosto del 1959  son incorporados todos los hospitales de los municipios, de organismos autónomos o subvencionados por el Estado al Ministerio de Salubridad y Asistencia Hospitalaria y se crea una comisión técnica asesora para la organización de los hospitales. Aunque las clínicas privadas y mutualistas siguieron funcionando por algún tiempo, estas fueron objeto de intervenciones e incorporadas al sistema nacional de salud que se estaba creando.

En este contexto, el gobierno revolucionario controla el Colegio Médico Nacional y va instituyendo  la práctica de la medicina socializada. La radicalización de la revolución, el claro discurso socialista y las medidas implementadas para convertir la atención médica en una meta populista a corto plazo produjo cambios significativos; provocó entre otras cosas la salida al exterior de la mitad de los más de 6 mil médicos que ejercían en la Isla.

Aunque Cuba contaba con un sistema de salud bastante adecuado para los estándares de la época, si había una distribución de los recursos de salud muy inadecuada en relación a la distribución geográfica de estos. No hay duda, la mayoría de los recursos se concentraban en la capital y en las principales ciudades del país; el área rural, sobre todo en la región más oriental del país, estaba carente de servicios médicos básicos. La intención de hacer llegar estos servicios a amplias zonas rurales del país significaba mover hacia esas zonas médicos recién graduados por un periodo de tiempo.

Contrato de trabajo por tiempo indeterminado.
 Pág. 2. Haga Clic sobre la imagen para ampliar.

Fue así que se establece el Servicio Médico Social Rural por Ley No.723 del 22 de enero de 1960, a fin de llevar la atención medica hasta los lugares más apartados el país. No he encontrado en línea el texto completo de esta Ley y el tiempo de servicio que establecía. A los efectos prácticos los primeros grupos de  médicos que fueron a cumplir con el Servicio Médico Social Rural, permanecían 6 meses, no más, en las zonas rurales. La medida se hizo para garantizar la accesibilidad a los servicios. Fue una medida populista de utilidad social sin lugar a dudas, que buscaba aumentar los réditos de la revolución socialista que se estrenaba.
No sé cuándo y cómo se fue estableciendo un tiempo de prestación de servicios  más prolongado, porque en poco tiempo los médicos que tenían que cumplir con el Servicio Médico Social Rural, estaban hasta 2 años; por aquel entonces se le llamó: Servicio Médico Social. El tiempo aumentado sin duda se ajustaba al tiempo del Servicio Militar Obligatorio que se había instaurado en el país.

Como aumentaban los servicios hospitalarios y especializados en el interior del país, los graduados no eran parte de un Servicio Médico Rural; sino que bien podían hacer los años establecidos en un hospital provincial y regional de acuerdo a la intención del organismo rector, de garantizar la accesibilidad de los nuevos servicios especializados que se creaban. Ya no eran 6 meses…, sino 2 años.

En agosto de 1973 se promulga la Ley del Servicio Social para todos los graduados universitarios en Cuba y en el exterior. Precisamente ese año cursaba el año de internado de la carrera de Medicina; la ley no constituyó una sorpresa  para los graduados de Medicina y Estomatología. Con relación a los demás graduados universitarios, aun cuando no había una Ley de Servicio Social, tan pronto como se graduaban tenían que ponerse a disposición de los diferentes ministerios que controlaba el único empleador en Cuba: el estado-patrón.

Lo que sorprendió de la Ley  No. 1254 del Servicio Sociales que ahora el tiempo para estar disponible el graduado,  donde la Revolución lo necesitara, sería de 3 años. Como ya el Ministerio de Salud Publica manejaba, diría que a su antojo, la Ley del Servicio Médico Social Rural (Ley No.723), este documento señalaba lo siguiente en sus disposiciones finales: Se faculta al Ministerio de Salud Pública para que dicte las disposiciones que fueren necesarias al efecto de ajustar la legislación vigente sobre los Servicios Médico Social y Social Dental, a la presente Ley.[2]

La Ley del Servicio Social siempre fue muy flexible, sobre todo en el tiempo, que era manejado al antojo de los dirigentes del sector de la  salud. La Ley tenia efecto a partir de enero del 1974 , fue por eso que el curso final del 72-73, se prolongó hasta finales de enero de 1974 para meternos a todos los graduados (72-73) en el nuevo periodo de servicio de 3 años.

Pero no siempre el Servicio Médico Social cumplía con las apremiantes necesidades de médicos en el interior,  incluso en los centros urbanos más grandes del interior del país. Como ya muchos médicos eran enviados a cumplir misiones internacionalistas y los servicios de salud se multiplicaban, había una clara disparidad entre las sostenibilidad del sistema de salud en la capital y las demás provincias. Es por esto que a finales de los 70’s y argumentado que si bien los médicos van a cumplir misiones internacionalistas sin protestar; pues se establecían  medidas administrativas para que los médicos disponibles  en la capital fueran a las otras provincias a cumplir misiones nacionalistas, y así se les denomino. No estoy seguro si esto se  instituyó mediante una Resolución Ministerial; lo cierto es que muchos médicos que habían cumplido su servicio social e incluso misiones internacionalistas fueron ubicados en provincias del interior del país, sobre todo en atención especializada al paciente.

¿Por cuanto tiempo eran esas misiones nacionalistas?, no sé. Lo interesante es que el Ministerio de Salud Pública garantizaba una seria de beneficios a esos médicos que no los tenían otros que ya estaban laborando en el interior del país en condiciones muy difíciles. Los médicos en misiones  nacionalistas, estaban por un tiempo determinando (¿?), si estaban pendiente de adquirir un auto  porque habían cumplido misión, pues se les daba lo antes posible, contaban con días de vacaciones cada mes para ir a ver a su familia (4-6 días) y al regresar a la capital podían pedir ubicación en el hospital o facilidad de salud de su escogencia.  

De manera que el tiempo de disponibilidad de los médicos cubanos ha sido de 6 meses a tres años de servicio donde la Revolución los necesite. Si ahora se les pide 120 días (5 meses) la intención es  mantener a flote el Sistema  Nacional de Salud que se ha visto afectado, sin lugar a dudas, por los miles de médicos que hay que enviar al exterior a cumplir los múltiples contratos de asistencia en otros países; también como consecuencia de  la salida definitiva,  ahora legal, de médicos graduados y el abandono de sus puestos de médicos que están cumpliendo misiones internacionalista y no regresan a Cuba.

Una broma siempre era frecuente entre los médicos cubanos. ¿Cómo se clasifican los médicos cubanos? En 4 categorías: A, B, C, D. La A: A Paris, A Madrid, A Japón. La B: Be (Ve) a Praga, Be a Moscú, Be a Bulgaria. La C: Ce (Sé)  estudioso, responsable, revolucionario..., y por último la D: De Pinarito de Cambute a Puriales de Caujeri, De Caujeri a Guaracabuya, De Guaracabuya a Remanganagua……,

¿El tiempo?, pues este no importaba , al menos para los dirigentes del MINSAP (Ministerio de Salud Pública) esos tenían todo resuelto donde llegaran; para los demás, los médicos que debían cumplir con los términos de la Ley, sí que contaban cada día que pasaban lejos de la familia y viviendo en condiciones paupérrimas , soportando todo tipo de vejámenes … y callando.

27.02.2015©




[1] Ariel Reyes. Nuevo contrato pone presión sobre médicos cubanos (en línea), feb. 11, 2015. Consultado 2/27/2015. Disponible en: http://www.martinoticias.com/content/nuevo-contrato-pone-presion-sobre-medicos-cubanos/86480.html

[2] SERVICIO SOCIAL LEY No. 1254 (en línea) .Osvaldo Dorticos Torrrado, Fidel Castro Ruz, Primer Ministro, José Ramón Fernández Álvarez, Ministro de Educación. Palacio de la Revolución, en La Habana, a dos de agosto de 1973.Consultada 2/27/2015. Disponible en: http://www.dcubanos.com/archivospdf/Ley%20Servicio%20Social.pdf

Continue reading

Consultorio del Médico de la Familia en La Habana en calamitosa situación y utilizado como vivienda.

Instalación médica perdida y con uso inadecuado

Por: Yadira Rodríguez Bombino.*

Consultorio del Medico de la Familia .
Foto de la autora
En el Reparto Ruta 10, San Miguel del Padrón, hay una posta médica que hace  más de un año no funciona porque está en mal estado, el techo de la misma está reventado y tienen filtraciones, su ubicación es en Álamo entre 2da y 3ra. Los pobladores de la zona ahora tienen que dirigirse al consultorio que está a medio kilómetro, en Luz Caballero entre B y Rafael de Cárdenas, con la Dra. Tania; muchos de los pacientes son de la tercera edad, que casi no pueden moverse de sus casas y se les dificulta aún más ir y las consultas médicas.
Una familia -que no pudo ser entrevistada- está viviendo en la casa del médico, en la parte superior del consultorio, que está en estado de derrumbe; pero prefieren correr ese riesgo, en contraste con estar botados en el medio de la calle. Ellos tenían una casita de madera y se  derrumbó.

Otro uso que se le da al consultorio abandonado, es por jóvenes y niños que se ponen dentro del portal a jugar cartas de interés, o sea con dinero por el medio como apuestas; sin ninguna acción al respecto, esta calle Álamo es marginal, por las malas condiciones de las casas y el estilo de vida de sus pobladores.           

La Habana, 16 de noviembre de 2013.

Nota: Información enviada por correo electrónico desde Cuba. Red Cubana de comunicadores comunitarios.


*Comunicadora comunitaria. 

Continue reading

Sanciones del MINSAP por las "irregulares" en la atención a un paciente que ponen al descubierto las graves carencias del sistema sanitario en la Isla.

La Habana, 04 de Julio de 2013

"Año 55 de la Revolución"

En la edición del 10 de Mayo de 2013 fue publicada en la sección "Cartas a la Dirección" una carta titulada ¿Vivimos en una Isla compuesta por 15 provincias o en 15 países que conforman una isla?, donde la Dra. Grisell Rodríguez Borges, quien reside en el poblado Los Palos, municipio de Nueva Paz, provincia de Mayabeque, describe irregularidades sucedidas el pasado 5 de mayo en horario de su guardia en el policlínico —Humberto Castelló—, al tratar de trasladar al paciente Leordanis Torres Pedroso, de 19 años, luego de sufrir un accidente en bicicleta.

Para la tramitación correspondiente se nombró una comisión presidida por el Viceministro Primero del Ministerio Salud Pública e integrada por directivos del organismo.
Dentro de las acciones realizadas para el esclarecimiento de los hechos se entrevistaron a 27 compañeros entre directivos y trabajadores, se visitó el Hospital Leopoldito Martínez de San José de las Lajas, la Dirección Municipal de Salud de Nueva Paz y la vivienda del paciente Leordanis Torres Pedroso, pertenecientes a la provincia de Mayabeque.

Además se examinaron diferentes documentos entre los que se encuentran: actas de Consejos de Dirección, hojas de cargo de consultas médicas, historias clínicas, registro de llamadas, incidencias de traslado de pacientes, entre otros, lo que posibilitó arribar a las siguientes conclusiones:

· Constatamos ineficientes acciones de control por parte de la Dirección Provincial de Salud de Mayabeque, referente a la interrelación de los niveles de atención médica en el territorio.

· Se evidenciaron problemas organizativos para la coordinación de traslados de pacientes que requieren de transporte sanitario.

· Inadecuada organización de la guardia de Ortopedia de forma tal que no brinda cobertura para todos los días de la semana.

· No se ha sistematizado el análisis conjunto con la Dirección Provincial de Salud de La Habana, para evaluar el sistema de referencia y contrarreferencia de pacientes de la provincia de Mayabeque.

· Fue reconocido por la Jefa de la Guardia del Centro Coordinador de Mayabeque, que no existió negativa de atención médica en los hospitales de La Habana, que cada centro contactado refirió su situación asistencial, por lo que optó en buscar otras alternativas. En ningún caso la coordinación se realizó con el jefe de la guardia médica de la institución como correspondía.
· Este caso debió remitirse al hospital —Salvador Allende—, sin requerir autorización previa, como corresponde en el proceso de regionalización.

· El jefe de la guardia médica del Centro Coordinador de La Habana, una vez conocido el caso, no coordinó el traslado del paciente hacia una institución terminal de la capital.

· Se comprobó que el funcionario del Puesto de Dirección del Hospital Julio Trigo no reportó la incidencia, ni comunicó a la guardia superior la solicitud de Mayabeque. No hubo negativa de atención por el ortopédico de guardia, que en ese momento entraba al salón de operaciones.

· Fue indebida la llamada al hospital de Matanzas, al no corresponderle la remisión de casos a este territorio. No hay evidencias de negativa para la recepción del caso.

· La provincia de Mayabeque posee un programa de formación de especialistas que incrementará progresivamente su capacidad resolutiva. Actualmente están en formación, entre otras especialidades, 12 ortopédicos, 17 cirujanos, además de 18 anestesiólogos, y se desarrolla un proceso inversionista con el propósito de ir dotando a los hospitales del equipamiento requerido, para que cada día se tengan que referir, de este territorio, menos pacientes a las instituciones de la capital.

Por lo anteriormente expuesto se califica la queja CON RAZÓN, toda vez que se identificaron violaciones en el proceso de atención al paciente, aplicándose las siguientes medidas disciplinarias con los responsables:

1.-Director Provincial de Salud de Mayabeque. Amonestación Pública ante el Consejo de Dirección Provincial y Consejo de la Administración Provincial.

2.- Vicedirector Asistencia Médica de la Dirección Provincial de Salud de Mayabeque. Democión del cargo a uno de inferior categoría.

3.-Jefe de la Sección de Hospitales de la Dirección Provincial de Salud de Mayabeque. Amonestación Pública ante el Consejo de Dirección Provincial.

4.-Jefe de la Sección de Urgencias Médicas de la Dirección Provincial de Salud de Mayabeque. Democión del cargo a uno de inferior categoría.

5.-Jefe de la guardia del Centro Coordinador Provincial de Mayabeque. Traslado a otra plaza de menor remuneración.

6.-Responsable del Centro Coordinador de Mayabeque. Traslado a otra plaza de menor remuneración.

7.-Jefe de Grupo Básico de Trabajo del Policlínico Humberto Castelló de Nueva Paz. Amonestación Pública ante el colectivo de trabajadores.

8.-Jefe de guardia del Centro Coordinador de La Habana. Amonestación Pública ante el colectivo de trabajadores.

9.-Funcionario del puesto de dirección del hospital Julio Trigo. Separación Definitiva de la Entidad.

10.-Especialista de Cirugía General. Hospital Miguel Enríquez. Amonestación Pública ante el colectivo de trabajadores.

Debemos señalar que se han tomado un grupo de medidas organizativas que dan respuesta a los problemas identificados, a los cuales el Ministerio de Salud Pública de conjunto con la Dirección del Consejo de la Administración de Mayabeque dará seguimiento.

También se ha discutido este caso como ejemplo, en todos los municipios de la provincia de Mayabeque, en los consejos de las direcciones provinciales de salud correspondientes y en el Consejo de Dirección ampliado del Ministerio de Salud Pública, así como se orientó su discusión en el resto de las provincias del país.

Se le ofreció respuesta a la promovente, quien se mostró conforme con la misma, así como con la atención brindada a sus planteamientos.

Fraternalmente,

Dr. Roberto Morales Ojeda
 Ministro de Salud Pública

Continue reading

Es desactivada en La Habana, Cuba una clínica privada.

Desactivada clínica privada Por: Osmar Laffita.*    Capdevila, La Habana, (PD) Tal parece que la cultura del secretismo  que profesa con marcada devoción la prensa oficial, frecuentemente  la hace caer en ridículo. Entre la ... Continue reading

Los problemas de Eduardo para recibir atención oftalmológica en Cuba.

Sin remedio a la vistaPor: Augusto Cesar San Martin *   LA HABANA, Cuba, julio, 2012 -Vencido por la miopía y el astigmatismo, mi vecino Eduardo depuso el hábito de automedicarse. Esta vez debía asistir al oftalmólogo o perdería el traba... Continue reading

Deterioro y abandono de los consultorios del Médico de la Familia, son entregados en usufructos.

Alarmante deterioro de los consultorios médicosPor: Odelín Alfonso Torna.*  LA HABANA, Cuba, 25 de junio 2012  - Vecinos de La Prosperidad, un barrio marginal del municipio habanero San Miguel del Padrón, se intrigaron cuando vieron un cam... Continue reading

En el sector de la salud cubana las cosas no están funcionando como ha de ser.

La atención médica en Cuba.Warhol P.En los últimos tiempos, con frecuencia he escuchado decir lo mismo en una guagua que en cualquier cola la frase: “voy a tener que mudarme para Venezuela.”Muchas personas hablan medio en broma refiriéndose a l... Continue reading

Entre asombrada y complacida, Margaret Chan directora de la OMS aseguró que en Cuba hay una salud gratuita y de calidad.

¿Asombro o borrachera?Por: Pablo Pascual Méndez Piña.*LA HABANA, Cuba, abril, 2012 -El pasado 26 de marzo, la directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), doctora Margaret Chan, llegó a La Habana procedente de Ginebra, Suiza.Des... Continue reading

El fin de la medicina es la Salud.

Por: Veizant Boloy González.Boyeros, La Habana, (PD) "Cuba, potencia médica en el mundo." "Galenos trabajan por encima de la excelencia y siguen insatisfechos." "Cuenta con vacunas únicas." "Inmunizan de trece enfermedades, infecciosas todas, y otra... Continue reading

Los rehenes en Cuba del sistema de salud.

Los rehenes de la salud.Por: Iván SañudoPupo.*Regla, La Habana, Cuba, 16 diciembre del 2011.(PD) En Cuba, los médicos, técnicos, enfermeros o trabajadores directos de la salud, necesitan una "liberación" del gobierno para poder salir del país. ... Continue reading