Calendario

October 2018
M T W T F S S
« Sep    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.

transporte

Reconocen a nivel nacional labor de la Estación Prácticos de Nuevitas

Reconocen a nivel nacional labor de la Estación Prácticos de Nuevitas.Nuevitas, 28 Jun.- La Estación de Prácticos de Nuevitas recibió el mérito de destacada a nivel nacional dentro de su sindicato, reconocimiento que fue entregado la víspera en Camagüey durante la celebración territorial por el Día del Trabajador del Transporte.

Continue reading

Transportan hacia Nuevitas gran trasformador eléctrico (+ Fotos y Video)

Transportan hacia Nuevitas gran trasformador eléctrico.La Habana, 2 feb.- Un trasformador eléctrico de gran porte circula por carreteras de Holguín, en una compleja operación de transporte iniciada en días recientes desde el poblado de Felton, en el este de la oriental provincia, hasta el municipio de Nuevitas, en la provincia de Camagüey.

Continue reading

Satisfactoria prueba dinámica en Nuevitas para las elecciones parciales

Satisfactoria prueba dinámica en Nuevitas para las elecciones parciales.Nuevitas, 19 nov.- La rápida solución a problemáticas relacionadas con el transporte y la telefonía fija y móvil, valida la preparación de Nuevitas para las Elecciones Parciales del venidero 26 de noviembre, así se constata en la prueba dinámica que se efectúa en los 98 Colegios Electorales de la ciudad.

Continue reading

Se roban los alimentos de los niños ingresados en el Hospital William Soler

Se roban los alimentos de los niños ingresados en el Hospital William Soler
11 Julio, 2017 8:26 pm por Eduardo Martínez Rodríguez

El Cerro, La Habana, Emaro, (PD) Hace unos días, en una piquera cerca
del Hospital Nacional, un señor vestido con jeans y tenis caros y que
llevaba un buen reloj, buscaba a un chofer, pero como no estaba, me
propuso lo llevara a buscar unas bolsas de queso crema al almacén del
SIME, debajo del puente de 100 y Boyeros, a dos kilómetros de distancia.

Pagaba sesenta pesos. Me pareció poco, pero consideré que el señor, que
me dijo era uno de los administradores, iba a buscar alimentos para los
pacientes de su hospital, el Hospital Infantil "William Soler", y acepté
ayudarlo: conozco la carencia de transporte de estos centros y la pésima
dieta que ofertan a los ingresados.

Nos trasladamos al almacén y allí demoramos algo en recoger y cargar
trece bolsas del producto, con diez kilos de peso cada una. Casi al
marcharnos, el administrador tuvo que abrir una de las bolsas y regalar
la mitad del contenido a unas graciosas mulatas que despachaban la
mercancía e insistían zalameramente al señor responsable que iba
conmigo. Yo me preguntaba cómo este señor podría justificar este
faltante al entrar al almacén.

Retornamos. Ingresé sin dificultades un auto privado a las áreas de
servicios restringidas de un hospital infantil. Allí comenzamos a
descargar las bolsas mientras el administrador regaba la voz, para todos
los empleados que pasaban al azar, de que se estaba vendiendo en el
almacén queso crema a veinte pesos la libra.

Me pagó ochenta pesos, y me marché del lugar preguntándome cómo era
posible que este señor dispusiera de esta mercancía a su antojo,
libremente y sin dificultades, anunciando su venta públicamente, sin
importarle para nada la presencia de extraños, quienes bien podrían ser
policías encubiertos.

Me entristeció pensar en mi ingenuidad al sentirme altruista mientras
ayudaba realmente a un ladrón.

Me entristeció que los niños ingresados en el hospital, no van a
disfrutar de tan preciado alimento, subproducto de la leche fresca, tan
escasa y cara en Cuba. Me entristeció que nadie dijera nada y que todo
funcionara sin incidentes. Estamos tan deformados que el robo nos parece
normal y nadie se inmuta. Incluso, no nos inquieta dejar a los pequeños
sin algo que les estaba destinado por el Estado, quien nunca se informa
o fiscaliza si este tipo de suministros, o cualquier otro, llega
realmente a sus destinatarios y en la cantidad y calidad adecuada.

Me entristece que incluso si yo buscara, hallara y me escucharan las
autoridades correspondientes y adecuadas, y estas actuaran en
correspondencia, apresando, procesando y castigando a los ladrones, al
otro día sus sustitutos estarían realizado las mismas atrocidades o
peores. O muy bien puede que este señor administrador, puesto sobre
aviso quién sabe por quién, vaya a buscarme, indignado y violento,
porque lo chivateé a la policía.

Me entristece la deformación de los trabajadores cubanos, quienes se han
acostumbrado a robar para sobrevivir y a no verlo o ignorarlo
voluntariamente. Me molesta la impunidad sostenida, las auditorías y
fiscalizaciones oficiales que no arrojan ningún resultado. Me molesta
que cocineros, jefes de cocina y otros empleados salgan de los
hospitales cargando pesadas mochilas y los custodios no se inmuten ni
revisen el contenido. Me molesta que se roben los herrajes de los baños
al otro día de haber sido instalados, cuando hay cámaras de CCTV en casi
todos los pasillos. Me molesta que algunos de los cocineros vendan a
granel la leche que deberían tomar los pacientes, o las viandas, o
cualquier cosa que se pueda vender y nadie diga o haga nada.

Me molesta mucho, mucho, que cuando este comentario salga publicado,
algunos prepotentes y arrogantes lo califiquen de "contrarrevolución",
mientras ingieren una tostada con queso crema y una taza de café con
leche, probablemente sustraída de ese mismo hospital infantil.
eduardom57@nauta.cu

Source: Se roban los alimentos de los niños ingresados en el Hospital
William Soler | Primavera Digital -
https://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/se-roban-los-alimentos-de-los-ninos-ingresados-en-el-hospital-william-soler/ Continue reading

Donaciones de sangre, ‘tarea de choque’ para los reclutas del Servicio Militar

Donaciones de sangre, 'tarea de choque' para los reclutas del Servicio
Militar
CARLOS TRUJILLO HERRERA | La Habana | 13 de Julio de 2017 - 13:31 CEST.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) son el único sector de la
sociedad cubana que cumple con el programa de donaciones de sangre.
¿Cómo lo logran? Una de las principales fuentes de donantes está en los
reclutas que cumplen el Servicio Militar Activo (SMA), para quienes es
una "tarea de choque".

Para este reportaje fueron entrevistados reclutas de varias unidades de
La Habana. Sus nombres fueron cambiados pues hablar con la prensa
independiente podría llevarlos ante los tribunales militares por
"colaboración con el enemigo".

A pesar de la mala alimentación que reciben en las unidades militares y
sin tener en cuenta las afectaciones que esto podría causar a su salud,
los reclutas son prácticamente obligados a donar sangre. Para lograrlo,
son amenazados por sus superiores con "retención permanente por
insubordinación", aunque también se les ofrecen días de "pase por estímulo".

"Lo primero que hacen es decirte que te van a dar dos días de licencia
para que descanses", dice Adonis, de 19 años. "Si dices que no, entonces
te dicen que estas retenido en la unidad porque eres un
contrarrevolucionario y no quieres ayudar al país. Se supone que si eres
soldado estás dispuesto a dar tu sangre por la Revolución, pero se les
olvida que tú estás aquí a la fuerza".

Los días de donación, los reclutas deben permanecer en ayunas a la
espera del transporte que los llevará a las unidades señaladas como
puntos de reunión.

"No sé cómo te dejan tomar agua", comenta Fernando, de 18 años. "Se la
pasan mirando que no comas nada porque después no puedes donar. Como no
hay organización, fácil te puedes encontrar un día que son las 2:00pm y
tú no has comido nada".

El esfuerzo físico que realizan los jóvenes en el Servicio Militar y la
falta de alimentación adecuada convierten el día de donación en una tortura.

"Al final ves que a la gente empieza a bajarle el azúcar mientras está
en la cola para donar", comenta Jorge, de 20 años. "Después de una
semana de chapear marabú y cargar bloques comiendo una miseria de
comida, no puedes pasarte un día en ayuno".

Un pan con jamón y una lata de refresco de cola son la recompensa por la
donación.

"Cuando te dan la merienda te sientes en la gloria", dice Adonis.
"Tienes que tener en cuenta que en la mayoría de las unidades solo
puedes ir a tu casa una vez por semana. Así que los restantes seis días
estás comiendo mal. Esa merienda es lo que hace que la gente no se les
amotine allí mismo".

Después de donar su sangre los soldados son enviados de vuelta a sus
unidades. Los días de pase por "estímulo" se otorgan por grupos, así que
mientras unos salen los otros deben esperar su turno. Quedarse en la
unidad se convierte entonces en un problema mayor.

"Yo mismo, después de donar, he tenido que agarrar un fusil para entrar
de guardia. Les importa una mierda que estés débil", apunta Jorge. "Para
colmo, si te agarran dormido te quitan los dos días de estímulo y te
detienen dos pases cortos (15 días)".

Las FAR tratan las donaciones de sangre como un asunto de "seguridad
nacional". Los jefes de las unidades militares son presionados por sus
superiores para cumplir las cuotas. Además de obligar a los soldados a
donar, persiguen a aquellos que recurren a artimañas como "olvidar el
Carné de Identidad". Aunque el día de donación pase, los reclutas que no
pudieron hacerla son trasladados hasta los hospitales militares y allí
deben donar.

"Yo pensé que me había salvado por no llevar el carné, pero fue por
gusto. Te cogen y te hacen una identificación provisional, como en la
Policía. Con eso te mandan para el (Hospital) Naval y tú, a gritar
'¡enfermera!'", bromea Armando Luis, de 18 años.

La presión psicológica a la que son sometidos y el grado de
desprotección que sufren los reclutas en Cuba hacen que sea fácil
obligarlos a donar sangre. De no hacerlo, toda la estructura del aparato
militar se vuelca en su contra. Los instructores políticos de las
unidades, supuestamente encargados de velar por que no se atropellen sus
derechos, son los primeros en defender la "donación" y someter al
escarnio a aquellos que se nieguen a participar.

Source: Donaciones de sangre, 'tarea de choque' para los reclutas del
Servicio Militar | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1499945474_32411.html Continue reading

La práctica de salud privada en Cuba

La práctica de salud privada en Cuba
Se desconoce cuántos especialistas privados, que brindan servicios de
atención de salud, aún continúan ejerciendo en la Isla, pero se estima
que son apenas un puñado
Agencias, Madrid | 05/07/2017 10:39 am

Serafín Barca se puso una bata con su nombre bordado en azul en un
bolsillo y abrió su consultorio de podología en un popular barrio de La
Habana. Por un dólar pasó más de media hora cortando callos y tratando
una verruga plantar.
El hombre de 80 años sonriente, delgado y con la espalda erguida es uno
de los últimos especialistas en alguna rama de la salud que tiene un
consultorio privado autorizado en Cuba, donde desde comienzos de los 60
se prohibió el ejercicio particular en el sector, de acuerdo a un
reportaje de Andrea Rodríguez, de la Associated Press.
Pero ahora la Isla debate hasta dónde lo estatal y lo privado deben
coexistir luego de que la crisis deteriorara muchos de sus servicios.
"Uno trabaja con más calidad. Si viene un paciente y lo tratas mal y no
regresa, te quedas sin él", dijo Barca a The Associated Press sobre su
trabajo como particular.
Es inusual ver en Cuba un consultorio privado de alguna especialidad
médica luego de que tras el triunfo de la revolución en 1959 el sistema
de salud se estatizó. Muchos galenos abandonaron entonces el país al
punto que solo quedaron unos 5.000 a partir de los cuales se formaron
los 70.000 con que hoy cuenta la Isla.
Sin embargo, una resolución de 1963 permitió mantener sus despachos
particulares a todos los médicos y especialistas de salud que se
hubieran recibido hasta ese año.
Se desconoce cuántos de ellos siguen atendiendo, pero se estima que son
apenas un puñado.
Algunas personas creen que la práctica privada daría más opciones y
mejoraría el servicio de salud al aliviar la carga al Estado, que podría
concentrarse en las cirugías y tratamientos complejos que requieren
mayor tecnología.
Muchos también se quejan de que la calidad del servicio de salud se ha
visto afectada por el envío de médicos a misiones en lugares como
Venezuela y Brasil y la emigración que se abrió en los últimos años.
A su vez, las autoridades cubanas suelen cuestionar que muchos
profesionales se trasladen a Estados Unidos y otros países en busca de
mejores salarios y condiciones de vida, dejando sin estos recursos
humanos a la Isla luego de invertir largo tiempo en su formación.
Sin embargo, hasta ahora no hay señales de que las autoridades planeen
una apertura para un sector que consideran estratégico y que suele ser
elogiado por organismos internacionales por haber alcanzado una de las
tasas de mortalidad infantil más bajas del continente y una alta
expectativa de vida.
"Tengo necesidad de atender mis pies. Podría ir al policlínico, pero las
veces que fui... ellos dicen que no tienen materiales", dijo a AP Martha
García, una jubilada de 72 años que visita a Barca desde hace más de una
década. "Pudiera existir (la consulta privada) para optometristas,
fisioterapia y otros. El Estado tendría un alivio para ocuparse de lo
más complicado".
Para Mayra Hernández, quien vive a varios kilómetros del consultorio
decorado con títulos y reconocimientos enmarcados junto a una foto de
Ernesto "Che" Guevara, ver a Barca es una necesidad que vale la pena el
sacrificio del viaje y el pago de los honorarios.
"Este es el mejor podólogo de la ciudad de La Habana y de toda Cuba. Hay
el servicio (en los hospitales estatales) pero no tienen la calidad",
explicó la trabajadora de un hotel de 55 años y recordó que una vez en
un centro estatal de salud "salió el especialista y dijo 'tengo cinco
bisturís y nada más'".
El gobernante Raúl Castro inició en los últimos años una serie de
cambios en el modelo económico para darle mayor eficiencia, pero
manteniendo la prioridad de las empresas y servicios estatales. Así
permitió la iniciativa privada para rubros que van desde las cafeterías
hasta la albañilería y las cooperativas de peluqueros o transporte. Pero
los profesionales como los ingenieros, abogados o arquitectos siguen sin
poder trabajar de manera particular.
El servicio de salud estatal cubano contempla desde la atención de un
podólogo hasta complejas cirugías neurológicas y trasplantes de órganos.
Sin embargo, la falta de percepción de cuánto le cuesta al Estado, el
abuso por parte de los pacientes y la crisis económica que atraviesa la
Isla obligaron a las autoridades a lanzar campañas de concientización.
En algunos consultorios de la familia —la unidad de atención primaria— y
en centros especializados se pueden ver carteles con la consigna "Tu
servicio de salud es gratuito, pero cuesta". En la televisión se
transmiten publicidades y algunos pacientes recibieron facturas
simbólicas luego de realizarse alguna intervención.
Las consultas médicas en Cuba tienen precios muy bajos en relación con
las de otros países de la región. Según indicó el Estado en sus carteles
de concientización una radiografía ronda los cuatro dólares, una
resonancia magnética unos $32 y una cirugía de vesícula biliar alrededor
de $36. Sin embargo, aun así, son muy onerosas para un ciudadano que
gana un salario de promedio de $20.
Por lo pronto Barca tiene tantos pacientes como puede tomar y su
consultorio está siempre repleto.
"A mí me gusta mi profesión. La vista la tengo bien y el pulso también",
dijo en su pequeño salón con un sillón reclinable y muebles con gavetas
que parecen de los años 50 cubiertos de bisturíes y cremas, muchas de
las cuales trajo de sus viajes al exterior adonde viven sus dos hijos.
Barca atiende cuatro días a la semana durante siete horas y los turnos
son tan solicitados que debe rechazar pacientes hasta que alguno se dé
de baja.
El especialista tenía 23 años cuando la revolución de Fidel Castro llegó
al poder. Aunque había trabajado desde que era un adolescente en
diferentes rubros el hallazgo de su profesión fue casual: ese 1959 pasó
frente a un mural que convocaba a jóvenes a formarse como
"quiropedistas", como se denominaba entonces a la especialidad[1].
"Egresé precisamente en el 63, el Estado estaba dando locales y yo
solicité este mismo que usted ve", comentó el podólogo que vive detrás
del consultorio. "A todos los que tenían consulta privada los dejaron
trabajar hasta que se jubilaran o murieran. Aquí estaré hasta que me muera".
[1] Hay una diferencia fundamental entre podólogo y quiropedista. La
podología es una carrera universitaria, mientras que la quiropedia es un
oficio que se aprende a través de cursos y talleres prácticos que
permiten conocer las técnicas para el mejoramiento de los pies.
La quiropedia se encarga principalmente del corte de las uñas de los
pies, y el cuidado de la piel, de los dedos y el talón y la planta, así
como de la eliminación de callos, asperezas y resequedad.
La podología es una sub especialidad de la medicina, que se encarga del
tratamiento de las malformaciones y demás afecciones del pie que
requieran o no una cirugía menor.
Según lo que manifiesta el propio Barca, sobre su historia laboral y el
tiempo que le llevó graduarse, cabe la duda de si él sería en realidad
un quiropedista, y no un podólogo. Es decir, no es un médico. También de
acuerdo a la descripción de sus labores, su práctica parece más bien la
de una quiropedia.
Mientras esta distinción existe en la práctica, no resulta así en cuanto
al lenguaje admitido.
El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española no admite la
palabra quiropedista.
Según el Diccionario, la podología es la rama de la actividad médica,
que tiene por objeto el tratamiento de las afecciones y deformidades de
los pies, cuando dicho tratamiento no rebasa los límites de la cirugía
menor.
Un podólogo es un especialista en podología.
(Nota de la Redacción de Cubaencuentro)

Source: La práctica de salud privada en Cuba - Noticias - Cuba - Cuba
Encuentro -
http://www.cubaencuentro.com/cuba/noticias/la-practica-de-salud-privada-en-cuba-329916 Continue reading

Cubana agradece al MINSAP "la píldora quimbombó" (todo te resbala)

Cubana agradece al MINSAP "la píldora quimbombó" (todo te resbala)
Lázaro Yuri Valle Roca

Cuando no lo hay en la farmacia, Margarita paga diez pesos y más "detrás
del telón" por una tira del Alprazolam (versión cubana de Xanax) que le
recetó el médico, porque tiene efecto quimbombó: cuando lo toma todo le
resbala.
Esperando la guagua me encuentro a una vecina llamada Margarita que,
según ella, no es chismosa, por lo que prefiere que la califique como
"comentarista de hechos reales".

Después de un afectuoso saludo, me comenta en forma jocosa lo satisfecha
que está con los logros de la Salud Pública cubana, por haber producido
la píldora milagrosa llamada Alprazolam [versión del ansiolítico Xanax],
más conocida popularmente como "la pastilla quimbombó" debido al estado
de catatonia que produce en las personas, o como se dice en el argot
callejero, "tiene efecto quimbombó: todo te resbala".

"Mi hermano", me dice ella, "imagínate que desde que la estoy tomando,
todo me resbala, nada me importa, ando como una plumita. Me monto en la
guagua y no siento la peste a 'sobaco' agrio, no me importa el calor, se
me pueden pegar, que no peleo. Si llego temprano o tarde al trabajo,
tampoco me interesa. Imagínate, cuando llego a la casa me tomo otra
pastilla y, si hay comida, bien, y si no, también, me acuesto a dormir y
mi marido, si quiere, que friegue los platos".

"Margarita", le digo, "eres una mujer joven, tienes 34 años ¿Por qué
tienes que acudir a ese medicamento? Hablas como si estuvieras
desilusionada u obstinada de la vida".

"Sí, es cierto. Ahora, dime tú ¿qué parte de esta película de horror en
que sobrevivimos no entiendes? Para que me entiendas mejor, te hablaré
como el Noticiero, el Granma o la sesión de la Asamblea: ¿Qué parte de
este momento histórico en que vivimos no entiendes?"

"Te imaginas", sigue diciéndome, "me levanto por la mañana y no tengo
leche, porque en las tiendas de divisas no hay nada y cuesta 4 cuc, que
son 100 pesos cubanos. Me tengo que tomar una cosa llamada café al que
apodamos "potajín" porque lo ligan con lo que sea, menos café".

"Con eso en el estómago voy para mi trabajo, que es la última carta de
la baraja: soy profesora de octavo grado, y tengo que lidiar con esos
chiquillos que son imposibles de manejar. Además tengo que aguantar
también a la HP de la directora, al del sindicato con la babosería de
las Milicias y todas esas cosas que nos han inventado y que no resuelven
nada ¿Te imaginas como salgo de la escuela?".

"Terminando mi jornada salgo corriendo para la casa a hacer la comida;
paso por la desabastecida tienda en divisas (TRD Caribe) donde lo único
que venden es pollo, perritos calientes, picadillo de pavo y albóndigas
(también de pollo), eso es lo que nos toca, al 'aguerrido' pueblo cubano
¡Ah! Y todos estos productos con un impuesto de un 240%, cuando yo gano
600 pesos cubanos y cada CUC son 25 pesos".

"Si compro pollo, no puedo comprar leche; tengo que pagar agua,
electricidad, casa, gas, teléfono y los viajes en guagua, que ya cuestan
un peso porque no hay cambio en los bancos. Imagínate, si el banco no
tiene cambio, ¿qué puedo tener yo? A cualquier lugar que vayas tienes
que tener el dinero completo, porque no hay cambio".

"Y eso que no te mueves en transporte colectivo, los almendrones de 10
pesos o los ruteros de 5 pesos", le digo.

Los medios oficiales reconocen que los boteros son "los únicos con los
que se puede contar", en un insuficiente sistema de transporte público.
"Con ese medio de transporte no hay bolsillo que aguante; en mi caso, si
tomara uno para el trabajo y otro para mi casa, en 26 días laborables
serían 520 pesos, casi mi salario mensual. Yo sé que los choferes tienen
que pagar el petróleo o la gasolina a 1 cuc por litro, pero los
perjudicados somos nosotros, el pueblo. En vez de quejarse o protestarle
al gobierno nos suben el precio del pasaje".

"Y así sucede con todo: nos mantienen fajándonos entre nosotros y
divididos para que no veamos la realidad. Imagínate, en mi profesión no
hay nada que robar para sobrevivir, tenemos que cobrarles los repasos a
los muchachos o vender las pruebas ¡Hasta qué punto hemos tenido que
degradarnos moral y espiritualmente!".

"Por ende, tengo que doparme, ausentarme del mundo circundante, porque
si me mantengo en mi sano juicio hago como un suizo: me suicido. Gracias
que no tengo hijos, ¡Imagínate cómo sería con uno o más muchachos! Y
para rematar, las pastillas las tengo que ahorrar también porque hay
falta de medicamentos, pero te las venden por detrás del telón, en 10 y
más pesos cada tira. ¡Hasta dónde! Humanamente no se puede".

"Bueno te dejo, que voy al agromercado de allá alante: vinieron tomates
a 15 pesos la libra; los limones están a 3 pesos cada uno".

(Publicado originalmente en el blog "Yuri el contestón" el 07/06/2017)

Source: Cubana agradece al MINSAP "la píldora quimbombó" (todo te
resbala) -
https://www.martinoticias.com/a/cubana-agradece-al-minsap-la-pildora-quimbombo/146516.html Continue reading

Descender al infierno sin escalones.

Los más viejos recordamos todos los procesos por los que han pasado los horarios de trabajo, incluyendo el momento en que se tuvo “horario de conciencia” y no se marcaba tarjeta en los centros laborales, hasta que después surgió el extremo de descontar en la nómina los minutos de llegada tarde. Con posterioridad se planteó la aplicación de los horarios escalonados, lo que permitía quitar un poco la cantidad de personas que salían a la calle por diferentes motivos de una sola vez; pero igual que todo no duró lo suficiente, porque aquí nada tiene fijador.
En el salón de espera de un hospital del municipio Plaza, una señora le daba el almuerzo a su mamá y al ver que todos la miraban, comentó: ¨Nosotras salimos desde las 6 de la mañana de la Lisa en un carro que nos costó 5.00 CUC (125 pesos moneda nacional), llegamos aquí sobre las 6:30 y mira la hora que es y aún estamos esperando. Por eso yo le traigo su desayuno, almuerzo y merienda pues no sabemos a qué hora entraremos a la consulta”. Por su parte la anciana madre postrada en un sillón de ruedas enfatizó: “Cada vez que ella me trae, pierde el día de trabajo, pues como pueden ver me falta un brazo y una pierna; soy diabética y por eso tengo que asistir a consultarme con el angiólogo. Además tenemos un gasto muy alto que no podemos permitirnos pues somos pobres, solo por traerme y llevarme tenemos que gastar 10 CUC, porque los almendrones (taxis colectivos) no pasan por mi casa, aunque tampoco cargarían con el sillón de ruedas”.
     Pacientes en el salón de espera de una facilidad hospitalaria en La Habana, Cuba
Este es uno de los casos en que vendría muy bien aplicar el uso del horario escalonado para los enfermos, y así se evitaría que se acumulen en los salones de espera y además pierdan su tiempo y dejen de ser pacientes para convertirse en impacientes.
Por su parte, el médico en cuestión, me explicó al respecto: ¨El horario escalonado es muy cómodo porque no se acumulan los pacientes, pero comienza a las 8:00 de la mañana y termina a las 4:30 de la tarde; se supone que yo concluya la consulta al medio día. Cuando nos tenemos que transportar  desde nuestras casas a policlínicos lejanos, porque los médicos especialistas que trabajamos en hospitales, atendemos también a la toda la  población que pertenece a ese centro médico, para nosotros también es una tortura”.
Este mal no es solamente de la capital de todos los cubanos; es algo generalizado en todo el país y si se repartieran los turnos por horas los salones de espera no estarían en las condiciones que se ven, llenos de personas y sería también mucho más fácil el transporte y las personas accederían a los servicios sin perder tanto tiempo.
A veces, es incluso un problema de la empleada  que otorga el turno, que le dice al paciente por ejemplo: “le toca a las 11 de la mañana, pero le recomiendo que venga temprano”.
No hay ni que explicar que por esta mala organización los trabajadores pierden el día completo cuando tienen una consulta médica, lo que sin lugar a dudas es otro aspecto más que se añade a los graves problemas que hay en la economía.
Todo esto forma parte del desorden que existe en la economía y en particular en los servicios médicos y la corrupción que propicia el abandono en el cumplimiento de las funciones de los que se suponen que dirigen el país. Es el círculo vicioso en que comienza y termina todo en Cuba.
La Habana, 6 de junio de 2017
*Periodista independiente. Estudio en el Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona. Vive en la Ciudad de la Habana, Cuba.
Nota: Información recibida desde Cuba por correo electrónico
Continue reading

Vivir en una zona rural y necesitar medicamentos ‘es una agonía’, se quejan campesinos

Vivir en una zona rural y necesitar medicamentos 'es una agonía', se
quejan campesinos
ELIECER PALMA PUPO | San Germán | 2 de Junio de 2017 - 17:31 CEST.

"Vivir en una zona rural y padecer tres enfermedades, de ellas dos
crónicas, es una agonía", dice Zenaida Martínez Gil, residente en el
barrio La Cuba, a 35 kilómetros del municipio San Germán, Holguín.

A las dificultades para trasladarse a hospitales y centros de atención
en los pueblos y ciudades, se ha sumado la creciente escasez de
medicamentos, que para muchos es ya un problema grave.

"Llevo alrededor de 15 años padeciendo fuertes dolores en la cervical;
ya me dijo el médico que no tiene cura. La gastritis la adquirí por la
cantidad de pastillas que tenía que tomar diariamente, sobre todo para
la hipertensión arterial, que con esa no se juega. En estos momentos el
problema es que no logro alcanzar los medicamentos cuando llegan a la
farmacia, a pesar de contar con un tarjetón", añade Martínez Gil.

El tarjetón, que al principio garantizaba las medicinas a los pacientes
que dependen de ellas, "en la actualidad no me sirve de nada", se queja
Martínez Gil. "Cuando logro llegar a la farmacia, la dependienta me dice
'este no hay, este tampoco y el otro lleva tiempo en falta'", añade la
mujer, y menciona entre los fármacos que necesita el Corinfar, el
Tramadol y la Ranitidina. "Ya estoy haciendo gestiones para comprarlos
por la izquierda, como me aconsejó una vecina", admite.

Raúl Pupo Pupo, de 60 años de edad y residente del barrio Cauto 3, a 13
kilómetros de San Germán, lleva 15 meses de certificado médico debido a
un nódulo prostático. "Para eso debo tomar Terazosina, indicada por el
médico. También tengo artrosis crónica en la columna. Los medicamentos
que necesito son por tarjetón, pero imagina, en este país todo lo que
hay lo mandan a otras partes, fuera de Cuba", opina.

El Gobierno ha reconocido la falta de medicamentos citando como
justificación el retraso en la llegada de materias primas para
producirlos, pero no ha dicho cuándo se estabilizará la situación.

"Apenas puedo pararme de la cama", afirma Ramona Pupo Sarmiento, de 66
años. "Tengo hemorroides crónicas y no pueden operarme. También tengo
una hernia desarrollada cerca de la hemorroide y tampoco pueden
operarla, y además padezco osteoporosis", detalla.

"Gracias a un amigo que es médico, mi hijo me consiguió un turno en
Holguín, pero no pude ir por falta de transporte. Con todos los
problemas que tenemos que enfrentar en este lugar, es para no tener
deseos de vivir. Además, no tengo a nadie que pueda mandarme de afuera
algún medicamento que sustituya los que debo tomar, que son el Tramadol,
la Proctocaína y el Venatón", concluye.

Una farmacéutica alerta que la situación de los medicamentos básicos
podría empeorar, aunque la cantidad que llega a la farmacia ya es muy
baja. "No alcanzan y, por eso, aunque nos duela, no podemos guardar para
las zonas rurales", dice.

"Mi carrera es bonita en la escuela, pero cuando chocas con la realidad
se complica", lamenta un médico. "Apenas llevo dos años ejerciendo mi
profesión y lo que me ha tocado vivir no es fácil, sobre todo cuando
estoy de guardia y no cuento con Rayos X, o llamo a la farmacia y no hay
existencia de los principales fármacos, o la ambulancia está rota".

"He tenido que aplicar la medicina verde para resolver algunos
problemas", asegura.

Roberto Morejón Pupo padece de diabetes tipo 2 y no encuentra ni
jeringuillas para ponerse su inyección ni tirillas para medirse el
azúcar en sangre. El obrero agrícola Ángel Luis Márquez, requiere
Captopril, que recibe por el tarjetón, o en su defecto Enalapril para
combatir su hipertensión. Como nunca hay en las farmacias, recurre al
mercado informal.

Desde el "Periodo Especial", el eufemismo que creó el Gobierno para
nombrar la aguda crisis económica de los años 90 del siglo pasado, los
cubanos vieron afectarse severamente el suministro de fármacos.
Paradójicamente, muchos encuentran solución en el mercado, aunque a
precios más elevados, mientras el Gobierno es incapaz de controlar el
tráfico.

Source: Vivir en una zona rural y necesitar medicamentos 'es una
agonía', se quejan campesinos | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1496417480_31601.html Continue reading

Los prejuicios de un banco de sangre

Los prejuicios de un banco de sangre
MARTA REQUEIRO, Miami | 21/05/2017

Aún lo veo con su pelo negro, ensortijado, y una gran moña cayéndole
sobre la frente, su piel color canela y su amplia sonrisa, que me
regalaba sin el mayor esfuerzo. Era mi amigo inseparable de la ESBEC 16
de Isla de La Juventud, donde cursábamos el octavo grado. He olvidado su
nombre pero su cara y su pena no se me borrarán jamás.

Se burlaban todo el tiempo de él porque era amanerado, porque al correr
sus brazos parecían de trapo. Me contaba que se le hacía imposible
dormir una noche entera, que le orinaban en la cara y lo acosaban en las
duchas. Sus padres habían acordado becarlo para que se hiciera hombre.

Al regreso de los pases (vacaciones) venía peor, no encontraba paz ni en
la escuela ni en su casa, sino solo cuando podíamos sentarnos lejos de
todos a conversar y a reírnos. A mediado de los años 70 su condición era
un martirio . No encontraba cabida en la escuela y yo sufría su calvario.

Hoy leo la noticia de que en el Banco de Sangre Provincial de Sancti
Spíritus, detrás del buró de la recepcionista, se exhibe un cartel que
deja claro que en Cuba hay segregación. El cartel reza: "Hay conductas y
actitudes individuales que las leyes no prohíben, pero que pueden
constituir un riesgo de transmisión de enfermedades a quienes las
practican. Se recomienda a estas personas autoexcluirse y abstenerse de
donar su sangre. Entre ellas están: practicar el homosexualismo,
practicar el bisexualismo, practicar la promiscuidad sexual [...]" Y
concluye: "Si estás en alguna de estas situaciones: ¡Autoexclúyete!"

Como un flash me vino la imagen de mi amigo a la memoria: El paseo
dominical en el transporte escolar hasta la presa El Abra que hizo muy
callado y recostado en el cristal; y luego el momento en que quedó
sumergido en las aguas sin poder ser hallado, y su asiento vacío de
regreso al plantel. Ahora me pregunto: ¿Cómo en, pleno siglo XXI, pueden
mantenerse conceptos tan erróneos que prohíban a alguien, por su
condición sexual, realizar una labor enaltecedora como es la de
convertirse en donante? Preocupa que una institución perteneciente al
Ministerio de Salud Pública tenga criterios errados con respecto a los
comportamientos e inclinaciones que se manifiestan en la sexualidad humana.

Víctor González, licenciado en enfermería y subdirector del Centro,
asegura que la campaña solo busca orientar a la población sobre los
requisitos de salud que los donantes deben reunir para que su sangre sea
utilizada.

Se creyó por mucho tiempo que los homosexuales eran los culpables de la
aparición y expansión del VIH, pero estudios científicos se han
encargado de desmentirlo. Si bien es cierto que es más frecuente en
hombres que en mujeres, ya se sabe que se debe a la falta de protección
en el momento de las relaciones sexuales.

Además, los primeros contagios comenzaron en África y se dieron entre
personas heterosexuales, lo que demuestra, que el Sida no tiene rostro.
Para algunos expertos en la materia, una persona promiscua es aquella
que tiene más de dos parejas en el año y esto se ajusta tanto a
homosexuales, bisexuales, heterosexuales o transexuales.

La forma en que encontramos placer no es de la incumbencia de nadie,
mucho menos de un Banco Provincial de Sangre que debe mantener su
excelencia haciendo cumplir una serie de pasos que van desde la
detección en el servicio primario de la salud de quienes pueden donar de
forma voluntaria, hasta los análisis de las muestras para corroborar la
calidad y tipo de sangre, sea quien sea el individuo.

Source: Los prejuicios de un banco de sangre -
http://www.14ymedio.com/blogs/cajon_de_sastre/prejuicios-banco-sangre-Cuba-cubanos-VIH-homosexuales-LGBTI_7_2221647814.html Continue reading

Alcohol, drogas y reguetón: opción de algunos cubanos para evadir la depresión

Alcohol, drogas y reguetón: opción de algunos cubanos para evadir la
depresión
abril 18, 2017

El sistema implantado por el castrismo es un corsé de hierro que
inmoviliza al ciudadano. Las campañas políticas, movilizaciones y la
parafernalia propagandística del régimen contribuye a adormecer,
adoctrinar y domar a la gente.
LA HABANA - Habla a una velocidad alucinante, en una jerga que se
reinventa cada día en el bajo mundo habanero. Asesina el castellano con
frases imposibles de descifrar para alguien que no resida en Cuba.
Mientras conversa, mueve las manos como aspas de ventilador. Viste a la
moda. Vaquero ceñido al cuerpo repleto de parches, gafas onda retro,
zapatillas de puntera afilada y un peinado estrafalario, con el pelo
teñido de caoba y una cresta de gallo alisado con un cepillo caliente.

Tatuajes en brazos y piernas. Y con su galimatías verbal, intenta
vendernos un análisis en blanco y negro de la vida. Le llamaremos
Adrián. Es mestizo y pese a su pinta de alero de la NBA, su 10mo. grado
no le alcanza para terminar de leer los subtítulos de los filmes
estadounidenses pirateados que los sábados por la noche trasmite la
televisión estatal.

Para él, leer libros es cosa de viejos, intelectuales o bipolares. "Leer
es desperdiciar el tiempo", dice. Y recuerda la vez que estando en Cuba
Sí, prisión de máxima seguridad en la provincia de Holguín, a casi 800
kilómetros al noreste de La Habana, "a un ecobio le pagué dos jarros de
leche en polvo y media cajetilla de cigarros Populares para que me
escribiera una carta a la jevita".

Un lápiz o un bolígrafo es un objeto extraño para Adrián. Lo que se le
da es el "bisne por la zurda, fiesta y pachanga y cuadrar locas". La
política, el futuro de Cuba y la superación personal, bien gracias. Sus
temas de conversación se limitan al fútbol, reguetón, mujeres y cómo
hacer dinero en las duras condiciones del socialismo tropical.

Pese a vivir como un gitano, comer lo que aparezca y beber más alcohol
del recomendable, confiesa no saber qué es la depresión. "Pa' escapar,
lo mejor es andar volao. Fumarte un prajo de maní, sexo y no estresarte.
Total, uno no va arreglar el país", aconseja Adrián.

Como Adrián, en cualquier barrio de La Habana usted se encuentra con
personas que viven en la marginalidad y aseguran que nunca se han
deprimido ni han tenido intenciones suicidas. Uno de ellos es Gerald
(nombre supuesto).

A sus socios de farándula, los espera a la entrada de la discoteca El
Túnel, antiguo refugio antiaéreo reconvertido en centro nocturno en la
barriada de La Víbora, al sur de la capital. Escondido en el pantalón
lleva dos cajas de ron Planchao, un gramo de melca y varios cigarros de
mariguana, "pa' hacer un yayuyo". Y añade: "encima porto dos pesetas,
pa'comprarme unos tanques y luego ligar una canchanfleta barata. Cuando
salgamos de la disco, nos vamos pa' la playa a descargar y formar
nuestra riquera".

Según Gerald, la mejor opción para alejar la depresión es vivir a toda
mecha. "La vida es una sola, asere. No se puede coger lucha. Lo mejor es
vacilar, arrebatarse y mucho sexo. Claro que si pudiera largarme de Cuba
me iría. Pero en La Habana, Hong Kong o Miami, la ecuación es la misma:
la gozadera. Todo el tiempo que puedas".

Lo que queda del Hombre Nuevo, aquel delirio del Che Guevara y Fidel
Castro, es una combinación de zombi con robot, a la cual, si le añades
un poco de banalidad, el resultado es un estilo de vida ligero de
equipaje, lleno de preceptos machistas y de indiferencia hacia el
entorno que le rodea.

Por supuesto, un elevado porcentaje de cubanos se sienten frustrados,
angustiados y deprimidos por disímiles razones: desde la falta de futuro
hasta la manera de encontrar una estrategia que les permita sobrevivir
en el manicomio verde olivo.

El sistema implantado por el castrismo es un corsé de hierro que
inmoviliza al ciudadano. Las campañas políticas, movilizaciones y la
parafernalia propagandística del régimen contribuye a adormecer,
adoctrinar y domar a la gente.

En "Lo importante es recibir ayuda", texto aparecido el pasado 9 de
abril en el periódico Trabajadores, el tema de la depresión era
abordado. Se ofrecían datos internacionales (300 millones de personas en
el mundo padecen depresión y ansiedad, el 16% de los casos en
Latinoamérica), pero no se daban cifras nacionales.

Junto a opiniones de cuatro especialistas médicos, se reportaba que en
la Isla existen 136 departamentos municipales para el cuidado de la
salud mental en el primer nivel de atención, mientras en el segundo
nivel cuenta con 17 servicios de psiquiatría en hospitales generales y
clínico-quirúrgicos, 15 en hospitales pediátricos y 19 en hospitales
psiquiátricos de todo el país.

También se aclaraba que Cuba dispone de un servicio de consejería
telefónica, el número 103, que es gratuito, confidencial y anónimo,
atendido las 24 horas por un personal calificado que "aún cuando brinda
orientación acerca del manejo de las adicciones, un número considerable
de las llamadas solicita ayuda psicológica por trastornos depresivos".

"Alarmante. Más del 67% de la población cubana muestra síntomas de
ansiedad, depresión y tristeza. Así lo revela un estudio solicitado por
la dirección del país al Grupo Nacional de Psicología del Ministerio de
Salud Pública ", escribía Juan Juan Almeida en un artículo publicado el
13 de abril en Martí Noticias.

Conversé sobre el tema con un experto. "Sí, la extensa crisis económica,
bajos salarios y un futuro impredecible, deprime a cualquiera. La
pirámide invertida en nuestra sociedad, donde algunos profesionales
ganan salarios más bajos que los de un basurero, frustra a muchos de
ellos que, o dejan de ejercer sus labores y se dedican a oficios mejor
pagados, buscan cómo obtener una beca en el extranjero o planifican
emigrar de Cuba".

Un funcionario de salud pública expresa que "además de los factores
conocidos que provocan estrés, depresión y un modo de vida poco
saludable, hay que hablar del suicidio. La tasa de muertes
autoprovocadas en Cuba es la segunda del continente americano y está
entre las diez primeras del mundo".

Las penurias y ajetreos cotidianos no son aconsejables para aquellos
cubanos puntuales y formales, que valoran el slogan 'el tiempo es
dinero'. El caótico servicio del transporte público, las extensas colas,
el desgaste provocado por la escasez de alimentos, la necesidad de
alimentar a la familia con al menos dos platos calientes al día, las
billeteras vacías o semivacías y, encima, tener que soportar el
bombardeo a mansalva de medios informativos que manipulan o desvirtúan
el acontecer nacional e internacional, desquicia al tipo más sensato.

A esa realidad, súmele el calor de infarto, ausencia de libertades
políticas y vivir bajo un mismo techo con tres generaciones diferentes.
Siempre queda la opción de cerrar los ojos y taparse los oídos. Evadir
la realidad con ron o drogas y bailar reguetón hasta que amanezca. Como
aconseja Adrián.

Source: Alcohol, drogas y reguetón: opción de algunos cubanos para
evadir la depresión -
http://www.martinoticias.com/a/alcohol-drogas-regueton-opcion-algunos-evadir-depresion/143198.html Continue reading

San Juan y Martínez en crisis de salud

San Juan y Martínez en crisis de salud
11 Abril, 2017 8:47 pm por Irina León Valladares

Pinar del Río, Cuba, Irina L, Lisandra O, (PD) Todo comenzó a principios
del mes de marzo cuando un niño de once años, que cursaba el 6to grado
en el seminternado Antonio Guiteras Holmes, con residencia en la calle
Ruiz Calderón, en el municipio de San Juan y Martínez, provincia de
Pinar del Río; fue enviado de vuelta para su casa por sus maestras
porque tenía fiebre.

Ya en su hogar, lo atendió el tío, pues los padres estaban trabajando.
Le suministró una Dipirona en tableta, para que le bajara la fiebre.

El niño estaba afectado por gripe.

En horas de la noche de ese mismo día, cuando los padres ya habían
llegado a la casa, se percataron de que la fiebre no había disminuido,
al contrario, había aumentado a más de 40 grados. La criatura estaba
literalmente hirviendo.

De inmediato se dirigieron con él hacia el Policlínico Municipal donde
el médico de guardia, sin realizar siquiera un diagnóstico, o hacer
algún tipo de análisis, para librarse de responsabilidad, lo remitió
para el Hospital Pediátrico "León Cuervo Rubio".

Con la remisión en la mano, el papá trató de buscar la ambulancia de
guardia, pero no estaba, y no tenían ningún transporte para trasladar a
pacientes de urgencia.

Desesperado el hombre ante esta situación, salió a buscar por el pueblo
un carro particular para llevarse a su hijo y cuando lo encontró, tuvo
que pagar al chofer 15 cuc (375 pesos) para que los trasladara a la
cabecera provincial.

Para la desgracia del niño, cuando llegaron al Hospital Pediátrico ya
era tarde, el aumento de su temperatura corporal, muy por encima de lo
permitido, combinado con una crisis respiratoria, le ocasionó un paro
cardíaco y no tuvieron tiempo suficiente ni siquiera para entubarlo.

Al principio los médicos pensaban que esta muerte se debía a una
meningitis fulminante, pero después de haberle realizado la prueba –una
vez fallecido- dio negativa y se quedaron los médicos sin explicar cuál
fue la causa del deceso.

Al día siguiente, la niña que se sentaba junto a él en el aula, también
fue llevada para el policlínico con una fiebre muy alta, que no podían
hacer descender. La trasladaron al Hospital Pediátrico y la ingresaron
de inmediato. También le hicieron las pruebas para detectar si era
meningitis y dieron negativas.

Todo parece indicar que a partir de ese momento se percataron que podía
ser algo contagioso y médicos del municipio, de la provincia y del
Instituto Pedro Kourí se personaron en la casa del niño fallecido.

Algún que otro "sanjuanero", se aventuró a decir que incluso estuvo allí
el ministro de Salud Pública.

Estos hechos desataron el miedo en toda la localidad. La situación
empeoró cuando tuvieron que ingresar a otros 7 niños de la misma aula de
sexto grado que los dos anteriores.

Se personaron en la escuela, médicos y enfermeras, un team de la
provincia de Salud Pública y durante dos días dieron a los niños sendas
tabletas de color rojo que los hacían orinar rojizo y les causaba dolor
de estómago, por lo que dejaron de dárselas.

La mayoría de los padres de los alumnos de esa escuela que es
seminternada, decidió no llevar a sus hijos a clases por miedo a que se
contagiaran con la desconocida enfermedad. Ello dio lugar a que se
celebraran dos reuniones, presididas por el director de la escuela y la
directora de Salud Pública Provincial, para exigirles a los padres que
llevaran a sus hijos a clases, porque no podían dejar de recibir los
conocimientos necesarios para cursar el grado.
Se garantizó que en cada aula estaría un médico pendiente de ellos.

Estas reuniones no tuvieron el éxito esperado porque los menores
siguieron ausentándose del centro de estudios.

A diario eran reportados de 6 a 7 niños con los mismos síntomas (fiebre
y eritema en el cuerpo).

Algunas personas observaron que los niños con padres vinculados a la
Salud Pública, fueron los primeros que dejaron de asistir.

Se comenzaron a aplicar medidas represivas con los progenitores,
amenazándoles con ponerles multas si no permitían que sus hijos fueran a
la escuela e incluso que los educandos serían sancionados.

Mientras pasaban los días y aumentaban los casos, las enfermeras y
médicos comenzaron un pesquisaje por la mayoría de las casas, tomando la
temperatura a todas las personas de la localidad.

Hasta el momento, no se sabe a ciencia cierta la causa de todo esto, ya
que las autoridades sanitarias no han informado a la población el origen
de la epidemia. No obstante, por los síntomas que presentan los niños (e
incluso la maestra de segundo grado, que también enfermó) y las secuelas
articulares con las que quedó la segunda niña ingresada, algunos se
atreven a afirmar que es chinkungunya.

Es importante que se conozca que la escuela donde todo esto comenzó esta
en pésimas condiciones constructivas; las paredes de las aulas están
húmedas, en la cocina son visibles los insectos y roedores, la cisterna
está al lado de una fosa y ambas tienen roturas. Para colmo, a unos
metros de la escuela existe un vertedero, la mayoría del tiempo
abarrotado de basura.

En el municipio hay pésimas condiciones higiénicas y las autoridades no
hacen algo al respecto.

Todos los niños e incluso adultos que llegan al hospital con más de 37
grados de temperatura, son ingresados, primero los mantuvieron por seis
días; pero en estos momentos tienen que permanecer durante diez, bajo
mosquitero; los acompañantes mantenerse todo el tiempo en el hospital,
sin salir, con tapabocas. Al décimo día les hacen análisis de sangre y
si todo sale negativo, son dados de alta.

Aún en estos momentos, más de 20 días después, hay unos 50 niños
ingresados en el Hospital Municipal de San Juan y Martínez. Han tenido
que poner camas en los pasillos porque las salas no dan abasto.

Por su parte, los niños que presentan síntomas y estudian en la Escuela
Antonio Guiteras, si se sienten enfermos, son remitidos de forma directa
al Hospital Pediátrico.

Esta es -a grandes rasgos- la situación de salud del municipio que se ha
mantenido en silencio.
comuni.red.comunitaria@gmail.com; Irina León, Lisandra Orraca; Móvil:
54053945; 54453539
*Red Cubana de Comunicadores Comunitarios

Source: San Juan y Martínez en crisis de salud | Primavera Digital -
https://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/san-juan-y-martinez-en-crisis-de-salud/ Continue reading

Situación inusual de salud en el municipio cubano de San Juan y Martínez.

San Juan y Martínez en crisis de salud

Por: Irina León Valladares y Lisandra Orraca Guerra 
Todo comenzó a principios del mes de marzo cuando un niño de once años, que cursaba el 6to grado en el seminternado Antonio Guiteras Holmes, con residencia en la calle Ruiz Calderón, en el municipio de San Juan y Martínez, provincia de Pinar del Río; fue enviado de vuelta para su casa -por sus maestras  porque tenía fiebre. Ya en su hogar, lo atendió el tío, pues los padres estaban trabajando y le suministró una Dipirona en tableta, para que le bajara la fiebre, porque también el niño estaba afectado por gripe.

En horas de la noche -de ese mismo día- ya cuando los padres habían llegado a la casa, se percataron de que la fiebre no había disminuido, al contrario, había aumentado a 45 grados, la criatura estaba de forma literal “hirviendo”. De inmediato se dirigieron con él hacia el Policlínico Municipal donde el médico de guardia, sin realizar siquiera un diagnóstico, o hacer algún tipo de análisis, lo remitió para el Hospital Pediátrico León Cuervo Rubio. Esta acción es indicativa de que quiso librarse de responsabilidad.

Ya con la remisión en la mano, su papá trata de buscar la ambulancia de guardia del establecimiento de salud, pero no estaba, lo que implicó que no tenían ningún transporte para trasladar a pacientes de urgencia. Desesperado el hombre ante esta situación, salió a buscar por el pueblo un carro particular para llevarse a su hijo y cuando lo encontró, con un valioso tiempo perdido, tuvo que pagar al chofer 15 cuc (375 pesos moneda nacional) para que los trasladara a la cabecera provincial.

Para la desgracia del niño, cuando llegaron al Hospital Pediátrico ya era tarde, el aumento de su temperatura corporal, muy por encima de lo permitido, combinado con una crisis respiratoria, le ocasionó un paro cardíaco y no tuvieron tiempo suficiente, ni siquiera para entubarlo.

A primera hora los médicos pensaban que esta muerte se debía a una meningitis fulminante, pero después de haberle realizado la prueba –una vez fallecido- dio negativa a esta enfermedad. Se quedaron los médicos sin explicar cuál fue la causa del deceso.

Al día siguiente la niña que se sentaba junto a él, en el aula, también fue llevada para el policlínico con una fiebre muy alta, que no podían hacer descender, la trasladaron al Hospital Pediátrico y la ingresaron de inmediato. También le hicieron las pruebas para detectar si era meningitis y dieron negativas.

Todo parece indicar que a partir de ese momento se percataron que podía ser algo contagioso y médicos del municipio, de la provincia y del IPK (Instituto Pedro Kourí), se personaron en la casa del niño fallecido. Algún que otro “sanjuanero”, se aventuró a decir que incluso estuvo allí el Ministro de Salud Pública.

Estos hechos desataron el caos y el miedo en toda la localidad; se podía aplicar el dicho de “pueblo chiquito, infierno grande”. Pero lo que, sí abrió la Caja de Pandora, fue el hecho de que tuvieran que ingresar otros 7 niños de la misma aula que los dos anteriores (sexto grado).

Se personaron en el colegio médicos y enfermeras, un team de la provincia de Salud Pública y durante dos días dieron a los niños sendas tabletas de color rojo que los hacían orinar de ese tono, les causaba dolor de estómago y el lagrimal también entintado. Pero esto se dejó de hacer.
La mayoría de los padres de los alumnos de esa escuela que estudian seminternados, decidió no llevar a los hijos a recibir la docencia, por miedo a que se contagiaran de la desconocida enfermedad. Ello dio lugar a que se celebraran dos reuniones, presididas por el Director de la Escuela y la Directora de Salud Pública Provincial, para exigirles a los padres que llevaran a sus hijos a clases, porque no podían dejar de recibir los conocimientos necesarios para cursar el grado.

Se garantizó que en cada aula estaría un médico pendiente de ellos. Estas reuniones no tuvieron el éxito esperado porque los menores siguieron ausentándose del centro de estudios, a diario eran reportados de 6 a 7 niños con los mismos síntomas (fiebre y eritema en el cuerpo). Algunas personas observaron que los niños con padres vinculados a la Salud Pública, fueron los primeros que dejaron de asistir.

Entonces en ese momento, se comenzaron a aplicar medidas represivas con los progenitores, amenazándoles con ponerles multas si no permitían que sus hijos fueran a la escuela e incluso que los educandos serían sancionados.

Mientras pasaban los días y aumentaban los casos, las enfermeras y médicos comenzaron un pesquisaje por la mayoría de las casas midiéndoles la temperatura a todas las personas de la localidad.

Hasta el momento, no se sabe a ciencia cierta la causa de todo esto, ya que las autoridades sanitarias no han informado a la población el origen de esta epidemia. No obstante, por los síntomas que presentan los niños (e incluso la maestra de segundo grado, también enferma) y las secuelas articulares con las que quedó la segunda niña ingresada, algunos se atreven a afirmar que es chinkungunya.

Es importante que se conozca que la escuela donde todo esto comenzó esta en pésimas condiciones constructivas; las paredes de las aulas están húmedas, en la cocina son visible los insectos y roedores, la cisterna está al lado de una fosa y ambas tienen roturas estructurales, para colmo a unos metros del local existe un vertedero, la mayoría del tiempo abarrotado de basura. Pero no solo los alrededores de la escuela están así, el municipio en general sufre de esta contaminación y las autoridades estatales no hacen nada al respecto.

Todos los niños e incluso adultos que llegan al hospital, al menos con 37 grados de temperatura, son ingresados, primero los mantuvieron por seis días; pero en estos momentos tienen que permanecer durante diez, bajo mosquitero; los acompañantes mantenerse todo el tiempo en el hospital –sin salir- con tapabocas. Al décimo día les hacen análisis de sangre y si todo sale negativo, son dados de alta.

Aún en estos momentos, más de 20 días después hay unos 50 niños ingresados en el Hospital Municipal de San Juan y Martínez, en difíciles condiciones de hacinamiento, para lo cual han tenido que poner camas en los pasillos porque las salas no dan abasto. Por su parte los niños que presentan síntomas y estudian en la Escuela Antonio Guiteras -si se sienten enfermos- son remitidos de forma directa al Hospital Pediátrico.

Esta es -a grandes rasgos- la situación de salud del municipio que se ha mantenido en silencio, no solo para los locales, pero para todo el país.

Pinar del Río, 30 de marzo de 2017.


Recibido desde Cuba por correo electrónico.


Continue reading

"Tu salud es gratuita… pero cuesta": las polémicas "facturas simbólicas" con que Cuba busca concienciar a los enfermos

"Tu salud es gratuita… pero cuesta": las polémicas "facturas simbólicas"
con que Cuba busca concienciar a los enfermos
Abraham Jiménez Enoa, La Habana
Especial para BBC Mundo
27 marzo 2017

Cuando el timbre del teléfono sonó de madrugada, ya Xiomara sabía que a
Frank, su hijo de 26 años, le había pasado algo.
Eran las 3:30 am y Yohandrys, el mejor amigo de Frank, le daba la
noticia: a la salida de un concierto, un auto había embestido a Frank.
Estaban en el Hospital Universitario General Calixto García, en La Habana.
Después de varios exámenes médicos, los doctores determinaron que Frank
solo tenía varias contusiones en el cuerpo, pero que tendría que pasar
la noche allí por precaución.
Al mediodía siguiente, Frank recibió el alta médica.
Pero antes de partir, un doctor les notificó al joven y a su madre que
el ministerio de Salud Pública de Cuba (MINSAP), estimó que la atención
brindada hubiese costado 770,50 pesos cubanos (US$32,10). Más de los
US$20 al mes que gana un profesional trabajando para el Estado.
Son lo que se llaman "facturas de cortesías" porque en Cuba, desde el
triunfo de la Revolución, toda la atención médica es gratuita.
Gratis... pero cuesta
Hace una semana, el MINSAP inició una campaña de divulgación a través de
un reporte especial en el noticiero nacional de televisión que tiene
como eslogan: "Los servicios de salud en Cuba son gratuitos pero cuestan".
El objetivo de la disposición es "crear conciencia" en la población
cubana de que el sistema de salud supone un costo para el Estado, aunque
los enfermos no paguen cuando son atendidos.
"No es la intención que se vayan a cobrar los servicios. Es solo que las
personas sientan el compromiso con los servicios que hoy estamos
brindando", dijo Miosotis Moreno, directora de Economía y Planificación
del MINSAP en dicho reporte.
Varios meses atrás los hospitales, clínicas, policlínicos y consultorio
de médicos de la familia en todo el país comenzaron a colgar en sus
paredes carteles que anticipaban el inicio de la campaña.
Cada pancarta muestra los precios relevantes según el servicio de
atención que se brinda en las instalaciones médicas.
Además, las recetas médicas también incluyen al dorso algunos ejemplos
de las tarifas.
Tras escuchar los montos, Xiomara dice: "Está perfecto que el Estado
quiera mostrarle a la gente lo que nosotros deberíamos pagar. ¿Pero qué
sentido tiene eso? ¿Si me lo vas a regalar y dar gratis, para qué me lo
sacas en cara? ¿Esto es socialismo o no? Se ve que Fidel ya no está".
Frank, adolorido, desde una camilla rodante le dice entre risas: "Mami,
dale suave".
Al igual que la salud pública, muchos servicios en Cuba como la
educación, el transporte o la alimentación básica, son subvencionados
por el Estado.

Precios exactos
Amel Valiente tiene 28 años y es médico de familia (el programa cubano
por el cual cada barrio es atendido por un médico fijo).
Además de atender a la población de su área en el céntrico municipio
habanero de Plaza de la Revolución, también en ocasiones brinda
servicios en policlínico en La Habana.
"No sé quién tomó esta medida, a nosotros no nos dijeron nada. Del
MINSAP empezaron a mandar los carteles y dijeron que había que ponerlos
y de pronto las recetas llegaron impresas con las listas de precios
también", cuenta tras realizar un ultrasonido.

"El ultrasonido que estaba haciendo cuesta, según los precios, 148,50
pesos cubanos. No sé de dónde salió esa cifra tan exacta ni en base a
qué la establecieron", afirma Valiente.
"La verdad que no tengo idea, esos precios deben haberlos puesto alguien
del Ministerio de Finanzas y Precios, pero a ningún médico le han dicho
de dónde los sacaron", agrega.
"Pero yo lo veo bien", agrega, "para que la gente valore más nuestro
trabajo".

Salud y Revolución
Una de las grandes banderas de la Revolución cubana es la atención
médica gratuita que reciben los ciudadanos del país.
Autoproclamada como "potencia médica mundial", la isla ha brindado su
servicio de cooperación a lo largo del mundo, en programas que llama
"misiones internacionalistas".
Según el propio MINSAP, a finales de 2015 en Cuba trabajaban 85.000
médicos y otros 25.000 participaban como cooperantes de misiones en el
extranjero.

¿Está justificada la fama de la calidad de los médicos cubanos?
La crisis económica tras la caída de la Unión Soviética en la década de
1990 convirtió a la medicina en uno de los principales rubros
exportadores del gobierno.
De ese modo, la exportación de servicios médicos sumada al deterioro de
la infraestructura del sector ha desatado las críticas de la población
contra la salud pública.
Por qué se ha deteriorado el sistema de salud de Cuba
Si se pagaran
Mercedes Arnau es especialista en pediatría y trabaja en uno de los
hospitales para niños de la capital ubicado en el municipio de Centro
Habana.
Le ha tocado descansar el fin de semana y en los bajos de su casa, le
cuenta a BBC Mundo: "Para los niños no hay precios, no hay indicación de
comunicarles nada. Sería muy sarcástico eso".

"Yo sé que el tema no son los precios, porque creo que son asequibles,
sino la manera que el Estado ha encontrado para demostrarle a la gente
que ellos sí hacen cosas por la gente", opina vía telefónica Indira
Gómez, que es ortopédica.
La sala de espera de la consulta de otorrinolaringología del Hospital
General Calixto García está repleta. Una anciana que sale de la consulta
dice: "Menos mal que esto no hay que pagarlo, sino hoy no hubiera podido
atenderme, porque no he cobrado la jubilación de este mes".
Según el listado de precios, su consulta le habría costado 36,55 pesos
cubanos, el equivalente a alrededor de US$1,60.

Source: "Tu salud es gratuita… pero cuesta": las polémicas "facturas
simbólicas" con que Cuba busca concienciar a los enfermos - BBC Mundo -
http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-39401797 Continue reading

El vía crucis del medicamento

El vía crucis del medicamento
21 Marzo, 2017 9:02 pm por Raúl Lázaro Fonseca

El Cerro, La Habana, Raúl L. Fonseca, (PD) La falta de producción
sostenida durante más de tres años, así como la corrupción en el sistema
de distribución y venta de medicamentos en el país, hacen que el acceso
a los mismos por parte de los ciudadanos de a pie, sea un verdadero
martirio.

El pasado 13 de febrero me dirigí a la farmacia sita en San Pedro y
Ayuntamiento, en el capitalino municipio de Plaza, donde se encuentran
situados los medicamentos controlados que me corresponden por la tarjeta
que existe al efecto, conocida de forma popular como tarjetón. Mi
objetivo era comprar el salbutamol que tengo recetado porque soy asmático.

Debo acudir a esta farmacia a adquirir mis medicinas, aunque tengo una a
menos de 150 metros de mi casa, en la que había en existencia el
fármaco, pero de acuerdo a la distribución de la población por
establecimiento, la que me queda lejos es la que me toca.

Para mi asombro, trataron de desviarme de la calle San Pedro al
establecimiento principal del municipio que queda en La Rampa, en El
Vedado; pero allí se había agotado el medicamento, entonces la
transferencia (se conoce como desvío) se hizo para la farmacia principal
del municipio Cerro que está situada cerca del Estadio Latinoamericano.

En ambos casos, para llegar al lugar debo tomar dos ómnibus de
pasajeros. Imagínense que frustración teniendo el spray a pocos metros
de mi casa, con la difícil situación que tiene el transporte en la capital.

Serviría de consuelo pensar que esta absurda distribución se hace
todavía más complicada para los habaneros que viven en los municipios
periféricos. Por ejemplo, los pacientes de Boyeros pueden ser enviados a
la farmacia principal del municipio Diez de Octubre si en el momento de
adquirirlo la de su municipio no tiene situado el producto buscado. En
esos casos las distancias son mucho más grandes y complicadas y el
sistema de transporte público también.

En días pasados, el Dr. Roberto Morales Ojeda, ministro de Salud Pública
(MINSAP), realizó reuniones masivas con administradores de farmacias
echándoles la culpa de la deficiente distribución de medicamentos en el
país, pero lo que no dijo fue el poco abastecimiento que existe, así
como las pésimas condiciones de trabajo que tienen en algunos locales.

Por personas que se encontraban presentes, pudimos conocer que hubo
serias protestas en el encuentro, pero lo real es que les atrasaron casi
una semana el cobro del salario del mes y ganan un promedio de 325 pesos
moneda nacional, el equivalente a 13 dólares.

Otro aspecto debatido en esa reunión fue la no localización de los
medicamentos, para permitirle al cliente que pueda dirigirse a otro
establecimiento a comprarlo; pero la realidad es que, si la cuenta del
teléfono de cualquier farmacia se pasa de la cuota en pesos establecida,
le rebajan el salario a todos los trabajadores de la botica (como se les
solía llamar).

Después de dos años de carencias de medicamentos, en el mes de octubre
del 2016, la empresa BioCubaFarma explicó que la deficiencia en la
distribución de fármacos se debía a la falta de dinero para pagar los
compromisos de adquisición de materia prima, así como otros ya
fabricados que se compran el exterior.

Hay patentados en el país más de 1 500 medicamentos, que se venden a
unos 50 clientes. La vacuna contra el cáncer de pulmón CIMAvax-EGF,
desarrollada por el Centro de Inmunología Molecular, se ha convertido en
la punta de lanza para penetrar el mercado norteamericano, tras ser
aprobados, en octubre de 2016, los primeros ensayos clínicos de un
producto cubano en Estados Unidos.

Según se ha anunciado del primero al 25 de este mes de marzo, los
diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular pasarán revista a los
acuerdos del octavo periodo de sesiones de la 8va. Legislatura que se
efectuó de forma muy breve en diciembre del pasado año. Dentro de los
objetivos que estos legisladores tienen no cuenta ni siquiera el
análisis de la situación que representa la falta de insumos y
medicamentos tanto en las farmacias como en la mayoría las instituciones
de salud.

La comparación con el Vía Crucis es que los cubanos pasamos una senda
dolorosa buscando los medicamentos, pero llegamos a la casa con la cruz
a cuesta y sin las medicinas.
comuni.red.comunitaria@gmail.com; Raúl Lázaro Fonseca; Teléfono: 53452139
*Red Cubana de Comunicadores Comunitarios

Source: El vía crucis del medicamento | Primavera Digital -
https://primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/el-via-crucis-del-medicamento/ Continue reading