Warning: A non-numeric value encountered in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-content/plugins/eu-cookie-law/class-frontend.php on line 122

Calendario

May 2021
M T W T F S S
« Apr    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

Recent Posts


Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_search() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_where() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_fields() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Warning: Parameter 2 to SyndicationDataQueries::posts_request() expected to be a reference, value given in /home/www/saludencuba.impela.net/wp-includes/class-wp-hook.php on line 298

Archives

transporte

MI TRANSITO TERRENO. Primera Parte.

 

Un testimonio sobre las amargas experiencias por las que pasó un médico cubano en la primera década de la Revolución. Su autor, el doctor Jesús Bravo Espinosa nos presenta el fatídico devenir de un médico cubano que, estudia en la Escuela de Medicina y se ve sorprendido por una revolución que traía en su entramado tenebroso la violación del derecho. Las difíciles circunstancias de los médicos que fueron enviados a cumplir el Servicio Médico Rural y las azarosas condiciones de aquellos que pedían la salida del país; esto último una situación que los llevaba a experiencias limites en el trato cruel inhumano y degradante a que eran sometidos.

MI  TRANSITO  TERRENO. Primera Parte

Por: Dr. Jesús Bravo Espinosa*                                                                                                                

     Nací hace mucho tiempo en el Barrio “José Miguel Gómez”, municipio de Ciego de Ávila. Mi padre Román Bravo, era bodeguero de una sucursal de “La Comercial” del Central Stewart. Hogar humilde, rico en buenas costumbres y elevados principios; una hermana menor Bárbara, mi madre enclaustrada y sufrida por la enfermedad de mi hermano mayor Antonio; diagnosticado a los dos años de epilepsia, cuyos estatus epilépticos se sucedían con mucha frecuencia debido a la limitación terapéutica de los tiempos.

     Al terminar el 6to. Grado por consejos del maestro público, Pastor Águila, paso a la Escuela Primaria Superior de Ciego de Ávila. Allí hice el 7 y 8 grados y con el promedio de 99.91 en los exámenes para así obtener una beca para estudiar en Ceiba del Agua. Bastaron solamente 4 días para estar de regreso al terruño, porque mi sueño era estudiar Medicina y no estudios en una Politécnica. Matriculé en el Instituto de Segunda Enseñanza de Ciego de Ávila para cursar el bachillerato. Una vez finalizado me traslado a La Habana y me matriculo en la Escuela de Medicina. Me habían dado una beca del Municipio de 45 pesos mensuales, justo lo que cobraba la casa de huéspedes, por alojamiento y comida; de mi padre recibía lo necesario para cubrir el resto de mis gastos.

     En el tercer año de la carrera, la asignación mensual de la beca se esfumó y me di a la tarea de buscar una clínica donde trabajar. Ledón y Uribe (situada en Masón y San Rafael) fue esa clínica. Allí me daban alojamiento y comida amén de otros ingresos. Esta clínica se dedicaba al tratamiento de los “accidentes de trabajo”. En 5 año recibo una beca de la Escuela de Medicina con residencia en el Hospital “Calixto García” por mi expediente universitario; el beneficio venía acompañado de 85 pesos mensuales, alojamiento y comida, estos últimos jamás los utilicé ya que no eran comparable a los de la Clínica. 

     Por esos días y por embullo me presenté en el programa “Buscando Estrellas” de José Antonio Alonso y gané con la canción “Lágrimas Negras” dos semanas después en el canal 12 de TV hago una presentación en el programa de Fernando Albuerne y con la canción “Prohibido”gano el primer premio que repito también en la eliminación final. Esto hace que el Diario de la Marina ponga mi foto en “La Farándula” y me da Beca para estudiar solfeo y canto con el profesor Mariano Meléndez –tenor de la década de los veintes- y la pianista-arreglista Ángela Touza me preparó 12 números para emprender una gira junto a otros cantantes por Suramérica. Desistí del viaje en aras de la medicina, que fue siempre…… mi prioridad.

     Termino la carrera y por expediente tengo plaza de médico en el Hospital Universitario “Calixto García” mi deseo era seguir la carrera docente en el mismo Hospital, pero la dictadura tenía otros planes conmigo y me enviaron a la Medicina Rural por un año. Allá voy y heme ahora ahí en una esquina interior de un motor de línea que me lleva a mi destino rural…….Cristales (al norte de Majagua). La parte envolvente de mi figura llevaba de envoltura un trajecito negro, un tanto corto, de italiano corte con saco de redondeados bordes. A mi lado mi fiel compañero, flamante y reluciente maletín de médico que agarraba con las dos manos y que aún…..me parecían pocas. Este maletín me lo regalaron los amigos de mi pueblo después de mi graduación en homenaje “muy merecido que lo tengo” parafraseando a Miguel de Unamuno “La Generación del 98” que así le dijo al Rey Alfonso XIII en la entrega de sendos diplomas. Todos los que le antecedieron dijeron que el “honor era inmerecido”-  Unamuno replicó: “Su Majestad cada cual, con su verdad, ellos con su verdad y yo con la mía.”

     A los viajeros de aquel motor les parecía increíble que aquella figura extra planetaria, peripatética, pudiera suplantarles a sus excelsos curanderos (3 estrellas Michelin-3 estrellas Palace). Pues bien, aquel decimonónico motor de línea emitía estrambóticos ruidos; yo pensaba que eran las paralelas sobre las que se deslizaba, en lugar de líneas paralelas que por más que se prolonguen jamás se encuentran, estas se encontraban y desencontraban y aquel motor a no dudarlo, se iba a desarmar.

Pues bien, al llegar al fin a Cristales me alojaría en la casa de la dueña de los motores de línea, Adela, señora muy religiosa de aspecto virginal y maternal de exquisito trato que cohabitaba con las dos maestras rurales designadas a aquella región y justamente en frente del pequeño bohío donde tenía la oficina el “doctor”. Son las 10 de la noche, tocan a mi puerta, se desdibuja en el umbral de esta la figura de un guajiro y su yegua, me vienen a buscar, pasando quizás por delante del curandero de guardia……. su madre casi muere de incontrolables diarreas por 24 horas. Tomo dos sueros y debo subirme a la yegua flaca y demacrada detrás del señor, a horcajadas, sobre los huesos de las caderas del “Rocinante”.

    El sendero era abrupto y accidentado y por lo mismo la pobre yegua no se pudo lucir ante el extraño, con el paso fino sevillano que tanto había ensayado para la ocasión. En su andar una cadera subía la otra abajo -puro cachumbambé- al médico no le alcanzaban las manos para desesperadamente asirse a la anatomía del guajiro por donde acertara, casi todo el tiempo en el aire sin poder posar sus glúteos en la piel del jumento, loco por precipitarse al abismo que esperaba con los brazos abiertos. 45 minutos después estoy en el cuarto de la paciente, era una viejita bien entrada en años, por no mejor decir, bien salida en ellos. Yacía la casi fallecida en una colombina sin apenas moverse por las molestas contracciones musculares y calambres que se sucedían paroxísticamente. Un presto ayudante lanza una soga sobre el caballete para tratar de colgar el suero, no acierta y aquel mecate grueso se estrella contra el rostro de la infeliz agonizante, por fin con más cuidado acierta el señor, yo adivino una vena y ya está corriendo el líquido a toda velocidad. Le pongo un enema, que había en aquella época, de unos “polvos blancos astringentes” con un efecto de tapón de corcho. No podía irme hasta poner un segundo suero, que garantiza el trabajo y me dirijo a la habitación contigua, sala de recepción, con piso de tierra, encaminando mis pasos hacia el taburete pegado a la pared de yaguas. Súbitamente y en medio de la penumbra emerge una mano con un frasco de esmalte blanco y me brinda un poco de licor de mujer embarazada, malta con leche condensada. Yo que hacía rato mediaba sin éxito en cierta reyerta de mi intestino grueso con el delgado, me dije “quizás sea debilidad” pues desde que cogí el motor hasta ese instante solo agua había ingerido. Apresuré la bebida y pronto vislumbré el fondo de blanco esmalte, levanté la vista y observo por encima del jarro que varios vecinos y amigos, sentados en taburetes, me miraban bostezando y tragando en seco, disputándose en el subconsciente mi brebaje de gestante tan apetecido por ellos.

     Instalo el 2 suero, adiestro al señor del mecate de cómo retirar el suero y regreso al bohío en la misma yegua y pensando “cuan equivocados están todos con este particular medio de transporte y solo me falta….. un año”. Llego al bohío y heme allí sentado en una letrina sanitaria con las mismas diarreas de la viejita. Por fin terminó “la guapería intestinal” y me dije “verdad que no son tan feas las letrinas sanitarias”.

 Pocas semanas después descubro una incipiente epidemia de poliomielitis que reporto a Salud Pública y me envían mil vacunas inyectables.  En un jeep salí con dos guajiritos, después de enseñarlos a inyectar en mis propios deltoides (músculos del hombro), en tres días agotamos todas las vacunas en Cristales, La Reforma, Juan Criollo, Las Alicias, Arroyo Blanco, etc. Ya terminando la vacunación y subiendo una loma el jeep, que no tenía frenos ni emergencia, el motor se detiene súbitamente, los guajiros se tiraron fuera y dejaron solo al capitán del barco. Gracias a un enorme tronco se detuvo el jeep con tal estrépito que salí catapultado por sobre el parabrisas para aterrizar en el Hospital de Ciego de Ávila. Aquello que allí llegó era cualquier cosa menos médico, pantalones a raya verticales, camisa de rayón, botas que aun llevo puestas y sombrero jipijapa, amén de una cara cubierta de sangre, heridas contusas en frente y nariz, sucio y desvencijado. Me recibió el Dr. Ravelo, había que ver su simpática cara, pícaros ojos con gafas y negro mostacho, todo un poema escrutando al recién llegado para poderlo ubicar o era un australopiteco extraterrestre venido de saber Dios de qué ignota Galaxia o simplemente un carretero acabado de alzar una carreta de caña quemada del Central Stewart. ¡Cualquiera de ellos a perturbar mi paz solo ha venido!

Continuara………,

*El Dr. Jesús Bravo Espinosa es médico graduado de la Facultad de Medicina de la Universidad de la Habana. Obtuvo plaza en el Hospital General Universitario “Calixto García” que le fue negada más tarde. Se dedica a la práctica de la Medicina en Cuba durante el Servicio Médico Rural y en Ciego de Ávila, Cuba. Se radica en Miami, FL y completa sus exámenes de revalidación de su título con excelente desempeño. Ejerce la medicina por 28 años y es nombrado Médico Honorario del Mercy Hospital. Se reirá en el año 2002. Reside en Coral Gables, Miami. FL.

Continue reading

¡Que desgracia la del médico cubano…,!

Dr. Alexander Raúl Pupo Casas. *

12 de agosto del 2020.

Que desgracia la del médico cubano trabajador, ese al que ellos dicen proteger y que hoy trabaja de sol a sol, sabiendo que ni matándose podrá adquirir el dinero suficiente para pasar el mes sin preocupaciones, que diario pelea contra la muerte, y su salario no le da ni para comer decentemente.

 Que desgracia para aquel que no puede pagar las cosas a sobre precio, y que solo le resta inventar o vivir de las limosnas.

Dr Alexander R Pupo
 Que desgracia ver cómo te elogian por la televisión y te llaman "héroe", y cuando llegas a la casa ves que todo sigue mal, que te hacen falta tantas cosas, y que lo único que te sobra es la miseria y la pena. Que dolor llegar al trabajo y ver que por mucho que te esfuerces y te superes seguirás en las mismas, que tanta gente diga mentiras por la televisión, pero que nadie se preocupe por analizar que a la hora que terminamos de trabajar ya en las tiendas no queda nada, saber que solo tuvimos transporte cuando éramos muy necesarios.
 Que desgracia para el médico, que no tiene una buena alimentación en su trabajo, que trabaja con pocos recursos, pero con muchas exigencias. Qué pena tener que aspirar a una misión para poder prosperar en la vida, que una profesión tan noble y sacrificada sea tan mal pagada aquí.

 Que desgracia que te usen para sacar un país adelante y que al primer desliz se olviden de todo lo bueno, y solo se empeñen en destruirte, que sin importar cuántas vidas salvaste, si decides prosperar por tus propios medios y sin el Estado de intermediario te llamen "traidor",y te sancionen a 8 años sin ver a tus seres queridos.

 Que desgracia que mucha gente te vea en la carretera después del trabajo y vire la cara para no recogerte. Que desgracia que la gente piense que somos millonarios cuando somos muy pobres.

 Que desgracia que los aplausos no te vistan ni sirvan para llevar a la mesa de tus hijos. Pero la mayor desgracia es que amamos tanto a nuestra profesión que soportamos todas las otras desgracias, y solo en silencio lloramos nuestra pena.

Fuente: Facebook

*El Dr. Alexander R Pupo es Médico Residente de Neurocirugía del Hospital Clínico Quirúrgico de Las Tunas [Ernesto Che Guevara. Graduado en Medicina en la Universidad de Ciencias Médicas de Holguín, residen en esa ciudad  de la provincia del mismo nombre. No hay otros datos adicionales.


Continue reading

La Carrera de Medicina en el año 1965. Depuración colectiva de alumnos y envío a campos de trabajo en Oriente. Tratos crueles y degradantes. Trampas para cazar homosexuales y lesbianas.

Una historia desconocida sobre el Curso del año 1965 en la Escuela de Medicina de la Universidad de la Habana. Segunda Parte y final.

El premio que nos dieron por haber aprobado esos exámenes de ingreso al Primer Año de Medicina fue el trabajar durante 13 días en labores agrícolas. A la mayoría de los alumnos nos llevaron en ómnibus escolares a la finca “El Paraíso” perteneciente al Central García Lavandero (antiguo Pilar) en Artemisa. Al llegar estuvimos varias horas esperando sacaran de las naves a los pollos de ceba y le echaran sobre las excretas, cal viva. El almuerzo y la comida era todos los días el mismo menú: un boniato sancochado. Había una sola llave de agua para los cientos de estudiantes-cortadores de caña y esa llave estaba a un pie de altura de la tierra o sea que teníamos que agacharnos para poder asearnos un poco, de baño normal, nada. Dormíamos en hamacas amarradas a palos o troncos rústicos y muchos en mal estado, que al partirse por el peso de varios cuerpos, caíamos sobre aquella mezcla de excremento y cal. Otro grupo de varones fueron con las alumnas hacia la recogida de papa en el área de Jovellanos en la provincia de Matanzas, ellos la pasaron algo mejor.

Siempre se nos informó que estaríamos “encerrados” durante el Primer Año como había pasado con el curso anterior, pero al llegar el fin de curso el 19 de diciembre de 1965, nos enteramos del nuevo engaño…..Otro año más encerrados como presos.

ICBPC "Victoria de Giron"
Pasillos interiores
Cuando se terminó el Segundo Año en septiembre del 1966, la alegría fue tal, que hubo algunos actos típicos de los estudiantes que han sido engañados repetidamente. Esto motivó que se presentaran importantes personajes del Gobierno, la Universidad y el Plan de Becas, entre los que podemos mencionar: José Ramón Machado Ventura, José Llanusa Gobel, José M. Miyar Barruecos (Chomy) y el Dr. Ramón Martínez Rodríguez (Redondo Mayor); por supuesto detrás del telón estaba Castro I que aunque no hizo presencia física, su mano tenebrosa estaba ahí.
De esta visita resultó que, todos los alumnos del Albergue “C” donde habían ocurrido los “actos inaceptables”, recibieron una carta que decía así: “todo este colectivo como un bloque monolítico será enviado a las montañas orientales hasta que se ganen el derecho de regresar a la Universidad”. Castigados indefinidamente a realizar labores agrícolas en La Melba (Moa); pero como allí no había condiciones para poder recibir tantas personas, muchos fueron llevados a otros lugares como: San Lorenzo, La Lata, el Basurero, Haití Chiquito, Palma Soriano, Mayarí Arriba, Contramaestre, etc. Durante el mes de diciembre ya todos fueron llevados a La Melba para unirse al grupo que ya estaba allí. Por eso a nuestro grupo se les conoce como …. “los castigados de La Melba”. Para seguir con el odio hacia nuestro grupo durante esos meses fueron depurados por lo menos 11 alumnos. Al cabo del tiempo algunos pudieron regresar a la Carrera, otros no.

Me cuenta mi amigo el Dr. Oscar Valdés Yero, depurado en San Lorenzo, que esos días fueron un infierno para su grupo; porque les robaban el café recogido para hacerlos parecer holgazanes, además les lanzaban piedras enormes que rodaban montaña abajo con el doble propósito de hacerles daño o de amedrentarlos, para que renunciaran y así no tener que depurarlos.

Lograron llevar a un grupo de alumnas de nuestro Curso desde la Habana, distante unos 670 Kms, para gritarles y humillarlos. Esa táctica totalitaria funcionó y unos pocos no pudiendo soportar aquello, abandonaron todo y se marcharon a sus casas.

El doctor Valdez Yero recuerda  a EVB (¿?), como el que más se ensañó con él. Al igual que Saturno, la Revolución termina “devorando a sus propios hijos” años después y siendo ya médico, este sujeto “EVB fue suspendido de por vida, por vender ilegalmente medicamentos.

Otros de los depurados, enviados a los campos de trabajo en el Oriente el país, fueron: Martell, Aguado, Piedra, Eirín-González, Tejerina, Rielo, Ordaz-Caballero, Pérez Pérez, entre otros.

La Melba. Foto actual del asentamiento en el Oriente de Cuba
A mediados de marzo del 1966, estando en Segundo Año, hubo otra masiva movilización al corte de caña en Manga Larga, perteneciente al Central Cunagua (Bolivia) al noroeste de la provincia de Camagüey; donde los mosquitos llegan a matar al ganado que esté un poco débil. Aquellos días cañeros fueron como un castigo por las horribles condiciones de albergue, comida y transporte; así como la escasez de medicamentos básicos. No había antidiarreicos para poder atenuar el brote de diarrea que se presentó, a los pocos días de haber llegado, y nunca pudo ser excusa para poder quedarte acostado en la hamaca. Tenías que ir enfermo a trabajar, porque si no te depuraban en las reuniones nocturnas de análisis al trabajo del día. Me cuenta mi amigo Eloy que les habían prohibido acercarse a un barracón cercano, pero él fue, y hablando con los haitianos que allí vivían logró le dieran un cuartucho que estaba deshabitado pero lleno de suciedad y telarañas. Después de limpiarlo un poco y junto con otros dos amigos, se mudaron para lo que pasó a ser un “Hilton” en comparación a donde estaban todos los demás. Solamente tengo el dato de José Antonio (de Pinar del Río) como depurado en esta etapa. Parece ser que Manga Larga era zona de castigo porque del lado Sur estaba un campamento de la Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP) custodiado por soldados portando todos rifles AK 47. 
Otro aspecto a destacar fue durante 1965 y1966, los personajes más malévolos  de la dirigencia de la UJC y el PCC se dedicaban a “descubrir” a los alumnos con tendencia homosexual, de ambos sexos, y para ello utilizaban a los que se prestaban para servir como “señuelos” y llegaban a esconder a los testigos para justificar lo que supuestamente habían visto y oído. Estoy completamente seguro que fueron muchos los afectados por estas técnicas de depuración sexual; que el pueblo cubano nunca ha tenido conocimiento que existieron y fueron llevadas a cabo por los mismos dirigentes de nuestro grupo; donde algunos han fallecido, otros están en funciones profesionales o de jefatura en el Ministerio de Salud Pública (MINSAP),  y por supuesto, otros han abandonado el barco y pueden estar aquí entre nosotros y quizás usted los conoce pero no sabe quién fue en realidad y el trauma ocasionado a sus propios condiscípulos.

Arrepentidos o no…, el daño está hecho y solo Dios lo sabe.

Esto debe conocerse para que nunca más vuelva a pasar en la tierra de José Martí.

Como nota adicional el autor agrega lo siguiente:

Quiero destacar que la Docencia, en esos dos primeros años de la Carrera de           Medicina era muy buena; la mayoría de nuestros profesores lo habían sido durante

muchos años anteriores y su capacidad académica era de primera.

Independientemente al aspecto político, nuestro curso está formado por muy buenos profesionales; muchos de ellos se han destacado en las diversas especialidades médicas, tanto dentro como fuera del país.

Yo nunca me gradué porque fui condenado a 4 años de cárcel por el delito: Contra la Integridad y la Estabilidad de la Nación; cuando cursaba el Segundo Año, pero estoy muy unido a mis amigos del curso 1965.

* Álvaro J Álvarez (1943-   ) Natural de Ciego de Ávila, estudio en el Colegio Champagnat (Maristas) y en el Instituto de Segunda Enseñanza de Ciego de Ávila. Se radica en La Habana y termina sus estudios de Bachiller en el año 1964. Comienza los estudios de Medicina en el 1965 y al año siguiente, en 1966 fue detenido, juzgado y condenado por el delito tipificado como: Contra la Integridad y la Estabilidad de la Nación; la petición del fiscal fue de 12 años, cumpliendo 4 años de cárcel con internamiento en Camagüey. En el año 1978 sale al exilio en Venezuela como expreso político junto a su esposa e hija. En la actualidad reside en Miami, FL.



Continue reading

Limitaciones y atrasos en la aplicación de tratamientos con Radioterapia para pacientes con Cáncer en Cuba.



Durante los largos años de preparación como Especialista y ya dedicado a la práctica de la Oncología, puedo afirmar que el talón de Aquiles de la prestación de atención médica para pacientes con Cáncer es, sin lugar a dudas, el equipamiento y las facilidades necesarias para el tratamiento con Radioterapia. En los 70s fui testigo y participe de los problemas que generaban la ruptura y mantenimiento de los equipos en una de las mejores facilidades de Oncología en el interior del país. En los 80s se me pidió que hiciera una valoración para Nicaragua y la situación era muy grave, en todo el país solo un viejo equipo en un hospital arruinado por un sismo prestaba servicio con un especialista soviético. Podemos contar con excelentes médicos especialistas como los hay sin lugar a dudas en Cuba, pero sin departamentos de Radioterapia convenientemente localizados, bien equipados y con programas de mantenimiento correctos nunca se podrá proveer de una atención oncología adecuada.

Pacientes con cáncer y sus familiares, informan sobre los atrasos que presentan los tratamientos con radioterapia, en el Oncológico de Santa Clara.

Por: Fidel Sánchez. *

Santa Clara, 19 de mayo, 2019

En Cuba el cáncer es la primera causa de muerte desde 2012, seguido de las enfermedades del corazón y las cerebrovasculares, de acuerdo con el anuario estadístico de salud.

El Ministerio de Salud Pública cuenta con un Programa Integral para el Control del Cáncer, el cual Gladis Hernández Tamayo, vecina del Reparto José Martí en Santa Clara, hija de una paciente que recibe el tratamiento, manifestó, “Mi mamá demoró nueve meses para poder darse las radiaciones. Estoy preocupada porque siempre se ha dicho que el éxito en esta enfermedad está en actuar a tiempo, para impedir que se extienda”.

Según Omara Flores Jiménez, vecina del poblado de Vueltas, municipio Camajuaní, su hermano Pedro aún espera por las radiaciones, “hace unos ocho meses que tiene como objetivo reducir la mortalidad, elevar la calidad de vida de los pacientes y lograr que en un futuro que esta patología se convierta en una entidad crónica”, dijo Ana de la Torre, especialista del Hospital Universitario Celestino Hernández Robau de Santa Clara.


Hospital Provincial Docente, Holguín. 
Centro Territorial de Oncología. 
Lugar donde trabaje durante 4 años.


Indicó la especialista que el Estado Cubano, “hace un importante esfuerzo” para introducir tecnologías que permitan “diagnosticar de forma más certera” y tratar cada vez más “eficazmente el cáncer”. Entre ellas mencionó los equipos de avanzada tecnología (dos) existente en ese centro asistencial para aplicar radioterapia a pacientes de neoplasias de la región central. “Con esta prestación se benefician los enfermos que residen en Cienfuegos, Sancti Spíritus y Villa Clara”, aclaró de la Torre.

La mejor medicina, prevenir… Según dijo técnico operario del centro hospitalario villaclareño, que pidió el anonimato, el hospital adquirió un equipo de alta calidad para la prestación de servicio de radioterapia de procedencia checa en 2014, el cual costó más de un millón de dólares estadounidense.

Aseguró además,” este es más moderno que el que brinda el servicio en la actualidad pero que aún no se encuentra funcionando porque no se poseen los conocimientos suficientes para utilizarlo eficientemente”. Destacó que el nuevo equipo determina, con exactitud meridiana, el lugar para aplicar las radiaciones, gracias a un sistema computarizado que proporciona imágenes y datos.



Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología
 Centro de excelencia en
especialistas y equipamiento.



Infirió, que con la puesta en marcha de estos dos equipos se pudiera tratar a más de 200 pacientes diarios en un lapso de 20 horas. “Permitiría la atención a los necesitados de diferentes neoplasias, especialmente a las de mayor incidencia del territorio, las de mama en mujeres y de pulmón en los hombres”, aclaró. Las constantes roturas del único equipo en operación para radioterapia del Celestino Hernández Robau, provoca que los pacientes tengan que esperar “hasta diez meses para recibir tratamientos”, acotó el operario en anonimato.
Por su parte, aseguró, que los desperfectos técnicos del instrumento, “son provocados, mayormente, por la sobreexplotación” y “la ausencia de piezas de repuesto”. Acotó que cuando el equipo funciona extienden las sesiones desde por la mañana hasta la madrugada, está en lista para poder atenderse”, hasta el momento, no lo ha logrado.

Radioterapia, ¿al alcance de todos…? La pasada semana se visitó la consulta de Oncología para realizar algunas entrevistas sobre el tema, y un paciente antes de entrar a recibir el tratamiento, manifestó preocupación por las dificultades que tienen que enfrentar, no solo para comenzar el tratamiento, sino, por los horarios en que los reciben. “Los que pertenecen a Santa Clara les toca en horario de la noche, casi siempre después de las diez. Los de otras provincias y del resto de los municipios de Villa Clara, tienen prioridad”, refirió.


Hospital Universitario de Santa Clara. 
Departamento de Oncología con equipamiento reciente.


Y para concluir explicó: “Todos los días tenemos que pagar un transporte para venir y regresar, son más de 100 pesos (CUP) diario, dentro de poco, no voy a poder seguir con el tratamiento de 25 sesiones”. Al indagar sobre el problema con las radiaciones, en llamada telefónica al Sectorial Provincial de Salud de Villa Clara, una funcionaria reconoció que “existe atraso en el servicio de radioterapia”, declaró que en breve tiempo, aunque no preciso cuando, “el otro equipo (el nuevo) comenzará a brindar servicio”.

Al preguntarle sobre el traslado de los pacientes que viven distante del centro provincial de salud, infirió: “La provincia no cuenta con los recursos ni los medios de transporte para resolver esta situación. Solo algunos enfermos, en estado delicado, son ingresados”.

“Los pacientes de Sancti Spíritus y Cienfuegos son responsabilidad de Salud Pública de cada territorio”, acotó la funcionaria.

Se estima que al concluir el 2017, en Cuba existan más de 130 000 casos de enfermos de cáncer y el 40 por ciento de ellos, podría haberse prevenido si se diagnostican tempranamente, según afirmó a la prensa oficial en la Televisión, el doctor Abel Monzón, integrante de la Sección Control de Cáncer, del Ministerio de Salud Pública (MINSAP). Hospital Oncológico.

*Periodista ciudadano que se desempeña como informador para las Paginas Villaclareñas del  Instituto Cubano por la Libertad de Expresión y Prensa (ICLEP), 

Continue reading

La esperanza en mano de la comunidad

La Esperanza en manos de la comunidad
Por Jorge Pérez Cruz
Fotos: Ángel Chimeno Pérez
Los vecinos de la Circunscripción 10, La Esperanza, que agrupa a este asentamiento rural y al de Yeso 10, en el municipio de Majibacoa, agradecen a la Revolución sus desvelos por proporcionarles mejores condiciones de vida, tangibles en varias obras que adornan esos agrestes parajes de la geografía tunera, abandonados a su suerte antes del Primero de Enero de 1959.
Así lo hicieron saber a las autoridades del Partido y el Gobierno, en la provincia y el municipio, cuando el pasado fin de semana evaluaron el cumplimiento de las 14 tareas del Trabajo Comunitario Integrado Por Nosotros Mismos, una práctica que propicia el acercamiento de los dirigentes a las expectativas populares y a búsqueda de soluciones conjuntas a los problemas más acuciantes.
Como símbolos de esos empeños se yerguen allí dos escuelas primarias, un Consultorio del Médico y la Enfermera de la Familia, dos bodegas, dos círculos socioculturales, un quiosco de Gastronomía y dos unidades básicas de producción cooperativa dedicadas a las plantaciones cañeras, cuyos aportes son muy importantes en la actual zafra azucarera.
El delegado, Freddy Mora González, en el informe presentado destacó cuánto hacen los moradores por la sostenibilidad de esas conquistas y por propiciar el desarrollo. Distinguió el fortalecimiento de las organizaciones de masa, la operatividad de las patrullas montadas en la lucha contra el delito, los beneficios y las atenciones dispensadas a las personas mayores, los niños y los asistenciados sociales.
En ese sentido, la electora Tania Pérez Rodríguez, en nombre de sus coterráneos, ponderó los esfuerzos estatales en la electrificación del barrio La Esperanza y en la sostenibilidad de la canasta básica, a pesar de la difícil situación económica del país, "agravada, enfatizó, por el cruel bloqueo de los Estados Unidos contra Cuba".
Tras la reflexión de Aida Rosa Rodríguez Núñez, miembro del Buró Provincial del Partido, los pobladores patentizaron el compromiso de apoyar, una vez creadas las condiciones, la construcción de viviendas en atención al objetivo, constitucionalmente refrendado, de que cada ciudadano cubano disponga de una casa digna y confortable. En ese propósito resulta imprescindible potenciar el aprovechamiento de los recursos locales para la fabricación de ladrillos y de cemento de bajo carbono, entre otros surtidos factibles de obtener en el entorno.
En opinión de los habitantes de esas comarcas, las limitaciones del transporte público continúan entre los inconvenientes que esperan por solución.
PIES DE FOTO Y GUÍA
1.- Aida Rosa Rodríguez Núñez intercambia y aprecia el trabajo de las mujeres creadoras. (La Esperanza1)
2.- Los vecinos reconocen las obras en favor de sus condiciones de vida. (Guía: La Esperanza2)
3.- Freddy Mora González, el delegado.

Continue reading

Evalúa Viceministro de Transporte quehacer del ramo desde Nuevitas ( + Audio)

Evalúa Viceministro de Transporte quehacer del ramo desde Nuevitas (Audio).Oct, 2018.- El viceministro de Transporte, Eduardo Rodríguez Dávila, recorrió lugares de interés para el ramo en Nuevitas, con motivo de la visita gubernamental realizada a la provincia de Camagüey por estos días.

Continue reading

Visitan Ministros cubanos entidades económicas de Nuevitas (+ Fotos)

René Mesa Villafaña, ministro de la Construcción.Nuevitas, 19 oct.- Puntos de interés económico y social visitaron los Ministros de la Construcción, Energía y Minas, y el Viceministro de Transporte con motivo de la comprobación gubernamental que realizan al territorio camagüeyano, acompañados de las principales autoridades del Partido Comunista de Cuba (PCC) y el Gobierno en este municipio.

Continue reading

Reconocen a nivel nacional labor de la Estación Prácticos de Nuevitas

Reconocen a nivel nacional labor de la Estación Prácticos de Nuevitas.Nuevitas, 28 Jun.- La Estación de Prácticos de Nuevitas recibió el mérito de destacada a nivel nacional dentro de su sindicato, reconocimiento que fue entregado la víspera en Camagüey durante la celebración territorial por el Día del Trabajador del Transporte.

Continue reading

Transportan hacia Nuevitas gran trasformador eléctrico (+ Fotos y Video)

Transportan hacia Nuevitas gran trasformador eléctrico.La Habana, 2 feb.- Un trasformador eléctrico de gran porte circula por carreteras de Holguín, en una compleja operación de transporte iniciada en días recientes desde el poblado de Felton, en el este de la oriental provincia, hasta el municipio de Nuevitas, en la provincia de Camagüey.

Continue reading

Satisfactoria prueba dinámica en Nuevitas para las elecciones parciales

Satisfactoria prueba dinámica en Nuevitas para las elecciones parciales.Nuevitas, 19 nov.- La rápida solución a problemáticas relacionadas con el transporte y la telefonía fija y móvil, valida la preparación de Nuevitas para las Elecciones Parciales del venidero 26 de noviembre, así se constata en la prueba dinámica que se efectúa en los 98 Colegios Electorales de la ciudad.

Continue reading

Se roban los alimentos de los niños ingresados en el Hospital William Soler

Se roban los alimentos de los niños ingresados en el Hospital William Soler
11 Julio, 2017 8:26 pm por Eduardo Martínez Rodríguez

El Cerro, La Habana, Emaro, (PD) Hace unos días, en una piquera cerca
del Hospital Nacional, un señor vestido con jeans y tenis caros y que
llevaba un buen reloj, buscaba a un chofer, pero como no estaba, me
propuso lo llevara a buscar unas bolsas de queso crema al almacén del
SIME, debajo del puente de 100 y Boyeros, a dos kilómetros de distancia.

Pagaba sesenta pesos. Me pareció poco, pero consideré que el señor, que
me dijo era uno de los administradores, iba a buscar alimentos para los
pacientes de su hospital, el Hospital Infantil "William Soler", y acepté
ayudarlo: conozco la carencia de transporte de estos centros y la pésima
dieta que ofertan a los ingresados.

Nos trasladamos al almacén y allí demoramos algo en recoger y cargar
trece bolsas del producto, con diez kilos de peso cada una. Casi al
marcharnos, el administrador tuvo que abrir una de las bolsas y regalar
la mitad del contenido a unas graciosas mulatas que despachaban la
mercancía e insistían zalameramente al señor responsable que iba
conmigo. Yo me preguntaba cómo este señor podría justificar este
faltante al entrar al almacén.

Retornamos. Ingresé sin dificultades un auto privado a las áreas de
servicios restringidas de un hospital infantil. Allí comenzamos a
descargar las bolsas mientras el administrador regaba la voz, para todos
los empleados que pasaban al azar, de que se estaba vendiendo en el
almacén queso crema a veinte pesos la libra.

Me pagó ochenta pesos, y me marché del lugar preguntándome cómo era
posible que este señor dispusiera de esta mercancía a su antojo,
libremente y sin dificultades, anunciando su venta públicamente, sin
importarle para nada la presencia de extraños, quienes bien podrían ser
policías encubiertos.

Me entristeció pensar en mi ingenuidad al sentirme altruista mientras
ayudaba realmente a un ladrón.

Me entristeció que los niños ingresados en el hospital, no van a
disfrutar de tan preciado alimento, subproducto de la leche fresca, tan
escasa y cara en Cuba. Me entristeció que nadie dijera nada y que todo
funcionara sin incidentes. Estamos tan deformados que el robo nos parece
normal y nadie se inmuta. Incluso, no nos inquieta dejar a los pequeños
sin algo que les estaba destinado por el Estado, quien nunca se informa
o fiscaliza si este tipo de suministros, o cualquier otro, llega
realmente a sus destinatarios y en la cantidad y calidad adecuada.

Me entristece que incluso si yo buscara, hallara y me escucharan las
autoridades correspondientes y adecuadas, y estas actuaran en
correspondencia, apresando, procesando y castigando a los ladrones, al
otro día sus sustitutos estarían realizado las mismas atrocidades o
peores. O muy bien puede que este señor administrador, puesto sobre
aviso quién sabe por quién, vaya a buscarme, indignado y violento,
porque lo chivateé a la policía.

Me entristece la deformación de los trabajadores cubanos, quienes se han
acostumbrado a robar para sobrevivir y a no verlo o ignorarlo
voluntariamente. Me molesta la impunidad sostenida, las auditorías y
fiscalizaciones oficiales que no arrojan ningún resultado. Me molesta
que cocineros, jefes de cocina y otros empleados salgan de los
hospitales cargando pesadas mochilas y los custodios no se inmuten ni
revisen el contenido. Me molesta que se roben los herrajes de los baños
al otro día de haber sido instalados, cuando hay cámaras de CCTV en casi
todos los pasillos. Me molesta que algunos de los cocineros vendan a
granel la leche que deberían tomar los pacientes, o las viandas, o
cualquier cosa que se pueda vender y nadie diga o haga nada.

Me molesta mucho, mucho, que cuando este comentario salga publicado,
algunos prepotentes y arrogantes lo califiquen de "contrarrevolución",
mientras ingieren una tostada con queso crema y una taza de café con
leche, probablemente sustraída de ese mismo hospital infantil.
eduardom57@nauta.cu

Source: Se roban los alimentos de los niños ingresados en el Hospital
William Soler | Primavera Digital -
https://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/se-roban-los-alimentos-de-los-ninos-ingresados-en-el-hospital-william-soler/ Continue reading

Donaciones de sangre, ‘tarea de choque’ para los reclutas del Servicio Militar

Donaciones de sangre, 'tarea de choque' para los reclutas del Servicio
Militar
CARLOS TRUJILLO HERRERA | La Habana | 13 de Julio de 2017 - 13:31 CEST.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) son el único sector de la
sociedad cubana que cumple con el programa de donaciones de sangre.
¿Cómo lo logran? Una de las principales fuentes de donantes está en los
reclutas que cumplen el Servicio Militar Activo (SMA), para quienes es
una "tarea de choque".

Para este reportaje fueron entrevistados reclutas de varias unidades de
La Habana. Sus nombres fueron cambiados pues hablar con la prensa
independiente podría llevarlos ante los tribunales militares por
"colaboración con el enemigo".

A pesar de la mala alimentación que reciben en las unidades militares y
sin tener en cuenta las afectaciones que esto podría causar a su salud,
los reclutas son prácticamente obligados a donar sangre. Para lograrlo,
son amenazados por sus superiores con "retención permanente por
insubordinación", aunque también se les ofrecen días de "pase por estímulo".

"Lo primero que hacen es decirte que te van a dar dos días de licencia
para que descanses", dice Adonis, de 19 años. "Si dices que no, entonces
te dicen que estas retenido en la unidad porque eres un
contrarrevolucionario y no quieres ayudar al país. Se supone que si eres
soldado estás dispuesto a dar tu sangre por la Revolución, pero se les
olvida que tú estás aquí a la fuerza".

Los días de donación, los reclutas deben permanecer en ayunas a la
espera del transporte que los llevará a las unidades señaladas como
puntos de reunión.

"No sé cómo te dejan tomar agua", comenta Fernando, de 18 años. "Se la
pasan mirando que no comas nada porque después no puedes donar. Como no
hay organización, fácil te puedes encontrar un día que son las 2:00pm y
tú no has comido nada".

El esfuerzo físico que realizan los jóvenes en el Servicio Militar y la
falta de alimentación adecuada convierten el día de donación en una tortura.

"Al final ves que a la gente empieza a bajarle el azúcar mientras está
en la cola para donar", comenta Jorge, de 20 años. "Después de una
semana de chapear marabú y cargar bloques comiendo una miseria de
comida, no puedes pasarte un día en ayuno".

Un pan con jamón y una lata de refresco de cola son la recompensa por la
donación.

"Cuando te dan la merienda te sientes en la gloria", dice Adonis.
"Tienes que tener en cuenta que en la mayoría de las unidades solo
puedes ir a tu casa una vez por semana. Así que los restantes seis días
estás comiendo mal. Esa merienda es lo que hace que la gente no se les
amotine allí mismo".

Después de donar su sangre los soldados son enviados de vuelta a sus
unidades. Los días de pase por "estímulo" se otorgan por grupos, así que
mientras unos salen los otros deben esperar su turno. Quedarse en la
unidad se convierte entonces en un problema mayor.

"Yo mismo, después de donar, he tenido que agarrar un fusil para entrar
de guardia. Les importa una mierda que estés débil", apunta Jorge. "Para
colmo, si te agarran dormido te quitan los dos días de estímulo y te
detienen dos pases cortos (15 días)".

Las FAR tratan las donaciones de sangre como un asunto de "seguridad
nacional". Los jefes de las unidades militares son presionados por sus
superiores para cumplir las cuotas. Además de obligar a los soldados a
donar, persiguen a aquellos que recurren a artimañas como "olvidar el
Carné de Identidad". Aunque el día de donación pase, los reclutas que no
pudieron hacerla son trasladados hasta los hospitales militares y allí
deben donar.

"Yo pensé que me había salvado por no llevar el carné, pero fue por
gusto. Te cogen y te hacen una identificación provisional, como en la
Policía. Con eso te mandan para el (Hospital) Naval y tú, a gritar
'¡enfermera!'", bromea Armando Luis, de 18 años.

La presión psicológica a la que son sometidos y el grado de
desprotección que sufren los reclutas en Cuba hacen que sea fácil
obligarlos a donar sangre. De no hacerlo, toda la estructura del aparato
militar se vuelca en su contra. Los instructores políticos de las
unidades, supuestamente encargados de velar por que no se atropellen sus
derechos, son los primeros en defender la "donación" y someter al
escarnio a aquellos que se nieguen a participar.

Source: Donaciones de sangre, 'tarea de choque' para los reclutas del
Servicio Militar | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1499945474_32411.html Continue reading

La práctica de salud privada en Cuba

La práctica de salud privada en Cuba
Se desconoce cuántos especialistas privados, que brindan servicios de
atención de salud, aún continúan ejerciendo en la Isla, pero se estima
que son apenas un puñado
Agencias, Madrid | 05/07/2017 10:39 am

Serafín Barca se puso una bata con su nombre bordado en azul en un
bolsillo y abrió su consultorio de podología en un popular barrio de La
Habana. Por un dólar pasó más de media hora cortando callos y tratando
una verruga plantar.
El hombre de 80 años sonriente, delgado y con la espalda erguida es uno
de los últimos especialistas en alguna rama de la salud que tiene un
consultorio privado autorizado en Cuba, donde desde comienzos de los 60
se prohibió el ejercicio particular en el sector, de acuerdo a un
reportaje de Andrea Rodríguez, de la Associated Press.
Pero ahora la Isla debate hasta dónde lo estatal y lo privado deben
coexistir luego de que la crisis deteriorara muchos de sus servicios.
"Uno trabaja con más calidad. Si viene un paciente y lo tratas mal y no
regresa, te quedas sin él", dijo Barca a The Associated Press sobre su
trabajo como particular.
Es inusual ver en Cuba un consultorio privado de alguna especialidad
médica luego de que tras el triunfo de la revolución en 1959 el sistema
de salud se estatizó. Muchos galenos abandonaron entonces el país al
punto que solo quedaron unos 5.000 a partir de los cuales se formaron
los 70.000 con que hoy cuenta la Isla.
Sin embargo, una resolución de 1963 permitió mantener sus despachos
particulares a todos los médicos y especialistas de salud que se
hubieran recibido hasta ese año.
Se desconoce cuántos de ellos siguen atendiendo, pero se estima que son
apenas un puñado.
Algunas personas creen que la práctica privada daría más opciones y
mejoraría el servicio de salud al aliviar la carga al Estado, que podría
concentrarse en las cirugías y tratamientos complejos que requieren
mayor tecnología.
Muchos también se quejan de que la calidad del servicio de salud se ha
visto afectada por el envío de médicos a misiones en lugares como
Venezuela y Brasil y la emigración que se abrió en los últimos años.
A su vez, las autoridades cubanas suelen cuestionar que muchos
profesionales se trasladen a Estados Unidos y otros países en busca de
mejores salarios y condiciones de vida, dejando sin estos recursos
humanos a la Isla luego de invertir largo tiempo en su formación.
Sin embargo, hasta ahora no hay señales de que las autoridades planeen
una apertura para un sector que consideran estratégico y que suele ser
elogiado por organismos internacionales por haber alcanzado una de las
tasas de mortalidad infantil más bajas del continente y una alta
expectativa de vida.
"Tengo necesidad de atender mis pies. Podría ir al policlínico, pero las
veces que fui... ellos dicen que no tienen materiales", dijo a AP Martha
García, una jubilada de 72 años que visita a Barca desde hace más de una
década. "Pudiera existir (la consulta privada) para optometristas,
fisioterapia y otros. El Estado tendría un alivio para ocuparse de lo
más complicado".
Para Mayra Hernández, quien vive a varios kilómetros del consultorio
decorado con títulos y reconocimientos enmarcados junto a una foto de
Ernesto "Che" Guevara, ver a Barca es una necesidad que vale la pena el
sacrificio del viaje y el pago de los honorarios.
"Este es el mejor podólogo de la ciudad de La Habana y de toda Cuba. Hay
el servicio (en los hospitales estatales) pero no tienen la calidad",
explicó la trabajadora de un hotel de 55 años y recordó que una vez en
un centro estatal de salud "salió el especialista y dijo 'tengo cinco
bisturís y nada más'".
El gobernante Raúl Castro inició en los últimos años una serie de
cambios en el modelo económico para darle mayor eficiencia, pero
manteniendo la prioridad de las empresas y servicios estatales. Así
permitió la iniciativa privada para rubros que van desde las cafeterías
hasta la albañilería y las cooperativas de peluqueros o transporte. Pero
los profesionales como los ingenieros, abogados o arquitectos siguen sin
poder trabajar de manera particular.
El servicio de salud estatal cubano contempla desde la atención de un
podólogo hasta complejas cirugías neurológicas y trasplantes de órganos.
Sin embargo, la falta de percepción de cuánto le cuesta al Estado, el
abuso por parte de los pacientes y la crisis económica que atraviesa la
Isla obligaron a las autoridades a lanzar campañas de concientización.
En algunos consultorios de la familia —la unidad de atención primaria— y
en centros especializados se pueden ver carteles con la consigna "Tu
servicio de salud es gratuito, pero cuesta". En la televisión se
transmiten publicidades y algunos pacientes recibieron facturas
simbólicas luego de realizarse alguna intervención.
Las consultas médicas en Cuba tienen precios muy bajos en relación con
las de otros países de la región. Según indicó el Estado en sus carteles
de concientización una radiografía ronda los cuatro dólares, una
resonancia magnética unos $32 y una cirugía de vesícula biliar alrededor
de $36. Sin embargo, aun así, son muy onerosas para un ciudadano que
gana un salario de promedio de $20.
Por lo pronto Barca tiene tantos pacientes como puede tomar y su
consultorio está siempre repleto.
"A mí me gusta mi profesión. La vista la tengo bien y el pulso también",
dijo en su pequeño salón con un sillón reclinable y muebles con gavetas
que parecen de los años 50 cubiertos de bisturíes y cremas, muchas de
las cuales trajo de sus viajes al exterior adonde viven sus dos hijos.
Barca atiende cuatro días a la semana durante siete horas y los turnos
son tan solicitados que debe rechazar pacientes hasta que alguno se dé
de baja.
El especialista tenía 23 años cuando la revolución de Fidel Castro llegó
al poder. Aunque había trabajado desde que era un adolescente en
diferentes rubros el hallazgo de su profesión fue casual: ese 1959 pasó
frente a un mural que convocaba a jóvenes a formarse como
"quiropedistas", como se denominaba entonces a la especialidad[1].
"Egresé precisamente en el 63, el Estado estaba dando locales y yo
solicité este mismo que usted ve", comentó el podólogo que vive detrás
del consultorio. "A todos los que tenían consulta privada los dejaron
trabajar hasta que se jubilaran o murieran. Aquí estaré hasta que me muera".
[1] Hay una diferencia fundamental entre podólogo y quiropedista. La
podología es una carrera universitaria, mientras que la quiropedia es un
oficio que se aprende a través de cursos y talleres prácticos que
permiten conocer las técnicas para el mejoramiento de los pies.
La quiropedia se encarga principalmente del corte de las uñas de los
pies, y el cuidado de la piel, de los dedos y el talón y la planta, así
como de la eliminación de callos, asperezas y resequedad.
La podología es una sub especialidad de la medicina, que se encarga del
tratamiento de las malformaciones y demás afecciones del pie que
requieran o no una cirugía menor.
Según lo que manifiesta el propio Barca, sobre su historia laboral y el
tiempo que le llevó graduarse, cabe la duda de si él sería en realidad
un quiropedista, y no un podólogo. Es decir, no es un médico. También de
acuerdo a la descripción de sus labores, su práctica parece más bien la
de una quiropedia.
Mientras esta distinción existe en la práctica, no resulta así en cuanto
al lenguaje admitido.
El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española no admite la
palabra quiropedista.
Según el Diccionario, la podología es la rama de la actividad médica,
que tiene por objeto el tratamiento de las afecciones y deformidades de
los pies, cuando dicho tratamiento no rebasa los límites de la cirugía
menor.
Un podólogo es un especialista en podología.
(Nota de la Redacción de Cubaencuentro)

Source: La práctica de salud privada en Cuba - Noticias - Cuba - Cuba
Encuentro -
http://www.cubaencuentro.com/cuba/noticias/la-practica-de-salud-privada-en-cuba-329916 Continue reading

Cubana agradece al MINSAP "la píldora quimbombó" (todo te resbala)

Cubana agradece al MINSAP "la píldora quimbombó" (todo te resbala)
Lázaro Yuri Valle Roca

Cuando no lo hay en la farmacia, Margarita paga diez pesos y más "detrás
del telón" por una tira del Alprazolam (versión cubana de Xanax) que le
recetó el médico, porque tiene efecto quimbombó: cuando lo toma todo le
resbala.
Esperando la guagua me encuentro a una vecina llamada Margarita que,
según ella, no es chismosa, por lo que prefiere que la califique como
"comentarista de hechos reales".

Después de un afectuoso saludo, me comenta en forma jocosa lo satisfecha
que está con los logros de la Salud Pública cubana, por haber producido
la píldora milagrosa llamada Alprazolam [versión del ansiolítico Xanax],
más conocida popularmente como "la pastilla quimbombó" debido al estado
de catatonia que produce en las personas, o como se dice en el argot
callejero, "tiene efecto quimbombó: todo te resbala".

"Mi hermano", me dice ella, "imagínate que desde que la estoy tomando,
todo me resbala, nada me importa, ando como una plumita. Me monto en la
guagua y no siento la peste a 'sobaco' agrio, no me importa el calor, se
me pueden pegar, que no peleo. Si llego temprano o tarde al trabajo,
tampoco me interesa. Imagínate, cuando llego a la casa me tomo otra
pastilla y, si hay comida, bien, y si no, también, me acuesto a dormir y
mi marido, si quiere, que friegue los platos".

"Margarita", le digo, "eres una mujer joven, tienes 34 años ¿Por qué
tienes que acudir a ese medicamento? Hablas como si estuvieras
desilusionada u obstinada de la vida".

"Sí, es cierto. Ahora, dime tú ¿qué parte de esta película de horror en
que sobrevivimos no entiendes? Para que me entiendas mejor, te hablaré
como el Noticiero, el Granma o la sesión de la Asamblea: ¿Qué parte de
este momento histórico en que vivimos no entiendes?"

"Te imaginas", sigue diciéndome, "me levanto por la mañana y no tengo
leche, porque en las tiendas de divisas no hay nada y cuesta 4 cuc, que
son 100 pesos cubanos. Me tengo que tomar una cosa llamada café al que
apodamos "potajín" porque lo ligan con lo que sea, menos café".

"Con eso en el estómago voy para mi trabajo, que es la última carta de
la baraja: soy profesora de octavo grado, y tengo que lidiar con esos
chiquillos que son imposibles de manejar. Además tengo que aguantar
también a la HP de la directora, al del sindicato con la babosería de
las Milicias y todas esas cosas que nos han inventado y que no resuelven
nada ¿Te imaginas como salgo de la escuela?".

"Terminando mi jornada salgo corriendo para la casa a hacer la comida;
paso por la desabastecida tienda en divisas (TRD Caribe) donde lo único
que venden es pollo, perritos calientes, picadillo de pavo y albóndigas
(también de pollo), eso es lo que nos toca, al 'aguerrido' pueblo cubano
¡Ah! Y todos estos productos con un impuesto de un 240%, cuando yo gano
600 pesos cubanos y cada CUC son 25 pesos".

"Si compro pollo, no puedo comprar leche; tengo que pagar agua,
electricidad, casa, gas, teléfono y los viajes en guagua, que ya cuestan
un peso porque no hay cambio en los bancos. Imagínate, si el banco no
tiene cambio, ¿qué puedo tener yo? A cualquier lugar que vayas tienes
que tener el dinero completo, porque no hay cambio".

"Y eso que no te mueves en transporte colectivo, los almendrones de 10
pesos o los ruteros de 5 pesos", le digo.

Los medios oficiales reconocen que los boteros son "los únicos con los
que se puede contar", en un insuficiente sistema de transporte público.
"Con ese medio de transporte no hay bolsillo que aguante; en mi caso, si
tomara uno para el trabajo y otro para mi casa, en 26 días laborables
serían 520 pesos, casi mi salario mensual. Yo sé que los choferes tienen
que pagar el petróleo o la gasolina a 1 cuc por litro, pero los
perjudicados somos nosotros, el pueblo. En vez de quejarse o protestarle
al gobierno nos suben el precio del pasaje".

"Y así sucede con todo: nos mantienen fajándonos entre nosotros y
divididos para que no veamos la realidad. Imagínate, en mi profesión no
hay nada que robar para sobrevivir, tenemos que cobrarles los repasos a
los muchachos o vender las pruebas ¡Hasta qué punto hemos tenido que
degradarnos moral y espiritualmente!".

"Por ende, tengo que doparme, ausentarme del mundo circundante, porque
si me mantengo en mi sano juicio hago como un suizo: me suicido. Gracias
que no tengo hijos, ¡Imagínate cómo sería con uno o más muchachos! Y
para rematar, las pastillas las tengo que ahorrar también porque hay
falta de medicamentos, pero te las venden por detrás del telón, en 10 y
más pesos cada tira. ¡Hasta dónde! Humanamente no se puede".

"Bueno te dejo, que voy al agromercado de allá alante: vinieron tomates
a 15 pesos la libra; los limones están a 3 pesos cada uno".

(Publicado originalmente en el blog "Yuri el contestón" el 07/06/2017)

Source: Cubana agradece al MINSAP "la píldora quimbombó" (todo te
resbala) -
https://www.martinoticias.com/a/cubana-agradece-al-minsap-la-pildora-quimbombo/146516.html Continue reading

Descender al infierno sin escalones.

Los más viejos recordamos todos los procesos por los que han pasado los horarios de trabajo, incluyendo el momento en que se tuvo “horario de conciencia” y no se marcaba tarjeta en los centros laborales, hasta que después surgió el extremo de descontar en la nómina los minutos de llegada tarde. Con posterioridad se planteó la aplicación de los horarios escalonados, lo que permitía quitar un poco la cantidad de personas que salían a la calle por diferentes motivos de una sola vez; pero igual que todo no duró lo suficiente, porque aquí nada tiene fijador.
En el salón de espera de un hospital del municipio Plaza, una señora le daba el almuerzo a su mamá y al ver que todos la miraban, comentó: ¨Nosotras salimos desde las 6 de la mañana de la Lisa en un carro que nos costó 5.00 CUC (125 pesos moneda nacional), llegamos aquí sobre las 6:30 y mira la hora que es y aún estamos esperando. Por eso yo le traigo su desayuno, almuerzo y merienda pues no sabemos a qué hora entraremos a la consulta”. Por su parte la anciana madre postrada en un sillón de ruedas enfatizó: “Cada vez que ella me trae, pierde el día de trabajo, pues como pueden ver me falta un brazo y una pierna; soy diabética y por eso tengo que asistir a consultarme con el angiólogo. Además tenemos un gasto muy alto que no podemos permitirnos pues somos pobres, solo por traerme y llevarme tenemos que gastar 10 CUC, porque los almendrones (taxis colectivos) no pasan por mi casa, aunque tampoco cargarían con el sillón de ruedas”.
     Pacientes en el salón de espera de una facilidad hospitalaria en La Habana, Cuba
Este es uno de los casos en que vendría muy bien aplicar el uso del horario escalonado para los enfermos, y así se evitaría que se acumulen en los salones de espera y además pierdan su tiempo y dejen de ser pacientes para convertirse en impacientes.
Por su parte, el médico en cuestión, me explicó al respecto: ¨El horario escalonado es muy cómodo porque no se acumulan los pacientes, pero comienza a las 8:00 de la mañana y termina a las 4:30 de la tarde; se supone que yo concluya la consulta al medio día. Cuando nos tenemos que transportar  desde nuestras casas a policlínicos lejanos, porque los médicos especialistas que trabajamos en hospitales, atendemos también a la toda la  población que pertenece a ese centro médico, para nosotros también es una tortura”.
Este mal no es solamente de la capital de todos los cubanos; es algo generalizado en todo el país y si se repartieran los turnos por horas los salones de espera no estarían en las condiciones que se ven, llenos de personas y sería también mucho más fácil el transporte y las personas accederían a los servicios sin perder tanto tiempo.
A veces, es incluso un problema de la empleada  que otorga el turno, que le dice al paciente por ejemplo: “le toca a las 11 de la mañana, pero le recomiendo que venga temprano”.
No hay ni que explicar que por esta mala organización los trabajadores pierden el día completo cuando tienen una consulta médica, lo que sin lugar a dudas es otro aspecto más que se añade a los graves problemas que hay en la economía.
Todo esto forma parte del desorden que existe en la economía y en particular en los servicios médicos y la corrupción que propicia el abandono en el cumplimiento de las funciones de los que se suponen que dirigen el país. Es el círculo vicioso en que comienza y termina todo en Cuba.
La Habana, 6 de junio de 2017
*Periodista independiente. Estudio en el Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona. Vive en la Ciudad de la Habana, Cuba.
Nota: Información recibida desde Cuba por correo electrónico
Continue reading